Categorías
Aves

VENCEJOS, SÓLO VENCEJOS

vencejo común

Hoy los vencejos comunes (Apus apus) volaban a miles en el cielo zaragozano. Han disfrutado pasando por delante de la cámara. Disfrutad vosotros también con sus acrobacias.

Categorías
Consumo Sostenibilidad

¿SON SUFICIENTES LOS GESTOS?

folleto

Folleto de Alcampo

El folleto que reproduzco aquí lo distribuyen en los hipermercados de Alcampo. Sin duda es un síntoma más de cómo el sistema (económico, social) en el que vivimos utiliza el mensaje ecologista en beneficio propio.

Categorías
Eólica Humor

EOLICAZO IV (SIN COMENTARIOS)

chiste

Una corriente de aire mortal [El País, 24.06.2006]

Categorías
Atentados ecológicos Estepas Sostenibilidad Urbanismo

VALDESPARTERA: ECOCIUDAD O ECOCIDIO

Valdespartera

Desmontes en Valdespartera (Zaragoza). Mayo, 2005

El proyecto urbanístico de Valdespartera en Zaragoza (España) ha sido presentado en un foro internacional sobre urbanismo sostenible por el Concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza y la Ministra de Medio Ambiente.
Últimamente proliferan en Aragón los proyectos denominados ecológicos y sostenibles: el Ecovertedero de Zaragoza, la Ecociudad de Valdespartera, la Expo 2008 con su lema Agua y desarrollo sostenible… Pero la realidad es que esconden unas profundas mentiras.
Precisamente nos quieren vender como ecológico el proyecto de Valdespartera cuando el Observatorio de Sostenibilidad en España ha hecho público el informe sobre la alarmente destrucción de suelo por la expansión urbanística, lo cual es signo de insostenibilidad. Incluso los Ingenieros de Caminos critican el urbanismo desenfrenado en España.
Valdespartera ocupará 243 hectáreas y se moverán 5,6 millones de metros cúbicos de tierras. Es decir, que se destruirán 243 hectáreas de suelo, del cual, la mayor parte era suelo natural estepario y de cultivos de secano. Por lo tanto, el proyecto de Valdespartera es antiecológico desde su origen. Primero, porque se crea un nuevo espacio urbano lejos de la ciudad rompiendo con la ciudad compacta. Segundo porque se han destruido 243 hectáreas de suelo y porque se ha tenido un especial cuidado en arrasar minuciosamente el terreno y que no quedara ni una mata de esparto para preservar la memoria del nombre.
Y que, encima, califiquen el proyecto como ecociudad, es todo un insulto a la inteligencia y una profunda desfachatez. Que se hagan viviendas protegidas, como parece ser que se van a hacer, y que se dispongan sistemas de ahorro energético en los edificios no justifica para nada el desastre previo. Si un principio prevalece en el desarrollo sostenible es el de que el fin no justifica los medios. Y los medios empleados en Valdespartera han sido devastadores:

Unidades de obra más representativas
Demoliciones y movimiento de tierras
demolición edificación…………193.000,- m3
desmontes………………………..4.051.000,- m3
terraplenes………………………..1.847.000,- m3
excavación en zanjas…………911.000,- m3
suelos selecc y zahorras…….476.000,- m3

Valdespartera se suma así a otros grandes desastres al sur de Zaragoza como el PTR López Soriano o la expansión de La Muela y de Cuarte de Huerva. Sólo ahora que los corruptos de Marbella rondan por los acampos del Sur de Zaragoza, el alcalde Belloch se pone las pilas.

Categorías
Estepas Fauna Moluscos

CARACOLES EN LA ESTEPA

Sphincterochila candidissima

Ejemplares de Sphincterochila candidissima. Zaragoza. Junio, 2006

Cuando hablamos de las estepas del Valle del Ebro como ambientes donde la aridez es el factor limitante más trascendental, puede resultar sorprendente descubrir animales que, por lo común, entendemos ligados a lugares húmedos, como sucede con los caracoles.
Hoy traigo aquí a Sphincterochila candidissima, molusco gasterópodo, terrícola, común en los ambientes esteparios del Valle del Ebro. Se caracteriza por su concha globosa, de unos dos centímetros de longitud, totalmente blanca y gruesa, muy calcificada. El cuerpo del animal es gris oscuro, tendiendo a negro. Se alimenta de las algas y líquenes que recubren el suelo.
Su concha gruesa evita la deshidratación y el color blanco le permite superar la insolación al reflejar los rayos solares. En los periodos de inactividad permanece retraído en su concha pero los ejemplares quedan sobre el terreno expuestos a la intemperie. Los días de lluvia o las noches húmedas permiten al animal retomar su actividad. Durante la inactividad el animal cierra el estoma (boca del caparazón) con un epifragma calizo, lo que garantiza el hermetismo.
Según la bibliografía, la familia de los Esfincteroquílidos (Sphincterochilidae) habita estepas rocosas y semidesiertos y estos caracoles llegan a sobrevivir varios años en reposo.
Sphincterochila candidissima

Ejemplar de Sphincterochila candidissima. Junio, 2006

Categorías
Flora Montañas

Botrychium lunaria

Botrychium lunaria

Ejemplar de Botrychium lunaria. Bujaruelo (Huesca), junio 2006

Esta diminuta y rara planta está emparentada con equisetos y helechos, que pertenecen al grupo de las Pteridofitas (Pteridophyta), plantas vasculares -con vasos conductores- pero que no tienen flores ni, por tanto, semillas.

Es una especie de distribución boreoalpina, es decir, que se encuentra en los países nórdicos y en las cordilleras más elevadas de Europa del Sur. Esta distribución se debe a que se expandió durante las glaciaciones y al concluir éstas, quedó acantonada en el sur en las zonas más frías, en las cumbres de las montañas.

Debe su nombre científico a que presenta una hoja o fronde dividida en segmentos semilunares y una espiga de esporangios que semeja un racimo (del griego bótrychos, racimo). Los esporangios toman un color amarillo-parduzco cuando maduran. Por lo general esta planta apenas sobrepasa los 5 cm de altura aunque en ocasiones puede alcanzar los 25 cm.

El ejemplar de la fotografía se encontraba en un canchal a unos 1700m de altitud, en el ascenso al puerto de Bujaruelo (Huesca) superado ya el pinar negro.

Botrychium lunaria [Herbario de Jaca]
Pteridofitas [duiops.net]
Categorías
Bosques Etnografía Flora

DULCAMARA: LUJURIA EN EL SOTO

dulcamara

Flores de dulcamara. Ribera del Ebro. Zaragoza, mayo 2006.

Estas flores de colores tan sugerentes corresponden a la dulcamara (Solanum dulcamara), una planta trepadora de los sotos, los bosques fluviales en la cuenca del Ebro. Se la puede ver sobre los árboles o sobre las zarzas y arbustos del soto. Florece desde mayo hasta agosto. Los frutos son unas pequeñas bayas rojas.

Pertenece a la familia de las Solanáceas, como el tabaco, el estramonio, el tomate y la patatera. De hecho, es del mismo género Solanum que la patata (Solanum tuberosum) y el tomate (Solanum lycopersicum). Por eso es tóxica y se le llama popularmente mataconejos o uvas del diablo.

La dulcamara es una especie común que está muy extendida por el hemisferio norte, buscando siempre lugares sombríos, cálidos y con humedad. Los sotos proporcionan ambos factores, por lo que son lugares especialmente exuberantes y lujuriosos.

Entre sus aplicaciones, se ha usado como analgésica, diurética y depurativa. En el Alto Aragón (Huesca) el cocimiento de sus hojas se aplica en forma de cataplasma para reventar los uñeros.

Lujuria. (Del lat. luxurĭa).
2. f. Exceso o demasía en algunas cosas.
(Diccionario de la RAE)
Nota: la dulcamara de la fotografía y que vive en Europa nada tiene que ver con la dulcamara sudamericana que se vende como remedio para muchos males y que corresponde a Bryophylum gastonis bonnieri.
Categorías
Biodiversidad Hongos Montañas

HONGOS SAPROBIOS

setas

Hongos sobre una boñiga de vaca. Gavarnie (Francia), junio 2006

Estos hongos se están desarrollando a partir de una boñiga de vaca. Los seres que se nutren a expensas de excrementos o restos muertos o en descomposición de organismos muertos se llaman saprobios.

La saprobiosis (del griego sapros, podrido y bios, vivo) es una forma de nutrición heterótrofa. La realizan algunos hongos a partir de hojarasca, madera, cadáveres o, como en este caso, excrementos.

Antaño, los hongos se consideraban incluidos en el reino vegetal, pero actualmente existe un reino exclusivo para ellos, el Reino Fungi (Hongos) diferenciado del Reino Plantae (Plantas). Los hongos no son plantas ya que no hacen la fotosíntesis, no son autótrofos y sus tejidos son muy diferentes de los de las plantas.

La parte que vemos de estos hongos son los órganos reproductores o setas, con forma de sombrerillo. Pero una parte importante del hongo está oculta dentro de la boñiga y son los numerosos filamentos que absoroben los nutrientes. Esos filamentos o hifas forman el micelio, que es el verdadero cuerpo del hongo.

Los hongos son unos organismos importantísimos en los ecosistemas ya que actúan como descomponedores y cierran el ciclo de la materia al incorporarla de nuevo a la cadena trófica o al mineralizarla.

Por cierto, la boñiga es de una vaca francesa en el Col de Tentes a 2.200 metros de altitud, en la localidad de Gavarnie, en el Parc National des Pyrénées. Los hongos en primer plano, de sombrerillo de color marrón, creo que son del género Panaeolus. Al fondo se ven otros de sombrerillo blanco que podrían ser Coprinus, propios de excrementos (del griego kopros, excremento).

Categorías
Estepas Flora

Helianthemum syriacum

Heliantemum syriacum

Ejemplar en flor. Valmadrid (Zaragoza). Junio, 2006

Heliantemum syriacum es una jarilla (Familia Cistáceas) propia de matorrales despejados y coscojares con pino carrasco sobre calizas, margas yesíferas y terrenos arenosos. Es una planta perenne, de cepa leñosa, tallos erectos y hojas lanceoladas de margen revoluto que le dan aspecto de ser casi lineares. Alcanza una altura de unos sesenta centímetros

El margen revuelto hacia el envés es un mecanismo de adpatación contra la fuerte insolación y evapotranspiración que debe soportar en los ambientes esteparios donde vive, para evitar la radiación solar y reducir la transpiración.

Se le conoce popularmente como romerillo. Se suele encontrar con la jarilla de escamas (Helianthemum squamatum) y con el albardín en las zonas de yesos del valle del Ebro.

Es una especie de distribución mediterránea, encontrándose en el norte de África y países del sur de Europa.

Helianthemum syriacum [Herbario de Jaca]
Categorías
Fauna Flora Naturalismo

NATURALISMO (I): EL CUADERNO DE CAMPO

cuadernos

Los cuadernos de campo permiten anotaciones y bocetos

INICIACIÓN AL NATURALISMO DE CAMPO (I): EL CUADERNO DE CAMPO

Comienzan una serie de artículos que tendrán como finalidad animar a los aficionados a iniciarse en el naturalismo de campo. Dedicaré periódicamente en estas páginas a dar pautas y consejos sobre cómo observar la naturaleza en sus distintas facetas (animales, plantas, huellas y rastros, rocas…) y cómo hacerlo de la forma más eficaz y agradable posible, siempre dentro de unas normas elementales de comportamiento responsable. El objetivo es despertar el placer de descubrir, de aprender, de asombrarse y conocer nuestro entorno para sentirnos más estrechamente unidos a él.

El primero de los capítulos lo dedicamos al cuaderno de campo, a sus características y manejo. El cuaderno de campo es la herramienta básica e imprescindible de cualquier naturalista. Volver de una excursión o un paseo por el monte sin haber registrado las impresiones y observaciones realizadas, supone una gran pérdida de información e impide aprovechar en el futuro lo que hayamos visto, oído o palpado. La memoria es frágil. Lo escrito permanece.

El cuaderno de campo es el soporte sobre el cual registrar la información y las incidencias ocurridas durante las observaciones. Las características del cuaderno dependerán del tipo de anotaciones que vayamos a plasmar y del esfuerzo y (mal)trato al que lo vayamos a someter. Ha de ser manejable, de tamaño adecuado al bolsillo del tabardo o al macuto donde lo transportemos. Formatos entre 9x14cm y 13x21cm son bastante cómodos. Ha de ser resistente, con tapas duras y hojas que no se desprendan fácilmente. Las hojas pueden ser en blanco o pueden estar finamente pautadas (con líneas o cuadrícula), tanto si es para escribir como para realizar sencillos dibujos o croquis.

Lo habitual es hacer una ficha de cada salida o, si se trata de una excursión con etapas por parajes diferentes, hacerla de cada uno de ellos. Los datos imprescindibles son el lugar y la fecha de la observación. Como lugar se anota el nombre del ayuntamiento o localidad, especificando, si se conoce, el nombre del paraje en particular. Por ejemplo: Alcañiz, laguna Salada Jabonera.

Otro dato importante es la hora. Se recomienda anotar la hora solar, por ser universal, que en España es una o dos menos que la oficial, según estemos en horario de invierno o de verano. El dato de la hora es importante, por ejemplo, cuando se registran observaciones de aves o reptiles, pues está relacionada con su conducta.

Otros datos a anotar son el estado del tiempo (nublado, despejado, viento…), el tipo de hábitat que se recorre (parque urbano, laguna, bosque…), inclusive si estamos en una solana o en una umbría. También, la sensación general que se percibe: si hay actividad o no de aves o insectos. Y, si se va en grupo, el nombre de las personas que acompañan al observador. Estos datos pueden parecer secundarios pero resultarán trascendentales para confirmar o contrastar una observación en un futuro; o bien servirán de pistas para recordar la jornada al repasar, meses o años después, el cuaderno.

Y, por fin, hay que escribir las notas específicas sobre los elementos objeto de estudio. Si son plantas o animales, las especies vistas, su abundancia o número, su estado vegetativo o la conducta. Una vez en casa, la información habrá que completarla consultando los mapas para confirmar el lugar visitado, fijar las coordenadas o determinar la altitud del sitio (este dato es importante en caso de estudiar plantas).

Es recomendable no agobiarse anotando todo. Hay que seleccionar nuestras preferencias y elegir. Los aficionados principiantes pueden comenzar por un grupo determinado de seres, por ejemplo, los árboles. Y no angustiarse por determinar inmediatamente la especie observada y su nombre. Se toman notas, se dibujan las hojas, la silueta del árbol, el tipo de flor o fruto. Luego, en casa, con un libro guía o con la ayuda de un experto se puede determinar la especie. En próximos artículos detallaremos cómo abordar la observación de plantas o animales, así como de algunos materiales complementarios.

EL DIBUJO COMO RECURSO
Por Santiago Osácar

El dibujo es un recurso muy utilizado por los naturalistas en sus cuadernos de campo. Algunos realizan sencillos croquis pero otros hacen bocetos más elaborados e, incluso, pequeñas acuarelas. Por eso, los cuadernos de dibujo, con papel de cierto grosor son los escogidos por estos naturalistas-pintores. No es necesario gastar mucho dinero en papel de acuarela de marca; para los bocetos al natural sirve el material escolar que se vende en cualquier papelería… además, nuestras notas y dibujos del natural son a menudo tomados aprisa y con espontaneidad y el material caro podría bloquear esa soltura propia del dibujo de campo. Si en casa decidimos reelaborar alguna de estas ilustraciones pasándola a limpio, compraremos ya un papel profesional en una tienda especializada.

cuaderno

Cuaderno de espiral de 12x15cm