Categorías
Agua Estepas Lagos Paisajes

LAGUNAS DE GALLOCANTA Y CHIPRANA, RESERVAS

Laguna de Gallocanta

Laguna de Gallocanta (Zaragoza). Abril, 2005

El pasado 13 de diciembre, el Gobierno de Aragón declaraba por sendas leyes, la Reserva Natural Dirigida de la Laguna de Gallocanta y la Reserva Natural Dirigida de las Saladas de Chiprana. Sin duda un hito histórico, después de décadas de lucha por defenderlas. Al final, los ecologistas tenían razón.

Categorías
Estepas Flora Lagos

Microcnemum coralloides

 Microcnemum coralloides

Tallos fértiles ya marchitos y tallos vegetativos. Noviembre, 2006

Traigo aquí, hoy, a esta curiosa y singular especie de extraño nombre: Microcnemum coralloides. Se trata de una pequeña plantita crasa, de unos 10 o 15cm de altura como máximo. Es una planta anual (terófito), de tallos articulados, cuyas hojas van opuestas y soldadas lateralmente y poseen un margen hialino estrecho. Son de color verde o rojizo. Las inflorescencias se disponen en espigas rectas, articuladas. Cada artejo semeja una copa donde se disponen tres diminutas florecillas.

Pertenece a la familia de las Quenopodiáceas (Chenopodiaceae), por lo que está emparentada con salicornias, sisallos y espinacas. Su nombre científico proviene del griego mikros, pequeño y neme, pierna, por sus cortos entrenudos; y coralloides hace referencia a su aspecto y colorido semejante al coral.

Es una especie halófila, que habita en saladares interiores, de clima continental, seco y soleado de la región mediterránea occidental. En la Península Ibérica se encuentra en el Valle del Ebro, Hoya de Guádix y centro de la península. En Aragón se ha encontrado en Los Monegros, en Gallocanta y en un valle de la Sierra de Albarracín.

Microcnemum coralloides posee dos subespecies. La subespecie corralloides propia del mediterráneo occidental y la subespecie anatolicum de los desiertos salinos de Turquía y Siria. Esta disyunción demuestra la relación florística de nuestras estepas con la región irano-turania. Para los botánicos, los cambios climáticos del periodo Terciario, con una época de acusada aridez (crisis del Mesiniense) llevaron a una desecación notable del Mediterráneo, lo que favoreció la expansión de las especies esteparias de oriente a occidente. Por ello Microcnemum coralloides es un testigo de aquellas épocas de aridez y ha quedado recluida a los lugares donde se dan todavía esas condiciones: las cubetas salinas continentales.

En Aragón se halla encuadrada en el Anexo II del Catálogo de Especies Amenazadas, como Sensible a la alteración de su hábitat. Se halla en la categoría de vulnerable de la Lista Roja de la Flora Vascular Española. Por vivir en lugares tan restrictivos y frágiles como son las lagunas saladas, su existencia peligra si se alteran dichas lagunas por vertidos, roturaciones y por la puesta en regadío de las zonas limítrofes, que hace que las lagunas reciban aguas de riego y pueda variar la composición salina de las aguas.

 Microcnemum coralloides

Aspecto general de la planta. Salada de La Playa. Sástago (Zaragoza). Noviembre, 2006

La especie fue descubierta en 1861 por Francisco Loscos en Los Pallaruelos de Caspe y Chiprana (Zaragoza). En 1899 Carlos Pau la descubre el la Sierra de Albarracín (Teruel). Y en 1948 se cita ya de las saladas de Bujaraloz-Sástago (Zaragoza).

BIBLIOGRAFÍA:
CASTROVIEJO, S. (1989) Flora Ibérica. Vol II
SAÍNZ OLLERO, H. et al. (1996) Estrategias para la conservación de la flora amenazada de Aragón.

Categorías
Agua Biodiversidad Estepas Lagos Paisajes

LAGUNAS SALADAS DE MONEGROS

Salada de La Playa

Laguna salada de La Playa. Sástago (Zaragoza). Noviembre, 2006

En la zona sur de Los Monegros, en la plataforma Bujaraloz-Sástago (Zaragoza, España), a 340m de altitud, una serie de depresiones endorreicas han originado diversas hoyas de fondo plano con prados de vegetación salobre y lagunas saladas temporales que configuran un paisaje de alto valor ecológico ya que albergan un ecosistema singular, único en Europa.

La elevada salinidad de las aguas, la extrema aridez y los fuertes contrastes térmicos convierten a estas lagunas saladas en un medio muy restrictivo, apto sólo para organismos especialmente adaptados. La vegetación y fauna halófilas, propias del medio litoral -como Artemia salina-, otros invertebrados endémicos exclusivos y microorganismos extremófilos, como algas y bacterias, son los habitantes de estas aguas.

A pesar de que estos microorganismos tienen gran valor científico, el futuro de las lagunas es incierto. El estudio de éstos puede servir para comprender el origen de la vida en la Tierra, cuando las condiciones eran extraordinariamente duras, o bien para realizar hipótesis sobre las formas de vida en otros planetas. Esos microorganismos, además, pueden tener aplicación en la industria farmacéutica, cosmética y en la conservación de alimentos. Pues bien, a pesar de ello, la presión agrícola y la puesta en regadío de miles de hectáreas en el entorno de las lagunas, amenazan el futuro de éstas.

Artemia salina

Artemia salina. Salada de La Playa. Sástago (Zaragoza). Noviembre, 2006

Las lagunas saladas son, además, la última representación del paisaje árido que se extendió por la cuenca del Mediterráneo en el periodo Terciario. Son un paisaje fósil, del mayor interés para conocer la historia de la Tierra. Por ello su pérdida sería irreemplazable.

Salada La Salineta

Salicornias en La Salineta. Bujaraloz (Zaragoza). Noviembre, 2006

Las diferentes depresiones salobres reciben variados nombres locales: saladas, clotas, hoyas, pozos. La vertiente cultural también tiene su interés. Por ejemplo, la explotación de las sales que precipitan en algunas de estas lagunas se ha desarrollado hasta tiempos recientes. En la Salada de La Playa aún quedan restos del fortín militar que preservaba la concesión. Se cuenta, además, que la sal extraída de La Salineta se empleaba localmente para curar jamones.

Recientemente, el inicio del PORN de Monegros reconoce un catálogo de depresiones salinas, que reproduzco a continuación.

Saladas

Catálogo de Saladas. BOA, 10, noviembre, 2006

BIBLIOGRAFÍA
CASAMAYOR, E. O. et al. (2005) Monegros: riqueza escondida en la sal del desierto. Investigación y Ciencia, 349; pp.38-39
PEDROCCHI RENAULT, C. (1998) Ecología de Los Monegros

PORN Monegros Sur Occidental (exposición pública) [BOA 130, 10.11.2006]
PORN Monegros Sur Occidental (inicio) [BOA 93, 04.08.2000]
Categorías
Agua Lagos Paisajes

LAGUNA DE BEZAS (TERUEL)

Laguna de Bezas

Laguna de Bezas. Sierra de Albarracín (Teruel). Abril, 2006

Escondida entre los pinares de rodeno y sabinares albares de la Sierra de Albarracín se encuentra la laguna de Bezas.
Se trata de una laguna de agua dulce, de unos 500m de longitud, situada a 1.235m de altitud sobre un sustrato de margas, arcillas y calizas miocenas, con abundantes depósitos de turba. El origen de la cubeta es controvertido pues unas hipótesis apuntan a un hundimiento tectónico y, otras, a efectos del glaciarismo local. Posee un indudable valor paisajístico, tanto por el cambiante colorido de la vegetación acuática según la estación, como por el pastizal y el pinar rodeno con sabina blanca que la rodean.
El nivel de agua depende de la pluviometría y en años de escasas precipitaciones se llega a secar, lo cual entra dentro de su dinámica natural. La laguna tiene su importancia ecológica por la presencia de aves acuáticas como ánades, fochas comunes y zampullines. En época de migración se han llegado a ver bandos de cigüeñas blancas, alguna cigüeña negra y limícolas. La reciente presencia de fochas morunas ha reforzado su importancia. Igualmente por el tipo de vegetación acuática.
No obstante la presión humana es muy grande pues los coches circulan por el perímetro de la laguna y las personas acceden hasta el mismo borde del agua ocasionando molestias a la fauna. Dada la fragilidad de estas zonas húmedas y el alto valor ecológico que han alcanzado, diversas voces piden que se delimiten unos itinerarios suficientemente alejados de la orilla y se preserven las zonas más sensibles.
Otro problema es la introducción de peces, como sucede con las carpas, que destruyen la vegetación del fondo, enturbian el agua y eliminan a los anfibios, creando graves problemas los años en que la laguna se seca y miles de peces mueren y se descomponen.
Laguna de Bezas

Laguna de Bezas. Sierra de Albarracín (Teruel). Abril, 2006

Categorías
Agua Estepas Lagos

LAGUNAS SALADAS DE ALCAÑIZ

Salada Jabonera

Salada Jabonera. Alcañiz (Teruel). Abril, 2006

Las saladas de Alcañiz (Teruel, España) son un conjunto de lagunas temporales, de tipo endorreico, existentes junto a esta localidad del Bajo Aragón turolense, dentro de la Depresión del Ebro. La geomorfología y el clima árido de la comarca están en el origen de las lagunas.
Se trata de un núcleo endorreico -fenómeno habitual en parte central de la Depresión- ubicado en el término municipal de Alcañiz, en el paraje denominado El Plano, a unos 400m de altitud, que se asienta sobre un sustrato de arcillas cortadas por paleocanales de areniscas que individualizan diversas cubetas, en cuyo fondo se han formado las lagunas.
La disposición horizontal de los estratos de arcillas y las escasas precipitaciones favorecen el encharcamiento y la sobreexcavación de las cubetas por la acción hidro-eólica: el agua meteoriza y disgrega el terreno y el viento exporta las partículas. Este fenómeno se produce mucho más rápidamente en las arcillas, por lo que los paleocanales areniscosos, más resistentes, quedan resaltados.
En este tipo de lagunas el aporte de agua de lluvia es escaso. Es mayor el aporte subterráneo ya que el sustrato se comporta como un medio poco permeable que hace surgir el agua de forma difusa. Estos aportes explican la permanencia de niveles de agua durante semanas, e incluso meses, a pesar de la elevada tasa de evaporación.
En efecto, la extrema aridez de este sector de la Depresión del Ebro provoca una fuerte evaporación, por lo que las lagunas pierden el agua con rapidez y las sales precipitan formando costras y eflorescencias en el fondo. Hay que tener en cuenta que la media de precipitaciones en Alcañiz (325m) es de 368mm anuales mientras que la evapotranspiración triplica esa cifra.
La salinidad de los suelos del entorno de las lagunas obliga a que la vegetación esté especialmente adaptada a esa característica, por lo que se desarrollan plantas halófilas. Por su interés ecológico han sido declaradas Lugar de Interés Comunitario LIC Saladas de Alcañiz
Salada Grande

Salada Grande. Alcañiz (Teruel). Abril, 2006

Categorías
Agua Estepas Lagos Paisajes

LAGUNA SALADA DE CALANDA

salada de Calanda

Laguna salada de Calanda. Abril, 2006

La laguna Salada de Calanda se halla entre las localidades de Calanda y Alcañiz, en el Bajo Aragón turolense (Teruel, España). Se trata de una laguna salada temporal que ocupa una pequeña cubeta endorreica situada a 255 metros de altitud. Este tipo de lagunas son propias de la Depresión del Ebro, donde el relieve es llano, las precipitaciones escasas y el sustrato es salino por contener yesos. La falta de precipitaciones impide que se formen arroyos que drenen estas cubetas. Como la salida de agua es por evaporación, las sales precipitan y se acumulan.

Este tipo de lagunas poseen agua unas pocas semanas al año y es posible que algunos años no contengan agua. Conforme la lámina de agua se reduce, aparece la sal cubriendo el suelo, como ocurre en la fotografía toma el pasado miércoles cinco de abril. Las matas de sosa (Suaeda vera) destacan entre la superficie salina.

Está declarada como Lugar de Interés Comunitario (LIC ES2420115) por la presencia de Riella helicophylla (Briófito, Hepática) y de aves esteparias.

Este tipo de lagunas poseen un alto valor ecológico y científico pues son ambientes muy raros y la vegetación es especial pues ha de adaptarse a unas condiciones muy duras de salinidad e insolación. En concreto, esta laguna está amenazada por un canal de regadío muy próximo y por el sobrepastoreo de sus orillas.

Categorías
Agua Estepas Lagos Paisajes

LAGUNA SALADA DE MEDIANA

Salada de Mediana
La laguna Salada de Mediana se halla en el fondo de una suave depresión en el paraje conocido como Monte Litigio, entre los términos de Zaragoza y Mediana de Aragón (Aragón, España). Se trata de una laguna de tipo endorreico, temporal y de aguas salinas y escasa profundidad, típica de las zonas esteparias del centro del Valle del Ebro. Está situada a 350 metros de altitud, sobre un sustrato de yesos. Este tipo de lagunas las encontramos en diversos núcleos repartidos por del Valle del Ebro como sucede en Chiprana y Alcañiz-Calanda o entre Bujaraloz y Sástago.
El endorreismo es la ausencia de corrientes de agua que permitan la evacuación de ésta cuando se acumula en una zona. Como consecuencia de ello, el agua superficial se concentra en depresiones cerradas donde sufre un proceso de evaporación ocasionado por el clima árido de la región. Hay que recordar que en el centro de la depresión del Ebro sólo se registran unos 300 milímetros de precipitación al año, mientras que la evaporación como consecuencia de la insolación y de los vientos, es muy elevada. Como consecuencia de la evaporación la concentración de sales aumenta conforme disminuye el volumen de agua y cuando ésta desaparece las sales precipitan.
Las depresiones donde se encuentran las lagunas se forman por la acción conjunta de la meteorización y disolución de la roca y de la acción del viento, pues éste, en épocas de sequía levanta y arrastra las partículas del suelo, aumentando la profundidad de la depresión.
En la Salada el agua procede tanto de las precipitaciones como de los aportes ascendentes de las aguas subterráneas de un acuífero muy somero. Cuando la evaporación es mayor que el aporte de agua, la superficie de las lagunas sólo muestra una capa de sales precipitadas. Por lo general la superficie sólo está inundada unas pocas semanas al año.
Salada de Mediana (enero, 2007)

Laguna Salada de Mediana. Enero, 2007

La Salada de Mediana viene identificada en algunos mapas como La Sulfúrica, debido al nombre de una antigua concesión minera que explotaba las sales para obtener sulfato de sosa con destino a la industria química. Junto a la laguna aún se pueden contemplar las ruinas de un gran edificio donde se realizaba la actividad. Además, las aguas de algunos pozos excavados junto a la laguna fueron envasadas y aprovechadas por sus propiedades medicinales, alcanzando fama a finales del siglo XIX y comienzos del s. XX, recibiendo varios galardones internacionales.
Las lagunas saladas poseen un gran valor cultural, científico y natural. Valor cultural porque forman parte del paisaje propio de la zona central del Valle del Ebro y porque son elementos excepcionales, frágiles y muy singulares.
Valor científico porque para los investigadores son laboratorios naturales donde ocurren procesos geológicos en condiciones ambientales extremas y en los sedimentos se encuentran registrados los cambios del clima del pasado. Igualmente, desde el punto de vista ecológico, las lagunas saladas son ambientes muy raros habitados por seres excepcionales que deben vivir en un medio muy extremo como consecuencia de la salinidad y de un clima árido. En los fangos de las lagunas viven microorganismos muy especializados, de gran interés porque se desarrollan en unas condiciones semejantes a las que hubo en la Tierra cuando apareció la vida.
Desde el punto de vista naturalista estas lagunas albergan especies típicamente costeras. Así, en la Salada podemos encontrar plantas suculentas como salicornias y sosas en las orillas; y la vegetación propia de la estepa en las zonas periféricas, como el albardín y el sisallo, aunque la franja de vegetación natural es muy reducida porque los cultivos llegan a pocos metros de la orilla de la laguna. La conservación efectiva de la Salada de Mediana y su revalorización paisajística y educativa son las asignaturas pendientes.

Situación: En el extremo sureste del término municipal de Zaragoza, a unos veinticinco kilómetros de la ciudad.
Para llegar: Si se sale de Zaragoza capital, se debe tomar la carretera de Castellón, la A-68, luego convertida en N-232, hasta pasado el Burgo de Ebro y tomar posteriormente la A-222 en dirección a Belchite. Unos seis kilómetros después de este desvío, antes de llegar a Mediana de Aragón, se toma una pista a la derecha de poco más de un kilómetro que nos lleva a la laguna.

Un libro: MARTÍNEZ BELTRÁN, J. (1999) Aguas y sales de Mediana de Aragón