Categorías
[NOMBREVILLA] Biología Etnografía

DÍA HISTÓRICO PARA EL CARRASCAL DE NOMBREVILLA

Quercus ilex ballota

Encinar de Nombrevilla (Zaragoza). Septiembre, 2006

El pasado jueves, a iniciativa de varios vecinos e hijos de Nombrevilla, socios o herederos de socios de la Sociedad Forestal Valmayor, se prorrogó in extremis la vida de la misma ante el notario de Daroca. A pesar de la oposición -crispada- de algunos. Se salvó así la honra y la memoria de los que la adquirieron hace ahora noventa y nueve años. Dejo testimonio de aquel hecho.

Monte chaparral sito en el término municipal de Nombrevilla, partida de Valmayor, cuya descripción y servidumbres aparecen de la inscripción primera de este número, a la cual me refiero por estar conforme con el documento presentado. Esta finca no aparece gravada por carga alguna.

Don Mariano Sancho Blanco, y según la inscripción anterior sexta de este número es Blasco, soltero, labrador, de cuarenta y tres años; Jaime Lázaro Arnal, casado, jornalero, de sesenta y tres años; […] y Salvador Arnal Bardají, casado, labrador, de treinta y ocho años de edad, todos vecinos de Nombrevilla, son dueños de esta finca por compra a Don Eduardo Lozano García, según consta de la inscripción sexta de este número; y la ceden y traspasan a y en favor de la Sociedad Civil anónima particular denominada La Forestal de Valmayor, domiciliada en Nombrevilla y formada por dichos cedentes, por precio de mil quinientas pesetas, que los expresados señores reconocieron y confesaron tener recibidas de los fondos de la citada Sociedad.
[…]
Artículo cuarto
Se dedicará la Sociedad a la conservación, fomento, explotación y repoblación del Monte denominado de Valmayor, sito en el término municipal de Nombrevilla.
[…]
Todo lo referido consta de una escritura de Sociedad otorgada en Nombrevilla a veinte de Marzo último ante el Notario con residencia en esta Ciudad Don Alejandro Muscat y Franco.
[…]
Y siendo conforme todo lo expuesto con el documento a que me refiero, firmo la presente inscripción en Daroca a veintinueve de Abril de mil novecientos diez. Honorarios: seis pesetas, según el número séptimo del Arancel-Cándido Vázquez
Registro de la Propiedad de Daroca.
Tomo 972, libro 8
Finca nº 316 duplicado
Inscripción 7ª

Categorías
Etnografía Fenología

DICIEMBRE EN ARAGÓN

dorondón

Olmo helado por el dorondón. Zaragoza, diciembre, 2005

Diciembre toma el nombre del décimo mes del calendario romano (del latín decem, diez), el cual se caracteriza por sus jornadas de largas noches, el frío generalizado y la paralización de la actividad vegetal. Los rayos solares siguen llegando cada vez más oblicuos -aunque este proceso llegará a su fin con el solsticio- y, por tanto, con su menor fuerza.
Desde el punto de vista astronómico el principal fenómeno a destacar este mes es el solsticio que se producirá este año 2006 el día 22 a las 0.23 TU (1.23h hora oficial en España) y que señala el inicio del invierno en el hemisferio norte y del verano en el hemisferio sur. El término solsticio proviene de la palabra latina solstitium (sol) y stare (estar quieto) e indica que el Sol deja de descender sobre el horizonte en su diario recorrido aparente. En ese día se produce la máxima duración de la noche. No obstante, a partir del 9 o 10 de diciembre el Sol ya se pone cada día un poco más tarde, aunque por la mañana el Sol seguirá retrasando su salida hasta bien comenzado enero.
Desde el punto de vista meteorológico, diciembre es un mes de fríos intensos, nevadas y heladas generalizadas. Esto, unido a la escasez de luz y a la desnudez de los árboles de hoja caduca produce extrañas sensaciones en las personas y tendencia al retiro y recogimiento; también a la depresión. En Aragón es frecuente la niebla en los valles. Dorondón es el nombre con el se conoce a la niebla espesa y fría que precipita en forma de agujas de hielo en ramas y aristas.
Las celebraciones paganas del solsticio, como cambio de estación y comienzo de un nuevo ciclo anual son, sin duda, predecesoras de la navidad cristiana, que coincide aproximadamente con las fechas del solsticio.
Con el frío, hace su aparición la nieve en las zonas altas y las heladas nocturnas son frecuentes en cualquier comarca. La vegetación mantiene prácticamente paralizada su actividad por las bajas temperaturas y la escasez de luz. En el monte es difícil para los animales encontrar alimento. Algunos arbustos proporcionan un vital sustento a la fauna: el acebo en los bosques de montaña y el muérdago en los pinares atraen a las aves. También los agricultores se afanan recogiendo la oliva que nos proporcionará un energético alimento como es el aceite.
Por los campos, las aves se agrupan en bandos con la finalidad de encontrar mejor el alimento, como sucede con zorzales, estorninos, palomas torcaces o pardillos, muchos venidos del otro lado de los Pirineos. Las olas de frío, además, favorecen la llegada masiva de aves del norte de Europa, como avefrías y patos, que buscan en la península mejores condiciones atmosféricas.

Refranes
Días de diciembre, días de amargura. Apenas amanece, ya es noche oscura
Diciembre tiritando, buen enero y mejor año
Cuando en diciembre veas nevar, ensancha el granero y el pajar
En diciembre, leña y duerme
Año de nieves, año de bienes
En diciembre, la tierra duerme
Ta San Silvestre, pilla ra capa y bes-te’n
Categorías
[EDUCACIÓN Y CULTURA] Etnografía Política y Sociedad

P’AL PILAR, SALE LO MEJOR…

cabezudo

Carrera de cabezudos. Robaculeros. Zaragoza, hoy

P’al Pilar, sale lo mejor. Los gigantes y la procesión (Estribillo popular)

gigantes y cabezudos

El Boticario entre gigantes. Zaragoza, hoy

Gigantes [Gran Enciclopedia Aragonesa]
Cabezudos [Gran Enciclopedia Aragonesa]
Categorías
Estepas Etnografía Fenología Flora

MAYO EN ARAGÓN

Picris hispanica

Un tapiz de Picris hispanica cubre la estepa del Valle del Ebro

Mayo adquiere su nombre del latín maius, el mes dedicado a los ancianos (maiorum) en la antigua Roma. Desde el punto de vista astronómico el Sol sigue elevándose sobre el horizonte, lo que implica mayor insolación y notable aumento de las temperaturas. Prosigue la inestabilidad atmosférica, es fácil la entrada de frentes lluviosos, y son frecuentes las tormentas. En Aragón, mayo es el mes en el que más cantidad de precipitación media se recoge, aunque dado el régimen irregular que caracteriza la mayor parte de la región la variabilidad de un año a otro es grande.

Categorías
Agricultura Biodiversidad Bosques Etnografía Flora Ganadería Paisajes

DEHESAS DE SALAMANCA

Dehesas de Salamanca

Poda drástica de encinas residuales en un campo de cereal. Salamanca. Julio, 2007

Lygeum ha estado visitando estos días los amplios paisajes del centro y oeste de la Península y ha traído algunas imágenes de diversas formaciones vegetales. En este caso se trata de las dehesas salamantinas o de los restos de ellas. Básicamente ha observado las dehesas de carrasca o encina (Quercus ilex ballota) y de roble melojo (Quercus pyrenaica). En ocasiones, también de fresnos (Fraxinus angustifolia)

Aunque aparentemente existen grandes extensiones de encinares y melojares, los grandes claros existentes, el aspecto de los árboles y la gestión que se observa parece que condenan a estas formaciones vegetales a una progresiva desaparición.

El pastoreo y el cultivo excesivos bajo las encinas impide su regeneración. Además, unas podas drásticas de rejuvenecimiento o para estimular la producción de bellota parecen poco apropiadas. En la foto superior se observa este tratamiento y se pueden apreciar varios ejemplares de encina ya muertos o en proceso de secado, en un campo de cereal en el que se ha cultivado hasta debajo de las copas. En otras ocasiones lo que se apreciaba era el desgajamiento de grandes ramas debido al peso que deben soportar en posiciones antinaturales.

Dehesas de Salamanca

Ganado vacuno en una dehesa de encinas hacia Vitigudino, Salamanca. Julio, 2007

Aparentemente parece existir cierto equilibrio en el paisaje, pero una observación más detallada permite detectar que no existe gran aprecio por estos árboles y que el destino es convertir estas tierras en grandes extensiones cerealistas o de pastizales, como ocurre en otras zonas entre Ávila y Soria.

Creo que el proceso de deforestación que comenzó el hombre neolítico sigue aquí sucediendo y que no se ha aprendido la lección de lo dura que es la vida en la estepa o el páramo desarbolado. En fin, así liquidan las dehesas de Salamanca:

Dehesas de Salamanca

Anuncio de venta de una dehesa en agroterra.com, hoy.

Categorías
Agricultura Etnografía

Punica granatum

Punica granatum

Flores de granado. Zaragoza. Mayo, 2007

Categorías
Biodiversidad Etnografía Flora Paisajes Ríos

CHOPOS CABECEROS DE TERUEL

copos cabeceros

Chopos cabeceros en la orilla del Alfambra. Galve (Teruel). Marzo, 2006

El martes 22 de mayo a las 19.30 se presenta en la Biblioteca Pública de Aragón (C/ Doctor Cerrada, Zaragoza) el libro El chopo cabecero en el sur de Aragón. La identidad de un paisaje que edita el Centro de Estudios del Jiloca.
Los chopos cabeceros son el resultado de una práctica agroforestal tradicional en el sur de Aragón por la que se explotaban los chopos (Populus nigra) para obtener sus largas ramas o vigas. El estudio y defensa de estos árboles -que en otro tiempo fueron plantados en las orillas de ríos y acequias y hoy sufren el abandono- es impulsado por el incansable Chabier de Jaime.
El aprovechamiento o escamonda consistía en cortar periódicamente, cada varios años, todas las ramas de la parte aérea del árbol, dejando tan sólo el fuste. Esas ramas eran utilizadas fundamentalmente como vigas para la construcción y para leña, dándose esta práctica sobre todo en zonas que carecían de bosques importantes para su aprovechamiento.
La escamonda mantenía al árbol en crecimiento continuo, por lo cual su tronco se hacía cada vez más ancho, e impedía la temprana decrepitud del mismo. De esa forma los chopos adquirían unas dimensiones considerables, dignas de árboles monumentales, superando por mucho la media de edad y tamaño estimado para la especie. La tala reiterada de las vigas hacía que el extremo superior del tronco adquiriese un progresivo engrosamiento a modo de cabeza, de ahí el término cabecero.
La práctica de la escamonda como aprovechamiento forestal prácticamente ha desaparecido en los últimos veinte o treinta años, lo que provoca que los chopos, abandonados, sean víctimas de la podredumbre de sus troncos, el desgajamiento de sus grandes ramas por efecto del viento, las plagas y las enfermedades… de forma que están desapareciendo.
Los chopos cabeceros, además de formar parte del paisaje y del patrimonio cultural de muchos pueblos, configuran un hábitat de alta diversidad, pues los árboles maduros ofrecen una gran cantidad de oquedades donde se refugian aves y mamíferos. De ahí que la conservación de estos árboles mantendría la biodiversidad.
La presentación del libro es un buen momento para conocer estos árboles viejos y el paisaje rural de una buena parte de Aragón.
Fuentes Calientes, chopos

Manantial de Fuentes Calientes (Teruel). Marzo, 2006

Estudios sobre el Chopo cabecero
El chopo cabecero [IES Valle del Jiloca, Calamocha (Teruel)]
Los chopos cabeceros [Centro Estudios del Jiloca]
Categorías
Etnografía Flora

LA SABINA DE VILLAMAYOR

Sabina de Villamayor

Vecinos de Villamayor bajo la sabina. Domingo 11 de marzo de 2007

El domingo 11 de marzo, los vecinos de Villamayor de Gállego (Zaragoza) se reunieron bajo la sabina local para rendirle un homenaje. El acto se incardinaba dentro de las actividades del programa de las Fiestas de San Gregorio que organizó el Ayuntamiento de Villamayor de Gállego los días 9 al 12 de marzo y tenía como objetivo divulgar el patrimonio natural que supone esta inmensa sabina.

La sabina de Villamayor, como es conocido el ejemplar singular que se encuentra en las proximidades de la carretera que une esta localidad con Perdiguera, es una sabina albar o sabina blanca (Juniperus thurifera) de grandes proporciones. Se leyeron poesías, se comentó la singularidad del árbol y el valor de la estepa donde vive y las autoridades municipales anunciaron que se ha solicitado incluir este ejemplar en el catálogo de árboles singulares de Aragón.

Posteriormente hubo comida de alforja, los zagales jugaron en torno al árbol y la gente se hizo fotos abrazándose a su tronco.

Juniperus thurifera

Sabina de Villamayor de Gállego (Zaragoza). Diciembre, 2004

Es un individuo solitario, resto del sabinar que debió cubrir el valle del Ebro y del que quedan algunas manchas en Los Monegros. Hace unos años se plantaron algunos pinos en torno al singular árbol, al que se le calculan cientos de años. Bajo la sabina descansan las cenizas de José Manuel Falcón, pionero del ecologismo aragonés. Una roca de yeso con una placa lo recuerda.

Categorías
Etnografía

ZARAGOZA: RINCONES Y GENTES (VII)

Studebaker Champion

Studebaker Champion 1954. Zaragoza. Febrero, 2007

Este cuidado ejemplar lleva aparcado varios días en una de las exclusivas urbanizaciones del Barrio de Casablanca, en Zaragoza. Parece ser que su propietario quiere hacer ostentación del vehículo. Creo que es un modelo de 1953 ó 1954 (en cualquier caso, tiene más años que yo). Si hay algún entendido, que lo confirme.

Studebaker [Fifties Cool]
Categorías
Etnografía

ZARAGOZA: RINCONES Y GENTES (VI)

corredora

Deportista por la ribera del Canal Imperial. Zaragoza. Octubre, 2006

El camino que bordea el Canal Imperial de Aragón se convierte en las mañanas de los fines de semana en una pista deportiva de ciclistas y de corredores esforzados que ponen a prueba su cuerpo… o simplemente en parque lineal para el paseo de gentes que buscan durante unas horas relajarse, aprovechando el silencio, la tranquilidad y la naturalidad que ofrece este paraje.