Categorías
Política y Sociedad Sostenibilidad

¿QUEREMOS CAMBIAR? ¿O NO?

PTR

Obras en el PTR López Soriano. Zaragoza, 8 de junio de 2006

El último artículo referido a la Cátedra de Sostenibilidad que apadrina la cementera CEMEX ha suscitado controversia. Y ha suscitado controversia porque ha tocado el alma del sistema capitalista o desarrollista. Se trataba de una cementera, pero podía haber sido el caso de Neoelectra en Aliaga (Teruel), Gran Scala en Los Monegros (Huesca), el PTR de Zaragoza o cualquier otro proyecto.

La cuestión que planteo es la siguiente: si nos creemos la crisis ambiental, de cambio climático, la pérdida de biodiversidad por extinción de especies (la Sexta Extinción), el colapso de las pesquerías, la contaminación atmosférica, la deforestación de las selvas tropicales, la contaminación de los acuíferos y ríos, la pérdida de suelo… Es decir, si nos creemos que hay una auténtica crisis ambiental ¿qué hacemos?, ¿continuamos en el mismo sentido yendo más despacio? ¿o cambiamos de dirección?

Por lo que veo existen tres opciones. Hay quien propone más de lo mismo, proseguir en el crecimiento indefinido, en el bien conocido desarrollismo. Hay quien propone seguir creciendo mejorando la eficiencia, contaminando menos y esas cosas, confiando en el optimismo tecnológico. Es lo que se conoce como ecologismo reformista. Y hay quien propone, proponemos, cambiar de modelo. Apostar por el decrecimiento.

4 respuestas a «¿QUEREMOS CAMBIAR? ¿O NO?»

El problema es que algunos entienden por decrecer vovel a las cavernas, pero con su estrategia desarrollista solo conseguiremos comportarnos como la plaga de langosta creciendo en población y acabando con nuestros recursos naturales y materias primas hasta que de repente desaparezcamos como le ocurre a la langosta.Tal vez el inicio de esta crisis mundial sea una de las primeras señales de que no podemos continuar con este modelo de sociedad basada en el consumo irracional.

Definitivamente: Decrecimiento. Es inevitable.
Y hagamos ver a la gente el decrecimiento como algo viable y a gusto de todos sin tener que recurrir a razones ecoaltruistas.
Simplemente como una alternativa de futuro para la gente como sustituto de un sistema que ahora mismo nos está dando pruebas de su insostenibilidad.
Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *