Categorías
Atmósfera Fenología

ESCARCHA: SUBLIMACIÓN INVERSA

escarcha

Escarcha sobre Moricandia arvensis. Zaragoza. Diciembre, 2006

Las heladas nocturnas en el centro del Valle del Ebro son frecuentes en invierno, en época de anticiclón y en caso de cielo despejado. La ausencia de nubes provoca una fuerte irradiación nocturna: el poco calor que el suelo ha acumulado durante el día se pierde y la helada es contundente. En esa situación, el vapor de agua de la atmósfera precipita en forma de hielo o escarcha en las superficies donde le es posible: tallos y hojas, piedras, vallas, vehículos… A la mañana siguiente, el paisaje aparece blanco.

El paso del vapor de agua, en estado gaseoso, a estado sólido, como es el hielo de la escarcha, sin pasar por la fase líquida, es un fenómeno físico curioso. Se trata de una sublimación inversa.

Cuando la precipitación tiene lugar como consecuencia de la niebla fría asociada a viento, entonces se le llama cencellada y forma agujas de hielo según la dirección del viento dominante.

escarcha

Escarcha. Zaragoza. Diciembre, 2006

2 respuestas a «ESCARCHA: SUBLIMACIÓN INVERSA»

Hola Lygeum!!
Pues sí es algo muy curioso los acontecimientos metereológicos, estos días he podido disfrutar de las escarchas y heladas (aunque supongo j…rme de frío)contemplando unos paisajes maravillosos en las tierras monegrinos.
Felices fiestas,
Ricardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *