Categorías
Biodiversidad Bosques Etnografía Flora Montañas Paisajes

HAYAS Y HAYEDOS

Fagus sylvatica

Rama con hayucos. Barranco de Las Eras, Ansó (Huesca). Julio, 2006

El haya (Fagus sylvatica) es un árbol propio de las montañas húmedas. Cuando crece aislado adquiere un porte majestuoso con copa amplia. No obstante, suele formar bosques muy densos, selvas, donde destaca el porte columnar de los troncos.
Se trata de un árbol de hoja caduca, de tronco derecho, corteza lisa, grisácea y copa densa que proyecta abundante sombra. Las hojas son ovaladas o elípticas, con los nervios laterales bien marcados. Las hojas jóvenes son de color verde claro y poseen unos pelillos sedosos en el borde. Posteriormente se oscurecen en la madurez.
Las flores masculinas se agrupan en amentos y las femeninas se distribuyen por parejas, siendo la polinización por el viento, anemógama. Los frutos maduran a principios del otoño.
El haya es una especie de distribución eurosiberiana y es endémica europea. En la Península Ibérica se distribuye abundantemente por la Cordillera Cantábrica y Pirenaica y penetra por el Sistema Ibérico y el Sistema Central.
Necesita precipitaciones abundantes, tanto de lluvia como de nieblas, pero con suelos bien drenados. Dada su dependencia de las precipitaciones, los hayedos suelen ubicarse en laderas al norte y al oeste para interceptar los vientos húmedos y las nieblas.
El haya es muy resistente al frío en invierno, cuando está en estado de reposo. Pero muestra una gran sensibilidad a las heladas tardías, que afectan a los brotes florales y a las hojas. La estrategia que posee el haya para que sus yemas no se congelen en invierno es aumentar considerablemente la concentración de azúcares y quedar deshidratadas.
Cuando las hayas forman bosques densos, el sotobosque es muy pobre. Esto se debe a la intensa sombra que proyectan y a la composición química de la hojarsca, que impiden el desarrollo de otras plantas.
Es un árbol de gran importancia ecológica por la protección del suelo que ofrece y porque sus frutos, los hayucos son muy nutritivos y muy buscados por los animales, como lirones, ardillas, ratones y arrendajos. La costumbre de algunos animales de recolectarlos y almacenarlos favorece la dispersión del haya.
Fagus sylvatica

Hayedo-abetal. Barranco de Las Eras. Ansó (Huesca). Julio, 2006

Usos y utilidades
El haya ha sido intensamente aprovechada. Su madera, blanca o de color marrón claro y con unas típicas lentejuelas oscuras, se emplea en ebanistería para chapas y elementos torneados y se aprovecha como leña por su alto poder calorífico. Antaño también se fabricaba carbón vegetal, uno de cuyos usos era, en medicina, como absorbente en procesos intestinales.
De la madera, por combustión lenta, se obtenía una brea rica en guayacol, que se usaba como remedio contra la tuberculosis. De los hayucos se extraía un aceite comestible que también se empleaba para alumbrado. La pasta restante puede ser tóxica para algunos animales.

Fagus sylvatica [Herbario de Jaca]
Fagus sylvatica [Desde el Sekano]
Hayedo de Ordesa [La guarida del mapache]
Hayedo de Montejo [La guarida del mapache]
Categorías
[HUERTO BARRACUDA] Agricultura Etnografía

MI HUERTO: BORRAJA

Borraja

Ejemplar cultivado de borraja. Monzalbarba (Zaragoza). Octubre, 2005

La borraja es una verdura propia del otoño, típica de la huerta del Valle del Ebro, y poco conocida en el resto de España. Es muy afamada la de Zaragoza. Es una planta herbácea anual cuyas hojas y peciolos están cubiertos de pelos hirsutos que le dan un tacto áspero. Su nombre científico es Borago officinalis y pertenece a la familia Boraginaceae. Generalmente se recolectan para consumo las hojas antes de que se suba, es decir, antes de que produzca el tallo y florezca.

Yo la siembro a primeros de agosto y la recojo desde octubre. Las semillas son negras y alargadas, de unos 3mm de longitud. Se siembran a chorreo sobre el surco abierto. Luego se tapa y se riega. Conviene cubrir con paja hasta que nacen para evitar que la tierra haga costra superficial e impida brotar a las plántulas. Si nacen muy apretadas conviene aclarar las plantas. A pesar de eso dejo que crezcan bastante juntas porque se apoyan unas con otras y las hojas se hacen altas, lo cual es apreciado por el cocinero ya que los peciolos son largos y fáciles de limpiar; si las plantas crecen aisladas, las hojas se tumban y no son tan grandes y cunden menos al limpiarlas.

La borraja pasa por ser una verdura delicada y exquisita. Ciertamente lo es. Lo habitual es comerla cocida con patata y aliñada con aceite crudo cuando se sirve. No obstante, en los restaurantes de postín hacen innumerables recetas. Entre ellas, los crespillos dulces de borraja como postre.

Para consumo habitual, unas personas las preparan aprovechando sólo los peciolos, a los que quitan las fibras o hilos de los bordes, y luego cortan en trozos de unos centímetros. Y, en otros casos, se aprovecha también la superficie foliar. Como limpiar la borraja es algo costoso para el amo o ama de casa, en algunas tiendas ya la suelen vender limpia y troceada, pero más cara. Además, limpiarla a mano deja los dedos ennegrecidos temporalmente, debido a alguna sustancia que lleva esta planta.

Aragón produce el 90% de la borraja en España. En Zaragoza se cultiva, en gran parte, en invernadero, por lo que está en el mercado más tiempo que si se produce al aire libre, ya que el frío y el cierzo castigan mucho las hojas en invierno. Desconozco los tratamientos fitosanitarios que necesitan las plantas producidas industrialmente en los invernaderos, que son bastantes. Las que cultivo yo no reciben ningún tratamiento. Las matas que más quedan en sombra, y en caso de humedad ambiental, suelen padecer algún ataque de hongos en el limbo foliar.

La borraja posee numerosas aplicaciones en medicina natural. Es diurética, depurativa, emoliente y antiinflamatoria. Las flores se emplean en infusión para combatir catarros y bronquitis. Las semillas también poseen interesantes propiedades, pues de ellas se extrae un aceite rico en ácidos grasos esenciales como el linoléico.

Los griegos ya la conocían como eupitrosyon, que significa bienestar. Los romanos, borra o borago, que significa pelo. La consumían como planta medicinal.

Borraja

Matas recolectadas y dispuestas para distribuir. Octubre, 2005

BIBLIOGRAFÍA
VILLAR PÉREZ, L. et al. (1987) Plantas medicinales del Pirineo Aragonés.
MARTÍNEZ URTASUN, J. M. (2005) La borraja. En: La Magia de Aragón, 15. p.:94-99

Borago officinalis [Herbario de Jaca]
Borago officinalis [Waste magazine]
Aceite de borraja [BotanicaL]
Categorías
[NOMBREVILLA] Biodiversidad Bosques Etnografía Flora Ganadería Paisajes

ENCINARES ¡QUÉ LUGARES!

Quercus ilex ballota

Bellotas del encinar de Nombrevilla (Zaragoza). Septiembre, 2006

La encina (Quercus ilex) pasa por ser el árbol más emblemáticamente ibérico: tanto por su amplia distribución por la mayor parte de la península, como por su vinculación al paisaje y a la cultura tradicional.

Su gran variedad de denominaciones locales: carrasca, lecina, chaparro… nos habla, precisamente, de su íntima integración con la cultura rural y agrícola. La encina ha dado sombra, leña y bellota a personas y ganados. Ha sujetado la tierra y ha proporcionado la fertilidad del suelo de los secanos cerealistas. Pero también ha sido esquilmada y despreciada. Démosle el reconocimiento que se merece.

La encina es un árbol de la familia de las Fagáceas (Fagaceae). Puede alcanzar los 15 ó 20 metros de altura, en ocasiones incluso más, pero suele presentarse también como arbusto debido al intenso aprovechamiento al que se ha sometido a los encinares.

Posee un tronco recto o algo torcido, de corteza grisácea o pardusca, resquebrajada en grietas poco profundas. Las ramas son robustas, de erguidas a horizontales. Las ramillas son derechas o caídas, casi colgantes, recubiertas de un fieltro blanquecino. Las hojas llegan a permanecer en el árbol hasta 3 y 4 años. Son simples, alternas, de 2 a 7cm de longitud, de forma redondeada o lancelolada y de borde dotado de espinas, especialmente las de las ramas bajas o las de los renuevos. Las hojas son gruesas y coriáceas, de color verde lustroso por el haz y recubiertas de una borra blanquecina por el envés.

Las flores masculinas, muy numerosas, se agrupan en amentos en los extremos de las ramas. Dispersan el polen mediante el viento (anemogamia). Las flores femeninas, en menor número, van solitarias o en pequeños grupos y darán lugar a los frutos o bellotas. La floración tiene lugar en abril y mayo y las bellotas maduran en otoño, entre octubre y diciembre.

Quercus ilex ballota

Encinar de Nombrevilla (Zaragoza) sobre conglomerados silíceos. Septiembre, 2006

La encina es un ejemplo de vegetal esclerófilo, (esclero-, duro, –filo, hoja) debido al endurecimiento de las hojas como consecuencia del gran desarrollo que alcanza en ellas el esclerénquima bajo la cutícula. Con esta adaptación las plantas logran un gran ahorro hídrico. Ello es necesario en los ambientes en los que el periodo de sequía coincide con el periodo de calor estival, como es el caso del interior de la Pelínsula Ibérica.

Además, los estomas se concentran en el envés de las hojas, las cuales presentan en el envés pelos que actúan como protección y ayudan a mantener una capa de aire saturado de humedad en las proximidades de la superficie foliar que dificulta la pérdida de agua.

Sus formaciones se denominan encinares y son los bosques más característicos de la Iberia seca. La península Ibérica ostenta la mejor representación mundial de bosques planoesclerófilos mediterráneos, encinares y alcornocales. España posee la mayor extensión de encinar y Portugal de alcornocal.

Quercus ilex ballota

Encinar sobre suelo granítico. Sierra de Guadarrama.

Los botánicos llegan a diferenciar dos subespecies dentro de Quercus ilex. Por una parte, la subespecie Quercus ilex subsp. ilex y, por otra, Q. i. subsp. ballota también denominada Q. i. subsp. rotundifolia. Cada una de ellas posee una distribución diferente debido a sus requerimientos bien distintos. La subespecie ilex, denominada alsina o alzina, necesita de ambientes mucho más cálidos que ballota, la denominada carrasca. Por eso la alsina se extiende por comarcas litorales, mientras que la segunda coloniza el interior de la Península Ibérica, de clima más continentalizado y de inviernos fríos.

Usos y utilidades

La encina se aprovecha de múltiples formas. Se obtiene leña de alto poder calorífico -en muchas localidades aún se hacen cortas anuales por turnos-; de la madera se obtiene carbón vegetal; la bellota se emplea para alimentar el ganado porcino y la corteza se utilizaba en las tenerías. En épocas de escasez la bellota de carrasca ha sido consumida incluso por las personas.

En la Península Ibérica son afamados los productos derivados del cerdo ibérico alimentado con bellota en montanera, es decir, en libertad. Los encinares se explotan en forma de bosque adehesado, como en Andalucía occidental, Extremadura y la zona suroccidental de Castilla-León.

Dada la importancia económica de la encina, en el pasado se ha extendido por la acción humana al sembrarse bellotas. También, en tiempos recientes, el movimiento ecologista ha participado en la expansión del encinar utilizando bellotas o plantones de encina en sus repoblaciones. Igualmente, está en auge -al menos en Aragón- la plantación de encinas micorrizadas para obtener trufas, por parte de agricultores.

BIBLIOGRAFÍA
BLANCO CASTRO, E. & al. (1996) Los bosques ibéricos. Una interpretación geobotánica. Planeta.
LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1982) La guía de Incafo de los árboles y arbustos de la Península Ibérica. Incafo

Categorías
Agricultura Etnografía Flora

AZAFRÁN

Crocus sativus

Flores de azafrán. En rojo, los valiosos estilos. En amarillo, los estambres

Hay una flor en el Campo, que le hace brillar el alba.
Cinco galanes la cogen, se la llevan a su casa.
La ponen sobre una mesa, entre diez la despedazan.
La queman a fuego lento y la dama ya descansa.
Se la llevan a las Indias para el remedio de España.

POPULAR (Monreal del Campo, Teruel).

A mediados de los años 80, cuando estaba de profe en Oliete (Teruel), a orillas del río Martín, el azafrán se cultivaba con intensidad todavía, aunque el declive era notable. Los lunes de octubre, cuando volvía al pueblo, en plena rosada, veía a las gentes cómo recogían las flores apenas se había levantado el Sol, en los páramos de Muniesa y Alacón. Durante unos días, en las afueras de los pueblos se amontonaban los pétalos de miles de flores, restos del trabajo de las mujeres que habían esbrinado pacientemente cada flor para retirar los preciados estilos. Éstos eran tratados y guardados celosamente, pues valían su peso en oro.

Recuerdo que llegamos a hacer un trabajo de investigación sobre el azafrán en la escuela. Algún zagal trajo las onzas, monedas antiguas con las que se pesaba el azafrán en pequeñas balanzas. Y las mujeres mayores comentaban cómo en los buenos tiempos del cultivo venían cuadrillas enteras de mujeres de otros pueblos para trabajar en el azafrán. Eran las allegaderas. También recuerdo que el profe amigo de Hoz de la Vieja hizo algo semejante con sus alumnos. Ellos investigaron si era más rentable guardar el azafrán en casa, como hacía la gente, para venderlo años más tarde, en caso de necesidad, o venderlo inmediatamente tras la cosecha e invertir el dinero en el banco.

El cultivo del azafrán casi ha desaparecido debido a los colorantes químicos y a lo sufrido de su cultivo. Ahora se empieza a recuperar como producto de calidad. Hay que tener en cuenta que el empleo del azafrán como condimento es muy antiguo, así como en medicina y en tintes. En Aragón estuvo ampliamente extendido su cultivo.

El azafrán (Crocus sativus) es una planta bulbosa, un geófito, de la Familia Iridiáceas. Florece en octubre. Una flor típicamente otoñal.
NOTA: La onza es una unidad de medida ponderal que en Aragón equivalía a 29,167g. Doce onzas constituían la libra, que equivalía a 0,35kg. Fuente: LARA IZQUIERDO, P. (1984) Sistema aragonés de pesos y medidas. Guara Ed.

Categorías
Agricultura Etnografía Fenología Flora

MEMBRILLO, OTOÑO

Cydonia oblonga

Fruto maduro de membrillo. Zaragoza. Octubre, 2006

Octubre. Los membrillos, orondos, penden grávidos. Su áspera pulpa será transformada -convenientemente azucarada- en jugosa carne de merienda infantil. La abuela es la única que tiene tiempo y sabiduría para hacerlo. Y los ejemplares más sanos y olorosos terminarán en el armario para aromatizar de otoño la ropa. Octubre.

Categorías
Etnografía Flora

PLANTAS MÁGICAS

plantas mágicas

Carlina en Roncal (Navarra). Julio, 2006

Visitando algunas localidades del pirineo navarro y aragonés, este verano, observé el uso mágico que todavía se hace de algunas plantas. Lo cual no deja de ser sorprendente en un mundo tan materialista y positivista como el que vivimos.

Repaso a continuación varios casos de plantas utilizadas como amuletos en las puertas de las casas, las cuales tienen como finalidad proteger a sus habitantes de diversos males.

En Roncal (Navarra) comprobé el uso de Carlina sp, el cardo solar, llamado así por la disposición de sus brácteas y hojas. El rusco (Ruscus aculeatus) lo detecté en Echo, Fago y Jasa, ambas en Huesca. En esta última localidad, comprobé el uso de éste junto con abeto blanco (Abies alba).

Carlina es una planta de la familia Compuestas, de cierta belleza y que se conserva bien una vez seca. Se denomina en Aragón cardo de puerto, carlina angélica o cardigaza. Según Osácar (1) el cardo solar es frecuente el las comarcas de media montaña, donde se emplea también como ornamental. Se usa para evitar a los entes maléficos nocturnos ya que cuando llegan a una casa y encuentran esa flor se entretienen en contar las hojas y, mientras tanto, amanece y se tienen que retirar.

plantas mágicas

Ramita de rusco en una puerta de Echo (Huesca). Julio, 2006

El rusco o bucheta es la planta más frecuentemente observada. Es un arbusto de la familia Liliáceas, propio de carrascales y quejigares. Según Villar (2), es costumbre en la Jacetania bendecir las ramas del rusco el Domingo de Ramos, que luego se colocan en las puertas de las casas o en las ventanas, puesto que se le atribuye la propiedad de ahuyentar brujas, tormentas y enfermedades maléficas.

plantas mágicas

Rusco con pezuñas de jabalí. Fago (Huesca). Julio, 2006

Se utiliza esta planta, bien de forma aislada o acompañando a otros amuletos. En Fago la encontré junto a unas patas de jabalí, aunque desconozco si éstas tenían fines mágicos o, simplemente, ornamentales. En Jasa, en cambio, estaba acompañada de una rama de abeto. Villar también refiere para el abeto el mismo uso y el mismo rito que para el rusco en el Pirineo aragonés.

plantas mágicas
Rusco o bucheta con abeto. Jasa (Huesca). Julio, 2006

A continuación una imagen de un cardo solar en un establecimiento público de Cerler, en Huesca, remitida amablemente por Jesús Osácar.

plantas mágicas

Cardo solar en Cerler (Huesca)

BIBLIOGRAFÍA
(1) OSÁCAR FLAQUER, J (2006) Flora mítica aragonesa. Naturaleza Aragonesa, 16: 70-77
(2) VILLAR PÉREZ, L. y otros (1987) Plantas medicinales del Pirineo Aragonés

Categorías
[NOMBREVILLA] Etnografía Paisajes

CAMPO DE ROMANOS

Los Prados

Pozo en Los Prados. Lechón (Zaragoza). Septiembre, 2006

Una amplia llanura de tierras rojas es el rasgo que mejor define al Campo de Romanos. El Campo de Romanos es una comarca natural, no administrativa, en el sentido de que nunca ha sido reconocida oficialmente ni se ha delimitado, pero sí existe el sentimiento de pertenencia a la misma en sus gentes. Toma el nombre de la localidad de Romanos (Zaragoza) e incluye las tierras de municipios de la provincia de Zaragoza y de Teruel.

Romanos

Romanos (Zaragoza). Septiembre, 2006

EL TERRITORIO

El Campo de Romanos abarca una amplia banda que se dispone en dirección NO-SE. Se trata de una llanura de sustrato calizo y arcilloso de época Terciaria (Era Cenozoica) que está limitada al norte por una alineación de sierras (Sierra Modorra y Sierra de Cucalón) paleozoicas (Era Primaria) constituidas por rocas pizarrosas y cuarcíticas; y al sur por el piedemonte que cae al valle del Jiloca. Está atravesada por el río Huerva y algunos arroyos tributarios, junto a los que encontramos depósitos fluviales cuaternarios.

La llanura se encuentra a una altitud en torno a los 1000m mientras que las cumbres alcanzan los 1.302m del Pico de Langa en Sierra Modorra y los 1.482m del vértice Modorra de la Sierra de Cucalón.

Campo de Romanos

Sierra Modorra desde la pista de Retascón-Nombrevilla (Zaragoza). Agosto, 2006

EL CLIMA [En construcción]

El clima es de tipo mediterráneo continentalizado, aunque suavizado por la altitud. El rasgo mediterráneo lo da la sequía estival, que suele paliarse con las precipitaciones de las tormentas. El régimen de lluvias es equinoccial, con precipitaciones en primavera y otoño.

La continentalidad viene marcada por el acusado contraste de temperaturas. Muy elevadas en verano y muy bajas en invierno. El clima es, pues, riguroso.

VEGETACIÓN [En construcción]

La vegetación natural está reducida a las zonas a salvo del arado y de la presión ganadera. En las sierras encontramos formaciones de encina y quejigo. En las zonas llanas, de suelo pedregoso se encuentran ajedrea, espliego, tomillo, arbustos como el arto (Rhamnus saxatilis) y gramíneas del género Stipa. En ribazos y cunetas quedan encinas aisladas, indicio de que también el encinar se extendió por la llanura.

En las riberas y manantiales se encuentran sotos riparios con chopos, sauces y vegetación acuática.

FAUNA [En construcción]

Podemos encontrar fauna esteparia en las zonas llanas; fauna rupícola, ligada a los cortados y escarpes; fauna forestal, propia de las zonas arboladas; y la fauna acuática, de arroyos, manantiales y balsas. Además de la fauna antropófila, que acompaña al ser humano, a sus cultivos y construcciones.

La fauna esteparia viene representada por las aves, como el sisón, el aguilucho cenizo, la alondra de Dupont o rocín y la ortega. Las citas de avutarda son escasas.

Las aves rupícolas están representadas por el halcón peregrino, el búho real, el águila real y el alimoche. Otras aves son la chova piquirroja y el avión roquero.

Entre las aves forestales se debe destacar el águila culebrera, el piquituerto y el arrendajo. La curruca carrasqueña es propia del encinar.

Arroyos y balsas mantienen buenas poblaciones de rana común, sapo partero, sapo corredor y sapillo moteado. Además hay cangrejo común en recónditos manantiales.

Categorías
Etnografía

ZARAGOZA: RINCONES Y GENTES (V)

Hanoi

¿Hanoi? No, Zaragoza. Agosto, 2006

Categorías
Etnografía Ganadería

EUSKAL-OILOA

euskal-oiloa

Ejemplares barrados propiedad de Alfonso Bea. Zaragoza, 2006

La gallina vasca, denominada allí euskal-oiloa, es una raza que ha sido recuperada a partir de los ejemplares camperos de los caseríos vascos, a la vista de que las variedades híbridas extranjeras de tipo comercial estaban desplazando a las tradicionales del país. En 1975 y 1976 se incubaron los primeros huevos a partir de los cuales se fue depurando la raza. En el 2000 se estableció el patrón de la que se decidió llamar gallina vasca.

Euskal-oiloa es una gallina del tipo atlántico, es decir, semipesada, con cresta simple y orejillas rojas, caracteres comunes a las aves de la vertiente atlántica de España (la gallina mediterránea es más ligera y la orejilla es blanca).

Su aptitud es mixta, tanto para puesta como para carne. El huevo es de cáscara color marrón. Existen diversas variedades, como la negra (beltza), la marrón-rojiza (lepogorri) y la blanca armiñada (zilarra). En las imágenes, grupo de macho y hembras de la variedad barrada o marradune: color marrón o crema amarillento con listas blancas que forman un barrado.

eusko-oiloa

Ejemplares barrados propiedad de Alfonso Bea. Zaragoza, 2006

Categorías
Bosques Etnografía Montañas

ANSÓ: FIESTA DEL TRAJE

Ansó

Villa de Ansó desde la carretera a Fago (Huesca). Julio, 2006

El próximo domingo 27 de agosto se celebra en Ansó la tradicional fiesta del traje regional, una ocasión estupenda para visitar esta bella localidad pirenaica. Las actividades organizadas por el ayuntamiento comienzan a primera hora de la mañana, con un desayuno de migas a la entrada del pueblo. Después hay varios actos, y los vecinos ataviados se distribuyen por varios rincones pintorescos, donde se puede conversar con ellos y hacerles fotos. Al final en la plaza hay pase de modelos.
Hay muchos establecimientos donde comer el menu típico del valle, que son las migas y chuletas en algunas bordas (Chiquín, Arracona, Changalé…) de la carretera a Zuriza (15km). En el bar de las Piscinas también se come bien y más barato. El camping de Zuriza y el refugio de Linza también sirven comidas, pero en general es mejor avisar antes para evitar sorpresas, ya que ese día hay mucha demanda.
Para la tarde os recomendamos un paseo por el bosque de Gamueta. Hay que dejar el coche junto al refugio de Linza. El sendero está señalizado, tiene una longitud de unos 5 km y se tarda aproximadamente 3,5 horas en hacerlo completo. Merece la pena en pequeño grupo.
Federico Sancho Puertas
Ansó

Calle Mayor de Ansó (Huesca). Julio, 2006

Teléfonos de interés:
Oficina de Turismo de Ansó: 974370225
Posada Magoría (vegetariana): 974370049
Refugio de Linza: 974348289