Barracuda

NATURALISMO DE CAMPO (II): EL EQUIPO

14th julio 2006 | Fauna,Flora,Naturalismo

naturalistas

Naturalistas equipados en La Lomaza (Belchite). Mayo, 2005

INICIACIÓN AL NATURALISMO DE CAMPO (II): EL EQUIPO

En la primera entrega dedicada al naturalismo de campo se hizo mención al cuaderno de campo, a sus características y uso como herramienta imprescindible. En esta ocasión haremos referencia a otros materiales que suelen estar presentes en la mochila de todo naturalista. Dependiendo de qué elementos se vayan a observar en el campo, unos u otros materiales serán más o menos necesarios. Por otra parte, se aconseja empezar con materiales sencillos y, si nuestro interés por el naturalismo se afianza, siempre se puede optar por invertir en materiales de mayor calidad.

Uno de los instrumentos básicos es la cartografía. Los mapas permiten diseñar las excursiones, hacer previsiones y aprovechar realmente la salida. Para tener una visión general de la zona a recorrer o para conocer los accesos puede servir un mapa de carreteras, una guía turística o una de rutas naturalistas que ya suelen indicar los parajes de mayor interés. Pero es importante contar, además, con un mapa detallado de la zona donde se lleva a cabo la excursión o el recorrido.

Lo más habitual es disponer de la cartografía del Servicio Geográfico del Ejército escala 1/50.000 cuyas hojas son de libre difusión o del Mapa Topográfico Nacional del Instituto Geográfico Nacional (Ministerio de Fomento) y que se pueden encontrar en librerías. Estos mapas contienen gran cantidad de detalles, sus cuadrículas de un kilómetro cuadrado corresponden al sistema de coordenadas geográficas UTM, empleado habitualmente, y las curvas de nivel con una equidistancia de 20 metros dibujan bien el relieve y permiten establecer con bastante precisión la altitud de un punto. Junto con el mapa es conveniente portar una brújula para orientarlo.

mapas

Detalle de una hoja de escala 1/50000 del Servicio Geográfico del Ejército

Uno de los retos que se ofrecen al naturalista es alcanzar a ver lo pequeño o lo que está lejos, para lo cual hay que disponer de instrumental óptico. Para los aficionados a las plantas la lupa será imprescindible, pues es necesaria para la observación de determinados órganos de reducido tamaño de las plantas o, para los que estudian reptiles, si tienen que contar las escamas de una pequeña lagartija. En tiendas de óptica y de fotografía venden un tipo de pequeñas lupas de bolsillo, manejables y útiles para estos menesteres, con una potencia de ocho o diez aumentos y con un coste de entre tres y seis euros.

Para la observación de aves, los prismáticos se hacen imprescindibles. Se clasifican por su poder de aumento y la luminosidad, que se calculan según la numeración que llevan marcadas los aparatos. Así, en unos prismáticos de 8×30, la primera cifra indica los aumentos (8) y la segunda indica el diámetro de la lente de entrada (30 milímetros). La luminosidad se calcula dividiendo ambas cifras: 30/8 = 3,75. Así unos prismáticos 10×50 son más luminosos (50/10 = 5) y permiten usarlos al amanecer o al atardecer, pero son más pesados. El peso es un factor a tener en cuenta. Igual que la resistencia al desgaste, a los golpes o a la humedad y la lluvia. Esto hace que los precios de estos aparatos abarquen un amplio rango. Para el principiante unos prismáticos de tipo medio de 8×30 son más que suficientes. Los hay desde 70 ó 90 euros de precio.

Otros elementos útiles como una pequeña regla milimetrada o una cinta métrica pueden servir para tomar medidas o como referencia si fotografiamos huellas o rastros.

GUÍAS DE CAMPO

Las guías de campo son publicaciones que recogen la flora o la fauna de un continente, de un país o de una localidad y permiten identificar en el campo las especies con las que se encuentra el naturalista. Las hay de una amplia variedad: de aves, de reptiles, de mamíferos, de insectos, de plantas… y con diferente grado de profundidad. Para el aficionado que comienza hay que recomendarle que empiece por las más sencillas y básicas para, con el tiempo, decidirse por otras más completas. En sucesivos capítulos dedicados a la observación de un determinado tipo de fauna o flora se aportarán títulos concretos a modo de orientación, pero las características comunes de cualquier guía de campo es que ésta ha de ser transportable, manejable y resistente, es decir, que no pese demasiado, que se puedan encontrar y consultar fácilmente los contenidos y que posea una tapas duras o plastificadas que aguanten el desgaste.

Comparte esta información:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • Twitter

Comentar este post (1 comentario)



  • 1. Miguel Angel Morales  |  septiembre 18th, 2007 a las 6:35 pm Usa el Saltamontes para subir

    Escribo desde México…Me ha interesado tus páginas…Espero que pronto incluyas tus comentarios sobre cómo ver los peces….Un saludo y felicidades…


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

septiembre 2019
L M X J V S D
« ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS