Categorías
Biodiversidad Política y Sociedad Ríos

LAS INVASORAS GOZAN DE BUENA SALUD

Por lo que se ve, las especies invasoras -que tanto daño económico y ecológico causan- gozan de excelente salud y los medios de comunicación se ocupan de restregárnoslo por la cara impúdicamente.

Así, por Heraldo de Aragón sabemos que los siluros del Ebro son unos monstruosos hermosos ejemplares de varios metros de longitud y decenas de kilos de peso.

Fuente: Feraldo de Aragón

Y nos informan de la piedad que mueve a los pescadores cuando tratan a estos mónstruos.

Fuente: Feraldo de Aragón

Así que, una vez devuelto el animal al río, podrá seguir depredando a los peces autóctonos y a jóvenes y adultos de las aves acuáticas (ánades, fochas, gallinetas…) de la fauna local.

El siluro (Silurus glanis) es un pez de los ríos de Europa del Este y Asia Central que fue introducido en el río Ebro el embalse de Mequinenza hacia 1974 por su interés para la pesca deportiva. Está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras por su rápida expansión y porque altera la estructura trófica de los hábitats fluviales al depredar sobre peces, anfibios, aves y mamíferos autóctonos. El Gobierno de Aragón recomienda su pesca sin retorno y sin límite de cupo o talla (Ver: Las especies exóticas invasoras en Aragón, pág. 193) y deja claro que: Si capturas esta especie, no la devuelvas al medio acuático y sacrifícala inmediatamente o entrégala a la autoridad competente.

Así que estamos ante una doble mala praxis: la deportiva, por devolver el animal al río contra las recomendaciones, y periodística, por divulgar a su vez como ejemplar la mala conducta de los pescadores.

Mientras tanto, a los peces autóctonos, que están en peligro de extinción hay que criarlos en balsas porque el río es inhabitable.

Fuente: Heraldo de Aragón
Categorías
Biodiversidad Biología Moluscos Política y Sociedad Ríos

RECORDANDO A RAFAEL ARAUJO ARMERO

Rafael Araujo Armero © R. Álvarez

En la mañana del 27 de octubre de 2021 recibimos la triste noticia del fallecimiento del Dr. Rafael Araujo Armero, biólogo muy conocido en Aragón por su contribución al conocimiento científico y la divulgación social de los bivalvos de agua dulce autóctonos y exóticos de la cuenca del Ebro. En la sección de Obituario del diario Heraldo de Aragón del pasado 19 de noviembre se publicó una nota necrológica que fueron unas primeras palabras redactadas en su recuerdo, pero quiero agradecer al Editor de Barracuda la cesión de este espacio para realizar un recordatorio un poco más personal de la figura de Rafa, pensando sobre todo en su contribución científica y en su vinculación con Aragón.

Rafa, como le conocíamos sus amigos y colegas, era un científico de especial calidad humana y profesional. Falleció en una edad de oro para todo científico, a los 61 años, cuando la trayectoria profesional se consolida tras muchos años de experiencia, poseyendo una amplia capacidad de trabajo que desplegaba en múltiples ocupaciones. Su pérdida ha causado un hondo pesar entre sus allegados y conocidos. En mi caso, tengo la sensación de no haber aprovechado mejor la última conversación mantenida con él o no haber pasado más tiempo juntos tras unos largos meses de distanciamiento dada la actual crisis sanitaria de pandemia.

El Dr. Araujo era Conservador de Colecciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (MNCN-CSIC) y Bibliotecario de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Malacología (SEM). Era licenciado en Ciencias Biológicas – Especialidad de Zoología en 1984 y doctorado en esta materia en 1995 por la Universidad Complutense de Madrid. Como científico investigador estuvo adscrito al Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva del MNCN-CSIC, desarrollando una importante labor en el estudio taxonómico, conservación y divulgación de los moluscos de las aguas continentales en proyectos de investigación y expediciones científicas, sobre todo de los bivalvos de agua dulce de la península ibérica, habiendo dirigido 3 tesis doctorales.

Su obra escrita abarca decenas de artículos en revistas, capítulos de libros y obras colectivas, documentales audiovisuales, informes técnicos y otras publicaciones de su especialidad científica. Esta obra puede localizarse en las páginas del CSIC, del Proyecto Fauna Ibérica y de Dialnet. Además de su labor como conservador de las colecciones de moluscos del MNCN-CSIC, también se ocupó de la Historia de la Malacología y era un afable conversador sobre otros aspectos científicos o culturales en general. Hace pocos días, el MNCN-CSIC le dedicó la pieza del mes: Margaritifera auricularia en su recuerdo, junto a su reciente libro titulado El arca de las tres llaves. Las colecciones de moluscos y otros invertebrados del Museo Nacional de Ciencias Naturales publicado en la Editorial Doce Calles.

Pero como decía al comienzo de este texto, recordando a Rafa no puedo pasar por alto algo que me resulta un poco complicado de explicar: su relación con Aragón. Y no es porque no la tuviera, sino todo lo contrario: su interés por la conservación y la defensa de los moluscos en Aragón fue una constante en su trayectoria vital, tanto profesional como personal. Pero pienso que también es oportuno reconocer abiertamente algo que algunos lectores sabrán, y es que Rafa sentía cierto pesar por no haber logrado algunas de sus metas aquí. Me refiero a la conservación óptima de las náyades autóctonas, en toda España en general, pero particularmente en Aragón, en donde dedicó buena parte de su vida científica, ya sea in situ realizando visitas o trabajos de campo, o bien mediante la investigación de laboratorio y el estudio de gabinete en el MNCN-CSIC. En este sentido, nuestras conversaciones giraban muchas veces sobre ese mismo tema de preocupación. Sé de lo que estoy escribiendo y al contar esto aquí no represento a ninguna entidad ni aludo a nadie en concreto, solo me limito a constatar un hecho que conocí en primera persona, que el propio Rafa expresó en público en varias ocasiones y sobre el que, además, no voy a emitir aquí juicios críticos de valor sobre nada ni nadie. Para esta exposición voy a referirme a tres etapas que distingo de mi recuerdo de Rafa en Aragón.

Cuando Rafa obtuvo el doctorado en 1995, con su tesis titulada “Contribución a la taxonomía y biogeografía de la familia sphaeriidae (Mollusca: Bivalvia) en la Península Ibérica y Baleares con especial referencia a la biología de P. amnicum (Muller, 1774)”, ya había realizado importantes estudios en Aragón sobre estas diminutas almejas de agua dulce denominadas “esféridos”, así como algunos estudios sobre la almeja asiática (Corbicula fluminea) que por entonces comenzaba a expandirse en la península ibérica. Podríamos considerar esos primeros años de doctorando, mientras trabajaba ya en la conservación de la Colección de Moluscos del MNCN-CSIC, en la que disponía de colecciones históricas de conchas y muestras de moluscos de Aragón, como una primera etapa de sus estudios malacológicos en Aragón dedicados a muestrear en diversos puntos de la geografía de esta comunidad autónoma, sobre todo en los ibones del Pirineo.

Rafael Araujo prospectando en el Canal Imperial de Aragón en 2019
© R. Álvarez

Pero justo a finales de 1995, ya concluida su tesis doctoral, Rafa me comunicó por carta su interés en el estudio de la náyade Margaritifera auricularia, conocida con el nombre de “margaritona” en Aragón y que también denominamos “náyade auriculada”. Su propósito era prospectar en el Canal Imperial de Aragón, donde existían varias citas históricas y, además, ya era una especie incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón con la categoría “de interés especial” cuando este se aprobó en 1995 (BOA nº 42, de 07/04/1995). Efectivamente, a los pocos meses, ya en 1996, Rafa y otras personas del equipo científico del MNCN-CSIC, como la Dra. María Ángeles Ramos Sánchez (Investigadora Científica del MNCN-CSIC), que fue la directora de la tesis doctoral de Rafa, no solo habían logrado recuperar el conocimiento sobre la margaritona en el Canal Imperial de Aragón, sino que además habían promovido su inclusión en el entonces Catálogo Nacional de Especies Amenazadas con la categoría de “en peligro de extinción” mediante una orden ministerial (BOE nº 217, de 07/09/1996), siendo el primer invertebrado con esa protección legal en España, y actualmente en esa misma categoría del Catálogo Español de Especies Amenazadas, pero además declarada en situación crítica mediante una orden ministerial (BOE nº 251, de 17/10/2018). Ambos científicos fueron autores del Plan de Acción para Margaritifera auricularia y Margaritifera margaritifera en Europa publicado por el Consejo de Europa en 2001.

Rafael Araujo en una jornada sobre las náyades.
Zaragoza. Noviembre, 2007 © J. A. Domínguez

A partir de entonces, podríamos referirnos a una segunda etapa aragonesa de Rafa durante los últimos años del siglo XX y primeros del siglo XXI, aproximadamente entre 1996 y 2009, que podríamos considerar más intensa en cuanto a su trabajo y dedicación científica en Aragón, si bien mantenía desarrollando su labor en toda España y en otros países. Rafa fue todo un referente científico a escala nacional, europea e internacional sobre la especie M. auricularia, como atestigua su obra publicada; pero sobre todo fue bastante conocido en Aragón y Navarra por albergar el Canal Imperial de Aragón la población más importante en número de especímenes vivos conocida en todo el mundo a finales del siglo XX y ocuparse de su investigación. Pronto se dio a conocer la figura científica de Rafa en todos los medios de comunicación de ámbito aragonés y colaboró activamente tanto con asociaciones sin ánimo de lucro como con instituciones oficiales en el estudio y la conservación de la margaritona, así como de otras especies de náyades. Fruto de ese gran interés, elaboró junto a otros científicos del MNCN-CSIC un documental audiovisual titulado “La Perla del Canal”, que obtuvo el Segundo Premio del Área Biomédica en la IX Bienal de Cine y Vídeo Científico Español (Zaragoza, 1999). Rafa pudo desarrollar una amplia labor de asesoramiento científico, campañas de prospección y publicaciones científicas sobre M. auricularia, tanto en los canales y acequias de riego, como en el propio cauce del río Ebro. Y esto fue posible, en buena medida, gracias a un convenio de colaboración entre el Gobierno de Aragón y el MNCN-CSIC suscrito entre 2001 y 2003. Asimismo, Rafa colaboró con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), entidad propietaria del Canal Imperial de Aragón, para intentar compatibilizar la conservación de la importante población de M. auricularia existente en su cauce artificial naturalizado.

De esta época guardamos un grato recuerdo de su trabajo de campo, en los que realizó numerosas prospecciones de náyades en el Canal Imperial de Aragón y en el río Ebro en colaboración con los técnicos de las instituciones competentes en materia de conservación de la biodiversidad, de los espacios naturales y de la gestión hidráulica del Canal Imperial de Aragón. De esos años me gustaría destacar que Rafa se dedicó en cuerpo y mente a la compleja tarea de descubrir y poner en valor social a las náyades, formando en el trabajo de campo a numerosos Agentes para la Protección de la Naturaleza de Aragón del Gobierno de Aragón, técnicos de la entonces empresa pública Sociedad de Desarrollo Medioambiental de Aragón (SODEMASA), actualmente Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARGA), agentes de la entonces Guardería de Montes del Ayuntamiento de Zaragoza (actualmente personal de la Unidad de Conservación del Medio Natural del Ayuntamiento de Zaragoza) y personal de la Guardería Fluvial de la CHE, así como a otros profesionales, naturalistas, ecologistas y aficionados a la naturaleza en general que colaboramos con él.

Los que conocimos a Rafa en Aragón, cada uno desde su ocupación o competencia, pudimos aprender de su amplio conocimiento sobre las náyades: su complejo ciclo biológico, su destacada función ecológica en el medio fluvial, las técnicas subacuáticas de prospección en los cauces y las posibles causas de su declive. Esta segunda etapa coincidió con la aparición del mejillón cebra (Dreissena polymorpha) en la cuenca del Ebro en 2001, de cuya posible introducción ya nos advirtió Rafa muchos años antes de su rápida expansión, por lo que colaboró en la adopción de las primeras medidas de estudio y de gestión con el Gobierno de Aragón y la CHE, captando el interés de numerosos medios de comunicación aragoneses. En el año 2005, con motivo de las obras de la Expo Zaragoza 2008, realizó para el Ayuntamiento de Zaragoza una amplia prospección de M. auricularia y otras náyades en el tramo del río Ebro a su paso por esta ciudad, en la que además de contar con la participación de los agentes ya citados de distintas instituciones y de los técnicos de la entonces Agenda 21 Local del Ayuntamiento de Zaragoza, contó también con el apoyo especializado del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza para la realización de las tareas subacuáticas. Esta prospección, que fue realizada durante la primera quincena del mes de julio de 2005, no pasó desapercibida para la población zaragozana, por el despliegue de medios técnicos y recursos humanos, obteniendo unos resultados importantes sobre la presencia de náyades en este tramo fluvial, aunque no de ejemplares vivos de M. auricularia. Años más tarde, ya en 2009, Rafa realizó para la CHE desde el MNCN-CSIC en colaboración con la Asociación para la Conservación y Estudio de la Biodiversidad (ACEBI), un estudio sobre el estado de conservación de M. auricularia en las aguas del río Ebro, que evidenciaba el gran declive de esta especie en el eje del Ebro y la expansión de los bivalvos exóticos invasores (mejillón cebra y almeja asiática).

Rafael Araujo en 2019 © R. Álvarez

Sus conferencias públicas eran fascinantes y sus publicaciones científicas en revistas de impacto eran de gran calidad, pero a su vez expresaban una reciente preocupación en cuanto a una adecuada gestión de la conservación de las náyades en la cuenca del Ebro se refiere. Conviene recordar que a mediados de febrero de 2003 se produjo un episodio de mortandad masiva de ejemplares de M. auricularia en un tramo del Canal Imperial de Aragón, suceso que motivó la incoación de oficio de un expediente del Justicia de Aragón (Expte. DII-226/2003-2) al objeto de recabar información de las Administraciones competentes en la materia para conocer el asunto en su integridad y emitir, en su caso, el correspondiente informe. Este hecho puso en evidencia la necesidad de mejorar esta gestión y desde entonces Rafa enfatizó la necesidad de conservar el Canal Imperial de Aragón por su rico patrimonio cultural y natural. Ponía en valor que, todavía a finales del siglo XX, en esta emblemática infraestructura hidráulica civil de la Ilustración sobreviviera la población de margaritona más importante del mundo conocida entonces. Contribuyó a su defensa con propuestas novedosas e innovadoras en colaboración con otros expertos y asociaciones sin ánimo de lucro de defensa ambiental y patrimonial, como la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), la Sociedad de Amigos del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza (SAMPUZ) y la Asociación Volunta-Ríos.

No sé si por incomprensión o por la complejidad de hacer viables alternativas posibles a la gestión oficial de las instituciones competentes, lo cierto es que estas propuestas, muy a su pesar, nunca llegaron a materializarse. Además, no se le dio continuidad al convenio de colaboración suscrito entre el Gobierno de Aragón y el MNCN-CSIC entre 2001 y 2003. En consecuencia, Rafa se centró más bien en proyectos de investigación y prospecciones de náyades en otras comunidades autónomas y en otros países. No obstante, Rafa mantuvo un interés constante por el estudio y la conservación de las náyades de Aragón. Realizó aportaciones al Plan de Recuperación de Margaritifera auricularia en Aragón (2005) y a la Estrategia para la conservación de la almeja de río (Margaritifera auricularia) en España (2007), incluso llegó a ser designado asesor de dicha Estrategia en representación del MNCN por Resolución de 27 de octubre de 2011, de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Además, participó como coautor en el libro titulado “Las almejas de agua dulce en Aragón: Margaritifera auricularia y otros bivalvos” editado por el Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón (2006), fue el primer coautor de un excelente artículo de síntesis titulado “Las náyades de la península Ibérica” en colaboración con otros autores (2009), elaboró el documento de bases ecológicas preliminares para la conservación de M. auricularia en España editado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (2012) y siguió colaborando en iniciativas o publicaciones para poner la divulgación de las náyades en Aragón, como por ejemplo la guía “El Canal Imperial de Aragón en Zaragoza” editada por el Ayuntamiento de Zaragoza (2012) y la guía de campo de “Moluscos Acuáticos de la Cuenca del Ebro” editada por la CHE (2012).

No sabría decir exactamente de qué forma ni en qué momento, quizás fuera poco a poco durante esta segunda etapa aragonesa, pero lo cierto es que Rafa entró en lo que podríamos considerar una tercera etapa marcada más bien por una gran desilusión sobre la recuperación y conservación de M. auricularia en los canales y en el río Ebro en Aragón. Esta circunstancia se evidenciaba públicamente con ocasión de su participación en determinados eventos, publicaciones o comunicaciones a la prensa. Por ejemplo, en unas jornadas técnicas realizadas en 2007 en el marco del Proyecto LIFE Conservación de Margaritifera auricularia en Aragón – LIFE04 NAT/ES/000033 (2004-2007) dirigido por el Gobierno de Aragón, en las que Rafa intervino con una ponencia titulada “M. auricularia diez años después. Presente y futuro de una especie en peligro de extinción” o en declaraciones para la prensa en 2008. Me refiero aquí a sentimientos y pensamientos que eran muy personales de Rafa y sobre los que, por respeto a otras personas y al propio Rafa, no debo entrar a juzgar. Solo diré que Rafa siempre fue una persona íntegra en su forma de pensar y de actuar, coherente con sus principios en cuanto a la conservación de la biodiversidad se refiere y también muy libre a la hora de expresar lo que consideraba más oportuno a partir de su conocimiento científico.

Sin embargo, Rafa nunca dejó de tener interés por la conservación de M. auricularia en Aragón, mantuvo contacto científico con los técnicos que se han estado ocupando hasta la actualidad de la gestión de las náyades en Aragón y seguía siendo muy conocido, apreciado y querido en esta tierra. De hecho, Rafa llevó a cabo la dirección científica del proyecto de la SEM titulado “Identificación de los potenciales agentes etiológicos responsables de las mortandades masivas de Margaritifera auricularia observadas en España”, que contó con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad, en el que participaron científicos del CSIC (del MNCN y del Real Jardín Botánico) y de la Universidad de Wisconsin-Madison (EUA), contando con la estimable colaboración del personal técnico del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y de la Comisaría de Aguas de la CHE, además de otras personas voluntarias.

Rafael Araujo en trabajos de campo en el Ebro, 2019 © R. Álvarez

Como sabemos, la importante población de M. auricularia que Rafa empezó a estudiar en Aragón desde 1996 prácticamente se ha perdido ya en 2021, como así han constatado los técnicos del Gobierno de Aragón en la revista Quercus nº 419. Justo cuando escribo este texto en recuerdo de Rafa, veo la publicación del Convenio con el Organismo Autónomo Confederación Hidrográfica del Ebro, la Comunidad Foral de Navarra y la Comunidad Autónoma de Aragón, para la protección de la especie declarada en situación crítica Margaritifera auricularia (BOE nº 277, de 19/11/2021). Quiero pensar que aún queda esperanza para la margaritona y que la ilusión de Rafa por la recuperación de esta especie amenazada pueda verse algún día cumplida.

Su reciente fallecimiento es una gran pérdida humana para su familia, colegas y amigos, pero también para la Ciencia, justo en un momento de la vida en la que se culmina la trayectoria profesional después de décadas de trabajo de investigación y divulgación. Por eso, en el Foro Malacológico de la SEM que se celebrará en Vitoria, el próximo viernes día 10 de diciembre, entre las 12:00 y las 13:00 horas, se realizará un acto de homenaje en recuerdo del Dr. Rafael Araujo Armero, que podrá ser seguido por videoconferencia en línea previa inscripción solicitando con antelación el acceso a través del correo electrónico de contacto del Comité Organizador del Foro: forosem2021@gmail.com.

Ramón M. Álvarez Halcón (malacólogo)

https://www.linkedin.com/in/ramahalcon

Categorías
Atentados ecológicos Bosques Política y Sociedad Ríos

AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA, CONTRA LA NATURALEZA

Notable ejemplar maduro de tamariz, desgajado y desplazado
© J.A. Domínguez/AdT

La Unidad de Gestión de Patrimonio Rústico del Ayuntamiento de Zaragoza ha causado grandes destrozos en el arbolado del camino que recorre la mota de la Mejana de Monzalbarba en la margen derecha del Ebro, tras reparar los caminos agrícolas del barrio de Monzalbarba.

Ejemplares jóvenes de álamo blanco desplazados y desarraigados
© J.A. Domínguez/AdT

Una máquina motoniveladora ha estado durante varios días interviniendo en los caminos agrícolas de Monzalbarba. Pero, por lo visto, le pareció poca la faena y se adentró por la mota de la margen derecha del Ebro.

El sendero, más que camino, que corona dicha mota del río no conduce a fincas, las cuales poseen sus propios caminos de acceso. El sendero es utilizado por ciclistas, paseantes, gente que sale a hacer deporte y algún pescador. También da acceso a los tornos de desagüe de los escorrederos, pero era suficiente para esos usos con la anchura que tenía, pues permitía incluso el paso de vehículos ligeros. La maquinaria agrícola como tractores o cosechadoras ni transitan ni necesitan transitar por él.

Su peculiaridad era que la vegetación de los márgenes formaba una cúpula que creaba un ambiente acogedor frente al cierzo o el sol. Hubiera sido suficiente una poda manual y puntual si alguna rama se considerase obstaculiazaba el paso.

Daños en el ramaje de los álamos blancos © J.A. Domínguez/AdT

Pero la motoniveladora ha ensanchado ampliamente dicho sendero por ambos lados destruyendo o dañando el arbolado. Eso, sin nombrar los arbustos arrancados. Varias decenas de álamos blancos, olmos y tamarices han sido desarraigados o tronzados o han visto desgajadas sus ramas traumáticamente.

Las imágenes dan fe de la violencia empleada y la zafiedad de la actuación.

Daños en olmos de la margen del camino © J.A. Domínguez/AdT

Ello nos lleva a reflexionar seriamente sobre la política de conservación del medio ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza mediante el uso de la fuerza y, en especial, sobre la conservación del arbolado, ahora que pretende montar el denominado Bosque de los zaragozanos para, textualmente, Mejorar la salud y aumentar la biodiversidad y Avanzar en una ciudad más verde. Lo cual es bastante increíble (ver: El Bosque de los zaragozanos, ¿qué bosque?.

Artículos relacionados:

La impunidad de los malos. Barracuda, 2015

Los malos se pasean por Alfocea. Barracuda, 2015

Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Moluscos Ríos

CHE DESTRUYE UNA ISLA DEL EBRO

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha arrasado la isla del Ebro ubicada frente a la desembocadura del río Gállego en Zaragoza.

Siguiendo sus expeditivos métodos, ha eliminado cualquier atisbo de vegetación.

Aspecto de la isla desde la margen derecha tras la intervención de CHE. Septiembre, 2021 © ANSAR. La isla ha quedado totalmente desnuda. La vegetación del fondo corresponde a la margen izquierda del Ebro

Las asociaciones ecologistas han presentado una queja ante CHE por las repercusiones ecológicas que tiene tan drástica intervención y por la reiterada falta de sensibilidad de este organismo con la flora y fauna, y piden explicaciones sobre la justificación de la obra.

Aspecto de la isla -en el centro- antes de la intervención, en ortofoto de Google Maps. Se aprecia el notable desarrollo de la vegetación por la sombra que proyecta. Arriba, el río Gállego vierte una pluma de aguas ennegrecidas debido a la contaminación que soporta.

Las entidades ecologistas argumentan que la obra tendrá repercusiones sobre la dinámica fluvial y sobre la fauna acuática, especialmente las náyades. Las afecciones sobre estos moluscos bivalvos de agua dulce se deben a:

  • Trasiego de maquinaria y personal por el cauce.
  • Dispersión de sólidos -arenas y limos- en el agua durante la intervención.
  • Modificación de la dinámica fluvial al eliminar un notable núcleo de vegetación de efectos indudables sobre la dirección y velocidad de la corriente.
  • Modificación de las condiciones ecológicas del enclave al retirar un notable núcleo de vegetación que generaba diversos microhábitas debido a la sombra proporcionada por la vegetación, con importantes efectos en la temperatura del aire y el agua; y al refugio proporcionado por la vegetación para numerosos organismos en la interfase agua-aire.

Además, dicha isla se halla dentro del ámbito del Plan de Recuperación de Pseudunio auricularius (antes Margaritifera auricularia) o margaritona, especie catalogada En Peligro Crítico de Extinción (ver: Margaritifera, again at risk. Barracuda, 2015)

La especie está amparada por:

En el Plan  de Recuperación se especifica como objetivos:

  • 6.1.6. Protección de la vegetación ribereña en el ámbito de aplicación del Plan.
  • 6.1.13. Asegurar la integración de los condicionantes ambientales derivados de la necesidad de conservación de M. auricularia en los proyectos de obras en los ríos y canales donde se encuentra la especie, […]

Para los ecologistas, la intervención atenta, por tanto, directamente contra los objetivos del Plan de Recuperación de Margaritifera y dudan que se haya prospectado el río por si hubiera ejemplares de esa especie u otras que, aunque no en peligro crítico, también están protegidas. En este caso está la náyade Unio mancus, catalogada como Vulnerable.

Hay que recordar las innumerables obras de acondicionamiento de cauces denominadas curages que desarrolla CHE y eliminan vegetación de los sotos ribereños, con gran impacto ambiental y que ha llevado a las organizaciones ecologistas a lanzar la campaña Sotos Vivos.

Categorías
Atentados ecológicos Geología Política y Sociedad Ríos

RÍO OSIA: RESTAURACIÓN YA

Los grupos ecologistas ANSAR, Amigos de la Tierra Aragón, Ecologistas en Acción Zaragoza y Fundación Quebrantahuesos denuncian la negligente actitud del Departamento deVertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón tras un año del desastre ecológico en el río Osia como consecuencia de la reparación de la carretera autonómica A-2605 que accede a las localidades de Jasa y Aragüés del Puerto, en la provincia de Huesca.

Gravas extraídas del río Osia y que siguen junto a la carretera A-2605
© ANSAR

Ha transcurrido un año desde que colectivos ecologistas y comunidad científica (ver: Las sinrazones responsables de la destrucción del río Osia/Alfredo Ollero) denunciaron las afecciones producidas en el río Osia como resultado de las obras de reparación de la carretera autonómica A-2605 -en el PK 38+250- de acceso a las localidades de Jasa y Aragüés del Puerto y que fueron finalizadas a inicios de septiembre de 2020. Obras que, tal como reconoció la propia Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), tras su visita a la zona en septiembre de 2020, en ningún momento tuvieron en cuenta la dinámica fluvial, por lo que han provocado una alteración morfológica muy grave en el río, incrementándose la peligrosidad del mismo en momentos de crecida, pudiéndose activar procesos que afecten de manera negativa a la propia carretera que se pretendía defender.

Frente a la reconocida gravedad de los hechos, con fecha 29 de septiembre de 2020, la Confederación Hidrográfica del Ebro requirió al Gobierno de Aragón, a través del Departamento del Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, la restauración fluvial del tramo afectado y la presentación de un documento técnico que mostrara la restauración, restitución o adecuación hidromorfológica de la obra efectuada.

Dicho requerimiento le fue reiterado con fecha 3 de febrero de 2021 y ante la falta de respuesta le ha vuelto a ser requerido en julio de 2021. En este último requerimiento se plantea que en el plazo de DIEZ (10) DÍAS, a contar desde la notificación del mismo, “deberá presentar el PLAN DE ETAPAS que determine la realización de las labores de restauración y adecuación a realizar, cuya EJECUCIÓN se iniciará en un plazo máximo de QUINCE (15) DÍAS a contar así mismo desde la notificación”.

Las asociaciones Amigos de la Tierra Aragón, Asociación Naturalista de Aragón (Ansar), Ecologistas en Acción Zaragoza y Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, como entidades personadas en este requerimiento, consideran de una gran irresponsabilidad la falta de respuesta de la Subdirección Provincial de Carreteras de Huesca de pendiente del Departamento de Vertebración del Territorio que dirige el Consejero Soro (CHA) y que ya en su día dio el consentimiento de realización de la obra, sin contar con informe del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) ni de la CHE.

Río Osia. Aspecto del cauce modificado tras las obras © ANSAR

Asimismo denuncian la irresponsabilidad de los diferentes organismos implicados en la realización de esta obra: el INAGA que no realizó el informe de condicionados de la obra hasta el 21 de agosto cuando ya se estaba finalizando la misma, y de la propia CHE la cual, si bien en septiembre se personó en el espacio para comprobar las actuaciones realizadas y solicitó informes y ha vuelto a requerir a la Subdirección Provincial para que proceda a la restauración fluvial, no actuó en su momento como organismo responsable de la cuenca cuando había sido alertada de lo que estaba ocurriendo y debía haber evitado el daño causado.

No puede ocurrir que se inviertan 339.097,77 euros en la reconstrucción de un terraplén de apoyo de la carretera que había sido destruido por una crecida del río Osia y que, tras la realización de la misma, no sólo se hayan producido impactos ecológicos y geomorfológicos graves sino que, además, haya aumentado la peligrosidad de futuras crecidas.

Es urgente que se pongan medidas para que estos hechos de falta de responsabilidad, por omisión o acción, no vuelvan a ocurrir y este tipo de obras cuenten con la supervisión científico-técnica antes de su aprobación.

Consideran las asociaciones que en estos momentos sólo queda que, tal como ha sido demandado por la propia CHE, la Subdirección Provincial de Carreteras de Huesca responda al requerimiento realizado y proceda a la restauración fluvial con un riguroso seguimiento científico-técnico para no repetir errores similares a los cometidos.

Categorías
Biodiversidad Bosques Campañas de Defensa Ecologismo Ríos

SOTOS VIVOS

Limpieza de basuras en Soto de Alfocea, Zaragoza

Las organizaciones ecologistas Ansar y Amigos de la Tierra Aragón han llevado a cabo el domingo 1 de agosto una jornada reivindicativa en defensa de los sotos del Ebro visitando el Soto de Alfocea y llevando a cabo la retirada de las basuras acumuladas, tarea que las administraciones no llevan a cabo.

Denuncian que CHE, Gobierno de Aragón y ayuntamientos solo se acuerdan de los sotos para llevar a cabo intervenciones agresivas como curages, desbroces de vegetación silvestre y talas del arbolado muchas veces disfrazadas de tareas de limpieza.

El Soto de Alfocea ha sido elegido como escenario del inicio de la campaña en defensa de los sotos fluviales de la cuenca del Ebro y especialmente del eje del Ebro ante los proyectos que amenzan con arrasar los ya reducidos sotos, permenentemente sometidos a proyectos que los invaden, los seccionan y fragmentan, destruyendo su capacidad de acogida, de regeneración y resiliencia y menguando su biodiversidad.

Intervención de curage en Soto de La Alameda de Sobradiel, Zaragoza

Anteriores artículos:

La CHE arrasa el Soto de Alfocea

La maldición del curage en el Soto de La Alameda

La CHE arrasa el Soto del Tambor

Categorías
Comunicación Geología Política y Sociedad Ríos

ISLAS TENGAMOS EN EL EBRO POR MUCHOS AÑOS

noticia

Heraldo de Aragón, 20201205

La nueva reclamación de limpieza del Ebro de la que se hace eco Heraldo ha tenido una contundente respuesta del profesor de Geografía de la Universidad de Zaragoza, Alfredo Ollero, autor también del blog Cuidando ríos.

El titular ya es tremendo: «Denuncian la presencia de una isla de grava» ¡¡¡En un río de gravas que tiene y toda la vida ha tenido islas!!! ¿Cómo se puede denunciar a un río por ser río y ser como es?
Por cierto, la isla ha existido siempre, no hay más que verlo en fotografías aéreas antiguas. Antes de la construcción del puente se encontraba pegada a la orilla de Movera.
El artículo está lleno de apreciaciones que demuestran el escaso conocimiento sobre cómo funciona un río y sobre cómo es el Ebro de estos concejales.
Desde el ámbito científico no podemos permitir en un tema como este que se emitan opiniones sin fundamento que no sean respaldadas por criterios técnicos, ni que la prensa se haga eco de ello y que cualquier persona pueda leerlo y se lo crea.
Esta isla lleva muchos años ahí y justo hasta hace un mes ya ha sido objeto de dragado y limpieza, como se observa en la foto, de forma injustificada y para no solucionar nada. El puro placebo de siempre.
Precisamente esa isla se sitúa en un punto de notable incisión en el cauce del Ebro, una incisión provocada por los 40.000 m³ de grava que se extrajeron para construir el puente. Precisamente no hay exceso de gravas, sino un claro déficit, lo cual está encajando el cauce y descalzando la orilla del soto de Cantalobos. Con este déficit, que cualquier visitante iniciado puede observar con claridad en el terreno, la estabilidad del puente está comprometida si se cometiera la torpeza de eliminar esa isla.
Las acumulaciones de sedimentos no incrementan las inundaciones. Esto está demostrado científicamente en ríos como el Ebro. Los sedimentos en crecida están en tránsito y no ocupan sitio. Invertir en limpiar y dragar es tirar el dinero. Las restricciones ambientales y las directivas europeas no están ahí por capricho.
No temáis en Villafranca de Ebro, porque las gravas de esa isla 1) no incrementan la inundación, 2) necesitan unas 15 crecidas importantes para llegar a esa localidad. Lo harán ya en el siglo XXII, cuando espero que haya bastante mayor sensibilidad y conocimiento fluvial y ambiental que en la actualidad.
Ofrezco a estos concejales, y a otros, de cualquier partido político, un curso de geomorfología fluvial y transporte de sedimentos. Podríamos desarrollar una iniciativa tan exitosa como la Escuela de Alcaldes que puso en práctica la Confederación Hidrográfica del Duero. Y les explicaría con detalle por qué no es cierto lo que comentan de los caudales, qué ocurre realmente con la ARA-A1, por qué dragar no soluciona nada sino que perjudica, qué alternativas existen, etc.

Preparando el dragado del Ebro. Barracuda, 2010
Y para empezar el año, dragado. A. Ollero/Barracuda, 2007
El azud del Ebro, un error ambiental. A. Ollero/Barracuda, 2007
Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Bosques Ecologismo Política y Sociedad Ríos

LA MALDICÓN DEL CURAGE SOBRE EL SOTO DE LA ALAMEDA DE SOBRADIEL

soto de La Alameda

Maquinaria empleada en la intervención de curage

Amigos de la Tierra Aragón y Ansar han manifiestado en un comunicado su más enérgica condena a la apertura de los pasillos que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) está realizando en el Soto de La Alameda (TM Sobradiel, Zaragoza).

soto de La Alameda

Uno de los ramales abiertos en la intervención de curage

Como una maldición, la CHE sigue arrasando los escasos y escuálidos sotos del Ebro con la excusa su novedosa técnica de curage, consistente en abrir ramales para mejor fluencia del agua en las avenidas, como indica reiradamente en sus notas de prensa. Acción que empezó en 2018 y ha seguido en 2019 y 2020 sin una evaluación de las consecuencias.

soto de La Alameda

Aspecto de la intervención de curage

Lo que prometían sobre efectuar unas intervenciones con el menor impacto posible, se ha convertido en un desastre. La actuación en el soto de La Alameda ha dejado un descarado laberinto de autopistas acarreando una intensa destrucción de vegetación. Además, la distancia del soto a los núcleos poblados hace difícil creer que el curage reduzca la exposición de estos a las inundaciones.

(Nota. En cursiva el vocabulario propio de CHE)

Artículos relacionados:

Categorías
Atentados ecológicos Bosques Comunicación Ecologismo Política y Sociedad Ríos

DOS FORMAS DE DAR LA NOTICIA

A continuación voy a analizar cómo fue tratada en dos medios de comunicación escritos regionales una nota de prensa de asociaciones ecologistas aragonesas, comparando tanto la forma como el fondo del tratamiento.

A primeros de septiembre de 2019 las asociaciones ecologistas aragonesas ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón enviaron a una nota de prensa denunciando lo que consideraban agresiva intervención de la Confederación Hidrográfica del Ebro, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica (CHE/MITECO), en el soto de Sobradiel en la provincia de Zaragoza.

Soto Sobradiel

Pasillo abierto ex novo en Soto de Sobradiel. Zaragoza. Septiembre, 2019

CHE viene abriendo pasillos o ramales en los sotos del Ebro con el fin, según ese organismo de cuenca, de aumentar el flujo de corriente, movilizar sedimentos y disminuir la inundación de los campos y pueblos. Esta intervención la denominan curage (sic), la califican de novedosa (sic) y de bajo impacto (Nota de prensa CHE 27/11/2018). Las entidades ecologistas critican que se destruyan los escasos y reducidos sotos que quedan en la ribera del Ebro, especialmente las masas arboladas de éstos, como ya sucedió en Soto de Alfocea en 2018 y de nuevo en 2020.

Voy a mostrar aquí cómo desarrollaron la nota remitida por las asociaciones ecologistas dos periódicos aragoneses en sus versiones digitales. Uno es El Periódico de Aragón y otro Arainfo, los únicos que se hicieron eco. El primero es uno de los periódicos regionales más difundido (tras Heraldo de Aragón), veterano (1990), con tirada en papel también, perteneciente a Prensa Ibérica al adquirir Grupo Zeta, tradicionalmente se le considera vinculado a PSOE y en buena sintonía con Gobierno de Aragón. El segundo es un periódico más joven (2010), independiente, un tanto peculiar, de tendencia progresista o de izquierda, de cariz aragonesista y de mucha menor difusión, sin duda.

Mientras que Arainfo publicó inmediatamente el comunicado el 8/09/2019 bajo el título: Ecologistas denuncian la eliminación de arbolado en el soto de Sobradiel, El Periódico de Aragón publicó días más tarde, el 12/09/2019, titulando: La CHE realiza obras de limpieza en Sobradiel. Desconocemos si publicó en papel en su momento la noticia. En cualquier caso se analiza el tratamiento dado al comunicado ecologista desde el punto de vista de un lector de la edición digital.

xxxx

Fuente: El Periódico de Aragón

Veamos los titulares. Mientras Arainfo se ciñe en el titular a la información de la nota de las entidades ecologistas, como es la denuncia de la destrucción de la vegetación natural, El Periódico de Aragón le da la vuelta totalmente a la nota ecologista dando protagonismo a la CHE y a su versión de los hechos, refiriendo una parte anecdótica de la intervención en el soto como fue la retirada de basuras que denomina limpieza en el titular, aspecto que no era el objetivo esencial del curage y devaluando la denuncia.

Hay que hacer hincapié en que los curage implican destrucción de árboles y arbustos con eliminación absoluta del sotobosque. La retirada de basuras arrastradas por el río -neumáticos, envases, plásticos, y otros enseres- es un aspecto sobrevenido que se realiza para dar buena imagen ya que quedaría feo eliminar la vegetación y no llevarse la basura que aparece en los pasillos y sólo en ellos y que nadie tenía la más mínima intención de retirar.

xxxx

Fuente: Arainfo

Probablemente el tratamiento que hace El Periódico de Aragón se deba a que publicó la noticia días más tarde que Arainfo para recoger la réplica de CHE. De hecho la fotografía deja bien claro que hubo contacto con CHE pues ilustra la noticia con una fotografía de la propia CHE donde se ve al técnico del organismo posando junto a las bolsas de basura, en vez de incluir la foto proporcionada por las organizaciones ecologistas, que omite.

En cuanto al texto de la noticia, Arainfo se explaya publicando prácticamente íntegro el comunicado ecologista (469 palabras) sin incluir réplica o contrastar la información con CHE, mientras que El Periódico de Aragón le da un corto tratamiento a la noticia con 87 palabras y sólo hace una breve referencia a la denuncia ecologista (30 de 87 palabras) tras describir la intervención de CHE y sus razones. No obstante le da tiempo de meter una divertida errata hablando de courage en vez de curage, término adoptado del francés y que viene a significar dragado y retirada de sedimentos:

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha procedido a la limpieza en el soto de Sobradiel con el objetivo de reducir el riesgo de inundaciones en poblaciones. «Es un courage que favorece la fluencia y laminación de caudales», explicaron fuentes de la CHE, que aseguraron que solo se estaba actuando sobre «vegetación arbustiva sin afectar a grandes árboles». Por su parte, los grupos ecologistas de Amigos de la Tierra Aragón y Ansar se posicionaron en contra de estas obras que según ellos estaban causando «destrucción de vegetación». El Periódico de Aragón 12/909/2019

La mayor extensión de la noticia en Arainfo permite conocer las razones de la denuncia ecologista, mientras que en El Periódico sólo se nombra la posición en contra de los ecologistas sin entrar en los argumentos de éstos. Este aspecto es importante pues los ecologistas quedan como los inconformistas de siempre. Sin embargo había múltiples razones esgrimidas por los ecologistas en su nota, incluso acusaciones directas a políticos:

[…] Las obras están causando «destrucción de vegetación, y son especialmente perjudiciales porque fragmentan y rompen la integridad de las masas forestales de álamos, fresnos y sauces» en el soto de Sobradiel. «Estos bosques ribereños son oasis de vegetación arbórea en medio de ecosistemas esteparios como son los del eje del Ebro» […] Arainfo 8/09/2019

[…] A pesar de estar marginados y limitados a una estrecha franja, «se les considera molestos y se pide su eliminación» […] «Estos sotos están sometidos a una agresión sin precedentes, bien calculada y planificada para obtener réditos políticos. Pero el presidente Lambán, el consejero Olona y la ministra Ribera a través de CHE, tienen a los sotos sentenciados ya que sólo se actúa en terrenos que son de titularidad pública» […] Arainfo 8/09/2019

[…] «Las soluciones de eliminación de vegetación no son soluciones definitivas pues los pasillos abiertos se cubren progresivamente de vegetación y de árboles caídos. Sólo la eliminación de ciertas motas y la permeabilización de infraestructuras o la liberación del dominio público de construcciones e instalaciones que lo han invadido progresivamente son soluciones a largo plazo» […] Arainfo 8/09/2019

Conclusión
Tras analizar someramente cómo apareció el comunicado de los ecologistas en ambos medios se puede concluir que El Periódico de Aragón realizó en esta ocasión una importante acción de zapa y desprestigio hacia los ecologistas.
Para empezar, no se hizo eco de la nota ecologista -bastante crítica, sin duda, con CHE- en su momento, sino con posterioridad y para hacerlo de forma secundaria, dando prioridad a la parte acusada. Considerando que la iniciativa de la noticia partió de las organizaciones ecologistas, resulta de muy mala praxis periodística dar, de entrada, el protagonismo a los replicantes. Pero esta no es la primera vez que ocurre en la que los ecologistas levantan una noticia, por supuesto, un atentado ecológico y el agresor queda como el bueno.

No obstante, los periodistas suelen aducir para estas ocasiones que como la noticia de la denuncia ya había salido en otros medios, ya no era actualidad, y ahora daban la versión de la parte contraria. No es la primera vez que argumentan esto. También podrían esgrimir que sí publicaron en papel en su momento, aunque es poco probable y no afecta al punto de vista de un lector digital.

En segundo lugar omitió la imagen aportada por los ecologistas y los razonamientos de éstos. En cambió utilizó una foto aportada por la parte acusada que poco tenía que ver con el destrozo que hizo CHE en el soto de Sobradiel.
Por último se aprecia cierta desviación entre los hechos sucedidos y denunciados y lo que se transmite. El Periódico habla de limpieza y refuerza esa idea con un montón de bolsas de basura para transmitir una imagen al público de una obra positiva y resaltar la bondad de la CHE. No obstante, hay que resaltar que la basura que aparece en la fotografía no es el elemento que se retira para reducir el riesgo de inundación. Es decir, no existe congruencia entre la imagen y la información de que solo se estaba actuando sobre vegetación arbustiva que se cita en El Periódico.
Se puede concluir que los ecologistas lo han tenido difícil en el caso analizado para transmitir su mensaje en los medios de comunicación convencionales. Tienen que luchar contra la resistencia de esos medios y también contra la precariedad de los redactores, cuya volatilidad y constante rotación impide tener en los medios a personas de referencia y con cualificación en temas ambientales ya que la ecología, la biología, la conservación, la legislación ambiental son áreas de cierta complejidad y, desde luego, el funcionamiento de los ecosistemas no es lineal ni mecánico.
Esta precariedad en la que se mueven los medios de comunicación se manifiesta en que ninguno de los dos citados se puso en contacto con las organizaciones ecologistas para ratificar o aclarar el comunicado.
Por otra parte, los ecologistas deben enfrentarse a los profesionalizados gabinetes de prensa de instituciones y empresas que, sin escatimar recursos, hacen un poderoso trabajo de lavado de cara. De greenwashing en este caso.
José A. Domínguez

Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Bosques Ríos

LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL EBRO, CONTRA EL SOTO DE ALFOCEA

soto de Alfocea

Maquinaria empleada en la intervención dentro del arbolado

Amigos de la Tierra Aragón y Ansar han manifiestado en un comunicado su más enérgica condena a la reapertura de los pasillos que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) está realizando en la masa forestal del Soto de Alfocea (TM Zaragoza) mediante empresa TRAGSA.
Hay que recordar que CHE viene desarrollando un programa experimental de intervenciones en el Ebro denominado curage con el objetivo de dar más salida a las aguas en caso de avenidas y, favorecer el transporte de sedimentos, para lo cual abre canales o pasillos en las márgenes del río removiendo las gravas y eliminando la vegetación que, por lo visto, impide la circulación de las aguas. Lo llaman permeabilización de masas de sedimentos vegetadas (sic). La intervención en las zonas de gravas o de vegetación arbustiva abierta puede ser asumible pero, especialmente cuestionables son los pasillos abiertos en las zonas arboladas cerradas.
Amigos de la Tierra Aragón y Ansar consideran que la reapertura de los pasillos en la zona arbolada de Soto de Alfocea es injustificada, excesiva y contraproducente dada las escasas dimensiones de la misma, lo que supone romper la integridad de la masa forestal, aumentando la insolación y la sequedad y rompiendo la inercia térmica que ofrece la vegetación, además de destruir la oportunidad de refugio para la fauna. Estas asociaciones ya se opusieron a la intervención inicial de CHE en la zona arbolada de Soto de Alfocea en diciembre de 2018 (1),(2),(3) y a la de Soto de Sobradiel en agosto de 2019 (4) por su negativo impacto ambiental y por necesitar continuo mantenimiento ya que la vegetación vuelve a colonizar las zonas roturadas.
Los actuales sotos del Ebro son los últimos reductos de las selvas que flanqueaban el río. La roturación de tierras para cultivo, las infraestructuras, las edificaciones ilegales o mal ubicadas y las motas de defensa los eliminaron y han condenado a los sotos a vivir en el estrecho margen entre las motas y el río y donde, al parecer, los árboles también molestan.
soto de Alfocea

soto de Alfocea

soto de Alfocea

Estado de los pasillos antes y después del reciente desbroce

En soto de Alfocea la masa arbolada tiene una anchura que oscila entre los 30 y 100 metros y una longitud de unos 700 m. Los dos pasillos abiertos de al menos 6 m de amplitud ya suponen la alteración o eliminación del 12% de la superficie arbolada sólo en la zona más ancha del soto y llega a alcanzar el 20 o 25% en otros tramos.
Esta intervención en diversos sotos a lo largo del Ebro supone la fragmentación de un hábitat, ya de por sí reducido. En ecología la fragmentación de los hábitats es una de las causas de la pérdida de biodiversidad y extinción de especies, fenómeno que preocupa a nivel planetario.
Igualmente, en un proceso de cambio climático y calentamiento global en la que se resalta la importancia de los bosques para mitigar el cambio climático, no parece muy inteligente destruir nuestras propias masas boscosas.
Para Amigos de la Tierra Aragón y Ansar los sotos son vistos por la población en general y, especialmente, por las fuerzas vivas locales de la ribera del Ebro como lugares indeseables y molestos y se pide reiteradamente su eliminación con el eufemismo de la limpieza del río. Los ecologistas recuerdan que los sotos son refugios de biodiversidad, son las únicas manchas verdes naturales en un entorno semiárido como es el valle del Ebro y ofrecen gratuitamente múltiples servicios ecosistémicos. Además también condenan que se dilapide reiteradamente el dinero público para satisfacer demandas injustificadas.
soto de Alfocea

Estado de los pasillos tras el desbroce

La intervención en soto de Alfocea (margen izquierda) está dirigida a reducir la inundación del termino de Monzalbarba en la margen derecha ya que el puente de Alfocea es el cuello de botella que obstaculiza el paso de las grandes avenidas y la fuerte mota de defensa de la margen izquierda dirige el agua hacia tierras de Monzalbarba, a lo que se suma la mota transversal del cuartel de pontoneros. Hay que recordar, además, que Monzalbarba tiene diversas construcciones en zona inundable como el polideportivo y la residencia de ancianos a la que hay que evacuar en caso de avenida o riesgo de la misma.
Amigos de la Tierra Aragón y Ansar consideran que la única solución definitiva es dar más espacio al río (5), primero, ampliando la sección del puente de Alfocea que es el obstáculo a la corriente y, segundo, devolviéndole al Ebro su dominio retranqueando la mota de Alfocea o mota de Faci que se construyó hace unos cuarenta años para robar tierras al río, estrechando peligrosamente el cauce.

soto de Alfocea

Maquinaria desbrozando las inmediaciones del puente