Barracuda

Posts archivados en la categoría Historia

CARLOS LINNEO: III CENTENARIO

26th mayo 2007 | Biodiversidad,Biología,Historia

Linneo

Grabado de Linneo ataviado de lapón. Imagen libre tomada de la Wikipedia

El día 23 de mayo de 1707 nació en Rashult (Smaland, Suecia) Carlos Linneo. Cursó Medicina en las universidades de Lund y Uppsala, decepcionando a sus padres pues pretendían que tomara la carrera de clérigo. Como en aquella época la botánica era uno de los pilares de la medicina, ello le permitió ahondar en el mundo de las plantas, que le apasionaba.

Se instaló en Holanda, licenciándose en Medicina en Harderwijk, y publicó en ese país la primera edición de Systema Naturae en 1735. Visitó Francia y Gran Bretaña. A la vuelta a su país obtuvo la cátedra de Medicina y, luego, la de Botánica de la universidad de Uppsala. Conoció y se relacionó con importantes científicos de su tiempo. Con algunos mantuvo serias controversias.

Fue ambicioso e infatigable. Dirigió varias expediciones naturalistas por los Países Nórdicos, una de ellas a Laponia. Intentó aclimatar diversas especies vegetales a Suecia para su uso agrícola. Propició que sus alumnos viajaran por todo el mundo difundiendo sus ideas. Fue requerido en nuestro país por Fernando VI, pero envió a su discípulo Loefling, que viajó por España y Sudamérica. Con los resultados aportados por éste, Linneo publicaría Iter Hispanicum en 1758. Fue designado médico de la casa real sueca y elevado a noble. Tras la muerte de Linneo en 1778, sus colecciones fueron cedidas por la familia a Sir James Edward Smith que creó la Linnean Society.

La obsesión de Linneo fue encontrar el orden natural que regía la naturaleza pues creía que se revelaría así el orden divino con el que Dios había creado el mundo. Trató de compendiar las especies conocidas en sus obras Systema Naturae y Species Plantarum, lo que le obligó a actualizarlas y ampliarlas reiteradamente con los nuevos especímenes que le llegaban de todo el mundo. Popularizó el sistema de nomenclatura binomial, por el que cada especie es designada con dos nombres latinos o latinizados: el genérico que se inicia con mayúscula y el específico con minúscula. Así, el alcornoque se denomina Quercus suber y la encina Quercus ilex. Es un sistema sencillo y potente que todavía es utilizado en la actualidad por los científicos. Evita largas descripciones y se aprovecha del latín que es una lengua muerta y, por tanto, neutral.

Los nombres científicos

La Taxonomía es la ciencia que se ocupa de la clasificación de los organismos en diferentes categorías o taxones. La parte de la taxonomía que regula la adjudicación precisa de los nombres asignados a los diferentes taxones se denomina Nomenclatura. La unidad básica de la clasificación es la especie. El conjunto de especies con ciertas características comunes se agrupan en una categoría taxonómica de mayor jerarquía denominada género. Los géneros se agrupan en familias, éstas en órdenes y, sucesivamente, en clases, troncos y reinos.

Los nombres científicos hacen referencia a algún rasgo de las especies, como Rana pyrenaica (la rana del Pirineo), Canis familiaris (el perro). Pero algunos nombres poseen un curioso origen. Unos son producto de bienintencionadas dedicatorias, pero otros son resultado de equivocaciones o de la vanidad o poca sensibilidad del científico de turno. Por ejemplo la mariposa isabelina Graellsia isabelae descubierta en los pinares españoles está dedicada al entomólogo riojano Mariano de la Paz Graells y a la reina Isabel II, pero la subespecie francesa Graellsia isabelae galliaegloria está dedicada literalmente a la “gloria de Francia”.

Los códigos de nomenclatura recomiendan evitar nombres ofensivos o malsonantes y no usar nombres destinados a gastar bromas o humillar a alguien. Por ello existen un Código Internacional de Nomenclatura Botánica (siglas en inglés ICBN) y otro código para zoología (ICZN).

5 lectores están discutiendo el artículo

Parnassius apollo EN CASTELFRÍO

20th agosto 2006 | Artrópodos,Fauna,Historia,Insectos,Montañas

Parnassius apollo

Cópula de mariposas apolo. Castelfrío, Teruel. Hoy

Te envío unas fotos de apolos apareándose en Castelfrío, por los páramos donde hace setenta años se mataron a tiros. ¡Es una esperanza!

Parnassius apollo

Cópula de mariposas apolo. Castelfrío, Teruel. Hoy

4 lectores están discutiendo el artículo

SETENTA AÑOS DESPUÉS

19th agosto 2006 | Historia,Paisajes

El pasado oculto (1999)

El pasado oculto. J. Casanova y otros. Mira Ed., 1999

Estos amaneceres de agosto, recorrer los rastrojos recién segados y pisar las cañas de cebada humedecida con el rocío recupera olores que hace años impregnaban las eras de los arrabales de Teruel, cuando se amontonaban haces de cebada, que los zagales convertíamos en castillos de heroicas batallas de la guerra de la que sólo conocíamos las hazañas transmitidas por películas y cómic; el silencio impuesto por el temor, marcó un vacío histórico en la generación que nacimos después, cuando, además, el régimen abría puertas al exterior y el país recuperaba de nuevo la economía.

Pero entre sabinares, bancales y pinares sigue impresa la crueldad de la Guerra Civil que comenzó hace setenta años. Restos de metralla, parapetos de piedras, trincheras excavadas a pico y pala sobre las lomas de Corbalán y Castelfrío, hoyos abiertos por explosiones de mortero o bombas de la artillería y aviación, señalan que aquí se enfrentaron dos bandos para fijar posiciones desde donde definir la ocupación de la ciudad de Teruel, allí donde el río Alfambra corta el valle; y ello supuso la muerte de muchos, la vida destrozada de la mayoría. El silencio roto por el viento, que casi siempre otea en este lugar, que la toponimia propiamente llama como Castelfrío, conserva voces, gritos y lamentos de quienes en el ardor de la batalla, en la lucha por sobrevivir arrinconaron sentimientos de humanidad ante el ritmo que marcan las ráfagas, las marchas marciales, las órdenes de mando.

Soy de una generación que vivió el adoctrinamiento de los vencedores, y el silencio de tu alrededor para hablar de esta época. Este año aniversario de la II República -no sé quien ha marcado el toque de ruptura de este silencio-, ha significado recuperar la historia perdida, entregar la dignidad a todos los que sufrieron esos momentos, poder hablar de la barbaridad de una guerra sin temor con ello a provocar otra.

Estos restos del paisaje mantienen viva la memoria. Como se mantiene entre los hombres y mujeres que derrotados sufrieron cárcel y tortura, exilio, para romper mitos y leyendas creados en torno a ellos, presentándose como personas que se vieron inmersas sin quererlo en un odio que se extendió por todo el país. Y lo más increíble es que, a pesar del tiempo, a pesar del sufrimiento, su voz transmita humanidad, solidaridad, amor a la vida; que sigan creyendo en los poderes públicos cuando estos representan a los ciudadanos y constituyen la garantía para fijar el interés general pensado en valores sociales, siempre dentro de un estado de derecho. Quien pretendió que la victoria supondría borrar la historia, se equivocó; la historia esta ahí y nosotros para conocerla.

La batalla de Teruel [Wikipedia]
La puñetera verdad J. Cercas/El País


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

octubre 2019
L M X J V S D
« sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS