Categorías
Biología Bosques Campañas de Defensa Ríos

AL SOTO DE ALFOCEA

soto Alfocea

Categorías
Bosques Campañas de Defensa Ríos

SOS SOTO DE ALFOCEA (II)

soto Alfocea

Tragsa merodea por el Soto de Alfocea. Zaragoza

Los acontecimientos se suceden con rapidez desde que la prensa se hizo eco de la oposición ecologista a que el soto sea arrasado. El Ayuntamiento de Zaragoza pidió explicaciones a la CHE de qué están haciendo junto al barrio de Alfocea y qué pretenden hacer en el soto. A última hora de la mañana, un vehículo del Grupo TRAGSA entraba en el soto de Alfocea… para nada bueno.

En la imagen inferior se aprecia el impacto que causaría la apertura del cauce previsto, paralelo al camino de la derecha, según la traza marcada por las cintas balizadoras. Dicho canal atravesaría lo más denso del soto, destruyendo buena parte del arbolado.

soto Alfocea

Soto de Alfocea. Zaragoza

Aguas arriba del soto, la CHE, a través de TRAGSA, se dedica a reforzar los diques o motas que defienden las urbanizaciones y granjas instaladas en la llanura de inundación del Ebro. Desde hace semanas, cientos de camiones transportan áridos hasta allí. Se adjuntan imágenes.

Alfocea

Maquinaria de TRAGSA en las obras de Alfocea. Zaragoza

Alfocea

Refuerzo de motas en Alfocea. Zaragoza

Categorías
Atentados ecológicos Bosques Campañas de Defensa Ríos

SOS SOTO DE ALFOCEA

soto Alfocea

Soto de Alfocea. Zaragoza

Los malos no dan tregua a la naturaleza. Ahora se han empeñado en machacar el pequeño soto de Alfocea en el Ebro. Tras la aparición de numerosas cintas de balizar de la empresa ALVEMA SA -dedicada a la maquinaria de obras-, y tras numerosas gestiones, se ha podido saber por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro que ésta tiene previsto abrir un cauce a lo largo del soto con el fin de desviar parte del caudal de las crecidas.

soto Alfocea

Soto de Alfocea. Ortofoto. IDEA

Las bandas indican que el cauce se abriría por lo más denso del soto, con lo que este perdería su caracter umbrío, arruinando así la flora genuina del mismo, así como la defensa que genera la espesura a la fauna que se refugia y cría allí, como el azor o el águila calzada.

soto Alfocea

Soto de Alfocea. Zaragoza. 2018.11.20

El soto de Alfocea es uno de los últimos reductos de naturaleza que quedan en la ribera del Ebro de Zaragoza después que se usurpara y roturara la llanura de inundación de Alfocea a finales de los años 70 y se ocupara con cultivos y urbanizaciones irregulares. Y ahora, en vez de devolver parte de lo usurpado, se pretende arrasar los últimos reductos de naturaleza para salvaguardar las alfalfas y construcciones irregulares.

Categorías
Biodiversidad Ecología Política y Sociedad

¡ES LA BIODIVERSIDAD!

El secretario de Estado de Medio Ambiente de España ha advertido que la pérdida de biodiversidad es un problema de tanta o mayor envergadura que el cambio climático el cual, sin embargo, está siendo desatendido porque la comunidad internacional está centrando sus esfuerzos en frenar el calentamiento y advierte de que ambas cuestiones están relacionadas. Así lo ha explicado en la XIV Cumbre Mundial de Diversidad Biológica que se celebra en Sharm El-Sheick (Egipto) bajo el lema Invirtiendo en biodiversidad para la gente y para el planeta.

El secretario de Estado ha incidido en dos aspectos clave. Uno, que la pérdida de biodiversidad también influye en el cambio climático y dos, que la pérdida de biodiversidad supone un mayor freno al desarrollo a medio y largo plazo y provoca un mayor éxodo del territorio que la falta de infraestructuras. Hay que tener en cuenta que los científicos alertan que estamos ante la denominada sexta extinción dada la vertiginosa desaparición de especies, lo que hace que aumente la fragilidad de los ecosistemas, con repercusiones en la agricutura, la ganadería y en la propia salud de las personas.

Así, ha anunciado la aprobación con carácter inmediato de la Estrategia Estatal de Infraestructuras Verdes y de la Conectividad y Restauración Ecológicas (EEIVCRE) para determinar los enclaves deben preservar en el territorio español, tanto terrestre como marino y así planificar convenientemente las actuaciones para poder preservar la biodiversidad, la conectividad ecológica y el funcionamiento de los ecosistemas.

Nota del Ministerio para la Transición Ecológica.
Noticia Agencia Europa Press.
La EEIVCRE un nuevo instrumento para proteger la biodiversidad Dionisio Fernandez de Gatta (2018). Actualidad Jurídica Ambiental, 81.
Categorías
Geología Política y Sociedad

EL ANTROPOCENO

En los últimos años está tomando auge el término Antropoceno tanto en la literatura científica como en la divulgativa y en prensa. Con él, derivado de antrhopos= ser humano, kainos= nuevo, se pretende definir un nuevo tiempo geológico marcado por la actividad humana sobre el planeta que sustituiría o sucedería al actual Holoceno.

El término fue utilizado coloquialmente en 2000, en una conferencia, por el Premio Nobel de Química Paul Crutzen y posteriormente ha persistido con éxito. Al parecer el neologismo ya había sido acuñado por Eugene Stoermer, limnólogo especialista en diatomeas. Crutzen y Stoermer publicarían ese mismo año un artículo argumentando que las las pruebas ya eran claras de cómo el ser humano había alterado la composición de la atmósfera, los océanos y la biosfera en sí. Una de las pruebas serían los cambios en las poblaciones de diatomeas (1).

No obstante, el término Antropoceno no se ha definido oficialmente y hay controversia científica sobre si es oportuno y si a escala geológica la actividad humana será detectable en las rocas. Por ello en 2009 se creó el grupo de Trabajo sobre el Antropoceno en la Comisión Internacional de Estratigrafía. Ésta es la que define oficialmente los patrones estatrigráficos y paleontológicos que determinan los cambios de eras y periodos geológicos.

Precisamente uno de los aspectos sobre el que se discute es cuál sería la señal que marcaría en los sedimentos la huella humana para la posteridad. El incremento del CO2 o de algunos isótopos del carbono emitidos por la actividad agrícola o por la Revolución Industrial son algunas de las propuestas, aunque estas etapas no ofrecen los requisitos de globalidad y sincronía planetaria para definir con precisión el límite de un tiempo geológico. También se barajan los isótopos radiactivos liberados por las explosiones nucleares de mediados del s. XX y que sí se expandieron a nivel planetario. Los elementos artificiales que permanecerán en los sedimentos son los denominados tecnofósiles, objetos elaborados por el ser humano como los plásticos, el hormigón o los diversos artefactos compuestos de plásticos, metales y vidrio. Estos podrían marcar la evolución de la actividad humana al igual que sucede con el registro paleontológico (2).

El debate, aunque no concluya con la decisión de aceptar un nuevo tiempo geológico, sí está sirviendo para poner en relieve la profunda alteración antrópica que está sufriendo el planeta, atrayendo al debate a expertos de áreas tan dispares como la antropología, la economía, la biología o la cultura (3).

(1)¿Qué huellas dejaremos en el planeta? Jan Zalasiewick (2016). Investigación y Ciencia, 482; pp. 22-29.
(2) ¿Existe el Antropoceno? Alejandro Cearreta (2018). Investigación y Ciencia, 506; p. 88.
(3) El Antropoceno, ¿un concepto geológico o cultural, o ambos? Helmuth Trischler (2017). Desacatos, 54; pp. 40-57.