Categorías
Atentados ecológicos Expo2008 Sostenibilidad

CRUJIRÁ EL MEDIO AMBIENTE

Hace unas semanas, alcaldes de Monegros manifestaban su preocupación por el impacto que iba a tener el segundo oleoducto que el Ministerio de Medio Ambiente quiere hacer pasar por la comarca porque afectará a zonas regables y a los costosos sistemas de distribución y bombeo. Pues bien, aquí en Zaragoza se van a destruir graciosamente en el meandro de Ranillas más de 100 hectáreas de huerta, de productivo regadío en la fértil ribera del Ebro, que se riegan por gravedad y están al lado del principal centro de consumo de Aragón. ¿Por qué este contraste: allí -en Monegros- se preocupan de una tubería que irá enterrada y aquí -en Zaragoza capital- se celebra con júbilo la desaparición de la huerta?, ¿es compatible la pérdida irreversible de ese pedazo de huerta zaragozana con el desarrollo sostenible?
Es un buen motivo para juzgar ya si la Expo y el ajardinamiento y urbanización del meandro de Ranillas son compatibles con el desarrollo sostenible, que va mucho más allá de hacer edificios reutilizables, paseos bioclimáticos y barquitas por el río.
Sociólogos y economistas ambientales proponen como principios de sostenibilidad: 1º la conservación, 2º la parsimonia; 3º rechazo a la extravagancia. Y en lo que concierne a las urbes: 4º ciudades limitadas en su expansión; 5º conservación de los espacios ecológica y agrícolamente productivos dentro de los límites urbanos o en sus inmediaciones y 6º rehabilitación de espacios construidos o degradados.
Esta expo no cumple ninguno de ellos. Primero, altera la dinámica fluvial del Ebro (azud), ocupa la llanura de inundación y no conserva la huerta. Restaurar algunas riberas no justifica la pérdida de suelo fértil, deben restaurarse por decencia. Segundo, una expo, por su concepción, se opone al criterio de parsimonia y de desarrollo pausado: millones de euros para obras en tres años, millones de personas en tres meses. Tercero, una Expo, esta expo -que no viene a satisfacer necesidades básicas- es un monumento a la extravagancia y el derroche con costosas publicaciones de propaganda, viajes, banquetes. Luego vendrán, canales de aguas bravas, centros termales y otros lujos totalmente prescindibles. Cuarto, Zaragoza se expande urbanísticamente con la Expo, dando un nuevo zarpazo a la huerta, sin que nadie nos diga si va a ser el último. Quinto, se destruye un recurso local productivo. Por último, el meandro de Ranillas no es un lugar degradado como nos quieren hacer creer. ¿Acaso las fotos aéreas que nos han enseñado de su estado actual no hablan suficientemente de su verdor y belleza?
En fin, desarrollo sostenible es aquél que cumple el criterio de equidad, y es extensible al resto del mundo, a los 6000 millones de personas. Pues bien, es impensable que el desarrollo de cada ciudad se haga a base de expos y eventos semejantes cada cien años, con masivas inversiones concentradas en el tiempo y en el espacio, que detraen fondos destinados a otras necesidades.
Además, las prisas constructoras “a galope tendido” (Alcalde Belloch) no se van a andar con contemplaciones ambientales. Y de muestra, un botón: el Ayuntamiento no someterá a Evaluación de Impacto Ambiental el proyecto de puente del Tercer Milenio. En estos tres años oiremos más de una vez cómo cruje nuestro medio ambiente.
(Publicado en Heraldo de Aragón en enero de 2005)

Categorías
Atentados ecológicos Estepas PTR López Soriano

ATILA EN LA ESTEPA

PTR López Soriano

Carteles frente a los desmontes a la entrada del PTR López Soriano

Durante semanas, el grupo Acciona nos ha vendido de forma insistente en los medios de comunicación una imagen amable y pulcra de sus actuaciones. La realidad es que esa empresa ha explanado el polígono PTR de López Soriano, de 850 hectáreas, destruyendo un valiosísimo enclave estepario junto a Zaragoza capital. Campaña de lavado de imagen se llama eso, descarada campaña de imagen.

Artículos relacionados:

Categorías
Agua Atentados ecológicos Expo2008 Ríos Sostenibilidad

SOSTENIBILIDAD A BASE DE HORMIGÓN

Ebro

Las máquinas han entrado en el meandro de Ranillas (Zaragoza) arrasando las huertas allí instaladas junto al río Ebro. Van a construir la base de la Expo 2008, pero para ello elevarán más de 5 metros la cota natural del suelo, para lo que utilizarán 334.000m3 de tierras y verterán 140.000m3 de hormigón.

No contentos con edificar en la llanura de inundación del Ebro y arrasar huertas productivas, ahora se jactan los promotores de la tierra que van a remover.

El lema de la Expo 2008 de Zaragoza es Agua y desarrollo sostenible. Está visto cómo la sostenibilidad ya se hace a base de hormigón.