Categorías
Atentados ecológicos Ríos

CHE ARRASA EL RÍO GRÍO POR SER DEFECTUOSO

Aspecto del río Grío tras las obras; abril, 2022 © La Sabina

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha replicado en prensa rebatiendo el comunicado publicado por diversas entidades ecologistas -Amigos de la Tierra, SEO, Ecologistas en Acción, ANSAR- y culturales -La Sabina de Ricla- y también científicas como el CIREF relativo al impacto de la obra de ampliación y correción del cauce del río Grío en su tramo final, en el paraje Las Lunas de Ricla, comunicado que reproducimos aquí: Arrasan el río Grío en Ricla.

Según lo publicado en Heraldo de Aragón (La CHE explica que la actuación en el Grío se realizó para evitar el desvío del cauce y con permiso, martes 12 abril 2022), la CHE afirma que el ¡INAGA! había autorizado la obra y, entre otras cosas dice textualmente Heraldo (la negrita es mía):

[…] A este respecto, recuerdan que desde el año 2018 el Ayuntamiento de La Almunia solicitó repetidamente a la CHE que interviniera en la zona de Las Lunas, actuación que finalmente se ha realizado estos días por la empresa pública Tragsa, consiguiendo que el Grío recuperara su cauce natural […].

Al parecer la CHE justifica la actuación por una petición del Ayuntamiento de La Almunia (la negrita es mía):

[…] En dicho escrito, el Ayuntamiento explica que en el caso concreto del Grío se ha «visto desaparecer su cauce, al estar cubierto por gravas y piedras«. «Cuando se producían episodios de lluvias torrenciales, el agua del Grío se desviaba de su cauce natural y terminaba recayendo sobre la acequia Nueva» […].

Así pues, la CHE se cubre de gloria aceptando la afirmación del Ayuntamiento de La Almunia de que el río está cubierto de gravas, sin sacarle de su ignorancia y decirle que las piedras y gravas son los elementos propios y naturales del río; pero, encima, remata afirmando que con la obra de Tragsa el río recupera su cauce natural. Como se puede ver en las fotos, se aprecia cuál es la naturalidad de un río mediterráneo que entiende CHE en el año de gracia de 2022.

Aspecto del río Grío tras las obras; abril, 2022 © La Sabina

Categorías
Atentados ecológicos Ríos

ARRASAN EL RÍO GRÍO EN RICLA

Aspecto del río Grío tras las obras; abril, 2022 © La Sabina

Las organizaciones Amigos de la Tierra Aragón, Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), Ecologistas en Acción Zaragoza, SEO/BirdLife, Asociación La Sabina de Ricla y el Centro Ibérico de Restauración Fluvial (CIREF) denuncian las obras de desbroce, dragado y corrección del cauce del río Grío en el término de Ricla antes de su desembocadura en el Jalón, por alterar la dinámica fluvial, destruir la vegetación ribereña y actuar en época de reproducción de fauna tanto acuática como terrestre.

Este tipo de intervenciones agresivas en los ríos, además de anacrónicas, destruyen la geomorfología del cauce y está demostrado que son contraproducentes pues se incrementa la velocidad de las aguas, desencadenando numerosos problemas erosivos y provocando la incisión del lecho (ver: Sección de desagüe, alteración de la geomorfología en cauces aluviales y restauración fluvial; Ollero, A. 2020).

Aspecto del río Grío tras las obras; abril, 2022 © La Sabina

Resaltan que las obras se han producido en un espacio de Red Natura como es la ZEPA Desfiladeros del Jalón, además de ser un hecho reiterado tras el desbroce semejante realizado el año pasado en la misma desembocadura del río Grío. Las asociaciones sospechan que se pretende convertir el río Grío en un canal de desagüe del embalse de Mularroya.

Estas entidades afirman que se han dirigido oficialmente por escrito a la Confederación Hidrográfica del Ebro para exigir la paralización de las obras y señalan a este organismo como responsable de la actuación tanto si la ha ejecutado como si la ha autorizado.

Artículos relacionados

Respeto para los ríos. A. Herrera. CIREF, 2021

Las sinrazones responsables de la destrucción del río Osia. A. Ollero. Cuidando ríos, 2020

Barra libre para las chapuzas de emergencia en cauces. A. Ollero. Cuidando ríos, 2019

Categorías
Agricultura Contaminación Política y Sociedad Ríos

ZARAGOZA: AGUA 100% DE CALIDAD

Zaragoza debe mejorar la calidad de su agua de boca

El abastecimiento de agua de calidad a Zaragoza capital está lejos aún de estar resuelto en su totalidad. Es cierto que es apta para el consumo humano y cumple los parámetros de salubridad sanitarios pero, al mismo tiempo, es igualmente cierto que Zaragoza podría beneficiarse de una calidad mucho mejor que, sin ninguna duda, repercutiría en el estado de la salud de los ciudadanos y de su economía.

Tanto el Ayuntamiento de la ciudad como el organismo de cuenca -Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE)- y la propia DGA, en el último tercio del siglo pasado, mantenían que “Zaragoza dispone de agua abundante pero su calidad es muy deficiente” y aducían que ello era debido a “los vertidos contaminantes de ciudades industrializadas aguas arriba de la ciudad, el alto contenido en sales de la depresión salina del valle medio del Ebro y el que miles de hectáreas de regadíos  realicen aportaciones a los ríos con fertilizantes y pesticidas“

En 1975 el Ayuntamiento de Zaragoza solicitó un caudal de 6 m3/seg del sistema de Bardenas, la CHE lo informó favorablemente y fue en 1983 cuando el pleno del Ayuntamiento acordó este abastecimiento.

En 1998 comenzaron las gestiones para alcanzar este objetivo aprovechando las infraestructuras hidráulicas ya existentes, para que Zaragoza y otros 46 ayuntamientos de su entorno se beneficiaran de una importante inversión (166 millones de euros) cuyos convenios de explotación se firmaron en 1999. Diez años después, empezó a funcionar el sistema y gran parte de la población de la comarca de las Cinco Villas y estas poblaciones cercanas  beben aguas cien por cien del río Aragón.

No fue así en Zaragoza, que siguió abasteciéndose desde su tradicional suministro del Ebro por medio del Canal Imperial, aunque también en parte del río Aragón a través del Canal de las Bardenas.

Entendemos que no deberían ser razones estrictamente económicas las que determinasen las proporciones de las diferentes fuentes de suministro que deben constituir el agua de boca de la población, sino la mejor calidad del servicio público que se pone a disposición de  los hogares de Zaragoza.

Hoy, con un consumo de 60 hm³ al año, el abastecimiento de la ciudad se satisface con apenas 2 m³/s, lejos de los 6 m³/s aprobados por la CHE en 1975. Y dado que el Canal de Bardenas traslada desde su cabecera 60 m³/s parece perfectamente posible que éste pueda ser el suministro del agua de boca de Zaragoza.

La Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas de España, S. A. (ACUAES), encargada de acometer la gestión directa de las actuaciones encomendadas en su día por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPAMA), señala que en primavera-verano el agua llega en continuo hasta nuestra ciudad desd el sistema Bardenas. No hay que bombear y es la forma más económica de proveer el abastecimiento.

En otoño-invierno, cuando el Canal de las Bardenas está en mantenimiento, se toma el agua del embalse de regulación de Laverné, próximo a la acequia de Sora.

A la comunidad de regantes del Canal de Las Bardenas le resulta provechoso este servicio. Conviene saber que Zaragoza capital utiliza aproximadamente el 4 % de los caudales que puede transportar el canal y aporta el 48 % del coste de su mantenimiento.

Las proporciones de agua de Canal Imperial y del de Bardenas han sido variables en todo este tiempo. Del 2009 al 2019 se han captado, con carácter general, partes iguales del río Aragón y del Canal Imperial.

Hay que decir que en 2010 cuando se captó el 90% de aguas de Bardenas, el índice de los parámetros de trihalometanos, nitratos, cloro utilizado, conductividad y sodio mejoraron ostensiblemente, con una reducción entre un 50 y un 80 %.

Al recuperarse la captación paritaria los índices mencionados volvieron a crecer, siendo un agua de peor calidad aunque, como es lógico, mejor que la que se bebía en 2007 antes de que entrara el sistema de Bardenas en el abastecimiento.

Para terminar esta descripción, estamos plenamente convencidos de que Zaragoza puede disponer de agua apta para el consumo que podría alcanzar la excelencia y con ello una mejora en la salud de sus habitantes, si se aumentara el abastecimiento desde el río Aragón a través del sistema de Bardenas. Para ello no es necesario ningún acuerdo con otras instituciones; el contrato con ACUAES permite hacerlo posible simplemente gestionándolo de forma adecuada.

Constituiría un activo para las empresas que producen bebidas y alimentos con esta agua y una mejora para la hostelería que permitiría servir un agua excelente gratuita en los establecimientos, así como un ahorro muy importante para los ciudadanos (unos 121 litros por persona y año de agua envasada), teniendo en cuenta que el metro cúbico de agua cuesta 1,64 euros y el agua envasada 144 veces más.

En torno al 40 % de la población de Zaragoza no bebe agua del grifo actualmente. Con el 100 % de agua del Canal de las Bardenas y buenas campañas informativas disminuirá este porcentaje y no habría necesidad de comprar agua embotellada, con la consiguiente repercusión en la reducción de residuos plásticos.

Episodio de espumas en el río Ebro © JAD/AdT

Una solución idónea a medio plazo

Abastecer a Zaragoza con 20 hm³ más al año desde el río Aragón no supone una merma representativa para los riegos actuales de Bardenas y económicamente, no supondría a la población más allá de dos euros por persona y año. Además, un euro invertido en el ciclo integral del agua son tres euros invertidos en salud.

Tanto la concesión de agua del Canal Imperial como la del Ebro de que dispone, en este momento la ciudad, debería reducirse y quedar como reserva estratégica para emergencias u otros usos agrícolas, industriales o para infraestructuras verdes.

No obstante, el hecho de que el embalse de La Loteta, como regulador de las aguas de abastecimiento, no haya cumplido con los fines propuestos, obliga a la necesidad de tener a medio plazo un embalse de regulación en las proximidades de la Acequia de Sora.

Para ello es necesario abrir dos vías de diálogo con el Ayuntamiento: una, que debería materializarse en una reunión de las entidades que firman este documento con el Alcalde de la ciudad.

Otra, haciendo efectiva la convocatoria de la Comisión del Agua de la Agenda 21 que, reglamentariamente, se tiene que reunir una vez al año y en donde es preciso tratar la situación del ciclo integral del agua.

Es preciso, igualmente, analizar adecuadamente la depuración del agua y actuar sobre nuestras aguas residuales tal como exigimos que actúen las poblaciones aguas arriba de Zaragoza. Es preciso mejorar nuestros vertidos al ecosistema y exigir a otras instituciones la mejora de los suyos (agrícolas y ganaderas del valle medio del Ebro). La calidad del agua del Ebro como garantía de recurso y como calidad medioambiental exige el esfuerzo de toda la sociedad en su conjunto.

                                                           Zaragoza, 8 de marzo de 2022

El presente escrio se ha presentado a los grupos municipales del Ayuntamiento de Zaragoza para su toma en consideración.

COLECTIVOS FIRMANTES:

Amigos de la Tierra Aragón

Asociación Naturalista de Aragón -ANSAR-

Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública -ADSPA-

Asociación Vecinal Manuel Viola

Comisiones Obreras -CCOO-

Ecologistas en Acción

Federación de Barrios de Zaragoza

Federación Aragonesa de Solidaridad

Fundación Ecologia y Desarrollo -ECODES-

Red de Agua Pública de Aragón -RAPA- 

Unión de Consumidores de Aragón -UCA-

UGT

Unión Vecinal Cesaragusta

Categorías
Agua Contaminación Política y Sociedad Ríos

MALOS TIEMPOS PARA EL RÍO EBRO (y II)

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

En un atículo anterior se hacía referencia a la mala calidad del agua del Ebro a la altura de Zaragoza capital (ver: Malos tiempos para el Ebro) por el aspecto y las formaciones de espuma que arrastran sus aguas. Calidad deteriorada por la contaminación difusa -o no tanto- de escorrentías agrícolas, ganaderas y vertidos de deficientes depuradoras.

La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

Pero no sólo el agua lleva disueltas sustancias contaminantes de origen humano, agroganadero o industrial que son imposibles de degradar. También las aguas arrastran materiales sólidos -poco nobles- y las riberas son la escombrera de los vecinos.

VERTIDOS DE BASURA Y ESCOMBROS

La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

A la vista de los restos encontrados últimamente y los comentarios de los agentes ambientales ante los que se denuncian los vertidos de basuras y escombros, son los propietarios de las casetas y chalés -ilegales, generalmente- de la ribera quienes se deshacen de los enseres que la inundación de diciembre les arruinó. Además de los que aprovechan para deshacerse de los escombros generados por la remodelación del chalé o del propio domicilio.

Ferreruela, Monzalbarba-La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

También son habituales los vertidos realizados por pequeños talleres y comercios que se deshacen en la ribera de los materiales obsoletos o deteriorados de sus almacenes.

PLÁSTICOS Y TEXTILES

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

Uno de los problemas que preocupan de forma creciente es el de los plásticos y textiles no degradables, como las toallitas, mascarillas, bolsas y guantes desechables.

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

Su nula degradabilidad los hace persistentes en el medio durante largos periodos. Su disgregación en partículas y fibras de pequeño tamaño origina el grave problema de los microplásticos.

Más info en Stop Plástico

Categorías
Agua Contaminación Moluscos Ríos

MALOS TIEMPOS PARA EL RÍO EBRO

Desde hace un mes se vienen observando formaciones de espuma flotando en superficie en el río Ebro aguas arriba de Zaragoza capital, fenómeno que no parece muy natural y que puede estar afectando a la calidad del agua.

Río Ebro en La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

Las imágenes de los últimos días están tomadas en el Soto de Ferreruela en la partida de Monzalbarba-La Almozara, frente a Juslibol, en el TM de Zaragoza.

Río Ebro en La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

De tratarse de un episodio de contaminación o de baja calidad de la aguas, ello afectaría, entre otras, a las poblaciones de náyades, entre las que se encuentra Margaritifera aricularia, así como a los usos del agua para riego o consumo humano.

Río Ebro en La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

Diversos observadores también informan de la llegada del episodio de espumas a la capital aragonesa.

Río Ebro en Zaragoza © Archivo AdT

Desde las entidades ecologistas se ha denunciado el hecho a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) para que se investigue el origen del fenómeno y se tomen las medidas oportunas, sin que hasta ahora hayan dado respuesta desde el organimo de cuenca.

Más información se puede encontrar en el informe Ríos tóxicos (Ecologistas en Acción, 2022) donde se aportan datos de la cuenca del Ebro en pp 55 a 57.

Categorías
Biodiversidad Política y Sociedad Ríos

LAS INVASORAS GOZAN DE BUENA SALUD

Por lo que se ve, las especies invasoras -que tanto daño económico y ecológico causan- gozan de excelente salud y los medios de comunicación se ocupan de restregárnoslo por la cara impúdicamente.

Así, por Heraldo de Aragón sabemos que los siluros del Ebro son unos monstruosos hermosos ejemplares de varios metros de longitud y decenas de kilos de peso.

Fuente: Feraldo de Aragón

Y nos informan de la piedad que mueve a los pescadores cuando tratan a estos mónstruos.

Fuente: Feraldo de Aragón

Así que, una vez devuelto el animal al río, podrá seguir depredando a los peces autóctonos y a jóvenes y adultos de las aves acuáticas (ánades, fochas, gallinetas…) de la fauna local.

El siluro (Silurus glanis) es un pez de los ríos de Europa del Este y Asia Central que fue introducido en el río Ebro el embalse de Mequinenza hacia 1974 por su interés para la pesca deportiva. Está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras por su rápida expansión y porque altera la estructura trófica de los hábitats fluviales al depredar sobre peces, anfibios, aves y mamíferos autóctonos. El Gobierno de Aragón recomienda su pesca sin retorno y sin límite de cupo o talla (Ver: Las especies exóticas invasoras en Aragón, pág. 193) y deja claro que: Si capturas esta especie, no la devuelvas al medio acuático y sacrifícala inmediatamente o entrégala a la autoridad competente.

Así que estamos ante una doble mala praxis: la deportiva, por devolver el animal al río contra las recomendaciones, y periodística, por divulgar a su vez como ejemplar la mala conducta de los pescadores.

Mientras tanto, a los peces autóctonos, que están en peligro de extinción hay que criarlos en balsas porque el río es inhabitable.

Fuente: Heraldo de Aragón
Categorías
Biodiversidad Biología Moluscos Política y Sociedad Ríos

RECORDANDO A RAFAEL ARAUJO ARMERO

Rafael Araujo Armero © R. Álvarez

En la mañana del 27 de octubre de 2021 recibimos la triste noticia del fallecimiento del Dr. Rafael Araujo Armero, biólogo muy conocido en Aragón por su contribución al conocimiento científico y la divulgación social de los bivalvos de agua dulce autóctonos y exóticos de la cuenca del Ebro. En la sección de Obituario del diario Heraldo de Aragón del pasado 19 de noviembre se publicó una nota necrológica que fueron unas primeras palabras redactadas en su recuerdo, pero quiero agradecer al Editor de Barracuda la cesión de este espacio para realizar un recordatorio un poco más personal de la figura de Rafa, pensando sobre todo en su contribución científica y en su vinculación con Aragón.

Rafa, como le conocíamos sus amigos y colegas, era un científico de especial calidad humana y profesional. Falleció en una edad de oro para todo científico, a los 61 años, cuando la trayectoria profesional se consolida tras muchos años de experiencia, poseyendo una amplia capacidad de trabajo que desplegaba en múltiples ocupaciones. Su pérdida ha causado un hondo pesar entre sus allegados y conocidos. En mi caso, tengo la sensación de no haber aprovechado mejor la última conversación mantenida con él o no haber pasado más tiempo juntos tras unos largos meses de distanciamiento dada la actual crisis sanitaria de pandemia.

El Dr. Araujo era Conservador de Colecciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (MNCN-CSIC) y Bibliotecario de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Malacología (SEM). Era licenciado en Ciencias Biológicas – Especialidad de Zoología en 1984 y doctorado en esta materia en 1995 por la Universidad Complutense de Madrid. Como científico investigador estuvo adscrito al Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva del MNCN-CSIC, desarrollando una importante labor en el estudio taxonómico, conservación y divulgación de los moluscos de las aguas continentales en proyectos de investigación y expediciones científicas, sobre todo de los bivalvos de agua dulce de la península ibérica, habiendo dirigido 3 tesis doctorales.

Su obra escrita abarca decenas de artículos en revistas, capítulos de libros y obras colectivas, documentales audiovisuales, informes técnicos y otras publicaciones de su especialidad científica. Esta obra puede localizarse en las páginas del CSIC, del Proyecto Fauna Ibérica y de Dialnet. Además de su labor como conservador de las colecciones de moluscos del MNCN-CSIC, también se ocupó de la Historia de la Malacología y era un afable conversador sobre otros aspectos científicos o culturales en general. Hace pocos días, el MNCN-CSIC le dedicó la pieza del mes: Margaritifera auricularia en su recuerdo, junto a su reciente libro titulado El arca de las tres llaves. Las colecciones de moluscos y otros invertebrados del Museo Nacional de Ciencias Naturales publicado en la Editorial Doce Calles.

Pero como decía al comienzo de este texto, recordando a Rafa no puedo pasar por alto algo que me resulta un poco complicado de explicar: su relación con Aragón. Y no es porque no la tuviera, sino todo lo contrario: su interés por la conservación y la defensa de los moluscos en Aragón fue una constante en su trayectoria vital, tanto profesional como personal. Pero pienso que también es oportuno reconocer abiertamente algo que algunos lectores sabrán, y es que Rafa sentía cierto pesar por no haber logrado algunas de sus metas aquí. Me refiero a la conservación óptima de las náyades autóctonas, en toda España en general, pero particularmente en Aragón, en donde dedicó buena parte de su vida científica, ya sea in situ realizando visitas o trabajos de campo, o bien mediante la investigación de laboratorio y el estudio de gabinete en el MNCN-CSIC. En este sentido, nuestras conversaciones giraban muchas veces sobre ese mismo tema de preocupación. Sé de lo que estoy escribiendo y al contar esto aquí no represento a ninguna entidad ni aludo a nadie en concreto, solo me limito a constatar un hecho que conocí en primera persona, que el propio Rafa expresó en público en varias ocasiones y sobre el que, además, no voy a emitir aquí juicios críticos de valor sobre nada ni nadie. Para esta exposición voy a referirme a tres etapas que distingo de mi recuerdo de Rafa en Aragón.

Cuando Rafa obtuvo el doctorado en 1995, con su tesis titulada “Contribución a la taxonomía y biogeografía de la familia sphaeriidae (Mollusca: Bivalvia) en la Península Ibérica y Baleares con especial referencia a la biología de P. amnicum (Muller, 1774)”, ya había realizado importantes estudios en Aragón sobre estas diminutas almejas de agua dulce denominadas “esféridos”, así como algunos estudios sobre la almeja asiática (Corbicula fluminea) que por entonces comenzaba a expandirse en la península ibérica. Podríamos considerar esos primeros años de doctorando, mientras trabajaba ya en la conservación de la Colección de Moluscos del MNCN-CSIC, en la que disponía de colecciones históricas de conchas y muestras de moluscos de Aragón, como una primera etapa de sus estudios malacológicos en Aragón dedicados a muestrear en diversos puntos de la geografía de esta comunidad autónoma, sobre todo en los ibones del Pirineo.

Rafael Araujo prospectando en el Canal Imperial de Aragón en 2019
© R. Álvarez

Pero justo a finales de 1995, ya concluida su tesis doctoral, Rafa me comunicó por carta su interés en el estudio de la náyade Margaritifera auricularia, conocida con el nombre de “margaritona” en Aragón y que también denominamos “náyade auriculada”. Su propósito era prospectar en el Canal Imperial de Aragón, donde existían varias citas históricas y, además, ya era una especie incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón con la categoría “de interés especial” cuando este se aprobó en 1995 (BOA nº 42, de 07/04/1995). Efectivamente, a los pocos meses, ya en 1996, Rafa y otras personas del equipo científico del MNCN-CSIC, como la Dra. María Ángeles Ramos Sánchez (Investigadora Científica del MNCN-CSIC), que fue la directora de la tesis doctoral de Rafa, no solo habían logrado recuperar el conocimiento sobre la margaritona en el Canal Imperial de Aragón, sino que además habían promovido su inclusión en el entonces Catálogo Nacional de Especies Amenazadas con la categoría de “en peligro de extinción” mediante una orden ministerial (BOE nº 217, de 07/09/1996), siendo el primer invertebrado con esa protección legal en España, y actualmente en esa misma categoría del Catálogo Español de Especies Amenazadas, pero además declarada en situación crítica mediante una orden ministerial (BOE nº 251, de 17/10/2018). Ambos científicos fueron autores del Plan de Acción para Margaritifera auricularia y Margaritifera margaritifera en Europa publicado por el Consejo de Europa en 2001.

Rafael Araujo en una jornada sobre las náyades.
Zaragoza. Noviembre, 2007 © J. A. Domínguez

A partir de entonces, podríamos referirnos a una segunda etapa aragonesa de Rafa durante los últimos años del siglo XX y primeros del siglo XXI, aproximadamente entre 1996 y 2009, que podríamos considerar más intensa en cuanto a su trabajo y dedicación científica en Aragón, si bien mantenía desarrollando su labor en toda España y en otros países. Rafa fue todo un referente científico a escala nacional, europea e internacional sobre la especie M. auricularia, como atestigua su obra publicada; pero sobre todo fue bastante conocido en Aragón y Navarra por albergar el Canal Imperial de Aragón la población más importante en número de especímenes vivos conocida en todo el mundo a finales del siglo XX y ocuparse de su investigación. Pronto se dio a conocer la figura científica de Rafa en todos los medios de comunicación de ámbito aragonés y colaboró activamente tanto con asociaciones sin ánimo de lucro como con instituciones oficiales en el estudio y la conservación de la margaritona, así como de otras especies de náyades. Fruto de ese gran interés, elaboró junto a otros científicos del MNCN-CSIC un documental audiovisual titulado “La Perla del Canal”, que obtuvo el Segundo Premio del Área Biomédica en la IX Bienal de Cine y Vídeo Científico Español (Zaragoza, 1999). Rafa pudo desarrollar una amplia labor de asesoramiento científico, campañas de prospección y publicaciones científicas sobre M. auricularia, tanto en los canales y acequias de riego, como en el propio cauce del río Ebro. Y esto fue posible, en buena medida, gracias a un convenio de colaboración entre el Gobierno de Aragón y el MNCN-CSIC suscrito entre 2001 y 2003. Asimismo, Rafa colaboró con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), entidad propietaria del Canal Imperial de Aragón, para intentar compatibilizar la conservación de la importante población de M. auricularia existente en su cauce artificial naturalizado.

De esta época guardamos un grato recuerdo de su trabajo de campo, en los que realizó numerosas prospecciones de náyades en el Canal Imperial de Aragón y en el río Ebro en colaboración con los técnicos de las instituciones competentes en materia de conservación de la biodiversidad, de los espacios naturales y de la gestión hidráulica del Canal Imperial de Aragón. De esos años me gustaría destacar que Rafa se dedicó en cuerpo y mente a la compleja tarea de descubrir y poner en valor social a las náyades, formando en el trabajo de campo a numerosos Agentes para la Protección de la Naturaleza de Aragón del Gobierno de Aragón, técnicos de la entonces empresa pública Sociedad de Desarrollo Medioambiental de Aragón (SODEMASA), actualmente Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARGA), agentes de la entonces Guardería de Montes del Ayuntamiento de Zaragoza (actualmente personal de la Unidad de Conservación del Medio Natural del Ayuntamiento de Zaragoza) y personal de la Guardería Fluvial de la CHE, así como a otros profesionales, naturalistas, ecologistas y aficionados a la naturaleza en general que colaboramos con él.

Los que conocimos a Rafa en Aragón, cada uno desde su ocupación o competencia, pudimos aprender de su amplio conocimiento sobre las náyades: su complejo ciclo biológico, su destacada función ecológica en el medio fluvial, las técnicas subacuáticas de prospección en los cauces y las posibles causas de su declive. Esta segunda etapa coincidió con la aparición del mejillón cebra (Dreissena polymorpha) en la cuenca del Ebro en 2001, de cuya posible introducción ya nos advirtió Rafa muchos años antes de su rápida expansión, por lo que colaboró en la adopción de las primeras medidas de estudio y de gestión con el Gobierno de Aragón y la CHE, captando el interés de numerosos medios de comunicación aragoneses. En el año 2005, con motivo de las obras de la Expo Zaragoza 2008, realizó para el Ayuntamiento de Zaragoza una amplia prospección de M. auricularia y otras náyades en el tramo del río Ebro a su paso por esta ciudad, en la que además de contar con la participación de los agentes ya citados de distintas instituciones y de los técnicos de la entonces Agenda 21 Local del Ayuntamiento de Zaragoza, contó también con el apoyo especializado del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza para la realización de las tareas subacuáticas. Esta prospección, que fue realizada durante la primera quincena del mes de julio de 2005, no pasó desapercibida para la población zaragozana, por el despliegue de medios técnicos y recursos humanos, obteniendo unos resultados importantes sobre la presencia de náyades en este tramo fluvial, aunque no de ejemplares vivos de M. auricularia. Años más tarde, ya en 2009, Rafa realizó para la CHE desde el MNCN-CSIC en colaboración con la Asociación para la Conservación y Estudio de la Biodiversidad (ACEBI), un estudio sobre el estado de conservación de M. auricularia en las aguas del río Ebro, que evidenciaba el gran declive de esta especie en el eje del Ebro y la expansión de los bivalvos exóticos invasores (mejillón cebra y almeja asiática).

Rafael Araujo en 2019 © R. Álvarez

Sus conferencias públicas eran fascinantes y sus publicaciones científicas en revistas de impacto eran de gran calidad, pero a su vez expresaban una reciente preocupación en cuanto a una adecuada gestión de la conservación de las náyades en la cuenca del Ebro se refiere. Conviene recordar que a mediados de febrero de 2003 se produjo un episodio de mortandad masiva de ejemplares de M. auricularia en un tramo del Canal Imperial de Aragón, suceso que motivó la incoación de oficio de un expediente del Justicia de Aragón (Expte. DII-226/2003-2) al objeto de recabar información de las Administraciones competentes en la materia para conocer el asunto en su integridad y emitir, en su caso, el correspondiente informe. Este hecho puso en evidencia la necesidad de mejorar esta gestión y desde entonces Rafa enfatizó la necesidad de conservar el Canal Imperial de Aragón por su rico patrimonio cultural y natural. Ponía en valor que, todavía a finales del siglo XX, en esta emblemática infraestructura hidráulica civil de la Ilustración sobreviviera la población de margaritona más importante del mundo conocida entonces. Contribuyó a su defensa con propuestas novedosas e innovadoras en colaboración con otros expertos y asociaciones sin ánimo de lucro de defensa ambiental y patrimonial, como la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), la Sociedad de Amigos del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza (SAMPUZ) y la Asociación Volunta-Ríos.

No sé si por incomprensión o por la complejidad de hacer viables alternativas posibles a la gestión oficial de las instituciones competentes, lo cierto es que estas propuestas, muy a su pesar, nunca llegaron a materializarse. Además, no se le dio continuidad al convenio de colaboración suscrito entre el Gobierno de Aragón y el MNCN-CSIC entre 2001 y 2003. En consecuencia, Rafa se centró más bien en proyectos de investigación y prospecciones de náyades en otras comunidades autónomas y en otros países. No obstante, Rafa mantuvo un interés constante por el estudio y la conservación de las náyades de Aragón. Realizó aportaciones al Plan de Recuperación de Margaritifera auricularia en Aragón (2005) y a la Estrategia para la conservación de la almeja de río (Margaritifera auricularia) en España (2007), incluso llegó a ser designado asesor de dicha Estrategia en representación del MNCN por Resolución de 27 de octubre de 2011, de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Además, participó como coautor en el libro titulado “Las almejas de agua dulce en Aragón: Margaritifera auricularia y otros bivalvos” editado por el Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón (2006), fue el primer coautor de un excelente artículo de síntesis titulado “Las náyades de la península Ibérica” en colaboración con otros autores (2009), elaboró el documento de bases ecológicas preliminares para la conservación de M. auricularia en España editado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (2012) y siguió colaborando en iniciativas o publicaciones para poner la divulgación de las náyades en Aragón, como por ejemplo la guía “El Canal Imperial de Aragón en Zaragoza” editada por el Ayuntamiento de Zaragoza (2012) y la guía de campo de “Moluscos Acuáticos de la Cuenca del Ebro” editada por la CHE (2012).

No sabría decir exactamente de qué forma ni en qué momento, quizás fuera poco a poco durante esta segunda etapa aragonesa, pero lo cierto es que Rafa entró en lo que podríamos considerar una tercera etapa marcada más bien por una gran desilusión sobre la recuperación y conservación de M. auricularia en los canales y en el río Ebro en Aragón. Esta circunstancia se evidenciaba públicamente con ocasión de su participación en determinados eventos, publicaciones o comunicaciones a la prensa. Por ejemplo, en unas jornadas técnicas realizadas en 2007 en el marco del Proyecto LIFE Conservación de Margaritifera auricularia en Aragón – LIFE04 NAT/ES/000033 (2004-2007) dirigido por el Gobierno de Aragón, en las que Rafa intervino con una ponencia titulada “M. auricularia diez años después. Presente y futuro de una especie en peligro de extinción” o en declaraciones para la prensa en 2008. Me refiero aquí a sentimientos y pensamientos que eran muy personales de Rafa y sobre los que, por respeto a otras personas y al propio Rafa, no debo entrar a juzgar. Solo diré que Rafa siempre fue una persona íntegra en su forma de pensar y de actuar, coherente con sus principios en cuanto a la conservación de la biodiversidad se refiere y también muy libre a la hora de expresar lo que consideraba más oportuno a partir de su conocimiento científico.

Sin embargo, Rafa nunca dejó de tener interés por la conservación de M. auricularia en Aragón, mantuvo contacto científico con los técnicos que se han estado ocupando hasta la actualidad de la gestión de las náyades en Aragón y seguía siendo muy conocido, apreciado y querido en esta tierra. De hecho, Rafa llevó a cabo la dirección científica del proyecto de la SEM titulado “Identificación de los potenciales agentes etiológicos responsables de las mortandades masivas de Margaritifera auricularia observadas en España”, que contó con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad, en el que participaron científicos del CSIC (del MNCN y del Real Jardín Botánico) y de la Universidad de Wisconsin-Madison (EUA), contando con la estimable colaboración del personal técnico del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y de la Comisaría de Aguas de la CHE, además de otras personas voluntarias.

Rafael Araujo en trabajos de campo en el Ebro, 2019 © R. Álvarez

Como sabemos, la importante población de M. auricularia que Rafa empezó a estudiar en Aragón desde 1996 prácticamente se ha perdido ya en 2021, como así han constatado los técnicos del Gobierno de Aragón en la revista Quercus nº 419. Justo cuando escribo este texto en recuerdo de Rafa, veo la publicación del Convenio con el Organismo Autónomo Confederación Hidrográfica del Ebro, la Comunidad Foral de Navarra y la Comunidad Autónoma de Aragón, para la protección de la especie declarada en situación crítica Margaritifera auricularia (BOE nº 277, de 19/11/2021). Quiero pensar que aún queda esperanza para la margaritona y que la ilusión de Rafa por la recuperación de esta especie amenazada pueda verse algún día cumplida.

Su reciente fallecimiento es una gran pérdida humana para su familia, colegas y amigos, pero también para la Ciencia, justo en un momento de la vida en la que se culmina la trayectoria profesional después de décadas de trabajo de investigación y divulgación. Por eso, en el Foro Malacológico de la SEM que se celebrará en Vitoria, el próximo viernes día 10 de diciembre, entre las 12:00 y las 13:00 horas, se realizará un acto de homenaje en recuerdo del Dr. Rafael Araujo Armero, que podrá ser seguido por videoconferencia en línea previa inscripción solicitando con antelación el acceso a través del correo electrónico de contacto del Comité Organizador del Foro: forosem2021@gmail.com.

Ramón M. Álvarez Halcón (malacólogo)

https://www.linkedin.com/in/ramahalcon

Categorías
Atentados ecológicos Bosques Política y Sociedad Ríos

AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA, CONTRA LA NATURALEZA

Notable ejemplar maduro de tamariz, desgajado y desplazado
© J.A. Domínguez/AdT

Nota: al parecer la intervención se ha debido a la adecuación de un camino alternativo por estar el Camino de la Mejana en obras y dar salida a los vehiculos de residentes en varias viviendas. Lo que no justifica la zafiedad de dicha intervención.

La Unidad de Gestión de Patrimonio Rústico del Ayuntamiento de Zaragoza ha causado grandes destrozos en el arbolado del camino que recorre la mota de la Mejana de Monzalbarba en la margen derecha del Ebro, tras reparar los caminos agrícolas del barrio de Monzalbarba.

Ejemplares jóvenes de álamo blanco desplazados y desarraigados
© J.A. Domínguez/AdT

Una máquina motoniveladora ha estado durante varios días interviniendo en los caminos agrícolas de Monzalbarba. Pero, por lo visto, le pareció poca la faena y se adentró por la mota de la margen derecha del Ebro.

El sendero, más que camino, que corona dicha mota del río no conduce a fincas, las cuales poseen sus propios caminos de acceso. El sendero es utilizado por ciclistas, paseantes, gente que sale a hacer deporte y algún pescador. También da acceso a los tornos de desagüe de los escorrederos, pero era suficiente para esos usos con la anchura que tenía, pues permitía incluso el paso de vehículos ligeros. La maquinaria agrícola como tractores o cosechadoras ni transitan ni necesitan transitar por él.

Su peculiaridad era que la vegetación de los márgenes formaba una cúpula que creaba un ambiente acogedor frente al cierzo o el sol. Hubiera sido suficiente una poda manual y puntual si alguna rama se considerase obstaculiazaba el paso.

Daños en el ramaje de los álamos blancos © J.A. Domínguez/AdT

Pero la motoniveladora ha ensanchado ampliamente dicho sendero por ambos lados destruyendo o dañando el arbolado. Eso, sin nombrar los arbustos arrancados. Varias decenas de álamos blancos, olmos y tamarices han sido desarraigados o tronzados o han visto desgajadas sus ramas traumáticamente.

Las imágenes dan fe de la violencia empleada y la zafiedad de la actuación.

Daños en olmos de la margen del camino © J.A. Domínguez/AdT

Ello nos lleva a reflexionar seriamente sobre la política de conservación del medio ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza mediante el uso de la fuerza y, en especial, sobre la conservación del arbolado, ahora que pretende montar el denominado Bosque de los zaragozanos para, textualmente, Mejorar la salud y aumentar la biodiversidad y Avanzar en una ciudad más verde. Lo cual es bastante increíble (ver: El Bosque de los zaragozanos, ¿qué bosque?.

Artículos relacionados:

La impunidad de los malos. Barracuda, 2015

Los malos se pasean por Alfocea. Barracuda, 2015

Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Moluscos Ríos

CHE DESTRUYE UNA ISLA DEL EBRO

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha arrasado la isla del Ebro ubicada frente a la desembocadura del río Gállego en Zaragoza.

Siguiendo sus expeditivos métodos, ha eliminado cualquier atisbo de vegetación.

Aspecto de la isla desde la margen derecha tras la intervención de CHE. Septiembre, 2021 © ANSAR. La isla ha quedado totalmente desnuda. La vegetación del fondo corresponde a la margen izquierda del Ebro

Las asociaciones ecologistas han presentado una queja ante CHE por las repercusiones ecológicas que tiene tan drástica intervención y por la reiterada falta de sensibilidad de este organismo con la flora y fauna, y piden explicaciones sobre la justificación de la obra.

Aspecto de la isla -en el centro- antes de la intervención, en ortofoto de Google Maps. Se aprecia el notable desarrollo de la vegetación por la sombra que proyecta. Arriba, el río Gállego vierte una pluma de aguas ennegrecidas debido a la contaminación que soporta.

Las entidades ecologistas argumentan que la obra tendrá repercusiones sobre la dinámica fluvial y sobre la fauna acuática, especialmente las náyades. Las afecciones sobre estos moluscos bivalvos de agua dulce se deben a:

  • Trasiego de maquinaria y personal por el cauce.
  • Dispersión de sólidos -arenas y limos- en el agua durante la intervención.
  • Modificación de la dinámica fluvial al eliminar un notable núcleo de vegetación de efectos indudables sobre la dirección y velocidad de la corriente.
  • Modificación de las condiciones ecológicas del enclave al retirar un notable núcleo de vegetación que generaba diversos microhábitas debido a la sombra proporcionada por la vegetación, con importantes efectos en la temperatura del aire y el agua; y al refugio proporcionado por la vegetación para numerosos organismos en la interfase agua-aire.

Además, dicha isla se halla dentro del ámbito del Plan de Recuperación de Pseudunio auricularius (antes Margaritifera auricularia) o margaritona, especie catalogada En Peligro Crítico de Extinción (ver: Margaritifera, again at risk. Barracuda, 2015)

La especie está amparada por:

En el Plan  de Recuperación se especifica como objetivos:

  • 6.1.6. Protección de la vegetación ribereña en el ámbito de aplicación del Plan.
  • 6.1.13. Asegurar la integración de los condicionantes ambientales derivados de la necesidad de conservación de M. auricularia en los proyectos de obras en los ríos y canales donde se encuentra la especie, […]

Para los ecologistas, la intervención atenta, por tanto, directamente contra los objetivos del Plan de Recuperación de Margaritifera y dudan que se haya prospectado el río por si hubiera ejemplares de esa especie u otras que, aunque no en peligro crítico, también están protegidas. En este caso está la náyade Unio mancus, catalogada como Vulnerable.

Hay que recordar las innumerables obras de acondicionamiento de cauces denominadas curages que desarrolla CHE y eliminan vegetación de los sotos ribereños, con gran impacto ambiental y que ha llevado a las organizaciones ecologistas a lanzar la campaña Sotos Vivos.

Categorías
Atentados ecológicos Geología Política y Sociedad Ríos

RÍO OSIA: RESTAURACIÓN YA

Los grupos ecologistas ANSAR, Amigos de la Tierra Aragón, Ecologistas en Acción Zaragoza y Fundación Quebrantahuesos denuncian la negligente actitud del Departamento deVertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón tras un año del desastre ecológico en el río Osia como consecuencia de la reparación de la carretera autonómica A-2605 que accede a las localidades de Jasa y Aragüés del Puerto, en la provincia de Huesca.

Gravas extraídas del río Osia y que siguen junto a la carretera A-2605
© ANSAR

Ha transcurrido un año desde que colectivos ecologistas y comunidad científica (ver: Las sinrazones responsables de la destrucción del río Osia/Alfredo Ollero) denunciaron las afecciones producidas en el río Osia como resultado de las obras de reparación de la carretera autonómica A-2605 -en el PK 38+250- de acceso a las localidades de Jasa y Aragüés del Puerto y que fueron finalizadas a inicios de septiembre de 2020. Obras que, tal como reconoció la propia Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), tras su visita a la zona en septiembre de 2020, en ningún momento tuvieron en cuenta la dinámica fluvial, por lo que han provocado una alteración morfológica muy grave en el río, incrementándose la peligrosidad del mismo en momentos de crecida, pudiéndose activar procesos que afecten de manera negativa a la propia carretera que se pretendía defender.

Frente a la reconocida gravedad de los hechos, con fecha 29 de septiembre de 2020, la Confederación Hidrográfica del Ebro requirió al Gobierno de Aragón, a través del Departamento del Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, la restauración fluvial del tramo afectado y la presentación de un documento técnico que mostrara la restauración, restitución o adecuación hidromorfológica de la obra efectuada.

Dicho requerimiento le fue reiterado con fecha 3 de febrero de 2021 y ante la falta de respuesta le ha vuelto a ser requerido en julio de 2021. En este último requerimiento se plantea que en el plazo de DIEZ (10) DÍAS, a contar desde la notificación del mismo, “deberá presentar el PLAN DE ETAPAS que determine la realización de las labores de restauración y adecuación a realizar, cuya EJECUCIÓN se iniciará en un plazo máximo de QUINCE (15) DÍAS a contar así mismo desde la notificación”.

Las asociaciones Amigos de la Tierra Aragón, Asociación Naturalista de Aragón (Ansar), Ecologistas en Acción Zaragoza y Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, como entidades personadas en este requerimiento, consideran de una gran irresponsabilidad la falta de respuesta de la Subdirección Provincial de Carreteras de Huesca de pendiente del Departamento de Vertebración del Territorio que dirige el Consejero Soro (CHA) y que ya en su día dio el consentimiento de realización de la obra, sin contar con informe del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) ni de la CHE.

Río Osia. Aspecto del cauce modificado tras las obras © ANSAR

Asimismo denuncian la irresponsabilidad de los diferentes organismos implicados en la realización de esta obra: el INAGA que no realizó el informe de condicionados de la obra hasta el 21 de agosto cuando ya se estaba finalizando la misma, y de la propia CHE la cual, si bien en septiembre se personó en el espacio para comprobar las actuaciones realizadas y solicitó informes y ha vuelto a requerir a la Subdirección Provincial para que proceda a la restauración fluvial, no actuó en su momento como organismo responsable de la cuenca cuando había sido alertada de lo que estaba ocurriendo y debía haber evitado el daño causado.

No puede ocurrir que se inviertan 339.097,77 euros en la reconstrucción de un terraplén de apoyo de la carretera que había sido destruido por una crecida del río Osia y que, tras la realización de la misma, no sólo se hayan producido impactos ecológicos y geomorfológicos graves sino que, además, haya aumentado la peligrosidad de futuras crecidas.

Es urgente que se pongan medidas para que estos hechos de falta de responsabilidad, por omisión o acción, no vuelvan a ocurrir y este tipo de obras cuenten con la supervisión científico-técnica antes de su aprobación.

Consideran las asociaciones que en estos momentos sólo queda que, tal como ha sido demandado por la propia CHE, la Subdirección Provincial de Carreteras de Huesca responda al requerimiento realizado y proceda a la restauración fluvial con un riguroso seguimiento científico-técnico para no repetir errores similares a los cometidos.