Barracuda

Archivos de posts de 5th febrero, 2007

FRENAR NUESTRO RITMO, PARA SENTIR AL PLANETA

5th febrero 2007 | Contaminación,Economía,Sostenibilidad

Si aún tiene duda sobre las intenciones del American Enterprise Institute (AEI), fundado por la compañía petrolera ExxonMobil, al ofrecer a científicos y economistas varios miles de euros para minar el informe sobre el cambio climático que la semana pasada desde París difundió la ONU, le sugiero la lectura del documento de William Kovarik: ETHYL. El conflicto medioambiental de los años 20 sobre la gasolina con plomo y los combustibles alternativos.

La decisión del uso de gasolina con plomo Ethil -uso comercial elegido para el aditivo tetraetilplomo (TEP), que incrementa la antidenotación (octanaje) de la gasolina, también nombre de la empresa constituida en 1924 por General Motors y Standard Oil de New Jersey (EXXON) para comercializar el TEP-, desde su origen ha estado sujeta a presiones, a pesar de conocerse sus riesgos y la existencia de la alternativa, el alcohol etílico, con un solo inconveniente, no se podía patentar. Información que fue silenciada durante décadas, de tal forma que cuando en la década de los setenta del siglo pasado se reabrió el debate sobre la utilización de gasolina con plomo, éste se inicio sin referencias a los años 20 cuando se silenció la muerte en octubre de 1924 de media docena de trabajadores, tras enloquecer debido a un misterioso veneno que se fabricaba en una refinería de EXXON: el TEP añadido a la gasolina. Durante ochenta años, el coste ambiental y salud publica de su uso han sido externalidades no asumidas por la empresa; los beneficios de comercializar el TEP, deduzca usted dónde han ido.

No estaría mal que leyera también el artículo de Jared Diamont: Los últimos americanos: colapsos ambientales y el fin de las civilizaciones, donde analiza el declive de la cultura Maya por la destrucción de los recursos medioambientales de los que dependía. Ante el problema, reyes y nobles prefirieron asegurar su propio enriquecimiento, pensando en corto plazo, en vez de adoptar medidas para sostener su civilización, pensando en largo plazo.

Podría observar el paisaje que le rodea e interpretar la herencia dejada por generaciones pasadas. En mi caso, en el territorio donde vivo, las extensas y descarnadas montañas del Maestrazgo, sufren la deforestación, probablemente por una utilización extrema de los recursos, cultivando y llevando ganado a pastar en áreas donde las condiciones climáticas, la escasez del suelo, la excesiva pendiente no marcaban esa vocación para esas tierras. Hoy, cuando la presión humana ha desaparecido por el éxodo rural, este paisaje no siempre es capaz de reponerse del daño sufrido. Algunos echamos en falta la existencia de bosques viejos, caídos por un abuso en el uso de los recursos del territorio; van a ser necesarias demasiadas generaciones humanas comprometidas con el medio ambiente para que las bellotas que hoy se plantan se conviertan en viejos robles.

El compromiso mundial con el medio ambiente debe ser asumido por todos. Algunos debemos replantearnos nuestros logros de bienestar, cuando éste va vinculado a una dependencia de uso y abuso de recursos, que ponen en peligro su renovación, ponen en peligro la salud del Planeta. Debemos posicionarnos en el lado de la humanidad, abandonando el regazo de quienes a cambio de dejarnos picotear el pastel, continúan su política de enriquecimiento personal, sin mirar en las consecuencias a medio y largo plazo sobre las generaciones venideras.

La sociedad precisa asumir nuevos hábitos si queremos salvar esta civilización y para ello precisa estar informada. En esta labor, divulgar textos como los citados, que la Universidad Nacional de Educación a Distancia ha incorporado en una Addenda a la asignatura Medio Ambiente y Sociedad de la carrera de Ciencias Ambientales, es una ayuda para que definamos Sostenibilidad.

Angel Marco Barea. Teruel

NOTA:
En Estados Unidos, al agregar plomo (un metal venenoso) a la gasolina y no el etanol o alcohol etílico, engañaron a la gente al denominarla “etilgasolina”, aprovechando que el compuesto metálico era el tetraetilo de plomo. Así nombrada, daba la impresión de que el aditivo era etílico (alcohol) y reducía la sospecha sobre sus efectos.

1 lector ha dado su opinión


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

febrero 2007
L M X J V S D
« ene   mar »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS