Categorías
Biodiversidad Biología Historia

CARLOS LINNEO: III CENTENARIO

Linneo

Grabado de Linneo ataviado de lapón. Imagen libre tomada de la Wikipedia

El día 23 de mayo de 1707 nació en Rashult (Smaland, Suecia) Carlos Linneo. Cursó Medicina en las universidades de Lund y Uppsala, decepcionando a sus padres pues pretendían que tomara la carrera de clérigo. Como en aquella época la botánica era uno de los pilares de la medicina, ello le permitió ahondar en el mundo de las plantas, que le apasionaba.

Se instaló en Holanda, licenciándose en Medicina en Harderwijk, y publicó en ese país la primera edición de Systema Naturae en 1735. Visitó Francia y Gran Bretaña. A la vuelta a su país obtuvo la cátedra de Medicina y, luego, la de Botánica de la universidad de Uppsala. Conoció y se relacionó con importantes científicos de su tiempo. Con algunos mantuvo serias controversias.

Fue ambicioso e infatigable. Dirigió varias expediciones naturalistas por los Países Nórdicos, una de ellas a Laponia. Intentó aclimatar diversas especies vegetales a Suecia para su uso agrícola. Propició que sus alumnos viajaran por todo el mundo difundiendo sus ideas. Fue requerido en nuestro país por Fernando VI, pero envió a su discípulo Loefling, que viajó por España y Sudamérica. Con los resultados aportados por éste, Linneo publicaría Iter Hispanicum en 1758. Fue designado médico de la casa real sueca y elevado a noble. Tras la muerte de Linneo en 1778, sus colecciones fueron cedidas por la familia a Sir James Edward Smith que creó la Linnean Society.

La obsesión de Linneo fue encontrar el orden natural que regía la naturaleza pues creía que se revelaría así el orden divino con el que Dios había creado el mundo. Trató de compendiar las especies conocidas en sus obras Systema Naturae y Species Plantarum, lo que le obligó a actualizarlas y ampliarlas reiteradamente con los nuevos especímenes que le llegaban de todo el mundo. Popularizó el sistema de nomenclatura binomial, por el que cada especie es designada con dos nombres latinos o latinizados: el genérico que se inicia con mayúscula y el específico con minúscula. Así, el alcornoque se denomina Quercus suber y la encina Quercus ilex. Es un sistema sencillo y potente que todavía es utilizado en la actualidad por los científicos. Evita largas descripciones y se aprovecha del latín que es una lengua muerta y, por tanto, neutral.

Los nombres científicos

La Taxonomía es la ciencia que se ocupa de la clasificación de los organismos en diferentes categorías o taxones. La parte de la taxonomía que regula la adjudicación precisa de los nombres asignados a los diferentes taxones se denomina Nomenclatura. La unidad básica de la clasificación es la especie. El conjunto de especies con ciertas características comunes se agrupan en una categoría taxonómica de mayor jerarquía denominada género. Los géneros se agrupan en familias, éstas en órdenes y, sucesivamente, en clases, troncos y reinos.

Los nombres científicos hacen referencia a algún rasgo de las especies, como Rana pyrenaica (la rana del Pirineo), Canis familiaris (el perro). Pero algunos nombres poseen un curioso origen. Unos son producto de bienintencionadas dedicatorias, pero otros son resultado de equivocaciones o de la vanidad o poca sensibilidad del científico de turno. Por ejemplo la mariposa isabelina Graellsia isabelae descubierta en los pinares españoles está dedicada al entomólogo riojano Mariano de la Paz Graells y a la reina Isabel II, pero la subespecie francesa Graellsia isabelae galliaegloria está dedicada literalmente a la “gloria de Francia”.

Los códigos de nomenclatura recomiendan evitar nombres ofensivos o malsonantes y no usar nombres destinados a gastar bromas o humillar a alguien. Por ello existen un Código Internacional de Nomenclatura Botánica (siglas en inglés ICBN) y otro código para zoología (ICZN).

5 respuestas a «CARLOS LINNEO: III CENTENARIO»

No me agrada mucho que designen algunas especies con el adjetivo «vulgaris», no creo que ningún ser vivo se merezca ser nombrado así, me parece mejor la denominación «communis». Por cierto «Linneo» viene de «linn» que significa tilo en sueco, al parecer su padre cambió de apellido pues el anterior era Ingermarsson y que casualidad que en su jardín había un enorme tilo donde Linneo empezó a desarrollar su interés por la naturaleza cuando era niño.

Además de enfocarse en la clasificación, maese Linneo tuvo que amar profundamente aquellas plantas que tanto estudió
Pero eso sí, vaya nombracos: Hipocastanáceas Aesculus Hipocastaneum (ni te cuento, por timidez y vergüenza, con qué nemotecnia me lo aprendí yo). Anda que…

Creo que Linneo es uno de los científicos más importantes ya que sin su clasificación o el invento de la taxonomía hubiera sido imposible revolucionar la biología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *