Barracuda

POLEN EN EL VIENTO

21st febrero 2016 | Biología,Fenología,Flora

Bassia scoparia

Polinización de Bassia scoparia. Zaragoza

Las alergias ocasionadas por el polen que transporta el viento constituyen actualmente un importante problema de salud pública que, incluso, obliga a repensar qué árboles se plantan en las ciudades. A continuación se explica qué es el polen y su función en las plantas, con mención a los principales grupos de plantas que polinizan mediante el viento.

El polen

La producción de polen es rasgo exclusivo de las plantas espermatofitas, las que se reproducen mediante semillas (esperma: semilla; fito: planta). Actualmente son las plantas que dominan el paisaje vegetal del planeta ya que han sido capaces de colonizar casi todos los hábitats debido al éxito evolutivo que conlleva sobreponerse a la sequedad ambiental y, entre otras funciones, independizarse del agua para su fase de reproducción sexual y no necesitar que las células reproductoras o gametos masculinos tengan que nadar activamente en busca de las femeninas, como aún sucede en musgos y helechos.

En las espermatofitas, las células sexuales masculinas van bien protegidas y resguardadas en el interior de los granos de polen, los cuales van a depender de agentes externos como el viento o los animales para viajar y alcanzar las inmediaciones de las células reproductoras femeninas.

Hay que tener en cuenta que estas plantas generan, por una parte, unas estructuras femeninas complejas denominadas primordios seminales que contienen en su interior el gameto femenino, denominado ovocélula u oosfera, inmóvil. Y, por otro, los granos de polen, con los gametos masculinos. El grano de polen que alcanza el primordio seminal emite una estructura tubular denominada tubo polínico, que conduce los gametos masculinos hasta la ovocélula. Tras la fecundación el primordio seminal da lugar a la semilla, que es el órgano de dispersión y multiplicación de las espermatofitas.

El grano de polen es una estructura microscópica, más o menos globosa y redondeada, en la que una cubierta mantiene protegidas en su interior a un par de células sexuales masculinas encargadas de la fecundación y a otra célula vegetativa que será la encargada de formar el tubo polínico. La cubierta protectora consta de una capa externa o exina y de otra interna o intina. La externa es rígida e impermeable y posee protuberancias y rugosidades características para cada género e, incluso, cada familia de plantas, lo que permite su identificación al microscopio.

La intina, más delgada, y de naturaleza celulósica o pectínica, hace las veces de pared celular de las células y forma parte del tubo polínico que genera la célula vegetativa, por donde migran los gametos masculinos. Para ello la exina presenta unos poros o aperturas cuya disposición también es característica en cada grupo de plantas emparentadas.

El término polen proviene del latín pollen o polvo muy fino y fue utilizado por primera vez ya por Linneo. El tamaño de los granos de polen oscila desde las 2,5 y las 250 micras, en el caso del dondiego de noche (Mirabilis jalapa), en el que por su dimensión sí que son visibles individualmente. La distancia que puede recorrer el polen depende de las especies y oscila desde varios kilómetros a unos pocos cientos de metros en el caso de pólenes muy pesados como sucede en el maíz.

lluvia de azufre

Lluvia de azufre. Zaragoza

La exina está constituida por la esporopolenina, sustancia difícilmente degradable, lo que la convierte en persistente tras su caída al suelo. Así, pueden encontrarse estas cubiertas en sedimentos de lagunas y en estratos arqueológicos, sirviendo las mismas para conocer la flora de tiempos remotos y reconstruir los ambientes y el clima del pasado. Hay toda una ciencia que se encarga del estudio de los pólenes, como es la Paliniología.

Polinización: por animales o por el viento

Las plantas con semillas se dividen en dos grandes grupos. Por un lado las plantas gimnospermas (gimno: desnudo) que producen las semillas desnudas y, por otro, las angiospermas (angio: recipiente) que son aquellas que mantienen las semillas protegidas en el interior de un ovario.

Las plantas gimnospermas más conocidas son los pinos y los cipreses. En éstas los primordios seminales van dispuestos en una piña o cono formada por unas brácteas o escamas dispuestas alrededor de un eje que tienen la única misión de soportarlos. Los gametos masculinos se generan en unos pequeños y abundantes conos formados también por numerosas escamitas bajo las cuales se forman los granos de polen.

Las plantas angiospermas, en cambio, albergan los primordios seminales en un ovario protector -que dará lugar al fruto- todo ello en el interior de una estructura que es la flor, generalmente constituida por un cáliz y una corola, formada ésta por los pétalos. El polen se forma en las anteras de los estambres, dispuestos éstos, también, en el interior de la flor.

La polinización es el proceso por el cual el polen viaja desde los conos masculinos hasta los conos femeninos, en el caso de las gimnospermas, y desde las anteras hasta el estigma del pistilo femenino, en las angiospermas. Fundamentalmente, ese recorrido lo hacen los granos de polen transportados bien por el viento (anemogamia, de anemo, viento y gamo: unión) o bien por animales (zoogamia), especialmente insectos (entomogamia).

Las gimnospermas son anemógamas, sistema que precisa de la producción de enormes cantidades de polen con el fin de que algunos granos alcancen los conos femeninos. Dentro de las gimnospermas hay dos notables familias como son Cupresáceas y Pináceas. En ambos casos los conos masculinos son numerosísimos y van dispuestos en el extremo de las ramillas para facilitar la dispersión por el viento. La familia Cupresáceas está integrada por árboles o arbustos perennifolios, rústicos, que podemos encontrar en formaciones naturales como las sabinas y enebros (género Juniperus) o en jardinería, como sucede con el ciprés común y ciprés de Arizona (gen. Cupressus). Son todos ellos de los más tempraneros pues ya a finales de enero o febrero pueden liberar el polen.

La familia Pináceas la forman principalmente pinos (gen. Pinus) y abetos (gen. Abies) y piceas (gen. Picea). Son árboles también perennifolios que forman bosques naturales y también son muy usados en jardinería y repoblaciones. Los pinos ocupan un amplio rango de altitud, desde el pino carrasco que vive en las zonas más cálidas de la depresión del Ebro hasta los pinos negral y royo de las montañas o el pino negro, que marca el límite del bosque en la alta montaña. En el valle comienza la polinización en abril y progresivamente asciende en altitud alcanzando junio el pinar de pino negro. La producción de polen es tan intensa en estos árboles que la brisa levanta enormes nubes amarillas de los pinares que luego precipitan en el suelo, lo que se conoce como lluvia de azufre. El grano de polen de los pinos posee dos sacos aeríferos o flotadores con el fin de mantenerse más tiempo en suspensión.

Salsola vermiculata

Flores del sisallo (Salsola vermiculata). Zaragoza, julio, 2007

Entre las angiospermas encontramos tanto plantas entomógamas como anemógamas. Las que dependen de los insectos producen flores vistosas con pétalos grandes y coloreados, producen fragancias atractivas o bien proporcionan una nutritiva recompensa, como es el néctar o el propio polen. El polen de las plantas entomógamas es denso y viscoso para adherirse al cuerpo de los animales. Familia típicamente entomófila es Rosáceas, en la que se incluyen interesantes especies frutales (almendro, peral, manzano, ciruelo, cerezo) cuya producción depende en buena parte de la actividad de las abejas. Otras importantes familias que dependen de los insectos para su polinización son Labiadas (tomillo, romero, menta, lavanda) y Leguminosas (alfalfa, judías, tréboles). Muchas veces, las noticias relativas a las alergias causadas por pólenes se ilustran con imágenes de bellos campos de almendros o cerezos en flor. Pero el polen de estas plantas no flota en el aire y es muy improbable que las personas puedan entrar en contacto con él.

Las angiospermas anemógamas desarrollan flores con pétalos diminutos o ausentes y carecen de colores u olores atractivos. Los estambres masculinos penden muy libres con el objeto de que el viento arrastre el polen, el cual es ligero y muy abundante.

Algunas familias son responsables de la mayor parte del polen presente en el aire. Una de las más amplias y cosmopolitas es Gramíneas. Son plantas herbáceas dominantes en zonas esteparias, praderas y pastizales. Se caracterizan sus especies porque las flores se agrupan en espigas. La presencia de su polen en el aire abarca varios meses debido a la multitud de especies que componen la familia, las cuales solapan sus periodos de polinización.

Otra amplia familia que proporciona un largo periodo de polinización es Quenopodiáceas a la que pertenecen la acelga y la espinaca pero que tiene innumerables especies silvestres tanto herbáceas, como son los cenizos (gen. Chenopodium), o arbustivas como es el sisallo. Son especies muy abundantes en nuestra región porque unas son pioneras, propias de suelos alterados y removidos y otras de suelos nitrogenados como la capitanas (Salsola kali) o Bassia scoparia, que forma densas poblaciones. Una familia cercana cuyos pólenes se estudian conjuntamente en alergología es Amarantáceas, constituida por los bledos o amarantos (gen. Amaranthus), especies herbáceas colonizadoras también de terrenos alterados.

Mención especial merece una quenopodiácea como el sisallo (Salsola vermiculata), arbusto propio de terrenos arcillosos, salobres y secos sometidos a pastoreo desde antaño, con una amplia distribución en Aragón. En zonas con suelo húmedo le acompaña una sosa arbustiva como Atriplex halimus que se emplea cada vez más en revegetación de taludes y medianas.

Elymus repens

Espiga de Elymus repens. Monzalbarba (Zaragoza)

Una especie responsable también de una intensa polinización de final de primavera y principios de verano es el olivo. Cultivado extensamente o como ornamental, pertenece a la familia Oleáceas, igual que los aligustres y fresnos, también estos últimos muy madrugadores pues pueden verse florecer a finales de año y principios de enero en las comarcas más cálidas.

Otros dos grupos con importante presencia en nuestra región son las familias Fagáceas y Salicáceas. La primera comprende hayas (gen. Fagus), robles, encinas y coscojas (gen. Quercus) que forman amplios bosques o matorrales en somontanos y cordilleras; y la segunda engloba a los sauces (gen. Salix) y álamos (gen. Populus) árboles o arbustos ligados a los cursos de agua. En ambas familias las flores masculinas se agrupas en unos racimos colgantes denominadas amentos para facilitar el arrastre del polen por el viento. En el caso de sauces y álamos, las semillas se dispersan gracias a una borra algodonosa que las rodea y les permite flotar en el aire, pero estas masas algodonosas nada tienen que ver con el polen aunque a veces sirvan para ilustrar -erróneamente- en prensa las noticias sobre la alergia al polen.

También es significativa la aportación polínica de las especies de otras familias. Así sucede con Urticáceas, que comprende las ortigas (gen. Urtica), abundantes en suelos muy estercolados, y la parietaria (Parietaria officinalis subsp. judaica) que crece al pie de muros y paredes. Con menor significación está la familia Plantagináceas, que engloba a los llantenes (gen. Plantago).

Referencia especial merece el plátano de sombra (Platanus hispanica), único representante de la familia Platanáceas. Un árbol cuya intensa utilización en jardinería hace que la presencia de su polen en primavera sea muy elevada, registrándose en Zaragoza capital concentraciones superiores a los mil granos por metro cúbico de aire cuando incluso familias enteras como gramíneas o quenopodiáceas alcanzan sólo unas decenas o algunos cientos de granos por metro cúbico.

Comparte esta información:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • Twitter

Comentar este post (2 comentarios)



  • 1. Jose  |  febrero 23rd, 2016 a las 10:07 pm Usa el Saltamontes para subir

    Creo que más que pensar en que árboles poner en las ciudades lo que se tenía que hacer es aumentar el presupuesto para la investigación de las alergias y las enfermedades del sistema inmunitario que van en aumento exponencial desde hace décadas. Las plantas han estado siempre y las alergias son enfermedades modernas, aunque tienen componente hereditario lo de ahora no es normal, dicen que algunas sustancias como la contaminación del aire por combustible diésel pueden actuar como activadores, tal vez los disruptores endocrinos también tengan algo que ver, lo que está claro es que el polen nunca ha sido tan problemático como ahora.

  • 2. Lygeum  |  febrero 24th, 2016 a las 8:42 am Usa el Saltamontes para subir

    No, las plantas no han estado siempre ahí. El ser humano ha modificado la estructura vegetal. El impacto del polen de los plátanos de sombra es brutal, por la expansión que este árbol -exótico y artificial- ha tenido. Igual que los cipreses. El domingo pasado andaba por Garrapinillos y empezó a soplar viento y salía “humo” de los setos de cipreses de las urbanizaciones y los chalés. Era dantesco. En unos minutos se puso una niebla irrespirable de polen.

    Ni los arquitectos municipales, ni los de los viveros ni los que compran árboles para plantar en su chalé tienen puta idea de las consecuencias de poner un árbol u otro en un jardín o en una avenida. Así nos va con el tema del polen, de las aceras que se levantan o de los pinos que se caen con el cierzo.

    Me contaba un experto de un laboratorio que los extractos del polen de las plantas de las cunetas de autovías y carreteras son más potentes que los de los de esas mismas plantas cuando viven alejadas. Posiblemente por la contaminación o el estrés de vivir junto a las carreteras. Pero esto es secundario.

    Ahora en Zaragoza van a poner otros árboles en Gran Vía cuando quiten los plátanos de sombra, gracias a la consulta a alergólogos.


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

noviembre 2019
L M X J V S D
« oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS