Categorías
[NOMBREVILLA] Atentados ecológicos Bosques Paisajes Sostenibilidad

LO QUE DESTRUIRÁ LA A-24

paisaje

Nombrevilla (Zaragoza) desde El Boyoral. Enero, 2010

Esta bella imagen será rota por la autovía A-24, que saldrá de entre los pinos que hay en primer plano, cruzará los sembrados y el encinar que se ve junto al pueblo de Nombrevilla para girar a la izquierda, camino del Jiloca.

La proyectada autovía A-24, denominada Lechón-Calatayud, pretende unir la actual A-23 (Zaragoza-Teruel) y A-2 (Madrid-Zaragoza). Dicha nueva autovía está incluida en el PEIT, el plan estatal de infraestructuras. Dicho plan está muy cuestionado por los gravísimos impactos ambientales que ocasionará y por no haberse evaluado ambientalmente de forma global, además de que supone favorecer el consumo de carburantes y aumentar la emisión de gases de efecto invernadero.

La A-24 atravesará el Campo de Romanos y descenderá por la vega del Jiloca hasta Calatayud. El chandrío será monumental. La plataforma Jiloca Vivo pretende evitar el desastre. Los daños serán considerables en todo el trazado. A su paso por el término de Nombrevilla será necesario realizar unos terribles demontes y destruirá el pinar y el encinar, como ya ocurrió con la ampliación de la carretera de Daroca, junto a la que discurrirá la autovía. Ahora, tendremos destrozo por partida doble.

Jiloca Vivo
Nombrevilla, el infierno
Infraestructuras y desarrollo Carme Miralles-Guach, prof. Geografía Urbana
Paisajes, formas de cultura Carme Miralles-Guach, prof. Geografía Urbana