Barracuda

Posts archivados en la categoría Agua

ECOLOGÍA Y ENFERMEDADES INFECCIOSAS

28th abril 2020 | Agricultura,Agua,Atentados ecológicos,Atmósfera,Biodiversidad,Campañas de Defensa,Ecologismo,Ecología,Economía,Energía,Política y Sociedad,Sostenibilidad

La dimensión ecológica de las enfermedades infecciosas

José Manuel Nicolau, José Daniel Anadón, Juan Herrero, Jaume Tormo, Rocío López Flores. Profesores de Ecología del Grado de Ciencias Ambientales del Campus de Huesca. Universidad de Zaragoza. (Diario del Alto Aragón)

La transmisión de patógenos desde el medio natural a los humanos, como ha sido el caso de covid 19, es un fenómeno complejo en el que intervienen factores sanitarios, culturales, sociales, económicos… y también ecológicos. Analizaremos aquí esta última dimensión, pues pensamos que la actual pandemia es una llamada de atención sobre nuestra inadecuada relación con la naturaleza. La organización Ecohealth Alliance publica desde 2008 un mapa mundial de los puntos calientes de las enfermedades infecciosas emergentes. Y ha registrado que la deforestación está directamente relacionada con el 31% de los brotes infecciosos de las últimas décadas, como el virus nipa en Asia, zika en América y ébola en África. Deforestación para la producción agrícola (aceite de palma, cacao, soja…) y de pastos, así como para la extracción de madera y minerales. Productos que nosotros consumimos. Deforestación que reduce la biodiversidad y altera las relaciones entre los patógenos, la fauna silvestre que los hospeda y las personas. Las poblaciones humanas que se establecen en esa frontera entre el hábitat natural y el humano -en condiciones sanitarias precarias- cazan, consumen y comercian con animales silvestres, lo que favorece notablemente las zoonosis, es decir, la transmisión de los patógenos desde la fauna silvestre al ganado y a los seres humanos. La primera epidemia del virus nipah en Malasia obligó a sacrificar más de un millón de cerdos transmisores de los patógenos a los humanos. El origen estuvo en murciélagos portadores del virus que, tras la pérdida de su hábitat natural, se acercaron a los huertos donde comieron fruta que después ingirieron los cerdos. Una reciente investigación publicada en Scientific Reports ha situado una serie de episodios de ébola dos años después de deforestaciones significativas en África occidental.

Que la salud humana está asociada a la salud de los ecosistemas es uno de los elementos claves del concepto One Health, una perspectiva integradora de la salud, que apoya la OMS. Este enfoque tiene en cuenta que la diversidad biológica nos da protección frente a enfermedades y patógenos, en lo que se denomina “servicio de contención de enfermedades”. Desde hace un par de décadas se conoce el efecto protector de la diversidad por “dilución de la carga vírica”, demostrándose que, en ecosistemas más ricos en especies, los patógenos se alojan en huéspedes intermedios, poco adecuados para su propagación, en los que quedan frenados. En el desierto de Utah (EEUU) el hantavirus que hospedan los roedores se diluye cuando la diversidad de mamíferos es mayor. También la mayor diversidad genética dentro de una especie hospedadora del virus favorece que haya individuos que no desarrollen la enfermedad y creen resistencia: es la “protección por amortiguación” que se observó con el virus del Nilo occidental y la diversidad de aves. Además, el mayor control que hay entre las distintas especies cuando son más numerosas en un ecosistema hace que se atenúen las posibles explosiones demográficas de los huéspedes de los patógenos. Este conocimiento sobre el papel que los ecosistemas saludables y biodiversos tienen en la salud humana ha puesto en marcha algunas iniciativas esperanzadoras. El gobierno de Malasia está protegiendo áreas de selva en la isla de Borneo como medida para combatir la malaria, tras comparar los costes económicos de la enfermedad con los beneficios de la explotación de la selva. Y también en Liberia hay iniciativas similares para luchar contra los brotes de fiebre de Lassa.

Para prevenir futuras epidemias, la humanidad habrá de desplegar toda su capacidad tecnológica en el terreno sanitario, así como las medidas de tipo social y económico que estamos aprendiendo con la actual pandemia. Pero, además, deberá abordar la dimensión ecológica del problema: el paso de los virus desde el medio natural hacia el antrópico a causa de la degradación ambiental de los ecosistemas y de la disminución de la capacidad de contención de las infecciones de una diversidad biológica debilitada. Ello implica garantizar la conservación de los hábitats naturales. Sin duda se trata de un reto de gran envergadura que nos obliga a revisar el actual modelo de consumo globalizado que tenemos. Globalización que, en el sector agroalimentario, ha requerido la deforestación de miles de hectáreas en Indonesia para producir el 80% del aceite de palma mundial y está detrás de varias zoonosis. O la deforestación amazónica para la producción de soja y otros cultivos, que en los últimos años ha incrementado los casos de malaria. El denominado Cambio Global que estamos ocasionando en la Biosfera está socavando las bases de nuestro bienestar. La extinción masiva de especies, el cambio climático, la toxicidad ambiental, la destrucción de la capa de ozono, la transformación de la corteza terrestre o la alteración de los ciclos del nitrógeno y fósforo, están reduciendo el capital natural y los servicios que recibimos de él, imprescindibles para nuestro bienestar y supervivencia.

Porque todos tenemos perfectamente claro que nuestro bienestar se sustenta en los servicios que nos proporciona la tecnología. Desde los automóviles a los respiradores pasando por internet. Sin embargo, no vemos tan cristalino que los cimientos de nuestro bienestar -y de nuestra supervivencia- proceden de los servicios que nos aportan los ecosistemas naturales. Desde el oxígeno que respiramos -gracias a las plantas y al fitoplancton marino- al agua que bebemos. Pasando por la labor polinizadora de las abejas que nos permite comer fruta todos los años, los paisajes que nos dan nuestras señas de identidad y sustentan el turismo, los efectos terapéuticos de la naturaleza a la que acudimos para “cargar pilas” y una larga lista entre la que ocupa un lugar preeminente la biodiversidad. La biodiversidad, esa gran despensa de la humanidad de la que obtenemos el 25% de los fármacos que utilizamos -se buscan nuevos antibióticos en los fondos de los océanos- fuente de biocombustibles, fibras y cosméticos, de diseños para la industria, de microorganismos que procesan nuestros residuos y desde luego de nuestros alimentos, cada día más variados. Ahí están la quinoa o la chía. La protección frente a la transmisión de zoonosis es otro servicio más de la naturaleza que hemos debilitado. Dicen que nuestra sociedad va a entrar en una nueva época tras la covid 19: el futuro o es ecológico o no será.

Anímate a hacer un comentario

YA BRILLA EL SOTO DEL FRANCÉS

22nd septiembre 2019 | Contaminación,Ecologismo,Política y Sociedad,Ríos

limpieza soto

Emergencia Climática actuó en el Soto del Francés

En la mañana del sábado pasado, 70 voluntari@s participaron en el soto del Francés, en las proximidades del barrio zaragozano de La Cartuja, en la retirada de diferentes tipos de residuos. En especial, corcho blanco, neveras, encimeras de cocina, bombonas de butano, una piragua, botellas… con los cuales se ha llenado un camión de tipo mediano.

Este acto se enmarcaba dentro de los actos que Emergencia Climática -que agrupa a 75 colectivos- ha organizado en la semana del 20 al 27 de septiembre y que culminarán con la manifestación que tendrá lugar el próximo viernes 27.

Con este acto queremos manifestar que esta es la limpieza real que hay que hacer del río y que solo es la punta del iceberg por la gran cantidad de contaminantes y residuos microscópicos que arrastran las aguas debidos a la actividad industrial, agrícola, ganadera y también los que provienen de nuestros hogares.

Denunciamos asimismo que ciertas administraciones como DGA y CHE entiendan como limpieza del río la tala de bosques de ribera, como se está haciendo actualmente en los sotos de Sobradiel y Torres de Berrellén, y las que se han hecho en otros lugares del río Ebro, que no sirven para proteger poblaciones y sí para que cuando haya avenidas las aguas tomen más velocidad y los destrozos en campos y ciudades sea mayor.

limpieza soto

LA CHE ARRASA EN SOTO SOBRADIEL

5th septiembre 2019 | Atentados ecológicos,Ecologismo,Ecología,Política y Sociedad,Ríos

Soto Sobradiel

Ampliación del camino principal

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), perteneciente al Ministerio de Transición Ecológica, continúa con las obras en el tramo aragonés del Ebro destinadas, al parecer, a facilitar el flujo de la corriente para evitar inundaciones, obras que conllevan una real y contundente eliminación de masa vegetal de los sotos ribereños del Ebro. En estas páginas ya se criticó la actuación en Monzalbarba y Alfocea, ahora la magnitud de las obras ha indignado a vecinos de la ribera de Casetas, Utebo y Sobradiel que han pedido colaboración a las organizaciones ecologistas para denunciar las obras al ver cómo se elimina vegetación y se abre la masa forestal con un laberinto de pasillos y ante el peligro de que las obras continúen en Soto de la Alameda y Soto Malfora.

Soto Sobradiel

Soto de Sobradiel y área de la intervención de CHE

La intervención parece excesiva en cuanto a la amplitud de las vías abiertas en la vegetación e innecesaria ya que en ese tramo no existe amenaza de inundación para ninguna población, como se puede apreciar en el mapa.

Soto Sobradiel

Aspecto de las zonas a intervenir

Los sotos -patrimonio público- sirven, así, de chivo expiatorio para apaciguar a agricultores y alcaldes ribereños -intereses particulares- que piden insistentemente la limpieza (sic) del Ebro para evitar inundaciones. Tanto el Gobierno de Aragón como la Confederación Hidrográfica del Ebro llevan a cabo planes de intervención en los sotos. El primero, con su plan de limpieza y la segunda con su técnica de curage.

Soto Sobradiel

Anuncio del plan de limpieza del Gobierno de Aragón

Hay que recordar que el río Ebro ha sido encauzado mediante diques laterales, las conocidas motas o defensas, para ganarle la fértil y amplia llanura aluvial. Luego los sotos han sido aniquilados en las zonas exteriores de las motas, roturados por la agricultura, sepultados por la urbanización del suelo y las infraestructuras. Y sólo tienen opción de crecer en el estrecho margen que queda entre el cauce y la mota o en las convexidades donde el río sedimenta. Pues bien, a pesar de estar marginados y limitados a una estrecha franja, aun así, molestan y se pide su eliminación.

Soto Sobradiel

Pasillo abierto ex novo en la masa forestal del soto

Es decir, a los sotos no los quieren ni fuera de las motas, ni en la orilla del río. Y las administraciones, tanto Gobierno de Aragón como CHE, claudicando, tirando el dinero público y metiendo maquinaria pesada en los sotos para unas actuaciones de rotura que los degradan porque disminuyen su escasa masa vegetal y son de dudosa eficacia frente a las riadas. Hasta ahora nadie de CHE informa/confirma/garantiza cuántos centímetros descenderá el nivel de las aguas de una riada por cada metro de pasillo que abren y por cada árbol que abaten.

Soto Sobradiel

Ampliación del camino principal con eliminación de la masa arbustiva de tamarizal

Las antaño impenetrables selvas del Ebro, los sotos, hoy muy menguados, reducidos a una estrecha franja de unas decenas de metros, son el último reducto de naturaleza y biodiversidad de los ecosistemas fluviales ligados al río. A pesar de ello, y de los servicios ambientales gratuitos que aportan, estan sometidos a una agresión sin precedentes, bien calculada y planificada para obtener réditos políticos.

Mientras los medios se hacen eco del retroceso de las selvas amazónicas, del Congo o de Indonesia y el público se moviliza ante las imágenes de las masas forestales cuarteadas y taladas, aquí, nuestras últimas selvas están sometidas al mismo y expeditivo proceso, bendecido desde el Gobierno de Aragón (Javier Lambán, Presidente) y el Ministerio de Transición Ecológica/CHE (Teresa Ribera Rodríguez/María Dolores Pascual Vallés, Presidentas).

No deja de ser un acto de cobardía machacar los sotos, que no pueden defenderse ni protestar, en vez de emprenderla con urbanizaciones y cultivos que han invadido -generalmente de forma irregular o ilegal- el dominio público hidráulico y acometer obras estructurales como retranquear y derribar motas o bien permeabilizar infraestructuras deficientemente diseñadas y pésimamente ubicadas (ver: Dar más espacio al Ebro).

DEPARTAMENTO DE MEDIO AMBIENTE EN ARAGÓN, YA

9th julio 2019 | Agricultura,Agua,Biodiversidad,Política y Sociedad,Sostenibilidad

Los grupos ecologistas aragoneses demandan que el nuevo Gobierno de Aragón disponga de un Departamento de Medio Ambiente suficientemente dotado de recursos e independiente.

• Los grupos ecologistas destacan las notables carencias en materia de protección y conservación del medio ambiente en los anteriores equipos de Gobierno de Aragón, dejando claro su bajo interés ante los importantes retos de desarrollo que supone el medio ambiente para esta comunidad autónoma.

• El último Gobierno de Aragón ha relegado el medio ambiente a un segundo plano respecto al sector agropecuario, evidenciándose, como resultado, muy pocos avances en políticas y acciones en medio ambiente.

noticia

UNA NECESIDAD INAPLAZABLE

Ante el inminente cambio de gobierno, los grupos ecologistas se preguntan cómo piensa hacer frente el Gobierno de Aragón a los grandes retos del medio ambiente en la comunidad, si no es mediante un departamento independiente. La eliminación del Departamento de medio ambiente del Gobierno de Aragón fue una clara prueba del interés de los diferentes gobiernos para afrontar los retos ambientales que afectan a la salud de las personas, a la biodiversidad y a la viabilidad de las inversiones en proyectos ambientalmente sostenibles.

Aragón tiene tareas pendientes en medio ambiente; siendo el reto mundial la reducción de emisiones neta y los efectos del cambio climático especialmente relevante en nuestra región. Compromisos con la normativa ambiental incumplida (pendiente de sanciones europeas) en relación con la biodiversidad: como la declaración de un Parque Natural en Los Monegros, la aprobación de los planes de gestión de la Red Natura 2000 y los planes de conservación de especies amenazadas como el oso, el milano real, el avetoro y de aves esteparias como la avutarda, sisón-ganga-ortega y el rocín entre otras especies.

Proyectos con un fuerte impacto ambiental como han dejado claro tribunales, comunidad científica o informes técnicos deben ser paralizados inmediatamente como: los embalses de Mularroya, Biscarrués, Almudévar y Yesa, las ampliaciones de pistas de esquí, creación de nuevos regadíos, el aumento de los transgénicos o minerías con riesgos hidrogeológicos.

Dehesa de Ganaderos. Zaragoza

Nuevos regadíos. Dehesa de Ganaderos. Zaragoza

Los 10 millones de cerdos en explotación intensiva esperan un plan de tratamiento de purines mientras se contaminan los suelos y el agua de todo Aragón; o se reduce el número neto de granjas de intensivo o los integradores financian la descontaminación y el impacto ambiental sobre la naturaleza. Además es necesario un plan de saneamiento público acorde con las necesidades reales de los ayuntamientos y con un coste sostenible y frente al cambio climático pasos claros y decididos para reducir emisiones producidas por transporte, empresas y embalses.

Aragón es uno de los puntos de Europa más contaminados debido a los vertidos de lindano en el río Gállego (se requiere una inversión aproximada de 600 millones de euros para transportar a un vertedero seguro las tierras contaminadas), pero hay otros aspectos prioritarios como: la contaminación difusa en ríos como el Gállego, Cinca o el Ebro procedentes de retornos de excedentes de regadío, la apuesta clara por la agricultura ecológica o de vertidos industriales, la falta de caudales ecológicos especialmente acentuados por los efectos del cambio climático, la recuperación del dominio público hidráulico que reduzca los efectos de las inundaciones del Ebro o la contaminación atmosférica por el ozono, que por ejemplo tiene sus fuentes en el tráfico rodado de la ciudad de Zaragoza o en las centrales térmicas de combustión.

¿De verdad piensa el Gobierno de Aragón conservar la salud de los ciudadanos y del medio ambiente, sin un departamento de medio ambiente fuerte e independiente, capaz de hacer frente a todos éstos retos y muchos más?.

Por todo ello los grupos ecologistas solicitan que el nuevo Gobierno de Aragón disponga de un Departamento de Medio Ambiente, dotado de recursos personales y materiales e independiente y con una persona responsable al frente que tenga un mínimo de sensibilidad, conocimiento e interés por los inaplazables retos ambientales de futuro.

En Aragón, a 6 de junio de 2019

+FCQ +SEO/BirdLife +Amigos de La Tierra +Ecologistas en Acción +Extinction Rebellion Zaragoza +Ansar +Ecodes +Fondo Natural +Coagret +WWF Zaragoza


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

julio 2020
L M X J V S D
« jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS