Categorías
Comunicación Energía Eólica Fotovoltaica Sostenibilidad

EL DISCURSO LOS DELATA

El estudio del lenguaje empleado en la comunicación, lo que se conoce como análisis del discurso, tanto del mensaje explícito como del mensaje subyacente al expresado, delata muy bien la ideología y el sustrato mental de los comunicadores, así como las relaciones de poder. El análisis del discurso revela, en suma, que el lenguaje no es neutral e inocente.

De ello he puesto con anterioridad algunos ejemplos en estas páginas del lenguaje empleado en el ámbito de las energías renovables (ver: Descarado lavado de cara de los eólicos). Traigo esta vez aquí dos joyas que nos ha dejado la titular española del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. Corresponden a declaraciones realizadas en la reciente asamblea de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA) en la que actuaba como presidenta del evento.

Los ejemplos que he expuesto en ocasiones anteriores relativos a las energías renovables son coherentes con los traídos aquí hoy, pues denotan un descarado y zafio desparpajo hacia la mera utilización de las renovables como negocio prioritariamente y, de forma secundaria y, si procede, como acción ecológica.

Quizás hay que conocer primero que Ribera trabajó en el sector privado fotovoltaico, en concreto en la empresa Isofotón, para entender los mensajes que ha lanzado en la asamblea y que la prensa especializada ha destacado y entrecomillado. No obstante no hay que perder de vista que actualmente es titular de un ministerio que debe buscar la conservación del medio ambiente, que es cómo se denominaba ese departamento antes de calificarse para la Transición Ecológica. Veamos el primer caso de hoy.

Fuente: DiarioSigloXXI

La ministra celebra el apetito inversor en energías renovables. Es de destacar el sintagma utilizado y la precisión de los términos. En principio, más propios de un ministro de Industria o de Comercio Exterior, o de la Conferencia Episcopal, que de Medio Ambiente. Y, en segundo lugar, porque utiliza el término apetito -y no interés inversor u otro más objetivo o neutral- ya que apetito posee una connotación concupiscente y de desorden. Y es fácil imaginar a cientos de empresarios deseosos de invertir sin miramientos, buscando el mero enriquecimiento codicioso, pasando por encima de impactos ambientales e impedimentos legales.

Fuente: elperiodicodelaenergía.com

El segundo mensaje a analizar es la manifestación de que el modelo de implantación de renovables ha de ser masivo y rápido. A pesar de la contestación popular de muchas comarcas y localidades de España frente a la avalancha eólica y fotovoltaica, de subestaciones y líneas eléctricas, la ministra sigue apostando por la masificación rápida, lo que sin duda es contrario a cualquier criterio de planificación y racionalidad. Es más utiliza el verbo despliegue que no deja de tener unas connotaciones bélicas o, al menos, militares.

Fuente: elperiodicodelaenergía.com. Consulta el 20 de enero de 2020

Para concluir, comprobar cómo hasta el subconsciente traiciona al periodista, que llama a Ribera ministra para la Transición Energética (tres días después sigue sin corregir la errata).

No me cabe duda de que la asamblea de IRENA fue una orgía energética, que la ministra acudió a ella a vender el país con el pretexto de la descarbonización, y que el respeto y conservación del medio ambiente brillaron por su ausencia.

José A. Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *