Barracuda

LA TORDA Y EL ALMEZ

21st enero 2006 | Aves,Biodiversidad,Fauna,Flora

Turdus viscivorus

Zorzal charlo. Zaragoza, 2005.

Este zorzal charlo, popularmente conocido como torda, fue sorprendido cuando venía a comer los frutos de un almez o latonero (Celtis australis), como se aprecia en la foto. El almez es un árbol emparentado con los olmos, que da unos frutos del tamaño de un guisante con un duro hueso interior y una fina pulpa comestible. A pesar de que los frutos del almez no suministran excesivo alimento, al ser muy numerosos, atraen en otoño a pájaros como zorzales, estorninos y gorriones. La ventaja de poner árboles autóctonos de frutos comestibles es que jardines y parques se llenan de vida y suavizan la dureza del asfalto y el hormigón.

Por cierto, el zorzal charlo (Turdus viscivorus) debe su nombre científico a que come también los frutos del visco o muérdago (Viscum album), una planta parásita de los pinos que da unos frutos carnosos blancos en invierno, una planta de la que en algunas zonas utilizan sus ramillas con frutos como adorno en Navidad, en vez del acebo.

Los zorzales sirven como dispersores de las plantas que consumen ya que al comer los frutos ingieren las semillas que luego expulsan con los excrementos en otro lugar. He aquí una muestra de las complejas relaciones que existen entre los seres vivos y de cómo se sustenta la biodiversidad.

Los zorzales están bastante perseguidos, tanto por cazadores de escopeta como por los que utilizan liga -un pegamento que antes se extraía de los frutos del muérdago ¡que casualidad!- y que colocan en varillas en árboles donde se posan estas aves. También me han contado cómo en algunos pueblos se cazaban en invierno los zorzales en los olivares con una luz de carburo que los deslumbraba y una estaca -una raqueta en tiempos más modernos-.

3 lectores están discutiendo el artículo

DE ARBOLES Y ALMEJAS

16th enero 2006 | Atentados ecológicos,Biodiversidad,Expo2008,Fauna,Humor,Moluscos

humor

Los vecinos del ACTUR denuncian en la prensa que los de la Expo se están cargando en Ranillas árboles monumentales de las torres agrícolas existentes. Como están explanando todo para hacer los pabellones y el canal de aguas bravas y el acuario, pues los árboles les molestan. Agua y desarrollo sostenible es el lema de la Expo, por si alguien no se acuerda.

Los árboles aún se dejan ver y se nota cuando los derriban, pero los moluscos del río, los autóctonos, ya se los llevaron este verano. Ese es el concepto de desarrollo sostenible que nos quieren hacer tragar.

Puente III Milenio

3 lectores están discutiendo el artículo

LAGUNA SALADA DE MEDIANA

16th enero 2006 | Agua,Estepas,Lagos,Paisajes

Salada de Mediana

La laguna Salada de Mediana se halla en el fondo de una suave depresión en el paraje conocido como Monte Litigio, entre los términos de Zaragoza y Mediana de Aragón (Aragón, España). Se trata de una laguna de tipo endorreico, temporal y de aguas salinas y escasa profundidad, típica de las zonas esteparias del centro del Valle del Ebro. Está situada a 350 metros de altitud, sobre un sustrato de yesos. Este tipo de lagunas las encontramos en diversos núcleos repartidos por del Valle del Ebro como sucede en Chiprana y Alcañiz-Calanda o entre Bujaraloz y Sástago.

El endorreismo es la ausencia de corrientes de agua que permitan la evacuación de ésta cuando se acumula en una zona. Como consecuencia de ello, el agua superficial se concentra en depresiones cerradas donde sufre un proceso de evaporación ocasionado por el clima árido de la región. Hay que recordar que en el centro de la depresión del Ebro sólo se registran unos 300 milímetros de precipitación al año, mientras que la evaporación como consecuencia de la insolación y de los vientos, es muy elevada. Como consecuencia de la evaporación la concentración de sales aumenta conforme disminuye el volumen de agua y cuando ésta desaparece las sales precipitan.

Las depresiones donde se encuentran las lagunas se forman por la acción conjunta de la meteorización y disolución de la roca y de la acción del viento, pues éste, en épocas de sequía levanta y arrastra las partículas del suelo, aumentando la profundidad de la depresión.

En la Salada el agua procede tanto de las precipitaciones como de los aportes ascendentes de las aguas subterráneas de un acuífero muy somero. Cuando la evaporación es mayor que el aporte de agua, la superficie de las lagunas sólo muestra una capa de sales precipitadas. Por lo general la superficie sólo está inundada unas pocas semanas al año.

Salada de Mediana (enero, 2007)

Laguna Salada de Mediana. Enero, 2007

La Salada de Mediana viene identificada en algunos mapas como La Sulfúrica, debido al nombre de una antigua concesión minera que explotaba las sales para obtener sulfato de sosa con destino a la industria química. Junto a la laguna aún se pueden contemplar las ruinas de un gran edificio donde se realizaba la actividad. Además, las aguas de algunos pozos excavados junto a la laguna fueron envasadas y aprovechadas por sus propiedades medicinales, alcanzando fama a finales del siglo XIX y comienzos del s. XX, recibiendo varios galardones internacionales.

Las lagunas saladas poseen un gran valor cultural, científico y natural. Valor cultural porque forman parte del paisaje propio de la zona central del Valle del Ebro y porque son elementos excepcionales, frágiles y muy singulares.

Valor científico porque para los investigadores son laboratorios naturales donde ocurren procesos geológicos en condiciones ambientales extremas y en los sedimentos se encuentran registrados los cambios del clima del pasado. Igualmente, desde el punto de vista ecológico, las lagunas saladas son ambientes muy raros habitados por seres excepcionales que deben vivir en un medio muy extremo como consecuencia de la salinidad y de un clima árido. En los fangos de las lagunas viven microorganismos muy especializados, de gran interés porque se desarrollan en unas condiciones semejantes a las que hubo en la Tierra cuando apareció la vida.

Desde el punto de vista naturalista estas lagunas albergan especies típicamente costeras. Así, en la Salada podemos encontrar plantas suculentas como salicornias y sosas en las orillas; y la vegetación propia de la estepa en las zonas periféricas, como el albardín y el sisallo, aunque la franja de vegetación natural es muy reducida porque los cultivos llegan a pocos metros de la orilla de la laguna. La conservación efectiva de la Salada de Mediana y su revalorización paisajística y educativa son las asignaturas pendientes.

Situación: En el extremo sureste del término municipal de Zaragoza, a unos veinticinco kilómetros de la ciudad.
Para llegar: Si se sale de Zaragoza capital, se debe tomar la carretera de Castellón, la A-68, luego convertida en N-232, hasta pasado el Burgo de Ebro y tomar posteriormente la A-222 en dirección a Belchite. Unos seis kilómetros después de este desvío, antes de llegar a Mediana de Aragón, se toma una pista a la derecha de poco más de un kilómetro que nos lleva a la laguna.

Un libro: MARTÍNEZ BELTRÁN, J. (1999) Aguas y sales de Mediana de Aragón

9 lectores están discutiendo el artículo

YESOS, UN PAISAJE EXCEPCIONAL

11th enero 2006 | Biodiversidad,Estepas,Geología,Paisajes

Las Almunias

De entre todos los paisajes de Aragón hay uno que lo caracteriza y le da personalidad. Es el de los yesos. Un paisaje poco valorado pero que alberga una flora excepcional, especializada en sobrevivir en un sustrato especialmente extremo.

El paisaje de una comarca o región lo conforman múltiples y variados factores como son el suelo o sustrato que lo soporta, el relieve, la vegetación, las transformaciones ocasionadas por el ser humano. Incluso el clima, que modela el relieve y permite determinada vegetación o usos humanos. Pero sin duda el suelo, las rocas, son uno de los elementos clave ya que de sus características van a depender desde el color a las formas de relieve o la vegetación que se asienta sobre él.

En Aragón disfrutamos de muchos y muy variados paisajes. Pero hay un tipo de paisaje que es poco estimado en Aragón. Que despierta posturas y comentarios despectivos. Y es el paisaje que proporcionan los yesos. Es el medio gipsícola (del griego gypsos, yeso). Un medio poco propicio al asentamiento humano. Poco propicio a la vegetación frondosa y al verdor porque es un medio exigente, riguroso y selectivo. Un medio sólo apto para los mejor adaptados.

En los últimos tiempos los aragoneses estamos volviendo los ojos hacia los paisajes gipsícolas y esteparios redescubriendo sus valores y singularidades. En parte gracias al trabajo de científicos y naturalistas, pero en parte buena medida obligados por la legislación ambiental a la que estamos obligados por ser miembros de la Unión Europea ya que los medios gipsícolas son casi exclusivos de la Península Ibérica, y en Aragón poseemos las mejores representaciones de estos medios, por lo que tenemos la responsabilidad de conservarlos.

El yeso es un mineral. Su denominación química es sulfato cálcico hidratado (CaSO4 . 2H2O); es por tanto una sal. Los yesos se depositan por precipitación química de las sales contenidas aguas marinas o lacustres saladas en proceso de evaporación. Se trata, pues, de una roca de tipo sedimentario. En Aragón los yesos se encuentran en su mayor parte en las cubetas del Ebro y del Jalón-Jiloca. También afloran al sur de Teruel en el valle del Guadalaviar, así como en el Somontano oscense.

En el aspecto ecológico, el yeso como sustrato es una roca extremadamente singular, que origina unos paisajes muy particulares. Esto es más notorio en las zonas que los geólogos llaman de yesos casi puros, como sucede en el centro del Valle del Ebro. Aquí el paisaje es homogéneo, formado por suaves colinas de color blanquecino cubiertas de una escasa y rala vegetación, colinas que sobresalen de una compleja red de vaguadas de fondo plano o vales. No obstante, en otras zonas, el yeso viene asociado a diversas rocas sedimentarias, como arcillas, margas o calizas.

La vegetación de los yesos viene dada por sus características químicas. Son muy infiltrables y permeables, hecho que explica la baja tasa de escorrentía y erosión superficial. Sí en cambio existe una intensa erosión o lavado químico que arrastra sales y nutrientes a horizontes inferiores. Esto deja un pobre estrato superficial, lo que origina, a su vez, una escasa cobertura vegetal. Además, el yeso es ávido con el agua y la retiene, por lo que sólo determinadas plantas son capaces de bombear el agua desde sustrato hacia ellas. El romero, el asnallo y la albada o gipsofila son las plantas típicas de las colinas de yesos. En los fondos de val, donde se acumulan nutrientes y partículas, el suelo es más profundo y se instala el esparto o albardín, la ontina y el sisallo. Además, a pesar del aspecto blanquecino, el suelo de las colinas no permanece desnudo. Los líquenes colonizan la roca en superficie de una forma eficaz, lo cual se puede comprobar los días húmedos, cuando ellos aparecen hinchados y el suelo almohadillado.

José A. Domínguez

1 lector ha dado su opinión


ÚLTIMOS COMENTARIOS

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS VISITADO

Tienda Barracuda

ARTÍCULOS POR CATEGORÍAS

CALENDARIO DE ARTÍCULOS

febrero 2018
L M X J V S D
« ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

ARTÍCULOS POR MESES

PÁGINAS

ENLACES

PUBLICIDAD