Categorías
Atentados ecológicos Aves Biodiversidad Eólica Política y Sociedad

TRAGEDIA EÓLICA EN LA SIERRA DE LUNA

La Asociación Naturalista de Aragón ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón han hecho pública una nota de prensa comunicando que naturalistas aragoneses encontraron en la mañana del pasado sábado 26 de diciembre siete buitres leonados abatidos por los aerogeneradores de los parques eólicos Monlora y La Sarda. Uno de los buitres todavía estaba vivo tras perder un ala. El resto eran cadáveres recientes salvo uno ya muy viejo que estaba semienterrado por las labores agrícolas. Las bajas corresponden a la observación realizada en trece máquinas, lo que da idea de la intensa mortalidad ocasionada por los generadores eólicos, que suman en torno a un centenar en la comarca.
Se hallaron dos buitres en La Sarda (máquinas nº 1 y nº 3), dos en Monlora I (máquina nº 1) y tres en Monlora III (máquina 8). En total siete buitres.
La Sarda

Buitre leonado abatido en PE La Sarda

Los siniestros fueron comunicados al teléfono de emergencias para la retirada de los animales. Algunos de los aerogeneradores causantes de las bajas estaban equipados con dispositivos disuasorios “dtbird” que se muestran inútiles incluso con aves de gran tamaño como los buitres, puesto que bajo una máquina equipada se hallaron dos de los buitres. Semanas antes, agricultores y ganaderos de la zona ya venían comunicando a estas asociaciones la presencia de cadáveres de buitres en los campos.
A raíz de estos hechos la Asociación Naturalista de Aragón ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón denuncian la intensa mortalidad de fauna en los parques eólicos ubicados en la Sierra de Luna y los Montes de Castejón en los TM de Castejón de Valdejasa, Luna, Sierra de Luna y Las Pedrosas (Zaragoza, Aragón, España). Los parques de Monlora y La Sarda están explotados -según los últimos datos- por el consorcio formado por la aragonesa Forestalia, Mirova y Engie, dentro del proyecto denominado con el macabro nombre de “Phoenix”.
Por otra parte, los datos aportados a ambas asociaciones ecologistas por el Gobierno de Aragón de los animales ingresados de marzo a septiembre de este año en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) de La Alfranca provenientes de los parques eólicos Monlora (I a V), La Sarda, La Peña y Santo Domingo de Luna arrojan elevadas cifras de siniestralidad con decenas de aves y murciélagos abatidos por colisión de las palas de los aerogeneradores (ver: El matadero eólico de Sierra de Luna). Los animales abatidos abarcan desde el buitre leonado y el águila real hasta pequeños pajarillos como trigueros, y también murciélagos. Incluso se han registrado bajas de milanos reales en el PE Monlora, especie que está catalogada nada menos que en peligro de extinción y para la que el Gobierno de Aragón mantiene un costoso programa de cría en cautividad.
Monlora

Buitre leonado abatido en PE Monlora I

La Asociación Naturalista de Aragón ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón advierten que los animales ingresados en el CRFS son sólo una parte de los realmente siniestrados ya que una buena parte no son encontrados por los encargados del seguimiento (las visitas se realizan cada quince días) o bien no se retiran del campo a tiempo como se pudo comprobar el pasado día y/o no llegan al CRFS. Además hay que sumar también la siniestralidad directa causada por las líneas de alta tensión de evacuación de la energía y por las subestaciones eléctricas, datos que no se han aportado. Por otra parte, hay que tener en cuenta la mortalidad oculta de los ejemplares juveniles por la desaparición de adultos reproductores en primavera y verano ya que ésta ocasiona la muerte de los pollos jóvenes en los nidos, en caso de las aves, o de los cachorros de murciélagos en las cavidades de cría.
Hay que recordar que los aerogeneradores no sólo matan aves y quirópteros sino que lo hacen causando mucho sufrimiento animal ya que los animales que caen mutilados o traumatizados tardan horas o días en morir desangrados o por deshidratación, o por hipotermia ahora en invierno.
Dado el negativo impacto sobre la biodiversidad, la Asociación Naturalista de Aragón ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón exigen al Gobierno de Aragón la paralización de dichos parques y su desmantelamiento de acuerdo al condicionado ambiental con el que se autorizó la puesta en marcha. Igualmente pondrán en conocimiento de SEPRONA los siniestros por si hubiera dolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *