Categorías
Aves Biodiversidad Ganadería Política y Sociedad

BUITRES HAMBRIENTOS

buitre leonado

Provincia de Burgos. Noviembre, 2008

En un lugar de la provincia de Burgos. Contenedores de recogida de bajas ganaderas y buitres desesperados. Desde hace demasiado se consiente esta situación insostenible legal y éticamente. Los Buitres tienen hambre. Durante años han eliminado las bajas de la ganadería tradicional y de paso las muchas de la ganadería industrial. Había comida y la población de aves crece. Años de servicio, impecable y gratuito, que se olvidan con la implantación de servicios de recogida de reses muertas y clausura de muladares. Negocios que mandan a las aves al paro y sin subsidio (comida) en Castilla y León, Navarra o Aragón. Es incomprensbile que en un país donde la ganadería genera 70 millones de toneladas de animales muertos los buitres mueran de hambre y se vean obligados a comer basura o a causar daños ajenos a su naturaleza y esencia, comportamientos conocidos pero antaño únicos y excepcionales. Antaño no tenían hambre. Esta Península de locos, como diría Francisco Umbral, es refugio de unas especies emblema de sostenibilidad y ahorro en tiempos de crisis. Un buitre, uno solo, elimina 180 kilogramos de carroña al año, ahorra 27 litros de gasóleo y una tonelada de gases de efecto invernadero. Conservar estas aves requiere aplicar la ley, respetar el vínculo ave carroñera ganadería extensiva y cuidar los usos tradicionales del territorio. Si conservar un patrimonio, que es de todos y que pagamos todos, no es un argumento suficiente queda pedir a la Navidad compasión para unos seres que sufren nuestras decisiones económicas y supuestamente sostenibles.

Fondo Amigos del Buitre (Aragón)
Fondo para el Refugio de las Hoces del Riaza (Castilla y León)

8 respuestas a «BUITRES HAMBRIENTOS»

Demasiados años de superabundancia han hecho que las poblaciones de buitres leonados se disparen. Quizas y pese a lo duro de la situacion sea momento de que se vuelvan a dimensionar. Los muladares llenos a rebosar de cadaveres de cerdos ya son historia y son precisos otros planteamientos mas realistas y cientificos para afrontar el problema.

Para Salt Lake resulta que las poblaciones de buitres se habían disparado, pero por lo visto las de cerdos no, porque a ellos no hace referencia. Lo que hay que reducir son las granjas de cerdos; los buitres, después.

Los buitres son los vertebrados europeos que se reproducen más despacio. A nivel mundial, su situación es sin duda la peor de la historia. Múltiples ejemplos, en bastantes países, muestran lo que se deduce por simple lógica: es muy fácil acabar con ellos, y es muy difícil y costoso recuperarlos.
Como bien dijo Jesús Garzón, en el primer congreso internacional sobre estas aves, los buitres se recuperaron en España gracias, sobre todo, «al esfuerzo gigantesco de muchísimas personas».
Los difíciles logros de varias décadas pueden derrumbarse en poquísimo tiempo, debido al absurdo de las nuevas normativas (entre otros motivos). Por cierto, hay leyes posteriores, europeas y españolas, más favorables a las aves carroñeras, que la mayor parte de las autonomías no están aplicando; quizás por el negocio que han montado a costa de los ganaderos y de los contribuyentes, y también por lo mucho que les cuesta rectificar. Es absurdo un sistema en el que vale varias veces más dinero destruir una oveja muerta que comprarla viva; en que los buitres se mueren de hambre mientras se queman toneladas y toneladas de cadáveres animales, derrochando a la vez grandes cantidades de combustible fósil que más pronto que tarde nos faltará; en que los pastores tienen que pagar por una retirada antihigiénica, cuando los buitres iban ellos mismos a limpiar gratis las carroñas y con mucho menos riesgo de infección que ahora.
Como muy acertadamente reflejaron los expertos en las conclusiones de las últimas Jornadas sobre Buitres, y también en las conclusiones del reciente congreso nacional monográfico sobre este problema, lo que está en juego no es sólo la supervivencia de los buitres, sino de la ganadería extensiva, y de todo el sistema tradicional del campo.
Y ojo, que lo que ha pasado recientemente con los buitres en gran parte de África, Asia, Europa, e incluso América con especies de allí, puede ocurrir también en España, y de hecho hay síntomas de que está empezando a suceder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *