Barracuda

Posts archivados en la categoría Sostenibilidad

ECOLOGÍA Y ENFERMEDADES INFECCIOSAS

28th abril 2020 | Agricultura,Agua,Atentados ecológicos,Atmósfera,Biodiversidad,Campañas de Defensa,Ecologismo,Ecología,Economía,Energía,Política y Sociedad,Sostenibilidad

La dimensión ecológica de las enfermedades infecciosas

José Manuel Nicolau, José Daniel Anadón, Juan Herrero, Jaume Tormo, Rocío López Flores. Profesores de Ecología del Grado de Ciencias Ambientales del Campus de Huesca. Universidad de Zaragoza. (Diario del Alto Aragón)

La transmisión de patógenos desde el medio natural a los humanos, como ha sido el caso de covid 19, es un fenómeno complejo en el que intervienen factores sanitarios, culturales, sociales, económicos… y también ecológicos. Analizaremos aquí esta última dimensión, pues pensamos que la actual pandemia es una llamada de atención sobre nuestra inadecuada relación con la naturaleza. La organización Ecohealth Alliance publica desde 2008 un mapa mundial de los puntos calientes de las enfermedades infecciosas emergentes. Y ha registrado que la deforestación está directamente relacionada con el 31% de los brotes infecciosos de las últimas décadas, como el virus nipa en Asia, zika en América y ébola en África. Deforestación para la producción agrícola (aceite de palma, cacao, soja…) y de pastos, así como para la extracción de madera y minerales. Productos que nosotros consumimos. Deforestación que reduce la biodiversidad y altera las relaciones entre los patógenos, la fauna silvestre que los hospeda y las personas. Las poblaciones humanas que se establecen en esa frontera entre el hábitat natural y el humano -en condiciones sanitarias precarias- cazan, consumen y comercian con animales silvestres, lo que favorece notablemente las zoonosis, es decir, la transmisión de los patógenos desde la fauna silvestre al ganado y a los seres humanos. La primera epidemia del virus nipah en Malasia obligó a sacrificar más de un millón de cerdos transmisores de los patógenos a los humanos. El origen estuvo en murciélagos portadores del virus que, tras la pérdida de su hábitat natural, se acercaron a los huertos donde comieron fruta que después ingirieron los cerdos. Una reciente investigación publicada en Scientific Reports ha situado una serie de episodios de ébola dos años después de deforestaciones significativas en África occidental.

Que la salud humana está asociada a la salud de los ecosistemas es uno de los elementos claves del concepto One Health, una perspectiva integradora de la salud, que apoya la OMS. Este enfoque tiene en cuenta que la diversidad biológica nos da protección frente a enfermedades y patógenos, en lo que se denomina “servicio de contención de enfermedades”. Desde hace un par de décadas se conoce el efecto protector de la diversidad por “dilución de la carga vírica”, demostrándose que, en ecosistemas más ricos en especies, los patógenos se alojan en huéspedes intermedios, poco adecuados para su propagación, en los que quedan frenados. En el desierto de Utah (EEUU) el hantavirus que hospedan los roedores se diluye cuando la diversidad de mamíferos es mayor. También la mayor diversidad genética dentro de una especie hospedadora del virus favorece que haya individuos que no desarrollen la enfermedad y creen resistencia: es la “protección por amortiguación” que se observó con el virus del Nilo occidental y la diversidad de aves. Además, el mayor control que hay entre las distintas especies cuando son más numerosas en un ecosistema hace que se atenúen las posibles explosiones demográficas de los huéspedes de los patógenos. Este conocimiento sobre el papel que los ecosistemas saludables y biodiversos tienen en la salud humana ha puesto en marcha algunas iniciativas esperanzadoras. El gobierno de Malasia está protegiendo áreas de selva en la isla de Borneo como medida para combatir la malaria, tras comparar los costes económicos de la enfermedad con los beneficios de la explotación de la selva. Y también en Liberia hay iniciativas similares para luchar contra los brotes de fiebre de Lassa.

Para prevenir futuras epidemias, la humanidad habrá de desplegar toda su capacidad tecnológica en el terreno sanitario, así como las medidas de tipo social y económico que estamos aprendiendo con la actual pandemia. Pero, además, deberá abordar la dimensión ecológica del problema: el paso de los virus desde el medio natural hacia el antrópico a causa de la degradación ambiental de los ecosistemas y de la disminución de la capacidad de contención de las infecciones de una diversidad biológica debilitada. Ello implica garantizar la conservación de los hábitats naturales. Sin duda se trata de un reto de gran envergadura que nos obliga a revisar el actual modelo de consumo globalizado que tenemos. Globalización que, en el sector agroalimentario, ha requerido la deforestación de miles de hectáreas en Indonesia para producir el 80% del aceite de palma mundial y está detrás de varias zoonosis. O la deforestación amazónica para la producción de soja y otros cultivos, que en los últimos años ha incrementado los casos de malaria. El denominado Cambio Global que estamos ocasionando en la Biosfera está socavando las bases de nuestro bienestar. La extinción masiva de especies, el cambio climático, la toxicidad ambiental, la destrucción de la capa de ozono, la transformación de la corteza terrestre o la alteración de los ciclos del nitrógeno y fósforo, están reduciendo el capital natural y los servicios que recibimos de él, imprescindibles para nuestro bienestar y supervivencia.

Porque todos tenemos perfectamente claro que nuestro bienestar se sustenta en los servicios que nos proporciona la tecnología. Desde los automóviles a los respiradores pasando por internet. Sin embargo, no vemos tan cristalino que los cimientos de nuestro bienestar -y de nuestra supervivencia- proceden de los servicios que nos aportan los ecosistemas naturales. Desde el oxígeno que respiramos -gracias a las plantas y al fitoplancton marino- al agua que bebemos. Pasando por la labor polinizadora de las abejas que nos permite comer fruta todos los años, los paisajes que nos dan nuestras señas de identidad y sustentan el turismo, los efectos terapéuticos de la naturaleza a la que acudimos para “cargar pilas” y una larga lista entre la que ocupa un lugar preeminente la biodiversidad. La biodiversidad, esa gran despensa de la humanidad de la que obtenemos el 25% de los fármacos que utilizamos -se buscan nuevos antibióticos en los fondos de los océanos- fuente de biocombustibles, fibras y cosméticos, de diseños para la industria, de microorganismos que procesan nuestros residuos y desde luego de nuestros alimentos, cada día más variados. Ahí están la quinoa o la chía. La protección frente a la transmisión de zoonosis es otro servicio más de la naturaleza que hemos debilitado. Dicen que nuestra sociedad va a entrar en una nueva época tras la covid 19: el futuro o es ecológico o no será.

Anímate a hacer un comentario

VOLVER A LAS ANDADAS

14th abril 2020 | Atentados ecológicos,Ecología,Economía,Política y Sociedad,Sostenibilidad

cartel

La reanudación parcial de la actividad económica en España el pasado 13 de marzo, tras dos semanas de paralización casi total, por las medidas para luchar contra la pandemia del covid19, no sólo se ha hecho con escasas garantías de seguridad para los que tienen que desplazarse y compartir medios de transporte públicos o espacios de trabajo, sino que no hay la más mínima intención de replantearse si el modelo económico, basado en la explotación expoliación de los recursos naturales y en el consumismo, es el modelo más adecuado para un planeta finito. De hecho hay quienes esperan una súbita recuperación capitalista.

PTR López Soriano

PTR López Soriano

No obstante, dejo algunas reflexiones respecto de si hemos de volver a las andadas, que pocos se hacen.

TIEMPOS PARA UNA RENTA BÁSICA

19th marzo 2020 | Economía,Política y Sociedad,Sostenibilidad

La crisis económica que se deriva de la paralización del país como consecuencia de la medidas de lucha contra el COVID19 conlleva la pérdida de miles de empleos y, por tanto, de ingresos a numerosas familias. Ello pone de nuevo de actualidad el debate sobre la renta básica. Adjunto algunos recientes e interesantes artículos al respecto.

* La pandemia del coronavirus y la necesidad de una renta básica. Daniel Raventós y Julie Wark. Público.

* ¿Medidas extraordinarias ante una situación extraordinaria? ¿Hablamos en serio?. Daniel Raventós. Red Renta Básica.

* Si quedarse en casa es incondicional, la renta básica también. Nuria Alabao. CTXT.

Daniel Raventós (Barcelona, 1958) es profesor de la facultad de Economía en la Universidad de Barcelona y miembro de la Red Renta Básica, donde se pueden leer sus artículos. Al igual que en la revista electrónica Sin Permiso.

Nuria Alabao es periodista y antropóloga. Miembro de La Hidra Cooperativa que forma parte de la red de cooperativas, centros sociales y grupos de investigación autónomos Fundación de los Comunes.

Julie Wark (Perth, Australia, 1945) es politóloga, antropóloga y traductora. Publicó, con Daniel Raventós, Contra la caridad. En defensa de la renta básica (Icaria, 2019). Donde reivindican la renta básica universal frente a la caridad, que mantiene la desigualdad.

EXTEPATRAIL, OTRA VEZ LA SALVAJADA

25th enero 2020 | Atentados ecológicos,Deportes,Estepas,Sostenibilidad

cartel

La moda de los deportes extremos en contra de la naturaleza está en auge para desgracia de los sistemas ecológicos (ver: Brutalismo como deporte).

Amigos de la Tierra Aragón ha lanzado un comunicado a los medios considerando a la carrera ExtepaTrail que organiza el Club de Atletismo de Cuarte, el 29 de marzo, por los barrancos de La Plana, absolutamente incompatible con la conservación de la Zona de Especial Protección para las Aves “Río Huerva y Las Planas” y del Lugar de Interés Comunitario “Planas y Estepas de la margen derecha”. Ambos LIC y ZEPA forman parte de la Red Natura 2000 por albergar especies amenazadas y hábitats prioritarios como son las comunidades gipsícolas (de yesos). Por ello solicitan que se realice fuera de la zona protegida.

Así que estamos otra vez (ver: Salvajes, ellos) con la agresión al medio natural en un espacio protegido debido a la moda de las competiciones extremas. Hay que tener en cuenta que la presencia y el paso masivo de centenares de corredores (el pasado año, más de 400 entraron en meta) por un entorno frágil y semiárido es devastadora ya que se produce la compactación del suelo, daños en la vegetación y se acelera la erosión puesto que los participantes circulan fuera de pistas establecidas, por senderos y canales, ampliando los existentes o creando nuevos. Hay que recordar que la erosión y pérdida de suelo es uno de los problemas más graves del territorio aragonés.

Además se programa en plena época de reproducción de fauna, periodo crítico, cuando la presencia humana es especialmente demoledora para la fauna que cría en los barrancos como búho real, collalba negra y otros.

La Red Natura 2000 ocupa sólo el 28 % del territorio aragonés con el fin de conservar la biodiversidad. Queda un 72 % del territorio aragonés sin protección donde llevar a cabo una amplia variedad de tropelías y orgías vigoréxicas y poder desarrollar este tipo de actividades deportivas tan modernas, erosivas y perjudiciales para el medio ambiente.

Dicen desde Amigos de la Tierra que lamentan profundamente que el mundo deportivo todavía no haya interiorizado los valores y la importancia de preservar la biodiversidad y conservar el medio ambiente. Y consideran responsables al Gobierno de Aragón por consentir reiteradamente (van por la quinta edición) este tipo de actividades en un entorno protegido y al Ayuntamiento de Zaragoza por autorizar el evento, ya que los recorridos, curiosamente, se realizan casi íntegramente por su término municipal. Además, el Ayuntamiento de Zaragoza ha incumplido su compromiso de regular el acceso al barranco de Las Almunias que incluyó en su proyecto Life y establecer medidas disuasorias al tránsito de bicis, motos y deportistas.

Las estepas de la margen derecha han perdido miles de hectáreas que han sucumbido bajo los polígonos industriales, los vertederos y las urbanizaciones de Zaragoza, Cuarte y Cadrete. Resulta inadmisible que los espacios que conservan cierta naturalidad y tranquilidad y son refugio de flora y fauna, se vean sometidos a la moda de eventos deportivos y turísticos poco respetuosos. En fin, no sé por qué no se van a correr al polígono industrial de Valdeconsejo de Cuarte, con lo amplio y bonito que les quedó.

Dejo aquí el listado de promotores y/o patrocinadores y/o cómplices del atentado:

.-Ayuntamiento de Cuarte de Huerva .-Club Atletismo Cuarte .-Club Ciclista Cuarte de Huerva .-Trialeros Sin fronteras .-Fartleck Sport .-Inefable .-Ópticas Cuarte .-AHIMSA .-Talleres Cuarte .-Talleres y Montajes CEYCAL .-PubliJalón .-TowCar .-Premiunm Store Outlet .-Werker Recursos Humanos .-Arruabarrena ….


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

agosto 2020
L M X J V S D
« jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS