Barracuda

Archivos de posts de enero, 2019

¿DEPORTES DE NATURALEZA O CONTRA ELLA? (I)

8th enero 2019 | Atentados ecológicos,Estepas,Montañas,Política y Sociedad,Sostenibilidad

Erosión por BTT. Barranco de Las Almunias. Zaragoza

Recientemente, un conocido con un hijo que se iniciaba en la ornitología me pidió que le indicara un lugar cercano a Zaragoza capital donde observar con garantías collalba negra. Le respondí -sin dudar- que fuera al barranco de Las Almunias, donde estaba descrita la existencia de una de las mejores poblaciones de esta ave rupícola en la península.

Al preguntarle, días después, cómo había ido su paseo por el barranco, me contestó, desolado, que no sólo no había visto las collalbas, sino que no tuvo ni un momento de respiro por el continuo trasiego de ciclistas, teniendo que preocuparse más por mantener su integridad física que por detenerse a observar las aves.

Sirve este ejemplo de la carga a la que, hoy día, está sometido el medio ambiente debido a los denominados deportes o actividades físicas de naturaleza, los cuales no sólo originan conflictos por el uso del medio sino también una intensa degradación ambiental. Una presión creciente, dada la demanda de ocio y deporte al aire libre propia de las sociedades desarrolladas, a la cual hay que sumar el auge del sector turístico -con poderosos intereses económicos- y, dentro de éste, del denominado turismo activo, que oferta esas actividades.

Barranquismo, piragüismo, escalada, enduro (BTT o moto), parapente, tirolinas, espeleología, senderismo, triales y carreras o marchas monte a través, rutas a caballo, con raquetas, de observación y fotografía de flora y fauna y un largo etcétera son actividades que practicadas por decenas, cientos o miles de personas cada día en los mismos escenarios, afectan directamente tanto al medio físico (suelo, agua, aire, paisaje) como al biológico (flora y fauna) (Pérez y de Pedro, 2007; Luque Valle, P. et al. 2012).

Son las actividades deportivas, turísticas y de ocio que se realizan en íntimo contacto con la naturaleza y se diferencian de aquellas otras en la que la naturaleza es meramente instrumental o requieren infraestructuras (Martínez Agraz et al., 2005). No se considerarán en este artículo, por tanto, los deportes extremos como el heli-bike y heliesquí o rallys como la Baja Aragón u otros semejantes, o deportes como el golf o el esquí alpino, cuyo impacto ambiental es perfecta u ostensiblemente cuantificable y claramente incompatible con la conservación de los recursos naturales.

Promoción de heli-bike en el Pirineo

Menos perceptible es el deterioro ambiental de las actividades calificadas como de naturaleza, en parte porque se difunden por sus promotores como ecológicas o sostenibles por el mero hecho de desarrollarse en espacios naturales más o menos bien conservados. Ese deterioro, en un medio frágil y sometido a otras muchas presiones, como el aragonés, es el que analizaré en el presente artículo.

Impacto ambiental

A continuación procedo a describir los principales y más inmediatos impactos que generan las actividades de naturaleza en el medio ambiente, específicamente en el transcurso de su ejercicio. No se comentarán, pues, el impacto de las instalaciones anejas necesarias (vías de acceso, aparcamientos, refugios), el coste ambiental del transporte hasta el escenario de la actividad y el de la fabricación de los refinados materiales que componen algunos equipos.

El impacto ambiental es la alteración ocasionada por una actividad antrópica. Se calcula por la diferencia entre la evolución natural del medio sin sufrir la actividad y tras realizarse la misma. Esa diferencia se expresa en términos de variación de la reserva genética, de los ecosistemas, de los paisajes y de los procesos ecológicos, así como del bienestar humano: un enclave deteriorado por el acúmulo de residuos abandonados o por la extinción de una especie, no solo supone una pérdida de calidad paisajística y de biodiversidad sino que impide el disfrute del sitio a futuros visitantes.

El impacto ambiental de una práctica deportiva o recreativa depende tanto del tipo de actividad (a pie, caballo, piragua, BTT, moto, quad) y del escenario, como de la intensidad de la misma o del momento en que se produce. La perturbación es más severa cuantas más personas participan, cuanto mayor es la fragilidad del espacio por su dificultad de regeneración o si sucede en momentos críticos, como la reproducción de alguna especie animal. Otro factor que influye es el grado de conciencia ambiental tanto de los participantes como de los organizadores.

Promoción de la Trans-Nomad en el Pirineo

Algunos daños son inmediatos y manifiestamente visibles, como los surcos o cárcavas ocasionados por el paso de personas y vehículos por el terreno. Otros son menos conspicuos, como puede ser el abandono de la puesta de una colonia de chorlitejos en una playa de gravas donde desembarcan un fin de semana unos piragüistas. Si las molestias se repiten varias temporadas, la población local de chorlitejos se extingue.

2 lectores están discutiendo el artículo


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

enero 2019
L M X J V S D
« dic   feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS