Categorías
Agricultura Contaminación Política y Sociedad Ríos

ZARAGOZA: AGUA 100% DE CALIDAD

Zaragoza debe mejorar la calidad de su agua de boca

El abastecimiento de agua de calidad a Zaragoza capital está lejos aún de estar resuelto en su totalidad. Es cierto que es apta para el consumo humano y cumple los parámetros de salubridad sanitarios pero, al mismo tiempo, es igualmente cierto que Zaragoza podría beneficiarse de una calidad mucho mejor que, sin ninguna duda, repercutiría en el estado de la salud de los ciudadanos y de su economía.

Tanto el Ayuntamiento de la ciudad como el organismo de cuenca -Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE)- y la propia DGA, en el último tercio del siglo pasado, mantenían que “Zaragoza dispone de agua abundante pero su calidad es muy deficiente” y aducían que ello era debido a “los vertidos contaminantes de ciudades industrializadas aguas arriba de la ciudad, el alto contenido en sales de la depresión salina del valle medio del Ebro y el que miles de hectáreas de regadíos  realicen aportaciones a los ríos con fertilizantes y pesticidas“

En 1975 el Ayuntamiento de Zaragoza solicitó un caudal de 6 m3/seg del sistema de Bardenas, la CHE lo informó favorablemente y fue en 1983 cuando el pleno del Ayuntamiento acordó este abastecimiento.

En 1998 comenzaron las gestiones para alcanzar este objetivo aprovechando las infraestructuras hidráulicas ya existentes, para que Zaragoza y otros 46 ayuntamientos de su entorno se beneficiaran de una importante inversión (166 millones de euros) cuyos convenios de explotación se firmaron en 1999. Diez años después, empezó a funcionar el sistema y gran parte de la población de la comarca de las Cinco Villas y estas poblaciones cercanas  beben aguas cien por cien del río Aragón.

No fue así en Zaragoza, que siguió abasteciéndose desde su tradicional suministro del Ebro por medio del Canal Imperial, aunque también en parte del río Aragón a través del Canal de las Bardenas.

Entendemos que no deberían ser razones estrictamente económicas las que determinasen las proporciones de las diferentes fuentes de suministro que deben constituir el agua de boca de la población, sino la mejor calidad del servicio público que se pone a disposición de  los hogares de Zaragoza.

Hoy, con un consumo de 60 hm³ al año, el abastecimiento de la ciudad se satisface con apenas 2 m³/s, lejos de los 6 m³/s aprobados por la CHE en 1975. Y dado que el Canal de Bardenas traslada desde su cabecera 60 m³/s parece perfectamente posible que éste pueda ser el suministro del agua de boca de Zaragoza.

La Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas de España, S. A. (ACUAES), encargada de acometer la gestión directa de las actuaciones encomendadas en su día por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPAMA), señala que en primavera-verano el agua llega en continuo hasta nuestra ciudad desd el sistema Bardenas. No hay que bombear y es la forma más económica de proveer el abastecimiento.

En otoño-invierno, cuando el Canal de las Bardenas está en mantenimiento, se toma el agua del embalse de regulación de Laverné, próximo a la acequia de Sora.

A la comunidad de regantes del Canal de Las Bardenas le resulta provechoso este servicio. Conviene saber que Zaragoza capital utiliza aproximadamente el 4 % de los caudales que puede transportar el canal y aporta el 48 % del coste de su mantenimiento.

Las proporciones de agua de Canal Imperial y del de Bardenas han sido variables en todo este tiempo. Del 2009 al 2019 se han captado, con carácter general, partes iguales del río Aragón y del Canal Imperial.

Hay que decir que en 2010 cuando se captó el 90% de aguas de Bardenas, el índice de los parámetros de trihalometanos, nitratos, cloro utilizado, conductividad y sodio mejoraron ostensiblemente, con una reducción entre un 50 y un 80 %.

Al recuperarse la captación paritaria los índices mencionados volvieron a crecer, siendo un agua de peor calidad aunque, como es lógico, mejor que la que se bebía en 2007 antes de que entrara el sistema de Bardenas en el abastecimiento.

Para terminar esta descripción, estamos plenamente convencidos de que Zaragoza puede disponer de agua apta para el consumo que podría alcanzar la excelencia y con ello una mejora en la salud de sus habitantes, si se aumentara el abastecimiento desde el río Aragón a través del sistema de Bardenas. Para ello no es necesario ningún acuerdo con otras instituciones; el contrato con ACUAES permite hacerlo posible simplemente gestionándolo de forma adecuada.

Constituiría un activo para las empresas que producen bebidas y alimentos con esta agua y una mejora para la hostelería que permitiría servir un agua excelente gratuita en los establecimientos, así como un ahorro muy importante para los ciudadanos (unos 121 litros por persona y año de agua envasada), teniendo en cuenta que el metro cúbico de agua cuesta 1,64 euros y el agua envasada 144 veces más.

En torno al 40 % de la población de Zaragoza no bebe agua del grifo actualmente. Con el 100 % de agua del Canal de las Bardenas y buenas campañas informativas disminuirá este porcentaje y no habría necesidad de comprar agua embotellada, con la consiguiente repercusión en la reducción de residuos plásticos.

Episodio de espumas en el río Ebro © JAD/AdT

Una solución idónea a medio plazo

Abastecer a Zaragoza con 20 hm³ más al año desde el río Aragón no supone una merma representativa para los riegos actuales de Bardenas y económicamente, no supondría a la población más allá de dos euros por persona y año. Además, un euro invertido en el ciclo integral del agua son tres euros invertidos en salud.

Tanto la concesión de agua del Canal Imperial como la del Ebro de que dispone, en este momento la ciudad, debería reducirse y quedar como reserva estratégica para emergencias u otros usos agrícolas, industriales o para infraestructuras verdes.

No obstante, el hecho de que el embalse de La Loteta, como regulador de las aguas de abastecimiento, no haya cumplido con los fines propuestos, obliga a la necesidad de tener a medio plazo un embalse de regulación en las proximidades de la Acequia de Sora.

Para ello es necesario abrir dos vías de diálogo con el Ayuntamiento: una, que debería materializarse en una reunión de las entidades que firman este documento con el Alcalde de la ciudad.

Otra, haciendo efectiva la convocatoria de la Comisión del Agua de la Agenda 21 que, reglamentariamente, se tiene que reunir una vez al año y en donde es preciso tratar la situación del ciclo integral del agua.

Es preciso, igualmente, analizar adecuadamente la depuración del agua y actuar sobre nuestras aguas residuales tal como exigimos que actúen las poblaciones aguas arriba de Zaragoza. Es preciso mejorar nuestros vertidos al ecosistema y exigir a otras instituciones la mejora de los suyos (agrícolas y ganaderas del valle medio del Ebro). La calidad del agua del Ebro como garantía de recurso y como calidad medioambiental exige el esfuerzo de toda la sociedad en su conjunto.

                                                           Zaragoza, 8 de marzo de 2022

El presente escrio se ha presentado a los grupos municipales del Ayuntamiento de Zaragoza para su toma en consideración.

COLECTIVOS FIRMANTES:

Amigos de la Tierra Aragón

Asociación Naturalista de Aragón -ANSAR-

Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública -ADSPA-

Asociación Vecinal Manuel Viola

Comisiones Obreras -CCOO-

Ecologistas en Acción

Federación de Barrios de Zaragoza

Federación Aragonesa de Solidaridad

Fundación Ecologia y Desarrollo -ECODES-

Red de Agua Pública de Aragón -RAPA- 

Unión de Consumidores de Aragón -UCA-

UGT

Unión Vecinal Cesaragusta

Categorías
Agua Contaminación Política y Sociedad Ríos

MALOS TIEMPOS PARA EL RÍO EBRO (y II)

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

En un atículo anterior se hacía referencia a la mala calidad del agua del Ebro a la altura de Zaragoza capital (ver: Malos tiempos para el Ebro) por el aspecto y las formaciones de espuma que arrastran sus aguas. Calidad deteriorada por la contaminación difusa -o no tanto- de escorrentías agrícolas, ganaderas y vertidos de deficientes depuradoras.

La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

Pero no sólo el agua lleva disueltas sustancias contaminantes de origen humano, agroganadero o industrial que son imposibles de degradar. También las aguas arrastran materiales sólidos -poco nobles- y las riberas son la escombrera de los vecinos.

VERTIDOS DE BASURA Y ESCOMBROS

La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

A la vista de los restos encontrados últimamente y los comentarios de los agentes ambientales ante los que se denuncian los vertidos de basuras y escombros, son los propietarios de las casetas y chalés -ilegales, generalmente- de la ribera quienes se deshacen de los enseres que la inundación de diciembre les arruinó. Además de los que aprovechan para deshacerse de los escombros generados por la remodelación del chalé o del propio domicilio.

Ferreruela, Monzalbarba-La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

También son habituales los vertidos realizados por pequeños talleres y comercios que se deshacen en la ribera de los materiales obsoletos o deteriorados de sus almacenes.

PLÁSTICOS Y TEXTILES

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

Uno de los problemas que preocupan de forma creciente es el de los plásticos y textiles no degradables, como las toallitas, mascarillas, bolsas y guantes desechables.

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

Su nula degradabilidad los hace persistentes en el medio durante largos periodos. Su disgregación en partículas y fibras de pequeño tamaño origina el grave problema de los microplásticos.

Más info en Stop Plástico

Categorías
Agua Contaminación Moluscos Ríos

MALOS TIEMPOS PARA EL RÍO EBRO

Desde hace un mes se vienen observando formaciones de espuma flotando en superficie en el río Ebro aguas arriba de Zaragoza capital, fenómeno que no parece muy natural y que puede estar afectando a la calidad del agua.

Río Ebro en La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

Las imágenes de los últimos días están tomadas en el Soto de Ferreruela en la partida de Monzalbarba-La Almozara, frente a Juslibol, en el TM de Zaragoza.

Río Ebro en La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

De tratarse de un episodio de contaminación o de baja calidad de la aguas, ello afectaría, entre otras, a las poblaciones de náyades, entre las que se encuentra Margaritifera aricularia, así como a los usos del agua para riego o consumo humano.

Río Ebro en La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

Diversos observadores también informan de la llegada del episodio de espumas a la capital aragonesa.

Río Ebro en Zaragoza © Archivo AdT

Desde las entidades ecologistas se ha denunciado el hecho a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) para que se investigue el origen del fenómeno y se tomen las medidas oportunas, sin que hasta ahora hayan dado respuesta desde el organimo de cuenca.

Más información se puede encontrar en el informe Ríos tóxicos (Ecologistas en Acción, 2022) donde se aportan datos de la cuenca del Ebro en pp 55 a 57.

Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Moluscos Ríos

CHE DESTRUYE UNA ISLA DEL EBRO

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha arrasado la isla del Ebro ubicada frente a la desembocadura del río Gállego en Zaragoza.

Siguiendo sus expeditivos métodos, ha eliminado cualquier atisbo de vegetación.

Aspecto de la isla desde la margen derecha tras la intervención de CHE. Septiembre, 2021 © ANSAR. La isla ha quedado totalmente desnuda. La vegetación del fondo corresponde a la margen izquierda del Ebro

Las asociaciones ecologistas han presentado una queja ante CHE por las repercusiones ecológicas que tiene tan drástica intervención y por la reiterada falta de sensibilidad de este organismo con la flora y fauna, y piden explicaciones sobre la justificación de la obra.

Aspecto de la isla -en el centro- antes de la intervención, en ortofoto de Google Maps. Se aprecia el notable desarrollo de la vegetación por la sombra que proyecta. Arriba, el río Gállego vierte una pluma de aguas ennegrecidas debido a la contaminación que soporta.

Las entidades ecologistas argumentan que la obra tendrá repercusiones sobre la dinámica fluvial y sobre la fauna acuática, especialmente las náyades. Las afecciones sobre estos moluscos bivalvos de agua dulce se deben a:

  • Trasiego de maquinaria y personal por el cauce.
  • Dispersión de sólidos -arenas y limos- en el agua durante la intervención.
  • Modificación de la dinámica fluvial al eliminar un notable núcleo de vegetación de efectos indudables sobre la dirección y velocidad de la corriente.
  • Modificación de las condiciones ecológicas del enclave al retirar un notable núcleo de vegetación que generaba diversos microhábitas debido a la sombra proporcionada por la vegetación, con importantes efectos en la temperatura del aire y el agua; y al refugio proporcionado por la vegetación para numerosos organismos en la interfase agua-aire.

Además, dicha isla se halla dentro del ámbito del Plan de Recuperación de Pseudunio auricularius (antes Margaritifera auricularia) o margaritona, especie catalogada En Peligro Crítico de Extinción (ver: Margaritifera, again at risk. Barracuda, 2015)

La especie está amparada por:

En el Plan  de Recuperación se especifica como objetivos:

  • 6.1.6. Protección de la vegetación ribereña en el ámbito de aplicación del Plan.
  • 6.1.13. Asegurar la integración de los condicionantes ambientales derivados de la necesidad de conservación de M. auricularia en los proyectos de obras en los ríos y canales donde se encuentra la especie, […]

Para los ecologistas, la intervención atenta, por tanto, directamente contra los objetivos del Plan de Recuperación de Margaritifera y dudan que se haya prospectado el río por si hubiera ejemplares de esa especie u otras que, aunque no en peligro crítico, también están protegidas. En este caso está la náyade Unio mancus, catalogada como Vulnerable.

Hay que recordar las innumerables obras de acondicionamiento de cauces denominadas curages que desarrolla CHE y eliminan vegetación de los sotos ribereños, con gran impacto ambiental y que ha llevado a las organizaciones ecologistas a lanzar la campaña Sotos Vivos.

Categorías
Biodiversidad Bosques Campañas de Defensa Ecologismo Ríos

SOTOS VIVOS

Limpieza de basuras en Soto de Alfocea, Zaragoza

Las organizaciones ecologistas Ansar y Amigos de la Tierra Aragón han llevado a cabo el domingo 1 de agosto una jornada reivindicativa en defensa de los sotos del Ebro visitando el Soto de Alfocea y llevando a cabo la retirada de las basuras acumuladas, tarea que las administraciones no llevan a cabo.

Denuncian que CHE, Gobierno de Aragón y ayuntamientos solo se acuerdan de los sotos para llevar a cabo intervenciones agresivas como curages, desbroces de vegetación silvestre y talas del arbolado muchas veces disfrazadas de tareas de limpieza.

El Soto de Alfocea ha sido elegido como escenario del inicio de la campaña en defensa de los sotos fluviales de la cuenca del Ebro y especialmente del eje del Ebro ante los proyectos que amenzan con arrasar los ya reducidos sotos, permenentemente sometidos a proyectos que los invaden, los seccionan y fragmentan, destruyendo su capacidad de acogida, de regeneración y resiliencia y menguando su biodiversidad.

Intervención de curage en Soto de La Alameda de Sobradiel, Zaragoza

Anteriores artículos:

La CHE arrasa el Soto de Alfocea

La maldición del curage en el Soto de La Alameda

La CHE arrasa el Soto del Tambor

Categorías
Comunicación Geología Política y Sociedad Ríos

ISLAS TENGAMOS EN EL EBRO POR MUCHOS AÑOS

noticia

Heraldo de Aragón, 20201205

La nueva reclamación de limpieza del Ebro de la que se hace eco Heraldo ha tenido una contundente respuesta del profesor de Geografía de la Universidad de Zaragoza, Alfredo Ollero, autor también del blog Cuidando ríos.

El titular ya es tremendo: «Denuncian la presencia de una isla de grava» ¡¡¡En un río de gravas que tiene y toda la vida ha tenido islas!!! ¿Cómo se puede denunciar a un río por ser río y ser como es?
Por cierto, la isla ha existido siempre, no hay más que verlo en fotografías aéreas antiguas. Antes de la construcción del puente se encontraba pegada a la orilla de Movera.
El artículo está lleno de apreciaciones que demuestran el escaso conocimiento sobre cómo funciona un río y sobre cómo es el Ebro de estos concejales.
Desde el ámbito científico no podemos permitir en un tema como este que se emitan opiniones sin fundamento que no sean respaldadas por criterios técnicos, ni que la prensa se haga eco de ello y que cualquier persona pueda leerlo y se lo crea.
Esta isla lleva muchos años ahí y justo hasta hace un mes ya ha sido objeto de dragado y limpieza, como se observa en la foto, de forma injustificada y para no solucionar nada. El puro placebo de siempre.
Precisamente esa isla se sitúa en un punto de notable incisión en el cauce del Ebro, una incisión provocada por los 40.000 m³ de grava que se extrajeron para construir el puente. Precisamente no hay exceso de gravas, sino un claro déficit, lo cual está encajando el cauce y descalzando la orilla del soto de Cantalobos. Con este déficit, que cualquier visitante iniciado puede observar con claridad en el terreno, la estabilidad del puente está comprometida si se cometiera la torpeza de eliminar esa isla.
Las acumulaciones de sedimentos no incrementan las inundaciones. Esto está demostrado científicamente en ríos como el Ebro. Los sedimentos en crecida están en tránsito y no ocupan sitio. Invertir en limpiar y dragar es tirar el dinero. Las restricciones ambientales y las directivas europeas no están ahí por capricho.
No temáis en Villafranca de Ebro, porque las gravas de esa isla 1) no incrementan la inundación, 2) necesitan unas 15 crecidas importantes para llegar a esa localidad. Lo harán ya en el siglo XXII, cuando espero que haya bastante mayor sensibilidad y conocimiento fluvial y ambiental que en la actualidad.
Ofrezco a estos concejales, y a otros, de cualquier partido político, un curso de geomorfología fluvial y transporte de sedimentos. Podríamos desarrollar una iniciativa tan exitosa como la Escuela de Alcaldes que puso en práctica la Confederación Hidrográfica del Duero. Y les explicaría con detalle por qué no es cierto lo que comentan de los caudales, qué ocurre realmente con la ARA-A1, por qué dragar no soluciona nada sino que perjudica, qué alternativas existen, etc.

Más información:
Preparando el dragado del Ebro. Barracuda, 2010
Y para empezar el año, dragado. A. Ollero/Barracuda, 2007
El azud del Ebro, un error ambiental. A. Ollero/Barracuda, 2007
Categorías
Atentados ecológicos Expo2008 Política y Sociedad Ríos Sostenibilidad

DESMANTELAR EL AZUD (y II)

Vadorrey

EPA. Zaragoza, 1 de julio de 2017

Con el accidente de ayer en el que un chico quedó atrapado en el fango y debió ser rescatado por los bomberos queda demostrado de forma patente que el azud es un elemento perverso que deja el río cubierto de un depósito de fango anóxico e inmundo a pesar de que sus promotores insistan en que es bueno y nada menos que necesario (sic), como escribe Francisco Pellicer (El azud de Lorenzo Pardo, necesario para las riberas).

Vadorrey

Protesta ciudadana contra el azud del Ebro. Zaragoza, 1 de junio de 2006

El azud, que se construyó con la Expo 2008, se incardina en una superada visión antropocéntrica de la naturaleza, de dominio y control de la misma (Pellicer nos recuerda que ya existía un proyecto de 1954) y de una deformada visión de los elementos naturales propios a los que se considera defectuosos y a los que hay que corregir. Unas veces son las estepas a las que se requiere reverdecer con regadíos y repoblaciones, otras es es el estiaje y bajo caudal del Ebro en verano.

Pero dado que dentro de los actuales criterios de sostenibilidad ambiental debemos tender a una sociedad de bajo impacto, de bajo consumo energético, una sociedad adaptada al medio y dado que se tiende a eliminar barreras ambientales y reducir el impacto humano en el medio para recuperar procesos ecológicos que nos proporcionan unos servicios gratuitos (depuración, biodiversidad…), el azud es inaceptable.