Barracuda

REIVINDICAR EL EBRO LIBRE

14th enero 2019 | Ecologismo,Política y Sociedad,Ríos,Sostenibilidad

Compuertas abatidas en el azud de Vadorrey. Río Ebro. Zaragoza

Desde las organizaciones ecologistas Asociación Naturalista de Aragón ANSAR, Ecologistas en Acción, VoluntaRíos Aragón y Amigos de la Tierra Aragón queremos hacer una llamada de reflexión a la ciudad de Zaragoza sobre el debatido azud del Ebro. Habitualmente se nos presenta a los ecologistas como aquellos que defienden la naturaleza y su fauna y flora frente a los que defienden los aspectos lúdicos que nos ofrece el río, cuando realmente no es así.

En las largas reivindicaciones y actividades que desde hace más de 40 años llevamos desarrollando en los ríos hemos difundido los valores de los ríos como espacios de disfrute y ocio pero sin que ello nos hiciera olvidar que estos son ecosistemas fluviales que nos ofrecen múltiples servicios a las personas, entre otros la calidad del agua de la que depende nuestra vida y todas las actividades. Por ello, consideramos que debemos respetar y valorar el río que tenemos, un río mediterráneo, con sus estiajes y sus crecidas y que en este sentido habría que adaptar la navegación al río y no al revés.

Tras diez años de la celebración de la Expo se habla del legado positivo de la Carta de Zaragoza y de la Tribuna del Agua, un espacio donde se habló de la importancia de los ríos y de cómo las actividades humanas, entre ellas las obras en el cauce, estaban influyendo en su deterioro. En el caso de Zaragoza, la Expo también nos dejó un legado negativo que estamos pagando y no sabemos todavía las repercusiones que nos puede provocar en el futuro, este es el caso del Pabellón Puente, un obstáculo permanente que genera una incisión en profundidad y una erosión en márgenes que requiere inversiones económicas periódicamente. A ello hay que añadir los restos de escombros procedentes de la construcción de los puentes y del iceberg, así como los dragados del canal de navegación fluvial que influyeron en el flujo de la corriente y que dificultaron la navegación que hasta ese momento se realizaba en el Ebro, como bien han reconocido diferentes piragüistas y remeros.

Por otro lado, si consideramos el punto de vista meramente jurídico, en la actualidad el azud debería desmantelarse, dado que el permiso de la CHE fue para una concesión hidroeléctrica, aspecto que nunca se ejecutó y caducada la concesión que justificaba la construcción del azud, el art. 101 de la Ley 33/2003, del Patrimonio de las Administraciones Públicas, obliga a su demolición a costa del concesionario.

La construcción de un obstáculo transversal al flujo natural origina acumulación de fangos, impide la movilización de sedimentos y en este caso también retiene los aportados por el Huerva, influye en la salud del ecosistema con consecuencias negativas para la calidad del agua y en definitiva para la salud de las personas a la vez que requiere recursos económicos anuales para su mantenimiento y que pagamos entre los habitantes de la ciudad. Tal como exponía Giancarlo Gusmaroli en las jornadas recientes realizadas en Zaragoza sobre El agua y los ecosistemas fluviales en la ciudad, estos azudes se asemejan a las trombosis que se pueden producir en el cuerpo humano. Los ríos son sistemas complejos y uno de los factores que influyen en su calidad es el flujo permanente del agua.

Vadorrey

El azud retiene los fangos. EPA. Zaragoza, 1 de julio de 2017

Por todo ello, consideramos que no sólo se puede mirar a las entidades que defienden el mantenimiento del azud para fines recreativos, el Ebro es mucho más que recreación y es necesario contemplar todas las funciones. Actualmente es reconocido a nivel internacional, la necesidad de ir eliminando obstáculos transversales que generan problemas permanentes para el río y todavía más en una perspectiva de cambio climático donde se prevé el aumento de fenómenos extremos.

Una de las razones para la continuidad del azud se justifica en la inversión realizada que ahora hay que aprovechar, sin embargo nada se dice de la realizada en los embarcaderos del Canal Imperial, nunca utilizados, así como algunos de los instalados en el Ebro y que los propios piragüistas han declarado su inutilidad.

Así mismo denunciamos el continuo incumplimiento de los compromisos adquiridos durante 10 años relativos al seguimiento y estudio del azud y de sus consecuencias, aspecto que constituía uno de los requisitos planteados por la CHE en el permiso de concesión, pero que sin embargo nadie se preocupó de su cumplimiento.

Zaragoza que se considera ejemplo en los temas del agua, debe superar este conflicto y hacer compatible los deportes acuáticos con la buena salud del río.

Porque deseamos un río vivo que garantice agua de calidad para los habitantes de la ciudad y de su cuenca, es por lo que consideramos que hay que caminar al desmantelamiento del azud y apoyamos no obstante medidas provisionales que acompañadas de un seguimiento científico adopten las resoluciones definitivas.

Asociación Naturalista de Aragón ANSAR
Ecologistas en Acción
VoluntaRíos Aragón
Amigos de la Tierra Aragón

Comparte esta información:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • Twitter

Comentar este post (2 comentarios)



  • 1. Ismaelnatural  |  enero 17th, 2019 a las 12:43 pm Usa el Saltamontes para subir

    ¿Por qué el azud del Ebro?

    La construcción de un azud en medio de un río supone un cambio total en sus características ambientales. En primer lugar transforma el río (para los caudales habituales) con sus zonas de corriente (rápidos) llenas de cantos rodados, en una charca de nivel constante. Esto elimina totalmente la fauna y flora fluviales. En el caso de los peces propios del Ebro serán sustituidos por especies invasoras más adaptadas a las aguas estancadas. Al quedarse el agua estancada o con poca corriente (especialmente en verano) se pueden producir grandes crecimientos de plantas y en el fondo del azud incluso puede faltar el oxígeno. Además, las condiciones morfológicas, aguas abajo del río, se modificarán y generarán una erosión del lecho que puede llegar a afectar incluso al cauce del río Gállego (aguas abajo del azud). También son probables afecciones hidrogeológicas donde se ubica la lámina de agua que podrían provocar problemas de conservación de los edificios próximos al río.

    Para el azud del Ebro existe una declaración de impacto ambiental (DIA) que proclama que este va a ser leve, algo bastante inconcebible pues cambiar un río por un azud es en sí mismo un impacto grave.

    Del mismo modo, se ha podido comprobar el devastador efecto del embalsamiento generado por el azud en la riberas, las cuales aparecen ahogadas y enfangadas, con arbolado muerto.

    Igualmente, se puede comprobar el terrible y monumental impacto que supone el pretendido puerto de hormigón.

    El azud contraviene la Directiva Marco del Agua pues empeora la calidad física, química y biológica del agua, es un obstáculo transversal al río que lo desnaturaliza e impide tanto los procesos de depuración natural de las aguas como la dinámica geomorfológica.

    Además, es una constante fuente de gasto económico para el Ayuntamiento de Zaragoza, sólo por su mero mantenimiento diario, siendo que no proporciona ningún servicio básico a la ciudadanía. A ese gasto hay que sumar ahora la costosa y compleja reparación de la compuerta dañada, fenómeno que se repetirá cada vez más frecuentemente conforme el azud vaya ganando en antigüedad.

    La concesión hidroeléctrica está incursa en caducidad por incumplir de modo patente el título concesional (era una concesión hidroeléctrica) y, en consecuencia, se tiene que aplicar el art. 101 de la Ley 33/2003, del Patrimonio de las Administraciones Públicas, que obliga a su demolición a costa del concesionario. Asimismo, esta solución la promueve el propio plan de la cuenca del Ebro vigente y el Reglamento del Dominio Público Hidráulico.

    Los problemas que todos los años nos provoca el azud, malos olores, mosquitos, mosca negra, exceso de algas, fangos, problemas en la calidad del agua, gastos elevados a los zaragozanos y rotura de la dinámica natural del río.

    Para terminar demos un buen ejemplo de saber conservar y restaurar de verdad este tramo urbano del Ebro en Zaragoza quitando esta presa que no sirve para nada y del todo insostenible ambientalmente!!

  • 2. Lygeum  |  febrero 5th, 2019 a las 9:18 am Usa el Saltamontes para subir

    Según Heraldo digital el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado una moción, presentada por Cs, para instar al Gobierno de la ciudad a no implementar ningún nuevo sistema de gestión del azud hasta que no se trace una estrategia de futuro, convocando una mesa con grupos municipales y partes afectadas. La oposición reprocha a ZeC la falta de diálogo.

    El Gobierno de Zaragoza en Común anunció recientemente la puesta en marcha de un nuevo sistema de gestión de las compuertas del azud de Vadorrey que va a suponer la inhabilitación “defacto” de las compuertas del mismo durante varios días a la semana. La medida ha sido criticada tanto por vecinos, como por deportistas y también por la oposición. Desde Ciudadanos han defendido una moción para instar a ZeC a no implementar ningún nuevo sistema de gestión del azud hasta que no se trace una estrategia de futuro, que cuente con los grupos municipales y todas las partes afectadas.

    La concejal de Ciudadanos Cristina Gracia cree que es “de cajón” que se informe a la gente porque uno de los problemas de ZeC es que toman decisiones “sin consultar con la gente”. También ha criticado que se cambie el sistema de gestión de puertas “sin saber la opinión de expertos en el tema”. “Existen informes que no avalan su posición”, ha remarcado la edil de Cs.

    La concejal delegada de Medio Ambiente, Teresa Artigas, ha mostrado su defensa por los sistemas de gestión activa “que garanticen más libertad y espacio al río”. “Pensamos que es la línea de trabajo en la que hay que continuar”, ha subrayado Artigas. La edil de ZeC apuesta por la “búsqueda de acuerdos”, según ha manifestado, y también por “intentar facilitar la negociación” y que el estudio de la CHE esté “lo antes posible”.

    El concejal del Partido Popular, Enrique Collados, ha subrayado la importancia deportiva que tiene el Ebro. El deporte, ha dicho, “es un derecho recogido en la Constitución española”, aunque “sabemos que para ZeC esto no es importante, tal y como dijo el propio concejal en la última Comisión”. Collados asegura que no conoce informes que avalen el abatimiento de las compuertas.

    En la misma línea se ha pronunciado la socialista Lola Ranera, quien ha hecho hincapié en que, mientras no esté el informe de la Confederación Hidrográfica del Ebro, “que se deje todo como está”, algo que ha planteado, no sólo como concejal del PSOE, sino que también ha trasladado la petición desde la Junta de Distrito del Rabal. Además, Ranera tiene claro que las conclusiones de Artigas responden “a criterios partidistas”.

    El portavoz municipal de Chunta Aragonesista, Carmelo Asensio, asegura que no hay dudas de que no se quiere desmontar el Azud, y ha insistido en que el río ha cambiado, “ha evolucionado y no es igual que hace diez años”, por ello, ha insistido en que la infraestructura “también tiene que evolucionar”. Asensio ha lamentado que “no hemos sido capaces de valorar el impacto que ha tenido el Azud sobre el río, que seguro que lo ha tenido”. El Azud se creó para facilitar una lámina estable en el río y facilitar el uso deportivo y otros y al final ha sido un estrepitoso fracaso”, ha sentenciado.


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

mayo 2019
L M X J V S D
« abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS