Categorías
Atentados ecológicos Ecologismo Montañas Política y Sociedad

IGLESIAS SE RÍE DE LA MESA DE LAS MONTAÑAS

mesa montañas

Reunión de la Mesa de las Montañas

El inesperado visto bueno del Gobierno de Aragón a la controvertida ampliación de la estación de esquí de Cerler hasta Castanesa (Valle de Benasque, Huesca) mientras se buscaba el consenso entre los agentes sociales en la Mesa de las Motañas, para acordar unos criterios con los que actuar en la montaña aragonesa, supone una patada del Gobierno de Aragón a la Mesa al traicionar las conversaciones y demostrar que no está por los acuerdos.

Por de pronto, la Plataforma de Defensa de las Montañas ha dicho que se va de la mesa.

Categorías
Atentados ecológicos Eólica

POBRE MONTAÑA DONDE LO PONGAN

transporte especial

Transporte especial de sección torre eólica. Paniza (Zaragoza). Enero, 2010

Categorías
Política y Sociedad Ríos Urbanismo

RECUPERAR EL RÍO HUERVA: NO HAY MADUREZ

noticia

El Periódico de Aragón

La renovación de las vigas y la cubierta que cubrían el río Huerva a su paso por el centro de Zaragoza -en el tramo de Pº. Gran Vía- ha abierto el debate de si el río debería permanecer al descubierto y recibir un tratamiento apropiado. El debate está siendo intenso y ha cogido con el pie cambiado a los gestores municipales, que están poniendo todo tipo de excusas.

Lo que sí llama la atención es que los prohombres -Fco. Pellicer, Jerónimo Blasco- de la Expo 2008 -agua y desarrollo sostenible- y de la futura Expo 2014 sólo quieran hechar tierra (hormigón) sobre el asunto. Prefieren hormigonar también la huerta antes que recuperar el Huerva.

noticia

Heraldo de Aragón

Probablemente el río volverá a ser tapado pero que nadie dude que, un día en el futuro, el río será liberado de su encierro. Probablemente suceda dentro de unos años cuando renueven la cubierta del siguiente tramo bajo el Pº. de la Constitución. O dentro de unas décadas, cuando exista mayor conciencia ambiental o, simplemente, mayor madurez.

Río Huerva al descubierto [desde el Sekano]
Categorías
Humor Política y Sociedad

Corvus loquax: recurrir a la cantera

viñeta

El hundimiento [El Periódico de Aragón]
El pitorreo mundial [El Periódico de Aragón]
Categorías
Aves Fenología Naturalismo

EMBAJADORAS DEL FRÍO

Vanellus vanellus

Avefrías en Miralbueno (Zaragoza). Enero 27, 2010

Este año estoy detectando más avefrías de lo que era habitual. Posiblemente las recientes olas de frío han traído hasta la Península Ibérica un buen número de las aves de Centroeuropa.

Estos días es habitual verlas buscar gusanitos por los campos de alfalfa del Valle del Ebro, acompañadas de zorzales charlos, también muy numerosos, y de estorninos.

Categorías
Atentados ecológicos Paisajes

DECONSTRUCCIÓN DEL PAÍS

máquina arrasando un monte

Morata de Jalón (Zaragoza). Octubre, 2009

deconstrucción
1. f. Acción y efecto de deconstruir.
2. f. Fil. Desmontaje de un concepto o de una construcción intelectual por medio de su análisis, mostrando así contradicciones y ambigüedades.
RAE
Categorías
Atentados ecológicos Paisajes Política y Sociedad

MINERÍA DEVASTADORA

noticia

Público, 22 de enero de 2010

Categorías
Atentados ecológicos Política y Sociedad Urbanismo

ARRASAN PLAZA SAN FRANCISCO (ZARAGOZA)

noticia

Heraldo de Aragón

Malas noticias para Plaza San Francisco. Ahora se enteran de que necesitan quitar los árboles también de esa plaza para el paso del tranvía. Resulta escandaloso que con la excusa del tranvía -y del carril bici- se cometan tantas tropelías. Esto es lo que tienen nuestros munícipes, que cualquier causa noble la revientan.

Categorías
Campañas de Defensa Política y Sociedad Sostenibilidad Urbanismo

EL CABANYAL, AL BORDE DEL DERRIBO

noticia

Público, 21 de enero de 2010

Malas noticias caen hoy sobre El Cabanyal. El juez ha revocado la suspensión de las licencias de derribo.

Categorías
Ecologismo Política y Sociedad

LAS 400 000 TONELADAS DE CO2

En tiempos en los que los valores ambientales están a la baja, prostituidos y pervertidos por desarrollistas, políticos y medios de comunicación en general, siempre se agradece alguna voz aclaratoria que llame a las cosas por su nombre.

Tienen razón los militantes y mercenarios del optimismo oficial: soy hombre de poca fe, cenizo, retrógado y atrasao (además de estar a sueldo de los catalanes). Pero es que mis limitadas entendederas me juegan malas pasadas. Por ejemplo, ayer no hubo manera de que entendiese cómo es posible que después de tanto discursear sobre la sostenibilidad, el efecto invernadero y la clonación del bucardo ahora mismo se haya aprobado por parte del Gobierno de Aragón la instalación de una central térmica en Mequinenza que emitirá anualmente cuatrocientas mil toneladas anuales de anhídrido carbónico. O sea, justo cuando regiones y estados (civilizados, quiero decir) intentan por todos los medios bajar puestos en el ránking de la contaminación ambiental, aquí nos vamos hacia arriba como una flecha. ¡A lo mejor era esto lo que Boné fue a contarles a los reunidos en Copenhague!

Admitida mi cortedad, lo que sí les ruego es que no me hablen ni de los puestos de trabajo que creará la construcción y gestión de la susodicha térmica ni de las necesidades energéticas de este país. Para empezar, Aragón produce bastante más energía de la que consume (y está en condiciones de ampliar sus plataformas de renovables). Para seguir, hemos de convenir que hay puestos de trabajo… y puestos de trabajo. Existen por ahí pueblos tan desdichados que se han inscrito en el concurso para conseguir el almacén de desechos radioactivos, pero eso, la verdad, no deja de ser patético.

Tampoco me vale lo de las comarcas aragonesas que necesitan algún aliciente (mina a cielo abierto, cementera, térmica, vertedero de purines o similares) para salir del abandono y la miseria. Eso es una jautada, como lo es el aserto (convertido hoy en dogma) de que para lograr que te hagan determinadas infraestructuras básicas es preciso organizar además una expo, una olimpiada o una carrera de Fórmula 1. ¡Eso es lo que quieren los del BIE, el COI, la FIA… y las grandes constructoras!

Las cuatrocientas mil toneladas más de que les hablo contarán en el futuro, cuando el control de las emisiones sea cada vez más estricto. Y al final lastrará nuestro desarrollo. Ya nos vale.

José Luis Trasobares/El Periódico de Aragón, 21.01.2010