Categorías
Biodiversidad Política y Sociedad Ríos

LAS INVASORAS GOZAN DE BUENA SALUD

Por lo que se ve, las especies invasoras -que tanto daño económico y ecológico causan- gozan de excelente salud y los medios de comunicación se ocupan de restregárnoslo por la cara impúdicamente.

Así, por Heraldo de Aragón sabemos que los siluros del Ebro son unos monstruosos hermosos ejemplares de varios metros de longitud y decenas de kilos de peso.

Fuente: Feraldo de Aragón

Y nos informan de la piedad que mueve a los pescadores cuando tratan a estos mónstruos.

Fuente: Feraldo de Aragón

Así que, una vez devuelto el animal al río, podrá seguir depredando a los peces autóctonos y a jóvenes y adultos de las aves acuáticas (ánades, fochas, gallinetas…) de la fauna local.

El siluro (Silurus glanis) es un pez de los ríos de Europa del Este y Asia Central que fue introducido en el río Ebro el embalse de Mequinenza hacia 1974 por su interés para la pesca deportiva. Está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras por su rápida expansión y porque altera la estructura trófica de los hábitats fluviales al depredar sobre peces, anfibios, aves y mamíferos autóctonos. El Gobierno de Aragón recomienda su pesca sin retorno y sin límite de cupo o talla (Ver: Las especies exóticas invasoras en Aragón, pág. 193) y deja claro que: Si capturas esta especie, no la devuelvas al medio acuático y sacrifícala inmediatamente o entrégala a la autoridad competente.

Así que estamos ante una doble mala praxis: la deportiva, por devolver el animal al río contra las recomendaciones, y periodística, por divulgar a su vez como ejemplar la mala conducta de los pescadores.

Mientras tanto, a los peces autóctonos, que están en peligro de extinción hay que criarlos en balsas porque el río es inhabitable.

Fuente: Heraldo de Aragón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.