Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Geología Política y Sociedad

SOS SIMA DE SAN PEDRO (I)

ANSAR Y AMIGOS DE LA TIERRA RECHAZAN PERFORAR LA SIMA DE SAN PEDRO DE OLIETE PARA UBICAR UN MIRADOR

Califican el proyecto como de gran e irreversible impacto ambiental y un despilfarro de dinero

El proyecto pretende hacer un  túnel de 48 m de longitud y 6 m de diámetro en la montaña para abrir al vacío un balcón acristalado de 5 m. Está promovido por la Comarca Andorra-Sierra de Arcos y el Parque Cultural Río Martín y el Proyecto Básico ha sido redactado por el arquitecto Javier Borobio Sanchiz. Además incluye construir instalaciones de acogida y exposición, servicios, tienda y caseta para venta de billetes y aparcamientos con una superficie construida de 827 m2. El Estudio Básico detalla un presupuesto de nada menos que la cifra de 1 626 589 euros que correría a cargo de la Comarca, cuya presidenta es Marta Sancho Blasco (PAR).

Fuente: Proyecto Básico

Amigos de la Tierra Aragón y ANSAR rechazan absolutamente el proyecto porque dañaría irreversiblemente un enclave excepcional, único en Europa, que está declarado Lugar de interés geológico (LIG “Sima de San Pedro”) y dentro de la Red Natura 2000 como Lugar de importancia comunitaria (LIC “Parque Cultural Río Martín”) y  Zona de especial protección para las aves (ZEPA “Desfiladeros del río Martín”). Además de estar también en ámbito de protección del águila perdicera (Aquila fasciata).

La sima de San Pedro, además de su singularidad geológica alberga al menos 19 especies, principalmente de aves y murciélagos. Entre las aves destaca la presencia de una colonia de vencejo real (Tachymarptis melva) que nidifica en las grietas de las paredes de la sima, así como varias parejas de chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax). En invierno es un dormidero para muchas especies de aves que utilizan las grietas para descansar.

Entre los quirópteros, se han citado hasta nueve especies, siendo el murciélago rabudo (Tadarida teniotis) la especie más característica y singular. Esta especie fisurícola, también se refugia en las grietas de las paredes de la sima y se han llegado a estimar que al menos la sima alberga la cantidad de 55 individuos. También se localizan especies catalogadas como murciélago ratonero grande (Myotis myotis) y el murciélago ratonero mediano (Myotis blythii) ambas catalogas como vulnerables.

La sima de San Pedro y su entorno es un enclave frágil que está en continua evolución con grietas y desprendimientos y que ya sufre la presión humana por el acceso de vehículos casi al borde de la misma. La obra para construir el mirador no sólo alteraría la esencia y naturaleza de la misma sino que acarrearía importantes daños en el terreno y la vegetación para acceder las máquinas excavadoras, acarrear el material y depositar el importante volumen de rocas extraídas más luego los elementos construidos que artificializarían el entorno. El mirador volado en el interior de la sima es un elemento contra natura y constituye un peligro cierto para aves y murciélagos, además de las molestias ocasionadas por la presencia humana que se incrementaría notablemente.

Los ecologistas consideran un insulto a la inteligencia que el proyecto diga que “El mirador de la sima es el objeto fundamental del proyecto. Se trata de un balcón volado a cielo abierto sobre el vacío de la sima que se visita. El vuelo previsto en punta será de unos cinco metros. La sencillez de sus líneas arquitectónicas y su diseño buscan aparecer en la escena natural de la manera más liviana posible” (pág. 8 del Proyecto Básico).

ANSAR y Amigos de la Tierra califican el proyecto como un atentado ecológico y una auténtica aberración, como lo demuestra el importe del proyecto que asciende a un millón seiscientos mil euros, dinero con el cual se podrían desarrollar innumerables mejoras de rehabilitación de patrimonio o de restauración ambiental y no de agresión. Gastar ese importe en estos momentos de crisis ecológica y económica es un absoluto despilfarro.

Los ecologistas proponen que la sima de San Pedro, dada su fragilidad y alto valor ecológico, quede libre de visitantes y deportistas y de cualquier tipo de mirador o infraestructura y sólo se autorice su acceso para estudios científicos. Alegan, igualmente, que la sima debe quedar protegida del público como lo están los abrigos con pinturas rupestres de la zona. Proponen que las visitas se hagan en realidad virtual fuera del espacio en sí. Consideran, además, que el proyecto va en contra de las actuales tendencias de turismo sostenible y responsable que evita causar daño y dejar huella.

ANSAR y Amigos de la Tierra recurrirán el proyecto que actualmente INAGA tiene sometido a consultas previas y piden la dimisión de los autores intelectuales del proyecto.

Más información:

Ecologistas en Acción se suma al rechazo a la perforación. EEA, 14 agosto 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.