Barracuda

Posts archivados en la categoría Biodiversidad

YESOS, UN PAISAJE EXCEPCIONAL

11th enero 2006 | Biodiversidad,Estepas,Geología,Paisajes

Las Almunias

De entre todos los paisajes de Aragón hay uno que lo caracteriza y le da personalidad. Es el de los yesos. Un paisaje poco valorado pero que alberga una flora excepcional, especializada en sobrevivir en un sustrato especialmente extremo.

El paisaje de una comarca o región lo conforman múltiples y variados factores como son el suelo o sustrato que lo soporta, el relieve, la vegetación, las transformaciones ocasionadas por el ser humano. Incluso el clima, que modela el relieve y permite determinada vegetación o usos humanos. Pero sin duda el suelo, las rocas, son uno de los elementos clave ya que de sus características van a depender desde el color a las formas de relieve o la vegetación que se asienta sobre él.

En Aragón disfrutamos de muchos y muy variados paisajes. Pero hay un tipo de paisaje que es poco estimado en Aragón. Que despierta posturas y comentarios despectivos. Y es el paisaje que proporcionan los yesos. Es el medio gipsícola (del griego gypsos, yeso). Un medio poco propicio al asentamiento humano. Poco propicio a la vegetación frondosa y al verdor porque es un medio exigente, riguroso y selectivo. Un medio sólo apto para los mejor adaptados.

En los últimos tiempos los aragoneses estamos volviendo los ojos hacia los paisajes gipsícolas y esteparios redescubriendo sus valores y singularidades. En parte gracias al trabajo de científicos y naturalistas, pero en parte buena medida obligados por la legislación ambiental a la que estamos obligados por ser miembros de la Unión Europea ya que los medios gipsícolas son casi exclusivos de la Península Ibérica, y en Aragón poseemos las mejores representaciones de estos medios, por lo que tenemos la responsabilidad de conservarlos.

El yeso es un mineral. Su denominación química es sulfato cálcico hidratado (CaSO4 . 2H2O); es por tanto una sal. Los yesos se depositan por precipitación química de las sales contenidas aguas marinas o lacustres saladas en proceso de evaporación. Se trata, pues, de una roca de tipo sedimentario. En Aragón los yesos se encuentran en su mayor parte en las cubetas del Ebro y del Jalón-Jiloca. También afloran al sur de Teruel en el valle del Guadalaviar, así como en el Somontano oscense.

En el aspecto ecológico, el yeso como sustrato es una roca extremadamente singular, que origina unos paisajes muy particulares. Esto es más notorio en las zonas que los geólogos llaman de yesos casi puros, como sucede en el centro del Valle del Ebro. Aquí el paisaje es homogéneo, formado por suaves colinas de color blanquecino cubiertas de una escasa y rala vegetación, colinas que sobresalen de una compleja red de vaguadas de fondo plano o vales. No obstante, en otras zonas, el yeso viene asociado a diversas rocas sedimentarias, como arcillas, margas o calizas.

La vegetación de los yesos viene dada por sus características químicas. Son muy infiltrables y permeables, hecho que explica la baja tasa de escorrentía y erosión superficial. Sí en cambio existe una intensa erosión o lavado químico que arrastra sales y nutrientes a horizontes inferiores. Esto deja un pobre estrato superficial, lo que origina, a su vez, una escasa cobertura vegetal. Además, el yeso es ávido con el agua y la retiene, por lo que sólo determinadas plantas son capaces de bombear el agua desde sustrato hacia ellas. El romero, el asnallo y la albada o gipsofila son las plantas típicas de las colinas de yesos. En los fondos de val, donde se acumulan nutrientes y partículas, el suelo es más profundo y se instala el esparto o albardín, la ontina y el sisallo. Además, a pesar del aspecto blanquecino, el suelo de las colinas no permanece desnudo. Los líquenes colonizan la roca en superficie de una forma eficaz, lo cual se puede comprobar los días húmedos, cuando ellos aparecen hinchados y el suelo almohadillado.

José A. Domínguez

1 lector ha dado su opinión

LA BIODIVERSIDAD EN ZARAGOZA

2nd enero 2006 | Atentados ecológicos,Biodiversidad,Fauna,Flora

Torrecilla

Con motivo de la Agenda 21 de la ciudad de Zaragoza se ha constituido una mesa de la biodiversidad: ya era hora de que se crease un foro de reflexión sobre este tema que tan de cerca vivimos los naturalistas zaragozanos. Se nos ocurren muchas cosas para poner sobre la mesa y, poco a poco, las iremos concretando.

La ciudad de Zaragoza, por su situación biogeográfica y su ubicación específica en el cruce de los ríos Ebro, Gállego y Huerva da vida a una importante biodiversidad que se expresa principal-mente en algunos lugares destacados de su amplio término, expresión de ámbitos esteparios, forestales y riparios (Galacho de Juslibol, Montes del Castellar, Vedado de Peñaflor, Montes de Villamayor, estepas del sur, Salada de Mediana, sotos y riberas del Ebro y del Gállego, dolinas de Casetas, escarpes, tollos y un largo etc.).

La importancia de este patrimonio de biodiversidad se justifica desde distintas ópticas tales cómo el número y representatividad de las especies presentes, la calidad de los hábitats, la conectividad geográfica, las densidades de población o la reproducción.

En diversas ocasiones hemos manifestado que la ciudad de Zaragoza figuraba en primera línea de las grandes ciudades europeas con un patrimonio natural excepcional. El mantenimiento de estos valores naturales es un indicador inequívoco de calidad ambiental y es fundamental para dar credibilidad a la Agenda 21 Local de Zaragoza.

Estos valores están ahora amenazados por el crecimiento de la ciudad que está creando un “vacío” biológico en amplias áreas de su entorno, así como importantes barreras ecológicas (AVE, cinturones…).

Entre las especies presentes figuran algunas del catálogo autonómico de especies amenazadas y otras que pueden ser indicadoras de calidad de los hábitats y que son a la vez sensibles a la presencia humana. La desaparición en el término municipal de Zaragoza y alrededores de cualquiera de estas especies indicaría una pérdida sustancial de calidad y la materialización de las amenazas resultantes del crecimiento de la ciudad.

Por otra parte, el mantenimiento de la biodiversidad presente y de su dinámica se basa también en superficies y conectividad de hábitats naturales de buena calidad.

Conservar la biodiversidad, es decir, el patrimonio natural de la ciudad de Zaragoza y sus señas de identidad biogeográficas significa conocer lo que tenemos y en qué situación se encuentra. Significa no sólo hacer el seguimiento de poblaciones, sino también consolidar las especies y hábitats más frágiles. Significa también recuperar en lo posible aquello que, recientemente, se hubiera perdido.

Para llevar a buen fin estos objetivos y demostrar que Zaragoza es capaz de crecer de forma sostenible, conservando intacto su legado natural, son precisos recursos y voluntad; y más voluntad que recursos.

El PTR, el último gran atropello a la biodiversidad, ejemplo paradigmático de la “desestepización” del entorno de Zaragoza podía haber causado un impacto paisajístico menor, quedar integrado y mantener unos valores estépicos mínimos. No queremos pensar lo que los movimientos de tierras habrán supuesto de mortandad en pequeños vertebrados e invertebrados terrestres (algunos protegidos) que se podían haber mantenido en isletas, junto con la vegetación característica.

La mesa de biodiversidad de la Agenda 21 Local de nuestra ciudad es un excelente instrumento pero su credibilidad dependerá de su capacidad por quedar integrada en el proyecto de ciudad, políticamente hablando.

Sería importante que, con cierta urgencia, este Ayuntamiento fuese capaz de hacer un seguimiento de poblaciones de aves esteparias y rapaces nidificantes (halcón común, sisón, búho real, águila real, águila culebrera, alimoche, collalba negra…) en el término municipal y alrededores, como bioindicadores que son, en coordinación con los correspondientes servicios autonómicos.

Quedan muchos detalles por incluir en un documento de referencia sobre la biodiversidad en el término municipal de Zaragoza, detalles que serán indicadores de calidad de este documento y que necesitarán, para ser debidamente incluidos, de algo más que la participación ciudadana.

Henri Bourrut Lacouture, biólogo y miembro de ANSAR
Zaragoza, 2005


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

octubre 2019
L M X J V S D
« sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS