Barracuda

Posts archivados en la categoría Decrecimiento

CRECIMIENTO DEL PIB CONTRA LA BIODIVERSIDAD

9th mayo 2020 | Biodiversidad,Decrecimiento,Política y Sociedad,Sostenibilidad

Un estudio sobre biodiversidad advierte de que es imprescindible el decrecimiento económico

Veintidós científicos liderados por el español Iago Otero descartan que el crecimiento del PIB pueda ser compatible con la preservación de los ecosistemas

Cristian Segura. Barcelona – 08 may 2020 – 08:19 CEST EL PAÍS

Hasta hoy ha prevalecido entre Gobiernos y organismos internacionales el paradigma de que es posible salvar el medio ambiente y la biodiversidad manteniendo el crecimiento de la economía. Pero esta idea es solo una declaración de intenciones que no se sustenta con los datos recopilados desde el siglo XX. Es la conclusión a la que llega un grupo de veintidós académicos de instituciones como la Universidad de Oxford, el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales de Barcelona (CREAF), la Universidad de Leipzig o la Humboldt de Berlín, entre otros. El grupo, dirigido por el español Iago Otero, de la Universidad de Lausana (Suiza), cree necesario un cambio urgente de paradigma, y para ello propone una batería de medidas de choque para limitar los efectos de la economía en los ecosistemas.

El equipo liderado por Otero ha elaborado su tesis en un artículo publicado en abril por la revista Conservation Letters, coincidiendo con la pandemia de la covid-19. Otero explica a EL PAÍS que la crisis actual confirma las conclusiones del texto sobre la prioridad que debe ser salvaguardar la biodiversidad: “Una naturaleza bien conservada nos protegería de enfermedades como esta. Detrás de la pandemia está la deforestación, la expansión de la agricultura o el comercio de especies, que ponen a más gente en contacto con los animales portadores de los virus”.

Las medidas que proponen los veintidós científicos se resumen en siete puntos: limitar la explotación de recursos naturales y prohibir su extracción en áreas de alto valor ecológico; restringir la construcción de grandes infraestructuras que rompan la integridad de los espacios verdes; potenciar la agricultura de proximidad y limitar la expansión de las ciudades, favoreciendo al mismo tiempo un urbanismo de mayor concentración demográfica; compensar la destrucción de puestos de trabajo con la creación de nuevos empleos reduciendo las jornadas laborales; dificultar la promoción de aquellos productos procedentes de la sobreexplotación agrícola y de la naturaleza.

Superar el PIB

Los autores del estudio asumen que sus propuestas se enfrentarían a multitud de “barreras culturales y sociales” porque van contra “el imaginario que prevalece de un crecimiento ilimitado”. “Son propuestas para ser debatidas”, apunta Christoph Plutzer, profesor de la Universidad de Viena y uno de los firmantes del documento. La única medida que requiere “una acción inmediata”, según Plutzer, es consolidar nuevos índices que sustituyan al PIB y que evalúen el bienestar social y los niveles de protección del medio ambiente.

Estos académicos subrayan que hasta el momento no se ha podido sustentar un incremento del PIB con la reducción del consumo de recursos naturales. En los países desarrollados que sí se ha conseguido, añaden, ha sido a costa de un aumento de la explotación natural en sociedades en vías de desarrollo. El informe aporta datos que demostrarían una coincidencia en los niveles de evolución del PIB mundial desde 1960 con el de las explotaciones agrarias, el uso de pesticidas y fertilizantes, y con la demanda de consumo de carne. “La cantidad total de producción humana de materiales creció en el último siglo al unísono con el PIB global, sustituyendo ecosistemas a una escala masiva”.

Otro efecto del comercio global es la proliferación de especies invasoras, que son la segunda causa de extinción de flora y fauna. Los efectos del cambio climático en la biodiversidad también son evidentes, y el documento subraya las previsiones para el continente europeo: se estima que el 58% de las especiales vegetales y de vertebrados perderán su hábitat en los próximos sesenta años. El artículo concede que es factible alcanzar un crecimiento del PIB disminuyendo el uso de recursos naturales y las emisiones de gases contaminantes, pero hasta hoy no se ha conseguido –excepto en momentos de crisis económica puntuales–, ni siquiera al ritmo necesario para cumplir los objetivos de dejar el aumento del calentamiento del planeta en torno a los 1,5 grados.

El llamado Pacto Verde Europeo, el plan de la Comisión Europea y de los principales Estados miembros de la UE para erradicar las emisiones contaminantes de la economía, comparte objetivos con el artículo publicado en Conservation Letters. La principal diferencia es que sus autores defienden la necesidad de decrecer en términos de PIB para construir una sociedad “postcrecimiento”. “Nuestro trabajo propone ir más allá del crecimiento económico”, apunta Otero, “esto requiere dejar de utilizar el PIB como indicador guía”.

La primera solución planteada en el estudio es imponer a nivel internacional limitaciones en la cantidad de recursos naturales utilizados para la producción de los bienes comercializados. “Diferentes cupos podrían aplicarse a cada país dependiendo de su consumo histórico y los excesos en las emisiones de dióxido de carbono”, dice su texto, y añade que “los topes pueden complementarse con moratorias específicas para la explotación de recursos en zonas de biodiversidad altamente delicada”. Otra propuesta es fragmentar los puestos de trabajo en jornadas laborales reducidas. “Bajo determinadas circunstancias, la jornada de trabajo más corta está relacionada con menores emisiones de carbono y otras afectaciones perjudiciales para la biodiversidad”.

Relocalizar la economía para disminuir la distancia entre los centros de producción y consumidores es otra medida clave, según el informe. Este requiere frenar la expansión geográfica de las ciudades en favor de explotaciones agrarias próximas a las urbes, evitando así la destrucción de zonas naturales en otras regiones. También piden poner coto al desarrollo de grandes infraestructuras y de redes de transporte que rompen la integridad de los espacios de valor ecológico.

ECOLOGISMO Y DEMOGRAFÍA

1st octubre 2014 | Biodiversidad,Decrecimiento,Ecologismo,Ecología,Economía,Política y Sociedad,Sostenibilidad

Acabo de leer el libro “Moins nombreux, plus hereux” (Menos numerosos, más dichosos) de Éditions Sang de la Terre, una editorial especializada en temas ecológicos, y que reúne a 13 autores franceses partidarios del decrecimiento demográfico humano, coordinados por Michel Sourrouille. Me ha parecido interesante, así que voy a tratar de resumirlo.

portada

Nuestra economía se basa actualmente en el crecimiento. Si se estanca, se hunde. Lo cual constituye una huída hacia adelante imposible de mantener en un mundo con recursos limitados, que nos impone, nos guste o no, el decrecimiento económico. Pero este libro critica sobre todo a los decrecentistas económicos que, sin embargo, son partidarios del crecimiento demográfico sin control. El impacto ecológico de la humanidad es I = P • A • T, siendo A los bienes que consume cada persona, T el gasto de recursos que la tecnología de un momento dado exige para satisfacer ese consumo y P la población humana. Evidentemente, es necesario bajar A (apagar la luz en las habitaciones donde no se necesita), bajar T (sustituir las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo que, por cierto, contienen mercurio tóxico -lo que nos recuerda que el consumo totalmente limpio no existe-), pero no se puede descuidar P. Si el número de personas consumiendo recursos crece ilimitadamente, enseguida se supera de nuevo lo que se ahorra haciendo disminuir A y T. Un ejemplo es Haití, donde el nivel de vida es bajísimo y, sin embargo, han acabado con sus ecosistemas por ser muchos. Por lo tanto, aunque parezca paradójico, el libro critica mucho a los ecologistas que descuidan la demografía (a los desarrollistas ya los debe considerar un caso perdido).

Hoy somos 7.000 millones de personas (la RAE nos propone decir 7 millardos, pero no ha cuajado el vocablo) y 210.000 personas más nacen cada día. Si de la tierra emergida, quitamos los desiertos, nos toca a 1,5 hectáreas de tierra habitable por persona para producir nuestros alimentos, nuestros bienes industriales, nuestras infraestructuras (vivienda, lugar de trabajo, transporte, ocio, etc.) y también para el medio natural (si queremos conservar algo). Y esta cifra sigue bajando cada día. Si todos viviéramos como europeos, la humanidad actual necesitaría 3 planetas como el nuestro (la huella ecológica del francés medio es de 5,8 ha y la del estadounidense medio, 9,5 ha), pero sólo tenemos uno. Y evidentemente los países más pobres tienen que desarrollarse. Esto implica que los países más ricos tienen que decrecer. Como a todos nos cuesta disminuir el confort, se presenta como imprescindible disminuir la población.

Las previsiones de la ONU hablan de alcanzar unos 9.000 millones de personas hacia 2050 y luego se ralentizaría el crecimiento porque se prevé que la “transición demográfica” que tuvo lugar en occidente durante la revolución industrial (descenso de la natalidad unos años después de haber disminuido la mortalidad por los avances médicos y la higiene) se produzca de forma similar en el resto del mundo. Sin embargo, los autores de este libro piensan que no se llegará ni siquiera a esos 9.000 millones de personas porque esa bajada de la natalidad occidental se correlacionó con un aumento del consumo de energía en los mismos países, pero no hay energía para que todo el planeta siga el mismo proceso. Antes, habrá alguna catástrofe malthusiana por agotamiento de algún recurso clave, y será un cambio de estado bastante brusco, como la peste en 1347-1350, que eliminó buena parte de la población europea. El detonante fueron las ratas negras que vinieron en los barcos trayendo pulgas con la bacteria de la peste, pero la causa primera fue el crecimiento urbano desmedido e insalubre de los dos siglos anteriores.

Si queremos evitar un desastre así e incluso conservar algo de la biodiversidad que está desapareciendo a un ritmo nunca antes conocido en la Tierra, es urgente disminuir la población humana por medios no coercitivos, como facilitar el acceso a los anticonceptivos en todo el mundo y promover su uso, eliminar los incentivos fiscales en favor de la natalidad, garantizar el bienestar en la vejez a las personas sin hijos, igualar los impuestos a las herencias que reciben hijos, familiares más lejanos o personas no emparentadas, eliminar la percepción social de que es necesario tener hijos para ser felices o “normales” (según las encuestas, el 13% de los europeos con hijos se arrepienten de haberlos tenido, así que algo de presión social debe haber en favor de la natalidad)… Si no lo hacemos ahora por medios voluntarios, habrá que hacerlo algún día por medios coercitivos (tipo China). Aunque la mayoría de la gente se opone a que les limiten el derecho a tener los hijos que estime conveniente, hay que tener en cuenta que este derecho, cuando los recursos se acaban, se opone a otros: el derecho a la alimentación, el derecho a la vivienda, el derecho a viajar, el derecho a disfrutar del medio ambiente… Bastaría con que los ciudadanos de los países menos desarrollados exigieran ejercer esos derechos igual que nosotros para que los recursos no fueran suficientes ya hoy en día. Hay que empezar a pensar sobre este tema aunque no guste a muchos.

Javier Puente

Demografía y medio ambiente Javier Puente, 2008

DESARROLLISMO VS DECRECIMIENTO 24-E

23rd enero 2014 | Decrecimiento,Política y Sociedad

Viernes 24 enero 18.30 h. Salón Actos de Fac. Económicas (Gran Vía, 4) Zaragoza

Mesa redonda: ¿HAY ALTERNATIVAS AL SISTEMA ECONÓMICO ACTUAL? DESARROLLISMO/DECRECIMIENTO

Ateneo invita a participar en un interesante debate, mano a mano, entre EMILIO ONTIVEROS y JORGE RIECHMANN:

-¿Cuánto tiempo más puede sostener el planeta un modelo económico basado en el despilfarro de recursos? ¿Es cierta la ecuación crecimiento = desarrollo?

Confrontación entre dos pesos pesados, analistas del modelo económico, uno keynesiano y otro ecosocialista. Ambos se someterán en la polémica a preguntas claves para nuestro futuro colectivo

La proximidad de las elecciones europeas ha reavivado el panorama político. Especialmente en la izquierda, donde han surgido diversas iniciativas. Esto está que arde: Izquierdas en la encrucijada (J. L. Trasobares)

1 lector ha dado su opinión

CÓMO MONTAR UN HUERTO

1st abril 2013 | Agricultura,Decrecimiento,Sostenibilidad

xxx

Taller sobre aspectos a tener en cuenta a la hora de montar un huerto. Sábado 6 de abril a las 12.45 h en CSL La Pantera Rossa en C/ San Vicente de Paúl 28 de Zaragoza. Intervendrá el responsable de Huerto Barracuda. Organizan CSL La Pantera Rossa y Decrecimiento Aragón.

Dirigido a los que piensan iniciarse en el cultivo de un huerto familiar o de pequeñas dimensiones o a los que acaban de empezar a cultivarlo. Con recomendaciones útiles referidas al tipo de suelo, la orientación del terreno, la planificación del espacio y el tiempo, la disponibilidad de agua, las técnicas más sencillas de cultivo ecológico en laboreo del suelo, rotaciones y asociaciones. Y sobre cualquier otra inquietud que los asistentes manifiesten.


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

octubre 2020
L M X J V S D
« sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS