Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Ecología Paisajes Política y Sociedad Sostenibilidad

DESTRUYENDO SUELO

Instalaciones educativas edificadas sobre la huerta de Miralbueno
en Zaragoza 20211218 © JAD/AdT

La pérdida de suelo por artificialización es uno de los problemas ambientales más graves dado que contribuye negativamente al equilibrio de la biosfera pues acelera la erosión, el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad.

La FAO declaró en 2015 el Año Internacional de los Suelos para concienciar de su importancia por los servicios gratuitos que aporta.

Fuente: El Confidencial

La pérdida de suelo en España es un proceso que se aceleró en las últimas décadas y aún continúa imparable como vamos a comprobar a continuación ya que en el sistema económico vigente la ocupación de suelo y el movimiento de tierras es un signo de desarrollo.

En estas páginas ya se ha venido haciendo mención reiteradamente al caso de Aragón (ver: Asalto a los recursos naturales de Aragón, 2020; Prosigue la pérdida de suelo en Aragón, 2009; Destrucción del suelo, 2006) y se han destacado los grandes proyectos destructores de suelo como la Expo 2008 o los polígonos urbanísticos de Ciudad Zaragoza Golf e industrial de Centrovía en La Muela o de Puerto Venecia, PlaZa, el PTR López Soriano y Empresarium en Zaragoza.

Ahora vamos a recordar el constante goteo de pérdida de suelo en pequeños o medianos proyectos que todavía continúa y por qué es importante preservar el suelo.

Destrucción de prados de montaña para instalación de pistas de esquí
en Castenesa (Huesca) 2021 © PDLMA

La artificialización del suelo es la pérdida de la capacidad del suelo de desempeñar sus funciones ecológicas en un momento dado, a largo plazo o de forma irreversible, por causas antrópicas. Las principales causas de la pérdida de suelo en España son su ocupación para uso residencial además de su roturación para puesta en cultivo o por intensificación de éste, la construcción de infraestructuras industriales, deportivas o de servicios y de comunicaciones. En estas últimas caben desde polígonos industriales hasta explotaciones ganaderas, mineras, vertederos, embalses, centrales energéticas de fuentes renovables y no renovables, pistas de esquí, circuitos automovilísticos, aeropuertos, carreteras, vías férreas, gasoductos, líneas eléctricas, etc.

Instalaciones para aparcamiento de vehículos industriales en la huerta de Miralbueno de Zaragoza 20211218 © JAD/AdT

La ocupación de suelo puede conllevar diversos grados de degradación, desde la desaparición absoluta por remoción, por impermeabilización al quedar bajo el asfalto o el hormigón de edificaciones, por compactación y pérdida de capacidad de retener agua, por la pérdida de sus propiedades físicoquímicas por cambios en el pH -salinización, acidificación- o por reducción en el contenido de materia orgánica.

Construcción de naves para Amazon en la ampliación del Polígono PlaZA
sobre campos de cultivo en Acampo Moncasi de Zaragoza 20211014
© JAD/AdT

El suelo es el soporte de la vida sobre la Tierra, donde se asientan las plantas que sustentan la pirámide trófica. Es, por tanto, la base física donde el agua y los minerales son transformados en materia orgánica vegetal que alimentará al resto de seres vivos; pero también el medio donde se desarrollan invertebrados y microorganismos -hongos, bacterias- que hacen posible la descomposición de la materia y la absorción de los nutrientes por las raíces.

Construcción de segundas residencias en la huerta de La Almozara de Zaragoza 20211031 © JAD/AdT

El suelo se comporta como un elemento fijador de carbono al acumular la materia orgánica, aspecto éste que tiene gran importancia en los actuales momentos en los que se busca cómo retener carbono en el suelo para disminuir el CO₂ atmosférico. Pero el suelo no sólo cumple una función trascendente en el ciclo del carbono, sino también de elementos como nitrógeno o fósforo. Otras funciones del suelo son la capacidad de encauzar la escorrentía y retener e infiltrar el agua, por lo que su papel es esencial en el ciclo del agua.

Roturación de tierras para puesta en cultivo c. Ejea de los Caballeros Zaragoza 20210803 © JAD/AdT

Hay que tener en cuenta que la ocupación de suelo conlleva no sólo la pérdida de la funcionalidad de la parcela que es transformada sino que sus efectos negativos trascienden a sus inmediaciones, a veces manifestándose a grandes distancias. Es el caso de las inundaciones generadas por grandes áreas impermeabilizadas -urbanas, industriales, etc-, incapaces de absorber la lluvia.

O bien sus efectos son insidiosos y difícílmente cuantificables. Como el aumento de la temperatura ambiente en las zonas urbanas debido al calor que absorben los materiales de las construcciones y el asfalto, fenómeno que se conoce cono isla de calor.

Instalaciones para autoescuelas sobre la huerta de Miralbueno de Zaragoza
20211218 © JAD/AdT

Además están los efectos sobre las comunidades biológicas locales de las áreas transformadas, las cuales desaparecen o son sustituidas por especies generalistas adaptadas a ambientes simplificados. Las plantas silvestres, bien desaparecen si el suelo es edificado o compactado, o bien son sustituidas por especies nitrófilas y ruderales. En el caso de la fauna, las especies silvestres exigentes son sustituidas por generalistas como ratas, estorninos o urracas.

Vías de erosión en las nuevas pistas de esquí en Castanesa (Huesca) 2021 ©PDLMA

No se puede acabar esta presentación sin hacer mención a la erosión que acarrea la ocupación de suelo. Al desaparecer la vegetación que frena la escorrentía o al general pendientes excesivas, el agua superficial arrastra la capa superficial del suelo, la capa fértil, acelerando los procesos erosivos.

Maquinaria decapando la tierra fértil y la vegetación en una zona verde municipal
de Campos del Canal en Zaragoza 20211222 © JAD/AdT

Categorías
Atentados ecológicos Bosques Ecología Ecologismo Política y Sociedad Urbanismo

MÁS ECOLOGÍA Y MENOS INGENIERÍA

Maquinaria decapando la tierra fértil y la vegetación existente
en Campos del Canal 20211213 © JAD/AdT

El proyecto Bosque de los Zaragozanos que promueve el Ayuntamiento de Zaragoza con el concurso de ECODES sigue arrasando las parcelas donde pretende colocar sus plantas, eliminando todo rastro de vida, como ocurrió en el Bosque de Almendros (ver: El triste bosque de los zaragozanos) y como está sucediendo en los Campos del Canal.

Desbroce generalizado y retirada y acumulación
de la tierra vegetal fértil en Campos del Canal 20211212 © JAD/AdT

La preparación agresiva del terreno ha motivado la reacción ciudadana de asociaciones vecinales y grupos ecologistas que llevaban semanas pidiendo una intervención selectiva, cuidadosa y respetuosa a través de sucesivos escritos y reuniones.

Concentración ciudadana de repulsa por la intervención en Campos del Canal 20211212 © JAD/AdT

Además, las entidades ciudadanas se sienten burladas por la imposibilidad de participación y la ausencia de empatía y receptividad tanto de los responsables políticos como de los propios funcionarios técnicos municipales.

Aspecto de los Campos del Canal en junio de 2021 © JAD/AdT

Los colectivos Ecologistas en Acción, Ansar, Amigos de la Tierra Aragón, Asociación de Vecinos Los Sauces de Montecanal y Grupo de Medio Ambiente Distrito Sur que se han manifestado en la mañana del domingo 12 de diciembre, han emitido un comunicado explicando el motivo de la concentración de protesta.

[…] tanto por la falta de participación ciudadana con la que se está ejecutando dicho proyecto en donde colaborar se traduce en solicitar dinero a la población para que el Ayuntamiento plante en su nombre, como por la forma en que se está procediendo en esta primera actuación del Bosque de los Zaragozanos.

Para dichos colectivos, si bien se trata de un espacio urbano que se encuentra en un estado de abandono y deterioro, con basuras y escombros en algunas zonas, también contaba con comunidades vegetales y gran variedad de especies adaptadas a la climatología y aridez  de nuestro territorio, con un suelo rico en materia orgánica que albergaba una gran variedad de microorganismos, constituyendo un espacio de refugio, alimentación y cría de la fauna, como aves, reptiles y pequeños mamíferos y que cumplía sus funciones ambientales como fue corroborado en visitas realizadas con personas expertas.

Es por todo ello que en las reuniones mantenidas con personal técnico del Ayuntamiento compartiendo que era necesario mejorar dichos campos, se le solicitaba el mantenimiento de la morfología del terreno y de las comunidades vegetales mejor conservadas frente a la propuesta de desbroce con maquinaria pesada y roturado y destrucción general de lo existente. Asimismo se solicitaba la necesidad de un espacio de participación en el que pudieran intervenir expertos de la materia que pudieran aportar más opiniones para mejorar el proyecto.

Maquinaria arrasando la capa de tierra fértil 20211213 © EEA

Sin embargo, en esta semana el Ayuntamiento ha continuado el desbroce de las parcelas existentes en las 40 ha de actuación, roturando, eliminando toda la biodiversidad existente y destruyendo el suelo rico en materia orgánica.

Es contradictorio que se diga que se va a mejorar el suelo con el compost generado a partir de los residuos de Zaragoza y se retire la materia orgánica ya existente en dicho suelo. Tampoco se entiende que se destruya este suelo que entre otras funciones era fijador de carbono.

Dichos colectivos quieren manifestar su protesta y lamentan se esté perdiendo una oportunidad de mejorar la infraestructura verde de la ciudad siguiendo los criterios que en su día se establecieron como resultado de un proceso de participación ciudadana.

Comparación de la cobertura vegetal en la zona intervenida con la existente en Campos del Canal 20211212 © JAD/AdT

La intervención que el ayuntamiento realiza en Campos del Canal a través del Servicio de Parques y Jardines es producto de un enfoque excesivamente ingenieril con muy poca dosis de ciencia ecológica, como lo demuestra el empleo de maquinaria pesada y el tratamiento indiscriminado del terreno, así como el desprecio al suelo y a la comunidad biológica existentes.

Acto final de la concentración de protesta en Campos del Canal 20211212
© JAD/AdT

Categorías
Biodiversidad Política y Sociedad Ríos

LAS INVASORAS GOZAN DE BUENA SALUD

Por lo que se ve, las especies invasoras -que tanto daño económico y ecológico causan- gozan de excelente salud y los medios de comunicación se ocupan de restregárnoslo por la cara impúdicamente.

Así, por Heraldo de Aragón sabemos que los siluros del Ebro son unos monstruosos hermosos ejemplares de varios metros de longitud y decenas de kilos de peso.

Fuente: Feraldo de Aragón

Y nos informan de la piedad que mueve a los pescadores cuando tratan a estos mónstruos.

Fuente: Feraldo de Aragón

Así que, una vez devuelto el animal al río, podrá seguir depredando a los peces autóctonos y a jóvenes y adultos de las aves acuáticas (ánades, fochas, gallinetas…) de la fauna local.

El siluro (Silurus glanis) es un pez de los ríos de Europa del Este y Asia Central que fue introducido en el río Ebro el embalse de Mequinenza hacia 1974 por su interés para la pesca deportiva. Está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras por su rápida expansión y porque altera la estructura trófica de los hábitats fluviales al depredar sobre peces, anfibios, aves y mamíferos autóctonos. El Gobierno de Aragón recomienda su pesca sin retorno y sin límite de cupo o talla (Ver: Las especies exóticas invasoras en Aragón, pág. 193) y deja claro que: Si capturas esta especie, no la devuelvas al medio acuático y sacrifícala inmediatamente o entrégala a la autoridad competente.

Así que estamos ante una doble mala praxis: la deportiva, por devolver el animal al río contra las recomendaciones, y periodística, por divulgar a su vez como ejemplar la mala conducta de los pescadores.

Mientras tanto, a los peces autóctonos, que están en peligro de extinción hay que criarlos en balsas porque el río es inhabitable.

Fuente: Heraldo de Aragón