Barracuda

ESTE ES EL (BAJO) NIVEL DE NUESTROS POLÍTICOS

12th diciembre 2008 | Expo2008,Política y Sociedad

Carta abierta a Belloch

Alcalde: la Expo salió demasiado bien. No te lo perdonan… No nos lo perdonan. El río recuperado para siempre, los puentes, los cinturones, los barrios, las inversiones, el nombre y la fama de la ciudad- Demasiado para un socialista- Demasiado para Belloch.

Y cuando hablo de que no te perdonan, no me refiero a la derecha política, que estaría en su derecho, me estoy refiriendo a la derecha de verdad, a la que paradójicamente más les ha beneficiado esta etapa de prosperidad, a la que influye y manda, y la que, este es su drama y su trauma, ni ha protagonizado, ni pilotado, ni dirigido todo este maravilloso momento de cambio que vive la ciudad.

¿Te acuerdas del principio? Te hicieron –nos hicieron– la vida imposible. “¡Se irá!”, “¿qué querrá de verdad?”, “no aguantará”, decían. No aguantaban que alguien que ellos no manejaran, alguien en quien no pudieran influir, llegara a ser alcalde de Zaragoza. Ellos siempre prefieren peleles. Evidentemente no te conocían, te empeñaste en ser alcalde y lo fuiste, pasando cuatro años como concejal en la oposición. Rudi se fue, tu no.

Y empezaste a conseguir que Zaragoza se moviese, que se hablara de ella, que el mundo entero nos mirara y que viviéramos momentos de esplendor que nadie se había atrevido ni a soñar. Y cesaron los ruidos, pero no porque se hubieran dado cuenta de que se habían equivocado, no porque admitieran que tú –por supuesto también la ciudad–, hubieras ganado, ni siquiera por la Expo. No, Juan Alberto, suspendieron transitoriamente la lucha porque se dieron cuenta de que los ciudadanos –¡bendita democracia!– se hubieran levantado en armas, porque los zaragozanos sabían que por fin tenían un buen alcalde.

La derecha, la derecha de verdad, no es un prodigio de ética, pero tampoco es necia-Convenía un alto el fuego, incluso un subirse al carro del enemigo y participar en los honores de una gran victoria. Pero ellos, que nunca entendieron la Expo, tampoco entienden que la Expo empieza ahora. Por tanto, se acabó el armisticio: comience de nuevo el acoso y derribo.

Pero, ¿cómo conseguir que ese apoyo popular hacia el alcalde se difumine?, ¿cómo lograr el campo libre para la batalla?. Fácil: se busca un tonto útil que esté muerto políticamente, pero no enterado de ello; una buena campaña mediática de casquería, amarillismo, demagogia y mentiras; tipografía de lujo- y a esperar. En su estrategia piensan que los ciudadanos son manipulables y que pronto se olvidarán de la Expo, que incluso no saldrán de casa para no ver la nueva ciudad. Que una mesa, unas sillas y un despacho –que otros alcaldes utilizarán después de ti–, serían suficientes para acabar contigo. Y se equivocaron.

Juan Alberto, no sé si esta carta servirá de algo. No sé si es un mero desahogo personal o una necesidad de que por una vez se publiquen verdades, sentimientos, sensaciones e indignaciones que empezamos a tener muchos ciudadanos….

Alcalde, me despido hasta mañana, porque tenemos que seguir trabajando en los grandes proyectos de esta ciudad: gestionar los más de 100 millones de euros que hemos logrado del Gobierno central, los proyectos del tranvía, el museo de la ciencia, el plan de barrios, la futura Expo Paisajes 2014, la creación de empleo y la trasmisión de ilusión. Seguir haciendo de Zaragoza, en definitiva, aquella ciudad que en 1999 tú tenías en la cabeza y hoy todos tenemos ante nuestros ojos.

Francisco Catalá
Concejal de Hacienda, Economía y Rég. Interior del Ayto. de Zaragoza
El Periódico de Aragón, 11.12.2008

Comparte esta información:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • Twitter

Comentar este post (1 comentario)



  • 1. José Luis  |  diciembre 12th, 2008 a las 5:40 am Usa el Saltamontes para subir

    Esto…lo he leído hace media hora y no acabo de creerlo. Ha de ser algún tipo de broma.

    En la noticia de al lado Biel afirmaba que los aragoneses anhelaban fervientemente Gran Scala.

    Y en la de abajo se comentaba el visto bueno de Ordenación del Territorio para la ampliación de Cerler. Menudo nombre tan siniestro: ordenación del territorio; ¿estaría desordenado antes?.

    No he querido seguir leyendo. Lo de la carta es para mirarla varias veces. Ni Bécquer alcanzó tal grado de lirismo en sus declaraciones amorosas.

    En fin, son políticos al nivel que la sociedad exige. Últimamente estoy explorando la vía de la resignación, y estoy bastante satisfecho.

    Salud.


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

abril 2020
L M X J V S D
« mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS