Categorías
Etnografía Ríos

NAVATAS EN EL RÍO ESCA

navatas

Foto del panel sobre navatas. Burgui (Navarra). Julio, 2006

El río Esca atraviesa el Valle de Roncal (Navarra) y se interna luego en la provincia de Zaragoza para desembocar en el río Aragón. Antiguamente era utilizado para transportar madera por medio de almadías, que eran unas balsas construídas con los propios troncos. Era un oficio duro que se desarrolló en todo el Pîrineo. Los ríos se convirtieron en vías de exportación de la materia prima que era la madera. Luego, los azudes y embalses y los camiones arruinaron este sistema de vida. En Burgui (Navarra) poseen un museo sobre las almadías, denominadas navatas en Aragón.
Burgui

Puente sobre el río Esca. Burgui (Navarra). Julio, 2006

Burgui [Pueblos de España]
Burgui [Universidad de Navarra]
Categorías
Etnografía

ZARAGOZA: RINCONES Y GENTES IV

Paraninfo

Sola en el Paraninfo, Zaragoza. Hoy. by Lygeum

Categorías
Etnografía Flora

TÉ DE ROCA

Chiliadenus saxatilis

Tallos con hojas y flores. Hoz Mayor. Fuendetodos (Zaragoza). Agosto, 2005

El denominado té de roca o té de Aragón es una planta de unos 30cm de altura formada por una cepa leñosa de la que salen cada temporada numerosos tallitos herbáceos, viscosos y aromáticos, con hojitas lanceoladas. Se cría en pedregales, grietas y rellanos de rocas calizas, siempre en comarcas cálidas y lugares secos y soleados. Florece en julio y agosto.

Chiliadenus saxatilis

Detalle de las hojas

Posee propiedades digestivas, por lo que se han empleado los tallos floridos en medicina popular tomados en infusión para facilitar la digestión y como antidiarreico. Por estar intensamente buscado, es esquilmado en muchas localidades. Hay que recordar que para recolectar cualquier especie silvestre es necesario poseer autorización administrativa, en este caso de los servicios de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

Su nombre científico antiguo Jasonia glutinosa se refería precisamente al carácter pegajoso, glutinoso de sus tallos. Su nombre actual Chiliadenus saxatilis hace alusión a que vive en las rocas (del latín saxum)

Chiliadenus saxatilis

Aspecto general de la planta. Somontano de Huesca. Julio, 2005

Pertenece a la familia de las Asteráceas (Asteraceae) o Compuestas. La inflorescencia es una cabezuela o capítulo con numerosas florecillas tubulares, todas iguales.

Té de roca [Herbario de Jaca]
Categorías
Etnografía Paisajes

CASTILLO DE PERACENSE

castillo

Fortaleza de Peracense (Teruel). Abril, 2006

El castillo de Peracense, vigoroso y desafiante, se alza sobre un risco rodeno, desde donde se abarca una excelente vista panorámica del valle del río Jiloca. Recomendamos visitarlo.
Para ir a Peracense hay que tomar la autovía mudéjar. Si se procede del Sur, desde Teruel, se debe salir de la autovía en la localidad de Santa Eulalia, para dirigirse por Almohaja hasta Peracense. Si se viene de Zaragoza se puede salir de la autovía en Villafranca del Campo.
HISTORIA EN LA FRONTERA
Las extremaduras, las tierras fronterizas medievales fueron escenarios de intensos vaivenes bélicos y cualquier risco era importante para albergar una torre de vigilancia o asentar fortalezas para la defensa del territorio.
Así surgió el castillo de Peracense. Aunque hay pruebas de asentamientos más antiguos, se tienen referencias precisas de su uso en 1284, pues fue una de las bases del rey Pedro III para la conquista del señorío de Albarracín. En 1310 Peracense pasó a depender de la Comunidad de Daroca y el castillo se convirtió en pieza clave por su posición estratégica en la divisoria de las cuencas del Ebro y del Tajo.
El castillo fue de nuevo reforzado, ante las perspectivas de guerra con Castilla, en 1336 por Pedro IV, el cual ordenó fortificar la frontera occidental del reino. En el siglo XV, con la progresiva unificación territorial, el castillo va perdiendo importancia, entrando en decadencia. No obstante, fue de nuevo utilizado durante la 1ª Guerra Carlista (1835-40), cuando se acantonó entre sus muros una fuerza del ejército isabelino para frenar la expansión carlista desde el Maestrazgo.
El castillo se asienta sobre un resalte rocoso de arenisca rodena. Esta roca peculiar es de época triásica (Era Secundaria) y se caracteriza por su coloración rojiza. De ella se extraen bloques para la construcción y, antaño, piedras de molino. Con esa roca está construida la fortaleza, que consta de sucesivos recintos defensivos y alberga diversas estancias ahora rehabilitadas. Destacan los minuciosos sistemas de acopio y almacenamiento del agua (de lluvia), elemento precioso en caso de asedio, y que suministraban el líquido elemento a los diferentes recintos. El último bastión, el más elevado, sólo apto para personas sin vértigo.
castillo

El Valle del Jiloca desde el castillo. Abril, 2006

La vegetación que puede asentarse sobre este tipo de roca es la propia de rocas silíceas, como el pino rodeno (Pinus pinaster) y la jara estepa (Cistus laurifolius) la cual es indicadora de suelos degradados por el incendio repetido.
Desde el castillo, no obstante, se pueden observar las amplias serranías que flanquean el Valle del Jiloca, intensamente deforestadas, y sólo con algunas manchas del encinar que cubría antaño el territorio.

Categorías
Agricultura Etnografía

ZARAGOZA: RINCONES Y GENTES III

huerta

Constancia y trabajo minucioso hacen la huerta bella. Julio, 2006

La agricultura artesanal todavía tiene sus protagonistas. Se trata de los últimos hortelanos.

Una huerta bien cuidada, equilibrada, verde y sin una brizna de hierba me llamó la atención. En el límite donde la ciudad deja paso al campo, en el término de Miraflores, en Zaragoza. Me acerqué a conocer a los responsables de aquel equilibrio. Dos hortelanos con ochenta años a sus espaldas llevan a medias la huerta de la Torre los Perdigones, en el Camino de Enmedio, donde el escorredero del Canal Imperial baja hacia la Cartuja. Un rincón mágico. La labor diaria y minuciosa no deja crecer la hierba. Allí crían estirpes de tomates y pimientos, puerros y cebollas desde hace décadas. Guardan las semillas, hacen el plantero y los cultivan hasta dar fruto. Hablamos de plantas, de técnicas de cultivo, de historia. De una agricultura que ya no se hace porque ya no hay tiempo. Demasiada prisa.

Me obsequiaron con unos tomates bellos y sabrosos. Les obsequio yo con esta reseña.

huerta

Puerros y tomateras en la Torre Perdigones

Categorías
[NOMBREVILLA] Etnografía Flora

EL ZUMAQUE

zumaque

Hojas y frutos inmaduros del zumaque. Julio, 2006

El zumaque (Rhus coriaria) es una planta muy curiosa. Se la puede ver por cunetas y laderas del suroeste de la provincia de Zaragoza, en las zonas bajas del Sistema Ibérico, como reliquia de antiguos cultivos.

Pertenece a la familia de las Anacardiáceas (Anacardiaceae), como el lentisco, el pistacho y el mango. Su nombre castellano proviene del árabe simâq. Se trata de un arbusto ramoso de dos o tres metros de altura. Las ramas están densamente cubiertas de pelos que les dan un aspecto aterciopelado. Las hojas, caducas, son compuestas (imparipinnadas) y los foliolos son lanceolados y de borde aserrado. El envés también es aterciopelado. Las flores son diminutas y se disponen en una inflorescencia densa llamada tirso (racimo de cimas). Los frutos son lenticulares y de tipo drupa. Cuando maduran, en otoño, son de color pardo rojizo y muy aterciopelados también.

Según Ginés López González en su Guía Incafo de árboles y arbustos de la Península Ibérica, el nombre genérico rhus provendría de su denominación latina, que provendría el griego rhóus con el que lo conoció Dioscórides y éste del celta rhudd (rojo) en alusión a sus frutos.

El específico coriaria deriva del latín también (corium, piel, cuero) y alude al antiguo uso del zumaque en las tenerías como curtiente de pieles. Este uso se debe a la riqueza en taninos de esta planta, por lo que era cultivado ampliamente. De hecho, en la familia Anacardiáceas son frecuentes las especies ricas en taninos. Éstos le dan carácter astringente a esta planta, por lo que ha sido muy utilizada en medicina popular para detener todo tipo de flujos como diarreas y hemorragias. Incluso como anitescorbútica. Lo que ocurre es que hay que ser muy prudentes en las dosis pues puede producir intoxicaciones.

Barracuda la ha encontrado en la provincia de Zaragoza en: Nombrevilla, Daroca y Sestrica. De esta localidad es el ejemplar de la fotografía.

Categorías
Biodiversidad Bosques Etnografía Flora Paisajes

EL ALCORNOCAL DE SESTRICA

alcornocal de Sestrica

Vista general del alcornocal. Sestrica (Zaragoza). Julio, 2006

El alcornocal de Sestrica es un enclave botánico extraordinariamente singular ya que es el único bosque de este tipo en Aragón y, además, se halla fuera del área de distribución actual del alcornoque en la Península Ibérica, el cual se distribuye por Cataluña y la mitad occidental de la península. El Sekano y Barracuda estuvieron allí para estudiar su biodiversidad.

Categorías
Bosques Etnografía Flora

DULCAMARA: LUJURIA EN EL SOTO

dulcamara

Flores de dulcamara. Ribera del Ebro. Zaragoza, mayo 2006.

Estas flores de colores tan sugerentes corresponden a la dulcamara (Solanum dulcamara), una planta trepadora de los sotos, los bosques fluviales en la cuenca del Ebro. Se la puede ver sobre los árboles o sobre las zarzas y arbustos del soto. Florece desde mayo hasta agosto. Los frutos son unas pequeñas bayas rojas.

Pertenece a la familia de las Solanáceas, como el tabaco, el estramonio, el tomate y la patatera. De hecho, es del mismo género Solanum que la patata (Solanum tuberosum) y el tomate (Solanum lycopersicum). Por eso es tóxica y se le llama popularmente mataconejos o uvas del diablo.

La dulcamara es una especie común que está muy extendida por el hemisferio norte, buscando siempre lugares sombríos, cálidos y con humedad. Los sotos proporcionan ambos factores, por lo que son lugares especialmente exuberantes y lujuriosos.

Entre sus aplicaciones, se ha usado como analgésica, diurética y depurativa. En el Alto Aragón (Huesca) el cocimiento de sus hojas se aplica en forma de cataplasma para reventar los uñeros.

Lujuria. (Del lat. luxurĭa).
2. f. Exceso o demasía en algunas cosas.
(Diccionario de la RAE)
Nota: la dulcamara de la fotografía y que vive en Europa nada tiene que ver con la dulcamara sudamericana que se vende como remedio para muchos males y que corresponde a Bryophylum gastonis bonnieri.
Categorías
Etnografía

ZARAGOZA: RINCONES Y GENTES II

Grupo danza

Grupo de danza

La primavera llena los parques y plazas de muchachos que cantan y bailan. Festivales de fin de curso, fiestas y celebraciones en barrios… son acontecimientos donde mostrar las habilidades o promocionarse. Y los ciudadanos acuden a contemplar y solazarse con la belleza, el ritmo y el ingenio. Pequeñas plazas, pequeños rincones de los parques se convierten, así, en lugar de encuentro y de relación, dando sentido a la ciudad.

grupo musical

Actuación musical

Categorías
[NOMBREVILLA] Bosques Etnografía Flora Paisajes

NOMBREVILLA (II): EL CARRASCAL

Valmayor

El carrascal de Nombrevilla (Zaragoza) en verano

Uno de los elementos paisajísticos y culturales más notables de Nombrevilla es su encinar: el carrascal, como lo denominan los nombrevillenses. Oficialmente se conoce como Dehesa de Valmayor.

Es de reducidas dimensiones y todavía se emplea para sacar leña. En invierno se reparten las «suertes» y la gente sube a «hacer leña». Pertenece a una sociedad de vecinos que adquirieron el monte en 1909 tras un curioso contratiempo, según cuentan los más viejos, pues la persona -el «amo» del pueblo- a la que encargaron la compra y a la que dieron el dinero para la transacción, compró y registró el monte a su nombre e inmediatamente lo vendió a un terrateniente de Daroca. Cuando esto trascendió, los vecinos armaron tal trifulca que lograron revertir la operación.

El carrascal se asienta sobre unas lomas cuarcíticas con arcillas rojas que vierten a la rambla de San Julián. Las encinas o carrascas (Quercus ballota) son árboles de bajo porte, casi arbustivas, muy ramificadas desde la base debido a la secular explotación. A pesar de que se asienta sobre un sustrato poco húmedo configura una isla verde con un microclima más suave que el del entorno.

Entre la flora del lugar se encuentra el acerollo (Sorbus domestica), estepa (Cistus laurifolius) y Halimium umbellatum. La fauna que se refugia en el encinar está compuesta por los jabalíes, conejos y aves como la paloma torcaz, el arrendajo y la curruca carrasqueña.

La leña de encina fue durante décadas el imprescindible combustible para calentar la casa y cocinar. Por ello el carrascal era un bien preciado. Las bellotas, convertidas en harina, se daban a los cerdos mezcladas con el ramón del olmo. También las personas se comían las bellotas asadas en épocas de escasez.