Barracuda

MAYO EN ARAGÓN

4th mayo 2008 | Estepas,Etnografía,Fenología,Flora

Picris hispanica

Un tapiz de Picris hispanica cubre la estepa del Valle del Ebro

Mayo adquiere su nombre del latín maius, el mes dedicado a los ancianos (maiorum) en la antigua Roma. Desde el punto de vista astronómico el Sol sigue elevándose sobre el horizonte, lo que implica mayor insolación y notable aumento de las temperaturas. Prosigue la inestabilidad atmosférica, es fácil la entrada de frentes lluviosos, y son frecuentes las tormentas. En Aragón, mayo es el mes en el que más cantidad de precipitación media se recoge, aunque dado el régimen irregular que caracteriza la mayor parte de la región la variabilidad de un año a otro es grande.

Mayo muestra la vegetación en su máxima plenitud, antes de que el calor de junio empiece a agostar las plantas en las tierras bajas del Valle del Ebro. Mientras, la primavera asciende a las montañas. El incremento de temperaturas favorece el deshielo de la nieve, los arroyos del Pirineo bajan crecidos, son los mayencos. Con el calor, el verdor va ascendiendo en las montañas.

En este mes florecen los olivos, así como las gramíneas y, por tanto, los cereales. También encinas y quejigos. Al poseer polinización anemógama, su polen flota en el aire durante varias semanas, causando reacciones alérgicas en personas sensibles. En los bosques los rosales silvestres y los majuelos ponen la nota de color.

En los sotos ribereños los álamos diseminan sus frutos y desprenden penachos de borra blanca donde viajan las diminutas semillas. Los animales se hallan enfrascados en plena reproducción. Los insectos se encuentran en su apogeo. Los anfibios aprovechan para aparearse las balsas en el monte o las charcas que se crean tras las tormentas. Algunas aves ya están alimentando a la prole y su vida es un frenético ir y venir al nido para aportar comida a los pollos.

También las actividades humanas han estado adaptadas puntualmente al tiempo y a las estaciones pues el ritmo de las sociedades agrícolas estaba marcado por el ciclo anual. Con el predominio de la sociedad urbana e industrial algunas costumbres y ritos se han perdido. Otros perviven. Sin duda éste es un mes luminoso y de flores, que propicia la alegría. En algunos pueblos de la Sierra de Albarracín (Teruel) se cantan y festejan los mayos, celebraciones ancestrales que festejan la primavera. En el Valle del Ebro los escasos rebaños de ovejas trashumantes que todavía bajan a pastar durante el invierno, retornan al Pirineo siguiendo las cabañeras o vías pecuarias, de origen antiquísimo.

rosal silvestre

Rosal silvestre

Refranes

Cuando mayo va a mediar, debe el invierno acabar
No espere cosecha quien en mayo barbecha
Primer día de mayo, corre el lobo y el verano
Mayo tiene las llaves del año
La bellota que no se ve en mayo, no se ve en todo el año
Lo que mayo riega, mayo lo seca
Mayo entrado, un jardín en cada prado
Lluévame abril y mayo, y a los otros todo el año

Viens, je suis là, je n’attends que toi.
Tout est possible, tout est permis.
Viens, écoute, ces mots qui vibrent
Sur les murs du mois de mai.
Ils te disent la certitude
Que tout peut changer un jour.

Le temps de vivre. Georges Moustaki
Comparte esta información:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • Twitter

ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

noviembre 2019
L M X J V S D
« oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS