Barracuda

Posts archivados en la categoría Agua

EBRO 2018

23rd febrero 2018 | Paisajes,Ríos

Ebro

Soto de Ferreruela. Zaragoza

El río Ebro llevaba 1060 m3/s hoy, entre las 12 y las 13 h oficial, a su paso por Zaragoza, en el punto culminante de la avenida, momento en el que he tomado las imágenes. El aforo de Castejón en Navarra registró la punta de la crecida ayer día 22 sobre las dos de la madruga, superando los 1200 m3/s. Esta avenida parece ser un desembalse en prevención del deshielo de las abundantes nieves que hay en el Pirineo.

Ebro

Río Ebro entrando a Soto de Alfocea (dcha). Zaragoza

Anímate a hacer un comentario

EL EBRO NO NECESITA “LIMPIEZA”

19th diciembre 2017 | Atentados ecológicos,Política y Sociedad,Ríos

garcillas en el río Ebro

Garzas y ánades en la playa gravas de Ranillas. Zaragoza

El pasado 29 de noviembre se hacía público en la prensa aragonesa que cuadrillas forestales de la empresa pública Sarga podrían actuar en un futuro en las riberas del Ebro medio, en zonas donde tiene competencia la Diputación General de Aragón, llevando a cabo labores de mantenimiento y “limpieza” como forma de prevenir inundaciones.

Desgraciadamente, con esta noticia, afloran nuevamente actuaciones que deberían ser del pasado, ya que no sólo no sirven para el cometido que dicen van dirigidas, sino que consiguen la degradación de sistema fluvial, además de hacerse un mal uso del término “limpieza” de los ríos.

Se insiste en que la expresión coloquial “limpieza de ríos o de cauces” es incorrecta, ya que comúnmente es utilizada para hacer referencia a la eliminación de sedimentos y/o vegetación de los cauces de los ríos. Esta expresión debería utilizarse únicamente en los casos en los que se vaya a extraer basuras del cauce. En esta línea, la vegetación de ribera forma parte del ecosistema fluvial y por tanto, nunca debería usarse esta expresión cuando se habla de la eliminación de elementos que componen los ríos.

Más allá de la terminología, se manifiesta que la eliminación de vegetación en los sistemas fluviales son actuaciones puntuales que no previenen las inundaciones, sino que conllevan la degradación de estos ecosistemas, perdiendo su naturalidad y singularidad. Este tipo de acciones se alejan de las recomendaciones europeas, con sentido común y de lo económico, en la que se dice que se debe planificar el uso del territorio y dejar para el río parte de lo que es suyo, dejando zonas libres para la inundación sin daños y respetando el espacio fluvial. Por otra parte, el propio funcionamiento de los sotos ribereños hace que la mera eliminación de la vegetación (talas, desbroces, podas masivas) solo contribuya, en muchas ocasiones, a la proliferación de nueva vegetación, de carácter oportunista, incrementándose precisamente la biomasa vegetal que se pretendía reducir, y favoreciendo la entrada de especies de más difícil gestión.

Se recuerda que las crecidas e inundaciones son procesos naturales y necesarios en los sistemas fluviales, que ofrecen grandes beneficios a estos ecosistemas, tales como la recarga de acuíferos y el almacenamiento que esto supone para las épocas de caudal bajo. Este motivo, de por si remarcable en la actual política europea contra inundaciones, se acompaña de otros beneficios como el control y la renovación de la vegetación de las riberas. En el caso concreto del sistema de meandros libres del Ebro, el propio río ha diseñado una llanura de inundación muy amplia para auto-regularse durante estos episodios periódicos.

En este sentido, se señala que la única forma de gestionar eficientemente las inundaciones y reducir sus daños es a través de una adecuada ordenación territorial de la llanura de inundación. Ello ha de pasar por la devolución de cierto espacio al río, estableciendo un territorio fluvial. Existen ya numerosas experiencias en España e internacionales que demuestran la utilidad de esta medida.

En resumen, las entidades firmantes rechazamos la medida de eliminación de vegetación en el tramo medio del Ebro como prevención de las inundaciones propuesta por la Diputación General de Aragón. Asimismo, instamos a la Diputación General de Aragón y la Confederación Hidrográfica del Ebro a que opten por medidas de planificación y gestión sostenibles del espacio fluvial, acordes con la legislación ambiental e hidrológica, que ayuden a la reducción de las consecuencias ocasionadas por las inundaciones y permitan la conservación de un ecosistema tan singular como los meandros libres del Ebro. En caso de no ser así, se estará cayendo en actuaciones cortoplacistas que conducen al derroche de recursos y otros errores ya vividos en este tramo del Ebro y que, como se ha comprobado, no han solucionado la problemática asociada.

Entidades firmantes:

Centro Ibérico de Restauración Fluvial
Amigos de la Tierra Aragón
ANSAR
Ecologistas en Acción
SEO/BirdLife
VoluntaRíos
Fondo Natural

MALA NOTICIA PARA EL EBRO

15th diciembre 2017 | Atentados ecológicos,Política y Sociedad,Ríos,Sostenibilidad

noticia

Heraldo de Aragón. Martes 12 de diciembre, 2012

Hace unos días, la edición digital de Heraldo de Aragón incluía la noticia de la elevación de las compuertas del azud del Ebro en Vadorrey con declaraciones de diversas personas que aplaudían -decía el texto- el represamiento del río. En la noticia no se reflejó la versión de los que opinamos -con datos objetivos y científicos- que el azud es un obstáculo perjudicial para el río, pues supone un atentado para el medio ambiente. Tampoco entendemos que sea noticia que haya personas que se alegren de que el río pierda su naturaleza con un obstáculo transversal. Represar un río es tan grave como arrasar un bosque, pero nadie entendería que la noticia fuera que se alegraran unos cuantos vecinos de que ahora, sin árboles, tenían mejores vistas.

ADAPATACIONES A LOS YESOS ÁRIDOS

19th noviembre 2017 | Agua,Biología,Ecología,Estepas,Flora

Lepidium subulatum

Lepidium subulatum en el valle del Ebro

El pasado día 10 de noviembre, dentro de las jornadas de divulgación científica del IPE en Zaragoza, la investigadora Sara Palacio habló de las plantas de los yesos del valle del Ebro y de sus adapataciones a estos ambientes caracterizados por la climatología escasa en precipitaciones y un sustrato muy restrictivo. El yeso es una sal, en concreto, sulfato cálcico, que tiene la particularidad que se presenta de forma natural hidratado y posee dos átomos de agua en su molécula CaSO₄∙2H₂O.

Recordó que los suelos de yesos son escasos en nutrientes (nitrógeno y fósforo), presentan iones tóxicos (Ca y SO₄) y además forman fácilmente costra superficial que impide la germinación de las semillas.

Lepidium subulatum

Lepidium subulatum. Flores y frutos

Las investigaciones realizadas en estas plantas han demostrado que son muy eficientes a la hora de absorber nutrientes pero también son capaces de retener y reciclarlos. Por otra parte son capaces de acumular e inertizar los iones tóxicos en el interior de la planta en forma de cristales de yeso y oxalato. Para acceder al agua escasa, muchas especies desarrollan raíces pofundas, aunque quedaba la incógnita de cómo podían superar la estación seca las plantas de raíces someras.

Los resultados más sorprendentes de los estudios con estas plantas de raíces poco profundas confirman que logran extraer el agua de cristalización del yeso. Debido a las altas temperaturas del suelo en verano, las moléculas de agua pueden ser atrapadas con más facilidad, lo que permite a las plantas con raíces superficiales, superar la sequía estival.

Las líneas de investigación con plantas de los yesos se pueden consultar en gypnet.


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

abril 2018
L M X J V S D
« mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS