Categorías
Biodiversidad Ecologismo Sostenibilidad

DE PERDIDOS, AL RÍO

noticia

Heraldo de Aragón, 29 de junio de 2007

Pues eso, queda ya tan poca naturaleza, que nos recomiendan que no nos dediquemos a conservarla, que ni nos molestemos, sino más bien a ver cómo podemos salir del lío en el que estamos.

La misma noticia la publica El País:

Ante este panorama de alteración artificial de la Tierra, los investigadores se plantean si tiene sentido mantener el enfoque científico habitual hasta ahora en los temas de conservación, es decir, proteger a la naturaleza de las personas. Kareiva y sus colegas sugieren que sería más provechoso «considerar la domesticación de la naturaleza como la selección de ciertas características deseables de un ecosistema -como el incremento de la producción de alimentos- con alteraciones derivadas en otro ecosistema que pueden no ser deseables». Bajo esta perspectiva, el reto científico sería comprender y gestionar mejor las influencias mutuas entre los ecosistemas provocadas por la domesticación de la naturaleza, para evitar los efectos más negativos y aprovechar los favorables.

2 respuestas a «DE PERDIDOS, AL RÍO»

Madre mía.
La nave no tiene rumbo, está encallada, y tiene entradas de agua por todas partes. Mientras, la tripulación sigue jugando al póker tranquilamente en la cubierta, y el capitán se fuma un gran puro.
No entiendo cómo no hacemos algo más.

Mas le valía salir un poco de la ciudad a este señor y darse una vuelta por el campo, seguro que si lo hace no va a encontrar mamuts ni tigres de dientes de sable, pero seguro que todavía encuentra cosas que merezcan la pena conservar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.