Categorías
Agricultura Consumo Ganadería

EL MUNDO, EL DEMONIO Y LA CARNE

Las consecuencias que la alimentación tiene tanto en la salud de las personas como en el medio ambiente es un hecho incontrovertible y abundantes son las referencias científicas en ambos ámbitos. En los países industrializados, por exceso de algunos alimentos y carencia de otros y por la contaminación y degradación ambiental que ocasionan la agricultura y ganadería industriales, muy intensivas, son abundantes las recomendaciones sanitarias sobre reducir la presencia de determinados alimentos en la dieta (grasas, azúcares, alcohol…) dadas las enfermedades que acarrean y las alertas científicas y de los grupos ecologistas sobre el negativo impacto ambiental de producir determinados alimentos.

Estos días, el DEMONIO comunista Garzón, ministro de Consumo para más inri, ha sacado a colación la propuesta de reducir el cosnumo de CARNE tanto por razones de salud como para reducir los gases de efecto invernadero y el consumo de agua. Y, claro, todo el MUNDO se le ha echado encima.

Según el Informe del consumo alimentario en España 2020, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el consumo per cápita en España se acerca a los 50 kg y supone el doble de lo que recomienda la Agencia Española Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), mientras que la organización Mundial de la Salud sugiere consumir unos 300 g a la semana, lo que supone unos 16 kg al año por persona. Así que la elección está clara.

Dejo aquí algunos enlaces de interés:

Campaña «Menos carne, mejor carne» de Amigos de la Tierra

Campaña «Consumir menos carne para un planeta más sano» de Greenpeace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *