Categorías
Eólica Fotovoltaica Política y Sociedad Sostenibilidad

MECAGÜEN LA ENERGÍA VERDE

Al salir del pueblo, aún no han transcurrido ni tres kilómetros y ya se divisan los primeros molinos; estos llevan años, nunca ocasionaron ningún debate ni controversia, evacuaban a una pequeña central. Esta central de evacuación ya en su día generó cierta controversia por su ubicación y la falta de consenso para dicha instalación, pues no es algo que solo impacte en el pueblo que se instala, repercute en todos los términos que la confrontan. Triste es que en su día no se consensuara y más aún, cuando los presagios se tornaron en nubarrones negros.
Continuamos nuestro viaje y sin llevar ni dos kilómetros más, la visión es deprimente, de frente solo divisas molinos, los antiguos y los nuevos y grandísimos contiguos a estos.
Esto a la derecha y de frente, pero no acaban ahí las energías limpias, en el vago que acompaña la carretera, su margen izquierdo es ahora un mar de placas. En la nacional cogemos el cruce a la derecha, dirección, molinos, placas, torres y cables.
Los siguientes kilómetros a recorrer no tienen pérdida, derecha, izquierda y de frente, es todo un sinfín de renovables, acompañadas de autopistas eléctricas zigzagueando todo lo que alcanza a tu vista. Una línea a la derecha, otras dos a izquierda, que se cruzan bajando el puerto del Esquinazo, alcanzas a definir una línea divisoria en Y griega sorteando el pueblo, enclavado en una gigantesca autopista de cables.
Esa pequeña central de evacuación que en su día, los más informados ya advertían de su nefasta ubicación y sus consecuencias, como las tormentas de verano, que ves un nubarrón negro, gira el aire y se torna granizada. Ese margen de carretera, paralela al pueblo, es la puerta de la jaula que les dejaron abierta, no tachemos de sátrapa a Red Eléctrica Española.
Pasado ese vago, de bruces te das con la macro central de evacuación contigua al pueblo. Cinco líneas de alta tensión confluyen en ella, dicen que faltan dos, sus cálculos tendrán para sortear cables y torres y colocar cuatro más, dos de entrada y dos de salida.
Mi imaginación, escasa es, para visionar por donde entrarán y saldrán entre ese amasijo de torres y cables. Como vas transitando con esa esperpéntica visión, los pelos de punta se te quedan, del susto o de la electricidad estática. Vete tú a saber.
Un resquicio a la sensatez, la iglesia de Cuevas liberada de cables esta, palos de judieras erguidos están, poco durarán, en breve de placas y cables lo llenaran.
Inconscientemente aceleras intentando dejar atrás esa imagen de tu mente, como si fuera un mal sueño, que al acostarte no estaba y al despertar la encontraste.
Cómo alcanzas el derruido edificio de lo que fue una estación de tres sin tren, el horizonte de San Just, se mimetiza con una línea divisoria de molinos, como si de una partitura musical se tratara, que en las noches calmadas se cuela por las ventanas.
Ya en el alto de Valdeconejos, las crestas de su puerto se pierden en una partitura de molinos que se adentra hasta donde te alcanza la vista.
Esa línea divisoria de molinos fragmentando San Just en Norte y sur se inició hace unos años, frontera tangible del puerto que nos separa.
Mediáticamente se generó esa conciencia colectiva de necesidad de energía verde, como mal menor, sacrificamos San Just. Incluso podríamos decir, que en cierta manera, nos reconfortaba saber, que apostamos por una transición real y por ella aportamos nuestro paisaje, saldando nuestro compromiso como provincia, pues fuimos los primeros.
Antes del túnel, me invade la duda, nuestra provincia, no solo es una de las que menos contamina, es una de las que más CO2 aporta a este país, no deberíamos cobrar un canon por ese aporte que generamos en detrimento de otras, por las cuales Europa nos multa… No sé, son pensamientos vanos.
Al salir del túnel, tus ojos se clavan en la chimenea de la central de Andorra y su estela, allí sigue su chimenea sin estela. Esta semana en la radio, un ejecutivo de Endesa decía que mantenerla suponía un elevado coste a su empresa, como mera anécdota comentaba que es una chimenea que por sus peculiaridades no hay otra igual en Europa. Tócate la gaita Genara.
Allí está proyectado un punto de recarga eléctrica, es una chimenea, no un símbolo de lo que fue y se fue.
Perdón, me volví a abstraer de lo que nos acontece. Desvías tu mirada a la derecha, buscando en el horizonte los altos de Fonfría y la muela de Anadón, hay copón…. Solo abarca molinos en el horizonte.
No éramos conscientes que al INAGA llegan los proyectos fragmentados y paulatinamente aprobados o en su defecto la DGA lo cataloga de interés autonómico.
No solo sacrificamos San Just, sin saber muy bien ni cómo ni porqué, cuencas mineras también.
El siguiente lema turístico de la Diputación de Teruel será… «Cruza Teruel sin tocar suelo» o «De tirolina en tirolina cruzas Teruel». Je.
PD: Cañada Vellida es un enjambre de renovables, 30 habitantes.
Mezquita, de 5 concejales pasaron a tres.
Valdeconejos: récord guinnes de molinos por metro cuadrado y habitantes, a los 10 que están les subvencionaron las ventanas de PVC.
Aquí una pequeña muestra de los que pioneros fuimos en renovables, alto y claro digo… Mecagüen la energía verde, los parques, sus pistas y cables.
Maribel Bello

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *