Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Eólica Estepas Paisajes Sostenibilidad

COLONIZAR EL DESIERTO POR FIN

parque eólico Robres

El Periódico de Aragón

Colonizar el desierto por fin. Javier Puente

El 17 de diciembre se publicaron unas declaraciones de los promotores de Gran Scala, según las cuales las zonas verdes de este complejo se harán con plantas autóctonas. Me temo que esto no sea más que un barniz para intentar ocultar un impacto ecológico severo, del cual nos enteraremos cuando conozcamos la ubicación elegida. Me recuerda el polígono industrial que se ha hecho en La Cartuja, que ha destruido un paisaje estepario sobre yesos único en Europa, pero, eso sí, han puesto a las calles nombres de plantas autóctonas, que no cuesta nada y queda muy bien.

parque eólico Robres

Talud hidrosembrado. Parque eólico de Robres (Huesca)

Pero es que, además, esa afirmación de los promotores de Gran Scala ni siquiera es digna de crédito. Las semillas y las plantas de la mayoría de especies de la depresión del Ebro no están disponibles comercialmente y, para conseguirlas, haría falta un trabajo previo de investigación. Por ejemplo, las semillas de las gramíneas silvestres (a diferencia de los cereales cultivados por el hombre) se caen de la planta en cuanto maduran. Si se recolectan muy pronto, no pueden germinar, y si se cogen muy tarde, casi no hay semillas en la planta. La inmensa mayoría de las restauraciones que se hacen no abordan este coste de investigación, que sería elevado, y acaban usando semillas o plantas foráneas o bien métodos de revegetación que no dan resultado, incumpliendo el plan de restauración previo. Lo puede comprobar quien quiera dando un paseo por los parques eólicos o las canteras restauradas de la zona. El medio ambiente se ha incorporado ya en los discursos para quedar bien; ahora habría que tomárselo en serio e integrarlo también en las decisiones.

6 respuestas a «COLONIZAR EL DESIERTO POR FIN»

¡No hay problema hombre! Está prevista la contratación de los que más saben del mundo mundial de desiertos, del medio ambiente, del otro medio, de plantas raras, de espacios y especies protejodan y sobre todo de sostenes, digo de sostenibilidad. Sólo se van a roturar algunas «matizas» y a los ecologistas que se escondan detrás. Como me decía mi padre «tú qué te sabes, ignorante».

Cuantas más noticias sobre Gran Scala, más mentiras se acumulan. Lo malo es que eso de «el tiempo da la razón» no se cumple, porque a la gente se le olvida todo. La memoria histórica no alcanza más que unos 4-6 meses. Sigo con la esperanza de que Gran Scala no cuaje.

Ahora se explica la defensa tan bestial por parte del gobierno autonómico de los recursos hídricos del Ebro. Vaya panda de impresentables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *