Categorías
Energía Historia Nuclear

PALOMARES, 40 AÑOS DESPUÉS

noticia

Estrella Digital, 5 de julio de 2007

En plena Guerra Fría, los norteamericanos tenían un dispositivo militar -nuclear- para atacar inmediatamente a la URSS en caso de conflicto. Había permenentemente en vuelo una flota de superbombarderos B-52 cargados con bombas atómicas que sobrevolaban la frontera con los países del Pacto de Varsovia para, en caso de conflicto, introducirse en territorio enemigo y soltar los explosivos. Era un circuito que comenzaba allá por el Círculo Polar y bajaba hacia el sur cruzando Europa Central, volviendo los aviones por el Mediterráneo a sus bases en EEUU.

En ese circuito, los B-52 debían repostar con aviones cisterna que despegaban de una base en España (Morón de la Frontera). Y fue en un choque en plena maniobra un 17 de enero de 1966, cuando un bombardero y un cisterna colisionaron, se incendiaron y cayeron al mar. Las bombas atómicas se desprendieron y cayeron en España, exactamente sobre la localidad de Palomares (Almería) y aunque sólo explotaron los detonadores, dispersaron plutonio y americio.

Luego vino toda la parafernalia de los americanos llevándose la tierra de Palomares, Fraga bañándose en la playa, angustia, seguimientos epidemiológicos y las secuelas de un territorio contaminado que crece en extensión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *