Categorías
Agua Ríos

BASES DE LA POLÍTICA DEL AGUA DE ARAGÓN

embalse

Río Gállego. Embalse de Búbal (Huesca). Agosto, 2006

El análisis de la cuenca realizado por la Confederación Hidrográfica del Ebro, y las exigencias de la aplicación de la Ley de Aguas y la Directiva Marco de Aguas a partir del 2009, convierten en papel mojado el documento de Bases de la Política del Agua de Aragón, que se considera el aporte de la Comunidad Autónoma al Plan de Cuenca. Como ya hizo notar COAGRET en su momento en las alegaciones a dichas Bases, la poca calidad técnica y el alejamiento de la realidad de ese documento lo hacía inútil e incapaz de vertebrar una política hidrológica seria en esta comunidad, y menos aportar nada significativo al futuro Plan de la Demarcación del Ebro. El empeño del Consejero de Medio Ambiente y del gobierno en plantear unas demandas y unas reservas de fantasía no hacen más que acentuar la distancia con la situación real de la cuenca, que se niegan a ver y a aceptar.

La del Ebro es una cuenca esquilmada y contaminada, con escaso control de usos y vertidos, con las demandas por encima de los recursos, y con un olvido casi absoluto de sus necesidades ambientales, de caudales, de calidad, y ecológicas. Necesidades ambientales que, curiosamente, son las que siempre olvida el Consejero de Medio Ambiente de Aragón. Sería recomendable, para el bien de Aragón, que el Consejero de Medio Ambiente controlara su obcecación regionalista y que aceptara la dura realidad de la cuenca.

El Gobierno de Aragón debería deshacerse del inútil Documento de Bases del Agua de Aragón y encargar a un equipo técnico serio y competente la redacción de un programa, entre otras cosas, para recuperar la calidad ecológica de los ríos en Aragón, para la aplicación de los caudales ambientales y para la mejora de la calidad de las aguas de la Comunidad que -conviene recordar- no se circunscribe sólo a poner depuradoras.

Si quiere hacer honor a su cargo, el Consejero debería ser el más ambicioso a la hora de alcanzar los objetivos del Plan de Cuenca y de la Directiva, objetivos en los que damos por sentado que está de acuerdo. El Gobierno de Aragón a su vez debería asumir con todas sus consecuencias dichos objetivos (implicando al resto de departamentos) en vez de seguir agitando el viejo, gastado e inútil fantasma, definitivamente muerto, del Pacto del Agua.

Julián Ezquerra Gómez
Presidente de COAGRET

COAGRET [Coordinadora de afectados por grandes embalses y trasvases]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *