Barracuda

ESPECIES AMENAZADAS DE ARAGÓN

7th diciembre 2006 | Biodiversidad,Fauna,Flora

Rosalia alpina

Rosalia alpina. Catalogado de Interés Especial en Aragón. Gamueta, Ansó (Huesca). Julio, 2006

La amenaza de extinción y la progresiva disminución de efectivos que atenaza a numerosas especies de la fauna y flora ha obligado a las autoridades a emprender medidas de conservación con resultados inciertos y dispares. La presión social y la legislación europea, en el caso de España, les obliga a ello. En nuestro país las competencias en materia de medio ambiente corresponden en su mayor parte a los gobiernos regionales de cada comunidad autónoma. En el caso concreto de Aragón, además de las especies más llamativas como el oso o el quebrantahuesos, que son frecuente objeto de atención por parte de los medios de comunicación, otras muchas especies amenazadas pero menos conocidas pasan por momentos dramáticos y situaciones críticas pues sus poblaciones están en franco retroceso o cuentan sólo con unas decenas de ejemplares. A continuación se hace un repaso general a la situación de las especies amenazadas en Aragón.

CONSERVAR LA BIODIVERSIDAD

La flora y fauna de Aragón es de una enorme riqueza y variedad, lo que los científicos llaman biodiversidad. Esta biodiversidad es consecuencia, por una parte, de la evolución geológica del territorio y del marco general, la Península Ibérica, ubicada entre África y Europa, dos regiones biogeográficas bien distintas. Y, por otra, de la amplia diversidad de ambientes existentes en nuestra región, que abarca desde las altas cumbres pirenaicas hasta los páramos turolenses, pasando por las estepas del Valle del Ebro, los sotos fluviales y enclaves singulares como las lagunas saladas, cavidades o fuentes termales. Pero esa biodiversidad se ve mermada constantemente, por lo que nuestra región no es ajena a lo que ocurre en el resto del mundo.

Los seres vivos, a lo largo de millones de años se han ido adaptando progresivamente a los cambios geológicos y climatológicos de la superficie terrestre. Como consecuencia de ese proceso de adaptación o evolución, algunas especies han desaparecido y han sido sustituidas por otras. Los científicos han identificado seis extinciones masivas a lo largo de la historia de la Tierra. La más drástica fue la del Pérmico (hace 250 millones de años) y la última de esas cinco fue la del Cretácico, hace 65 millones de años.

Pero aunque la extinción (y la formación) de especies es un proceso natural, los científicos hace años que han dado la voz de alarma sobre el excesivo número de especies que están desapareciendo en nuestro tiempo, probablemente por el impacto de la acción humana. Algunos autores llaman a ésta la extinción masiva del Holoceno. De hecho, la gravedad del problema llevó a los representantes gubernamentales reunidos en la Cumbre de Río de 1992 a promover el Convenio de Biodiversidad, que han ido ratificando progresivamente unos 175 gobiernos de todo el mundo y que España firmó en 1993. En la actualidad ya nadie duda de que es preciso detener la erosión de la biodiversidad y numerosos investigadores en todo el mundo están trabajando en estos momentos en ello preocupados en cómo puede afectar esa pérdida a la estabilidad y productividad de los ecosistemas de nuestro planeta.

Una de las formas de conservar la biodiversidad es determinar e investigar qué especies están amenazadas, para emprender su conservación. Las instituciones científicas, como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), elaboran listas de especies que están en peligro de extinción y exhortan a los gobiernos que las protejan. La Biología de la Conservación es la moderna ciencia que intenta poner remedio a la desaparición de especies.

Como las medidas de conservación no siempre son emprendidas con diligencia por los gobiernos, los grupos ecologistas y otras ONG presionan a las autoridades y solicitan mayor protección para las especies en peligro. Las medidas de conservación, a veces son manifiestamente insuficientes y la extinción se produce y sucede cerca de nosotros, como ocurrió recientemente con el bucardo, la cabra montés pirenaica que realmente se ha extinguido al morir en enero de 2000, en el Valle de Ordesa (Huesca), en un Parque Nacional, el último ejemplar que quedaba de la especie.

En España con la entrada en vigor de la Ley 4/1989 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres se desarrolló el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (R. D. 439/1990). Desde la aparición de esta ley básica, también las Comunidades Autónomas, al poseer las competencias en materia de medio ambiente, tuvieron que realizar sus correspondientes catálogos regionales. En el año 1995 el Gobierno aragonés publicó el primer catálogo aragonés de especies amenazadas en el que se incluyeron obligatoriamente las especies ya recogidas en el Catálogo Nacional que habitan en nuestra región, como el oso pardo o el quebrantahuesos y algunas otras, las cuales, sin estar amenazadas en España, sí lo estaban o eran raras en Aragón por ser endemismos locales.

El Gobierno de Aragón en 2004 puso al día el catálogo regional ya que con los conocimientos científicos existentes algunas nuevas especies pueden incorporarse al mismo y, otras, variar su nivel de protección o ser excluidas de él. Además, la legislación española (Catálogo Nacional), europea (Directiva Aves y Directiva Hábitats), e internacional (Convenio de Berna) obligan a actualizar los catálogos y establecer medidas activas de conservación con determinadas especies. Posteriormente, en 2005 refundió y actualizó el texto del catálogo redefiniendo la categoría de especie extinta.

En Aragón las especies que corren más peligro están catalogadas actualmente en la máxima categoría de protección legal, como en peligro de extinción. Son quince especies de flora: seis briofitos (musgos), un pteridofito, y ocho plantas superiores; y once animales, de ellos dos invertebrados, como la margaritona y el cangrejo de río común, y el resto los habituales como son el oso pardo, el quebrantahuesos, el águila perdicera, el avetoro, la garcilla cangrejera, el alcaudón chico, la avutarda, el pico dorsiblanco y el pez fraile. En la categoría en peligro de extinción se incluyen oficialmente aquellas especies de las que quedan tan pocos ejemplares que se corre el peligro de que sean insuficientes para aumentar o mantener sus poblaciones a corto plazo.

Para las especies de esta categoría las autoridades emprenden Planes de Recuperación con el fin de aumentar la protección, facilitar la reproducción y evitar la mortalidad de los ejemplares que quedan. Así sucede, por ejemplo, con el quebrantahuesos, el gran buitre del Pirineo. Muchas personas trabajan vigilando sus nidos, depositando alimento en los muladares en época de cría y estudiando los movimientos migratorios de los jóvenes quebrantahuesos y las autoridades destinan ingentes recursos económicos en su conservación.

PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD: EL FACTOR HUMANO

¿Pero por qué se extinguen las especies? Ya hemos comentado antes que las especies se extinguen de forma natural pero en la actualidad lo hacen a mayor ritmo. La acción humana directa sobre la fauna y la flora, o bien la alteración del medio son las claves de la aceleración del actual proceso de extinción. Entre las acciones directas están la persecución y eliminación sistemática de plantas o animales. Esto ha sucedido tradicionalmente con el lobo y el oso, a los que se daba muerte en batidas para proteger los rebaños. De hecho, si algún lobo ha llegado recientemente a Aragón se le ha perseguido hasta abatirlo o expulsarlo. También sucedía y sucede con las aves rapaces. A pesar de estar protegidas todavía hoy aún son envenenadas, tiroteadas o sus pollos robados para el mercado negro. El uso de los venenos es un problema que está resurgiendo en toda España y afecta a buitres, quebrantahuesos y pequeñas carroñeras como el milano real y el alimoche.

Por otra parte está la acción indirecta del ser humano al destruir o alterar el medio contaminándolo, interponiendo barreras o transformando el suelo. El uso de pesticidas en agricultura elimina los invertebrados que son fundamentales en las cadenas alimentarias. Algunos de estos pesticidas se acumulan en los seres vivos y les hacen perder fecundidad, como sucede en las aves rapaces. En los últimos tiempos también se achaca a los pesticidas la alarmante desaparición de los anfibios.

La destrucción de riberas y los vertidos a los ríos afectan negativamente a muchas especies como la nutria, el pez fraile o la almeja de río pues destruyen sus áreas de cría y alteran la calidad de las aguas. La agricultura intensiva, las roturaciones de suelo, la eliminación de ribazos, las concentraciones parcelarias, determinadas repoblaciones forestales, aterrazamientos de laderas, minas y canteras destruyen la vegetación natural, las zonas de reproducción y caza de muchos animales o eliminan directamente las plantas silvestres protegidas.

La presión humana, el turismo, la masificación de la montaña o las pistas de esquí desplazan a especies alpinas como el oso, el pico dorsiblanco o el urogallo. Canales, presas, carreteras, autovías o el AVE, por su diseño inadecuado, son barreras que impiden la migración de la fauna o son causa directa de muerte por atropello, ahogamiento, colisión o electrocución.

La creciente ocupación de suelo para polígonos industriales, urbanizaciones, parques eólicos o nuevos regadíos desplaza a la fauna o destruye la vegetación y la fauna silvestres. Otras veces las especies exóticas liberadas (tortuga de Florida, siluro, perca americana, cangrejo americano, mejillón cebra) desplazan a las autóctonas, como son en este caso tritones, trucha común y cangrejo de río común.

Los casos especialmente críticos corresponden por lo general a especies endémicas, muy especializadas y localizadas, como les sucede a algunas especies propias de las estepas, ambientes ampliamente extendidos en Aragón por el Valle del Ebro. En este sentido habría que hacer mención a los numerosos invertebrados que han sido descubiertos para la ciencia en la comarca de Los Monegros. Ello sin olvidar a la flora, como ocurre con la diminuta hepática, Riella notarisii planta que sólo se ha detectado hasta ahora en una laguna estacional salada monegrina. También las montañas albergan endemismos botánicos del máximo interés que han quedado acantonados en la abrupta geografía del Pirineo, el Maestrazgo o Javalambre.

Así sucede con Borderea chouardii, relicta en una pared de un desfiladero calizo pirenaico. Cualquier intervención humana podría extinguir directamente a estas especies tan localizadas. Tampoco hay que olvidar la crítica situación de varias especies domésticas aragonesas como la oveja churra tensina, la negra ibérica (bóvido) o diversas razas de cabras y gallinas, que los ganaderos configuraron tras siglos de selección y hoy la modernización mal entendida ha puesto al borde de la extinción. Hasta veintinueve razas de animales domésticos se encuentran amenazadas en diverso grado en Aragón. Algunas, como el mastín del Pirineo, se hallan recuperadas o ya controladas, pero en otras la recuperación se plantea difícil, como el asno pirenaico o la oveja rasa monegrina, por falta de sementales puros, o por la falta de apoyo oficial, como es el caso de la gallina del Sobrarbe.

NIVELES DE AMENAZA

El Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón clasifica a éstas en varias categorías. Así, las especies pueden encontrarse:
• En peligro de extinción: especies cuya supervivencia es poco probable si persisten los factores adversos Para estas especies la ley contempla los Planes de Recuperación. En la actualidad en Aragón poseen plan de recuperación el bucardo (Capra pyrenaica subsp. pyrenaica) (Decreto 97/1993), el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) (Decreto 184/1994) y la margaritona (Margaritifera auricularia) (Decreto 187/2005), entre los animales, y entre las plantas Borderea chouardii (Decreto 239/1994) y Cypripedium calceolus o zapatito de dama (Decreto 234/2004) y el crujiente (Vella pseudocytisus) (Decreto 92/2003).
• Sensibles a la alteración de su hábitat: cuando el hábitat está amenazado, en regresión, fraccionado o muy reducido. Para estas especies se debe establecer un Plan de Conservación del Hábitat. En la actualidad lo posee el cernícalo primilla (Falco naumanni) (Decreto 109/2000).
• Vulnerables: especies que pueden de pasar a las categorías anteriores si persisten los factores adversos que las amenazan. En este caso hay que establecer Planes de Conservación. Actualmente está en marcha el Plan de Conservación del cangrejo de río común (Austrapotamobius pallipes) y el de al-arba (Krascheninnikovia ceratoides) (Decreto 93/2003).
• De interés especial: por su valor científico, ecológico o cultural. A las especies de este apartado les corresponden los Planes de Manejo. No hay ninguno en marcha.
• Extinguida: si no se la localiza en estado silvestre en los últimos cincuenta años. En este caso está previsto los Planes de Reintroducción. No hay ninguno en marcha.

folleto

Folleto divulgativo sobre Cypripediun calceolus. Gobierno de Aragón

CONCLUSIONES

Para los grupos ecologistas la preservación de la biodiversidad en Aragón está lejos de ser efectiva y dar resultados ya que las medidas de conservación son escasas, el desarrollo de la legislación es lento y las promesas se dilatan en el tiempo excesivamente. Un buen ejemplo de esto está siendo la lentitud con la que han ido surgiendo los planes de recuperación.

El déficit existente entre especies amenazadas, necesitadas de gestión y medidas de gestión realmente emprendidas se puede observar comparando el escaso número de planes de recuperación o de conservación en marcha frente al número de especies catalogadas reflejado en el Cuadro 1. Además están los fracasos en la política conservacionista como es la extinción del bucardo en el propio Parque Nacional de Ordesa a pesar de poseer su correspondiente Plan de Recuperación desde 1993 y de estar incluido desde 1994 en el Programa de Conservación de Vertebrados Amenazados en los Pirineos con apoyo financiero de la Comunidad Europea a través de los fondos LIFE. Otro caso es la situación extrema a la que han llegado las poblaciones de Margaritifera auricularia tras la llegada del mejillón cebra y de la almeja asiática.

Sin duda, la conservación de la biodiversidad aragonesa necesita de un mayor impulso, destinando mayores recursos a la investigación y prospección de las especies más singulares, con la redacción de los planes de recuperación o conservación correspondientes, pero también con medidas más globales que reduzcan la presión agropecuaria, maderera, industrial o urbanística en determinadas zonas que se comportan como núcleos de biodiversidad; y con una legislación más ágil que permita la persecución de los delitos en materia de venenos y de daños a especies protegidas. Pero, sobre todo, con el establecimiento de una red coherente de espacios naturales que preserve hábitats valiosos, por lo que la apuesta por la red Natura 2000, en virtud del cumplimiento de la Directiva Hábitats, debe ser fuerte y decidida por parte de las autoridades ambientales aragonesas.

Cuadro1: Especies amenazadas, del catálogo aragonés de 2005:
•En peligro de extinción
Flora: 15
Fauna: 11
•Sensibles a la alteración de su hábitat
Flora: 20
Fauna: 19
•Vulnerables
Flora: 45
Fauna: 21
•De interés especial
Flora: 56
Fauna: 41
•Extinguidas 1

Especies amenazadas de Aragón [Gobierno de Aragón]
Al borde de la extinción [Jiménez Pérez, I. & Delibes de Castro, M., 2005]
Comparte esta información:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • email
  • Live
  • Meneame
  • MySpace
  • PDF
  • Twitter

Comentar este post (5 comentarios)



  • 1. Jose Miguel  |  diciembre 7th, 2006 a las 8:41 pm Usa el Saltamontes para subir

    Sí, a mí también me parece en general bastante lenta la reacción de las autoridades ambientales y poco fructífera para mantener la biodiversidad en Aragón, lo del bucardo lo confirma, espero no tener que asistir también a la desaparición del sarrio, pues a este paso cualquier cosa. Es seguro, pese a que me fastidie decirlo, que si la gestión la hubiera llevado una reserva de caza todavía tendríamos bucardos en el Pirineo, está visto que lo que no es productivo no interesa a la administración y si no fuera por la opinión publica que al final son votos, poco se haría por el medio ambiente.
    Respecto a la extinción de las razas domesticas autóctonas creo que también se tendría que fomentar desde los poderes medio ambientales la cría y conservación mediante ayudas económicas a los ganaderos que hicieran sostenible su mantenimiento, así como encargarse del fomento entre la población para que cualquier interesado pudiese acceder a la cría minoritaria como hobby, pues muchas razas de perros por ejemplo se han salvado de la desaparición gracias a reducidos grupos de interesados en estos animales.
    Hablando de perros, existe en el Pirineo aragonés una raza de perros no oficial que supongo que terminará por perderse pues no ha llegado a tener fama como otras raza y actualmente ya se pueden ver muy pocos animales que pudieran ser puros, esta raza es el perro del tipo “carea” pirenaico o perro pastor del Pirineo que le ha pasado como a muchos otros careas españoles que pasa desapercibido por que otras razas parecidas como el pastor catalán o pastor vasco han tenido más fama y se han criado y extendido por toda España, pero este se ha visto recluido a algunos pueblecitos del alto Pirineo dándole la espalda la cinofilia española. Este perro parecido también al pastor del Pirineo francés con el que compartirá bastante sangre supongo, se ve hoy olvidado y perdiendo pureza y con ello adaptación al medio por el contacto cada día más con perros de todas las razas traídos por turistas y por el cruce de estos con razas de perros pastores muy fomentados últimamente como son los collies ingleses y australianos que se ven mucho últimamente con los pastores.

  • 2. kike  |  agosto 25th, 2007 a las 8:17 pm Usa el Saltamontes para subir

    Estoy muy interesado acerca de esta raza de perros autoctonos de los que hablas Jose Miguel,si pudieras darme mas informacion acerca de ella te estaria muy agradecido.
    Un saludo.

  • 3. Jose  |  febrero 23rd, 2008 a las 12:29 pm Usa el Saltamontes para subir

    Hola, os dejo información del perro de pastor del pirineo aragonés, o “can de chira” en mi blog.

  • 4. clara  |  agosto 30th, 2008 a las 1:46 am Usa el Saltamontes para subir

    Hoy he tenido un encuentro con una Rosalia alpina. Ha sido en la sierra del Gorbea (Alava), por lo que esta especie no solo vive en Aragón. Me gustaria me indicarais como poder colgar varias fotos que me ha permitido hacer nuestra “amiga”, que en ningún momento ha rehuido la presencia humana.

  • 5. Anónimo  |  octubre 8th, 2008 a las 8:30 pm Usa el Saltamontes para subir

    estto n puede seguir asi habra que hacer algo


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

Mensajes por Categorías

Calendario de Posts

mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Mensajes por Meses

Asociación Ecologista Equipo Triacanthos

Páginas