Categorías
Atentados ecológicos Comunicación Deportes Montañas Política y Sociedad

REDENTORES AMBIENTALES

noticia

El Periódico de Aragón

Por segunda vez, la presencia de Jesús Calleja subiendo en helicóptero a Punta Suelza en el Pirineo oscense para realizar un brusco descenso en bici, promocionando la actividad de helibike de la empresa Altitude Rides SL, ha levantado de nuevo la polémica sobre el impacto de esta actividad deportiva en un entorno frágil como es la alta montaña.

noticia

El Mundo

Ya se ha tratado en este blog el negativo impacto en el medio ambiente de determinados deportes extremos a veces denominados turismo activo o deporte de naturaleza, y sobre lo que se puede entender como brutalismo deportivo. No hay que olvidar el calificativo de descenso brutal con el que Jesús Calleja definió su primera incursión en helibike.

No voy a entrar en la cuestión de si la actividad contaba con los permisos necesarios y si se cumplió el condicionado que en su caso estuviera señalado, aspecto todavía por dilucidar. En esta ocasión quiero resaltar aquí la soberbia de los promotores de este tipo de actividades en la naturaleza y el desprecio que manifiestan, una vez más, por el medio ambiente. Todo ello a consecuencia de la intervención añadida de Frank Cuesta apoyando la conducta de Jesús Calleja.

noticia

El Mundo

Tanto Calleja como Cuesta son dos personajes mediáticos y un tanto histriónicos los cuales, teniendo a su alcance un medio tan potente como la televisión para transmitir buenos ejemplos, positivos y constructivos y de comportamiento respetuoso con la naturaleza, renuncian a ello y desarrollan todo un paradigma de pedagogía negativa.

Calleja porque transmite que el medio físico (montañas, ríos,…) está al servicio del ser humano y es susceptible de ser explotado y, Cuesta, lo mismo respecto de los seres vivos y que estos están para ser manipulados y ser objeto de espectáculo. Todo muy antropocéntrico y decimonónico.

Respecto de Calleja, Cuesta lo deja meridianamente claro cuando le atribuye que «ha conseguido acercar la naturaleza -montañas, ríos, valles, pueblos- que yo llamo muerta a varias generaciones». Esa es la concepción que tienen de la naturaleza: muerta mientras no vayan ellos a explotarla o manipularla. Lo cual es una muestra absoluta de arrogancia y mesianismo, creyéndose ellos los salvadores de la naturaleza y de sus habitantes.

Por otra parte, estos personajes son incapaces de percibir las sutiles relaciones que existen en la naturaleza y los impagables bienes y servicios ecosistémicos gratuitos que ésta proporciona.

Además, en unos tiempos en los que la agenda viene marcada por el cambio climático a causa del consumo de combustibles fósiles, por la pérdida de biodiversidad y extinción de especies por la acción depredadora humana, y por la degradación generalizada del medio ambiente, no parece lo más oportuno promocionar viajes en helicóptero e incrementar la presencia humana y la erosión en lugares hasta ahora inaccesibles o poco frecuentados.

José A. Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *