Categorías
Agua Anfibios Naturalismo

DESDE EL ÚLTIMO CHARCO

anfibios

Renacuajos confinados en el último charco. Zaragoza. Mayo, 2015

Poco a poco, los charcos que dejó la crecida del Ebro han ido cediendo ante la sequedad creciente. Así, hasta el último. Cubo a cubo, los renacuajos que resistían iban siendo transferidos a balsas de fortuna instaladas a toda prisa en Huerto Barracuda.

Allí, el milagro de la metamorfosis ha hecho el resto.

2 respuestas a «DESDE EL ÚLTIMO CHARCO»

Sí, estoy muy contento de los resultados. De la primera balsa creo que habrán salido unos 200 sapillos. De la segunda balsa todavía están saliendo, y eché más renacuajos que en la primera. En total unos 500, calculo.
Aunque no sé los que se habrán trapiñado entre una culebra de escalera, una bastarda y dos viperinas -jovencitas- que se cobijan bajo la lona de la balsa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *