Categorías
Bosques Incendios Paisajes Política y Sociedad

¡QUE ARDA; TOTAL, SÓLO ES MATORRAL!

El alcalde de Cullera autorizó unos fuegos artificiales a pesar de la orden la Generalitat y el aviso del Consorcio de Bomberos de Valencia de no dispararlos por el riesgo de incendio.

Pues bien, se produjo el temido incendio en la ladera de un monte cercano a la localidad, ardiendo varias hectáreas de lo que se denomina monte bajo.

noticia

El Mundo

Independientemente de que ese alcalde debería ser cesado fulminantemente y acusado de delito ecológico, no hay que perderse las opiniones despectivas hacia la vegetación del monte ya que se trataba de matorral. Dice textualmente que prácticamente carecía vegetación porque no había arbolado.

Lo que vengo a resaltar aquí es el desprecio generalizado, socialmente extendido, que existe hacia la vegetación no arbórea: plantas herbáceas y arbustos. Y las declaraciones del alcalde de Cullera (casi 25 000 habitantes), es decir, que no es un mindundi, representan simplemente el sentir social.

Hay una idea dominante y es el excesivo y exclusivo valor que se le da al arbolado y, por tanto, el desprecio a la vegetación no arbórea.

En otra ocasión trataremos de las causas de esa opinión. Y de las consecuencias.