Barracuda

Archivos de posts de 7th agosto, 2006

MORTALIDAD DE FAUNA EN CARRETERAS (II)

7th agosto 2006 | Biodiversidad,Fauna

golondrina común

Individuo juvenil de golondrina común. A-122 (Zaragoza). Agosto, 2006

El pasado domingo Sekano y Barracuda se echaron al monte para sentir el palpitar de la naturaleza en pleno estío. El calor de semanas pasadas y el cierzo de estos últimos días han dejado las estepas del Ebro bajo mínimos.

Uno de los motivos que centraron nuestra atención fue la alta mortalidad de fauna detectada en la carretera A-122 que une Alagón con Rueda de Jalón, en la provincia de Zaragoza. En veinte kilómetros encontramos dos zorros (Vulpes vulpes), dos golondrinas (Hirundo rustica), una codorniz (Coturnix coturnix) y un verdecillo (Serinus serinus) atropellados. Todos los cadáveres bastante recientes.

La carretera discurre entre una zona de huertas y una zona de cortados de yesos. El cierzo era fuerte ese día. Ello puede explicar el atropello de golondrinas, por ejemplo, que en estas jornadas suelen volar muy bajas.

codorniz común

Codorniz común. A-122 (Zaragoza). Agosto, 2006

zorro rojo

Zorro rojo. A-122 (Zaragoza). Agosto, 2006

El atropello de vertebrados en las vías de circulación es uno de los fenómenos más estudiados y se conocen numerosos tramos “negros” de las carreteras españolas. Las bajas se dan entre anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Si bien suelen ser noticia los atropellos de especies emblemáticas y escasísimas como el lince ibérico –en Doñana han muerto así 17 ejemplares desde el año 2000- la mortalidad de pequeños vertebrados es muy elevada.

Los animales son atropellados al cruzar las carreteras. Los reptiles, también, al solearse en el asfalto negro; por la noche las víctimas son anfibios como los sapos, o bien especies de vida nocturna como chotacabras, lechuzas y liebres, que quedan deslumbrados.

Se sabe que esta mortalidad depende del nivel de tránsito de vehículos, de su velocidad, de la anchura de la vía, además de la calidad del entorno que atraviesa. Un informe de la Comisión Europea (COST 341) de diciembre 2002 sobre el impacto de las carreteras en España estimaba en 10 millones de ejemplares anuales los vertebrados víctimas de atropello en carreteras. En el caso de las aves, un factor que determina la frecuencia de los atropellos es si la carretera se dispone a ras del terreno; o bien va en trinchera, por debajo de la cota del terreno. En este caso la probabilidad de accidente es menor porque las trayectorias de vuelo pasan suficientemente elevadas respecto de la calzada.

La solución para evitar que los animales terrestres invadan las carreteras es construir dispositivos disuasorios que los canalicen hacia pasillos adecuados, tanto bajo la vía (pasos subterráneos, drenajes) como por encima (falsos túneles). Hay que considerar en estos casos que dichos pasillos han de ser atractivos para la fauna. Aunque existen estas soluciones rara vez se aplican de forma sistemática en España.

5 lectores están discutiendo el artículo

UN POCO DE HUMANIDAD AL NUEVO URBANISMO DE TERUEL

7th agosto 2006 | Política y Sociedad,Urbanismo

Teruel

Teruel. Agosto, 2006

Intento seguir los consejos del Gobierno de Aragón, pidiéndonos tiempo para acostumbrarnos al nuevo urbanismo de Teruel, y como ciudadano no termino integrarme con este nuevo modelo de espacios abiertos, oscuros, incómodos, a los que falta humanidad. Los concursos de ideas, de los que han surgido, con escasa participación popular, parecen más orientados a sentar las bases de futuros premios internacionales y menos a lograr que las gentes de la ciudad establezcan lazos de unión con la calle.

La incorporación de nuevos elementos a la Ciudad Mudéjar contrasta con los elementos que la han venido definiendo desde sus orígenes medievales. La utilización de piedras oscuras importadas, que se desgajan apenas inaugurados, no creo ha sido una innovación que nos permita olvidar que esta ciudad se levanta con la utilización de la arcilla, materia prima económica, cuya humildad se compensa con cerámicas azules y verdes que aportan colorido y reflejos a un lugar siempre iluminado por el sol. El abanico de luces y sombras que a lo largo del día cambia la perspectivas de las calles turolenses no debiera pretenderse sustituir con la incorporación de excesivas luces que nos oculten la tenue iluminación y frescura que la noche veraniega nos aporta tras un día de canícula feroz, o los brillos de la escarcha helada bajo el cielo estrellado invernal que nos invita a pasear abrigados con bufanda y tabardo. El nuevo urbanismo tan siquiera nos aportado bancos cómodos con respaldo donde dejar pasar el tiempo contemplando los también ausentes árboles anclados con sus raíces al suelo dejando pasar el tiempo, que en el nuevo estilo de la ciudad se ven encerrados en maceteros que limitan su crecimiento y los apartan de la madre tierra.

Teruel

Teruel. Agosto, 2006

Esta nueva ciudad, responsabilidad de una clase política camaleónica que sobrevive pese a los enormes cambios sociales vividos en las últimas décadas, quizás debiera dar paso a la frescura joven que le devolviera, al menos, alegría y colorido. Si en verdad deseamos un Teruel moderno, debiéramos comenzar con dar paso a jóvenes que llenen de innovación sus calles, quizás ellos además incorporen espacios para poder vivirlos.

Ángel Marco Barea. Teruel

4 lectores están discutiendo el artículo


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

agosto 2006
L M X J V S D
« jul   sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS