Barracuda

MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y GRAN SCALA (II)

26th diciembre 2007 | Atentados ecológicos,Estepas,Política y Sociedad,Sostenibilidad,Urbanismo,[EDUCACIÓN Y CULTURA]

noticia

Heraldo de Aragón, 12 de diciembre de 2007

En un artículo anterior titulado Medios de comunicación y Gran Scala (I) aporté algunos ejemplos de cómo trataban los medios de comunicación locales el proyecto Gran Scala que el Gobierno de Aragón quiere traer a esta comunidad.

El asunto no es inocente, pues sirve para demostrar cómo los medios de comunicación convencionales apoyan desde el principio la decisión del gobierno regional, tanto desde las columnas de opinión como desde las secciones de noticias.

José Manuel Naredo trata este tema en el capítulo El uso del lenguaje como instrumento de dominación amplificado por los “mass media” en su libro Raíces económicas del deterioro ecológico y social (siglo XXI, 2006). En ese apartado resume cómo el lenguaje es empleado como instrumento de reproducción social al servicio del poder, un fenómeno ya tratado por Marx, Joly, Marcuse y Orwell.

noticia

El Periódico de Aragón, diciembre de 2007

Básicamente, los medios de comunicación roban al lenguaje su función de pensamiento y de evaluación crítica, presentando un lenguaje cerrado que no explica sino que comunica decisiones. El titular de Heraldo de Aragón arriba reseñado es muy explícito. No refleja la firma del convenio entre gobierno y promotores, ni la presentación del proyecto. Simplemente emite una afirmación, sin dar pie a la crítica. Igualmente, El Periódico de Aragón publica un especial con un titular taxativo.

Comparte esta información:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • Twitter

Comentar este post (4 comentarios)



  • 1. oráculo  |  diciembre 26th, 2007 a las 2:43 am Usa el Saltamontes para subir

    He consultado el oráculo y dice que Aragón no tendrá el mayor complejo de ocio del mundo. Ese proyecto no se hará finalmente, como tantas otras cosas. Es un montaje, una cortina de humo, un tanteo, un disfraz, una farsa, un teatrillo, un bulo, una trola, un Mr Marshall, un experimento, una estratagema política, una manipulación, una pura especulación, un desprestigio, una máscara… otro carnaval salvaje más.
    Pero no se hará, que lo ha dicho el oráculo.

  • 2. NEOMYS  |  diciembre 26th, 2007 a las 1:31 pm Usa el Saltamontes para subir

    …. de momento van cumpliendo objetivos:
    1º Desviar la atención de los desastres ambientales de la EXPO.
    2º Que los proyectos urbanísticos vinculados a la montaña, en torno a las pistas de esquí, tengan menor consideración ambiental a la vista de este megaproyecto.
    3º Revitalizar el proyecto de la Ciudad del Motor de Alcañiz que, ante las perpectivas vecinas, ya han propuesto que en el futuro pueda celebrarse un campeonato del mundial de F1.
    4º Que se plantee otro uso a las infraestructuras creadas en los Monegros en torno al regadío. Esas bolsas de agua pueden entrar en el mercado para otros fines.
    5º Que en vísperas electorales, la mediocridad política aragonesa sobreviva y no presente cuentas de su incapacidad para ordenar y planificar de forma sostenible su territorio.

    ……….. unos impactados por el riesgo de este megaproyecto, otros impactados por la posibilidad de hacer grandes fortunas, todos dejamos de ver lo global con la vista puesta en ello. Esto ya estaba inventado para los burros, le ponían unas antiojeras y centraban la atención del animal hacia un punto.

  • 3. NEOMYS  |  diciembre 26th, 2007 a las 2:40 pm Usa el Saltamontes para subir

    Una pequeña transcripción de un buen libro:ALGO NUEVO BAJO EL SOL (Historia Medioambiental del siglo XX) de John R. MacNeill – Editorial Alianzaensayo:
    ….se impuso con éxito una religión más flexible y seductora: LA BUSQUEDA DEL CRECIMIENTO ECONOMICO. Capitalistas y nacionalistas -en realidad, casi todo el mundo, incluidos los comunistas- rindieron culto en el mismo altar, pues el crecimiento económico ocultaba una multitud de pecados. Los Indonesios y los japoneses toleraban una corrupción sin fin mientras la economía siguiera creciendo. Los rusos y los europeos del Este soportaron unos gobiernos torpes y supervisores. Los norteamericanos y los brasileños aceptaron enormes desigualdadades sociales. Los males sociales, morales y ecológicos se soportaron en interés del crecimiento económico; en realidad, según la propuesta de los seguidores de tales creencias, aquellos males sólo se podían solucionar con más crecimiento. El crecimiento económico se convirtió en la ideología insoslayable del Estado casi en todas partes ¿Cómo ocurrió?

    …….. seguid con el libro

  • 4. Lygeum  |  marzo 2nd, 2008 a las 11:18 pm Usa el Saltamontes para subir

    Adjunto el comentario de J. Armengol -director de El Periódico de Aragón- sobre Gran Scala. A pesar de reconocer los sucesivos fiascos en los que nos ha metido el Vicepresidente Biel, J. Armengol sigue apoyando el proyecto y dándoles ideas en Cuestión de plazos:

    De no ser por la envergadura del proyecto y por las implicaciones institucionales el devenir de Gran Scala en Aragón resultaría del todo jocoso. En apenas un par de meses hemos pasado de una presentación en sociedad con todos los honores al bloqueo de las negociaciones para la simple compra de unos terrenos de secano en regresión. Si la duda inicial de tan maravilloso proyecto era dónde estaban los 17.000 millones de euros necesarios para la inversión, el problema ahora es que no hay ni rastro de los primeros 60 millones para adquirir un monte de 2.000 hectáreas en el que implantarlo.

    A los promotores de Gran Scala les extraña la actitud cerril de los propietarios de los suelos elegidos. Y al común de los mortales le extrañará la sorpresa del consorcio internacional. Lo ocurrido con la negociación para la compra de los suelos estaba cantado desde que se conocieron las magnitudes del plan inversor y las implicaciones públicas para ejecutarlo. Es como si para comprarse uno un piso, pongamos en Las Fuentes, publicara el siguiente anuncio en un periódico de gran tirada: “Busco casa en este sector para negocio emergente. Contamos con fondos internacionales y tenemos ayuda pública”. Lógicamente, lloverían las ofertas, pero no precisamente a 200.000 euros la vivienda, precio medio de una casa tipo en sector; más bien a precio de inmueble nuevo en paseo Constitución.

    Se está comparando, con permiso de Fernando el Católico, la implantación de Gran Scala en Monegros con la llegada, hace 25 de General Motors a la ribera del Ebro junto a Zaragoza. Pero en el proceso hay alguna diferencia… sustancial. Sin ir más lejos, en la decisión del asentamiento y en la compra de los terrenos necesarios. La implantación de la factoría fue posible, amén de las negociaciones político-financieras pertinentes, por un acuerdo entre la entonces CAZAR y la multinacional automovilística para la venta del suelo en Figueruelas. Sin la intermediación de la caja aragonesa, hubieran hecho su agosto los especuladores y los aprovechados, como pretende ahora calificarse peyorativamente a aquel propietario de Monegros que no estime la venta a precio de secano malo de un suelo que cambiará sus usos y donde se hará negocio del bueno.

    CON LAS dificultades de compra en la zona elegida por los promotores se demuestra que el anuncio de la inversión en Orlando fue precipitado, al menos en los términos expresados. Es la gran contradicción de Gran Scala, un proyecto que es grande o no es y que, por tanto, necesitaba llamar la atención de potenciales socios. Al hacerlo, las empresas consiguieron no solo despertar el interés de otros promotores, sino poner sobre aviso a latifundistas que, hoy se ve, no están dispuestos a malvender sus propiedades porque lo diga el Gobierno aragonés. El estancamiento con los terrenos también pone de manifiesto que el énfasis de la DGA, particularmente de José Ángel Biel, choca con una realidad que está mucho más verde de lo que se pretendió hacer creer en diciembre, cuando el proyecto se presentó en sociedad en la simbólica sala de la Corona del edificio Pignatelli. Repárese en que son precisamente los alcaldes y ediles del Partido Aragonés en la comarca quienes ahora están lanzado, como si de una consigna se tratara, un mensaje de riesgo del proyecto ante la ruptura de las negociaciones entre los propietarios de suelo en las zonas elegidas y los promotores.

    Así las cosas, no es de extrañar que el propio vicepresidente del Gobierno aragonés, haya enfriado las expectativas iniciales y posponga al 2009 la colocación de la primera del proyecto de ocio y juego en los Monegros. Gran Scala tiene que aclararse. No se trata de poner en duda su viabilidad, pero sí de pedir a los implicados más pragmatismo y menos apelaciones mayestáticas a la ilusión colectiva y al voluntarismo como fórmula para resolver los escollos.

    El colapso en la negociación de los terrenos ha puesto pues de relieve que Gran Scala está mucho más verde de lo que se hizo saber en su momento. Y aquí es donde la parte PAR del Gobierno y el propio Marcelino Iglesias deberían avanzar soluciones y dejar de filtrar noticias sobre el supuesto interés de otras regiones. Mucho se habla de la supramunicipalidad del proyecto, que podría llevar aparejada una expropiación atendiendo al interés general de Gran Scala. Pero cuidado, no parece tan sencillo. Para conseguir que se entienda esta intervención pública extraordinaria, la DGA debe enmendar el rumbo y, desde un realismo más prosaico que las eufóricas declaraciones de hace apenas dos meses, ha de enfrentarse a unas dificultades de acceso a la propiedad que no preveía.

    Como dijimos en estas mismas páginas a finales del año pasado, el Gobierno hizo inicialmente lo que debía: evaluar el proyecto, facilitar contactos para que pudiera radicarse en el territorio y ofrecer públicamente apoyo para generar confianza. Hoy se demuestra que aún falta mucho trecho por recorrer y que fue ocioso hablar de plazos de y de emplazamientos. El proceso parece más alambicado de lo que se nos hizo ver, por más que a quienes lo señalaron se les tildara de cenizos deprimidos.

    Llegados a este punto se impone que la DGA trabaje para despejar las incertidumbres que ya se observan y que, a buen seguro, seguirán produciéndose. Más que ilusión y apoyo social, si algo necesita del Gobierno aragonés el proyecto Gran Scala es prudencia, realismo y ayuda para resolver los problemas. Lo demás no pasa de ser una quimera.
    jarmengol@aragon.elperiodico.com


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

junio 2019
L M X J V S D
« may    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS