Categorías
Biodiversidad Biología Moluscos Política y Sociedad Ríos

RECORDANDO A RAFAEL ARAUJO ARMERO

Rafael Araujo Armero © R. Álvarez

En la mañana del 27 de octubre de 2021 recibimos la triste noticia del fallecimiento del Dr. Rafael Araujo Armero, biólogo muy conocido en Aragón por su contribución al conocimiento científico y la divulgación social de los bivalvos de agua dulce autóctonos y exóticos de la cuenca del Ebro. En la sección de Obituario del diario Heraldo de Aragón del pasado 19 de noviembre se publicó una nota necrológica que fueron unas primeras palabras redactadas en su recuerdo, pero quiero agradecer al Editor de Barracuda la cesión de este espacio para realizar un recordatorio un poco más personal de la figura de Rafa, pensando sobre todo en su contribución científica y en su vinculación con Aragón.

Rafa, como le conocíamos sus amigos y colegas, era un científico de especial calidad humana y profesional. Falleció en una edad de oro para todo científico, a los 61 años, cuando la trayectoria profesional se consolida tras muchos años de experiencia, poseyendo una amplia capacidad de trabajo que desplegaba en múltiples ocupaciones. Su pérdida ha causado un hondo pesar entre sus allegados y conocidos. En mi caso, tengo la sensación de no haber aprovechado mejor la última conversación mantenida con él o no haber pasado más tiempo juntos tras unos largos meses de distanciamiento dada la actual crisis sanitaria de pandemia.

El Dr. Araujo era Conservador de Colecciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (MNCN-CSIC) y Bibliotecario de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Malacología (SEM). Era licenciado en Ciencias Biológicas – Especialidad de Zoología en 1984 y doctorado en esta materia en 1995 por la Universidad Complutense de Madrid. Como científico investigador estuvo adscrito al Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva del MNCN-CSIC, desarrollando una importante labor en el estudio taxonómico, conservación y divulgación de los moluscos de las aguas continentales en proyectos de investigación y expediciones científicas, sobre todo de los bivalvos de agua dulce de la península ibérica, habiendo dirigido 3 tesis doctorales.

Su obra escrita abarca decenas de artículos en revistas, capítulos de libros y obras colectivas, documentales audiovisuales, informes técnicos y otras publicaciones de su especialidad científica. Esta obra puede localizarse en las páginas del CSIC, del Proyecto Fauna Ibérica y de Dialnet. Además de su labor como conservador de las colecciones de moluscos del MNCN-CSIC, también se ocupó de la Historia de la Malacología y era un afable conversador sobre otros aspectos científicos o culturales en general. Hace pocos días, el MNCN-CSIC le dedicó la pieza del mes: Margaritifera auricularia en su recuerdo, junto a su reciente libro titulado El arca de las tres llaves. Las colecciones de moluscos y otros invertebrados del Museo Nacional de Ciencias Naturales publicado en la Editorial Doce Calles.

Pero como decía al comienzo de este texto, recordando a Rafa no puedo pasar por alto algo que me resulta un poco complicado de explicar: su relación con Aragón. Y no es porque no la tuviera, sino todo lo contrario: su interés por la conservación y la defensa de los moluscos en Aragón fue una constante en su trayectoria vital, tanto profesional como personal. Pero pienso que también es oportuno reconocer abiertamente algo que algunos lectores sabrán, y es que Rafa sentía cierto pesar por no haber logrado algunas de sus metas aquí. Me refiero a la conservación óptima de las náyades autóctonas, en toda España en general, pero particularmente en Aragón, en donde dedicó buena parte de su vida científica, ya sea in situ realizando visitas o trabajos de campo, o bien mediante la investigación de laboratorio y el estudio de gabinete en el MNCN-CSIC. En este sentido, nuestras conversaciones giraban muchas veces sobre ese mismo tema de preocupación. Sé de lo que estoy escribiendo y al contar esto aquí no represento a ninguna entidad ni aludo a nadie en concreto, solo me limito a constatar un hecho que conocí en primera persona, que el propio Rafa expresó en público en varias ocasiones y sobre el que, además, no voy a emitir aquí juicios críticos de valor sobre nada ni nadie. Para esta exposición voy a referirme a tres etapas que distingo de mi recuerdo de Rafa en Aragón.

Cuando Rafa obtuvo el doctorado en 1995, con su tesis titulada “Contribución a la taxonomía y biogeografía de la familia sphaeriidae (Mollusca: Bivalvia) en la Península Ibérica y Baleares con especial referencia a la biología de P. amnicum (Muller, 1774)”, ya había realizado importantes estudios en Aragón sobre estas diminutas almejas de agua dulce denominadas “esféridos”, así como algunos estudios sobre la almeja asiática (Corbicula fluminea) que por entonces comenzaba a expandirse en la península ibérica. Podríamos considerar esos primeros años de doctorando, mientras trabajaba ya en la conservación de la Colección de Moluscos del MNCN-CSIC, en la que disponía de colecciones históricas de conchas y muestras de moluscos de Aragón, como una primera etapa de sus estudios malacológicos en Aragón dedicados a muestrear en diversos puntos de la geografía de esta comunidad autónoma, sobre todo en los ibones del Pirineo.

Rafael Araujo prospectando en el Canal Imperial de Aragón en 2019
© R. Álvarez

Pero justo a finales de 1995, ya concluida su tesis doctoral, Rafa me comunicó por carta su interés en el estudio de la náyade Margaritifera auricularia, conocida con el nombre de “margaritona” en Aragón y que también denominamos “náyade auriculada”. Su propósito era prospectar en el Canal Imperial de Aragón, donde existían varias citas históricas y, además, ya era una especie incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón con la categoría “de interés especial” cuando este se aprobó en 1995 (BOA nº 42, de 07/04/1995). Efectivamente, a los pocos meses, ya en 1996, Rafa y otras personas del equipo científico del MNCN-CSIC, como la Dra. María Ángeles Ramos Sánchez (Investigadora Científica del MNCN-CSIC), que fue la directora de la tesis doctoral de Rafa, no solo habían logrado recuperar el conocimiento sobre la margaritona en el Canal Imperial de Aragón, sino que además habían promovido su inclusión en el entonces Catálogo Nacional de Especies Amenazadas con la categoría de “en peligro de extinción” mediante una orden ministerial (BOE nº 217, de 07/09/1996), siendo el primer invertebrado con esa protección legal en España, y actualmente en esa misma categoría del Catálogo Español de Especies Amenazadas, pero además declarada en situación crítica mediante una orden ministerial (BOE nº 251, de 17/10/2018). Ambos científicos fueron autores del Plan de Acción para Margaritifera auricularia y Margaritifera margaritifera en Europa publicado por el Consejo de Europa en 2001.

Rafael Araujo en una jornada sobre las náyades.
Zaragoza. Noviembre, 2007 © J. A. Domínguez

A partir de entonces, podríamos referirnos a una segunda etapa aragonesa de Rafa durante los últimos años del siglo XX y primeros del siglo XXI, aproximadamente entre 1996 y 2009, que podríamos considerar más intensa en cuanto a su trabajo y dedicación científica en Aragón, si bien mantenía desarrollando su labor en toda España y en otros países. Rafa fue todo un referente científico a escala nacional, europea e internacional sobre la especie M. auricularia, como atestigua su obra publicada; pero sobre todo fue bastante conocido en Aragón y Navarra por albergar el Canal Imperial de Aragón la población más importante en número de especímenes vivos conocida en todo el mundo a finales del siglo XX y ocuparse de su investigación. Pronto se dio a conocer la figura científica de Rafa en todos los medios de comunicación de ámbito aragonés y colaboró activamente tanto con asociaciones sin ánimo de lucro como con instituciones oficiales en el estudio y la conservación de la margaritona, así como de otras especies de náyades. Fruto de ese gran interés, elaboró junto a otros científicos del MNCN-CSIC un documental audiovisual titulado “La Perla del Canal”, que obtuvo el Segundo Premio del Área Biomédica en la IX Bienal de Cine y Vídeo Científico Español (Zaragoza, 1999). Rafa pudo desarrollar una amplia labor de asesoramiento científico, campañas de prospección y publicaciones científicas sobre M. auricularia, tanto en los canales y acequias de riego, como en el propio cauce del río Ebro. Y esto fue posible, en buena medida, gracias a un convenio de colaboración entre el Gobierno de Aragón y el MNCN-CSIC suscrito entre 2001 y 2003. Asimismo, Rafa colaboró con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), entidad propietaria del Canal Imperial de Aragón, para intentar compatibilizar la conservación de la importante población de M. auricularia existente en su cauce artificial naturalizado.

De esta época guardamos un grato recuerdo de su trabajo de campo, en los que realizó numerosas prospecciones de náyades en el Canal Imperial de Aragón y en el río Ebro en colaboración con los técnicos de las instituciones competentes en materia de conservación de la biodiversidad, de los espacios naturales y de la gestión hidráulica del Canal Imperial de Aragón. De esos años me gustaría destacar que Rafa se dedicó en cuerpo y mente a la compleja tarea de descubrir y poner en valor social a las náyades, formando en el trabajo de campo a numerosos Agentes para la Protección de la Naturaleza de Aragón del Gobierno de Aragón, técnicos de la entonces empresa pública Sociedad de Desarrollo Medioambiental de Aragón (SODEMASA), actualmente Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (SARGA), agentes de la entonces Guardería de Montes del Ayuntamiento de Zaragoza (actualmente personal de la Unidad de Conservación del Medio Natural del Ayuntamiento de Zaragoza) y personal de la Guardería Fluvial de la CHE, así como a otros profesionales, naturalistas, ecologistas y aficionados a la naturaleza en general que colaboramos con él.

Los que conocimos a Rafa en Aragón, cada uno desde su ocupación o competencia, pudimos aprender de su amplio conocimiento sobre las náyades: su complejo ciclo biológico, su destacada función ecológica en el medio fluvial, las técnicas subacuáticas de prospección en los cauces y las posibles causas de su declive. Esta segunda etapa coincidió con la aparición del mejillón cebra (Dreissena polymorpha) en la cuenca del Ebro en 2001, de cuya posible introducción ya nos advirtió Rafa muchos años antes de su rápida expansión, por lo que colaboró en la adopción de las primeras medidas de estudio y de gestión con el Gobierno de Aragón y la CHE, captando el interés de numerosos medios de comunicación aragoneses. En el año 2005, con motivo de las obras de la Expo Zaragoza 2008, realizó para el Ayuntamiento de Zaragoza una amplia prospección de M. auricularia y otras náyades en el tramo del río Ebro a su paso por esta ciudad, en la que además de contar con la participación de los agentes ya citados de distintas instituciones y de los técnicos de la entonces Agenda 21 Local del Ayuntamiento de Zaragoza, contó también con el apoyo especializado del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza para la realización de las tareas subacuáticas. Esta prospección, que fue realizada durante la primera quincena del mes de julio de 2005, no pasó desapercibida para la población zaragozana, por el despliegue de medios técnicos y recursos humanos, obteniendo unos resultados importantes sobre la presencia de náyades en este tramo fluvial, aunque no de ejemplares vivos de M. auricularia. Años más tarde, ya en 2009, Rafa realizó para la CHE desde el MNCN-CSIC en colaboración con la Asociación para la Conservación y Estudio de la Biodiversidad (ACEBI), un estudio sobre el estado de conservación de M. auricularia en las aguas del río Ebro, que evidenciaba el gran declive de esta especie en el eje del Ebro y la expansión de los bivalvos exóticos invasores (mejillón cebra y almeja asiática).

Rafael Araujo en 2019 © R. Álvarez

Sus conferencias públicas eran fascinantes y sus publicaciones científicas en revistas de impacto eran de gran calidad, pero a su vez expresaban una reciente preocupación en cuanto a una adecuada gestión de la conservación de las náyades en la cuenca del Ebro se refiere. Conviene recordar que a mediados de febrero de 2003 se produjo un episodio de mortandad masiva de ejemplares de M. auricularia en un tramo del Canal Imperial de Aragón, suceso que motivó la incoación de oficio de un expediente del Justicia de Aragón (Expte. DII-226/2003-2) al objeto de recabar información de las Administraciones competentes en la materia para conocer el asunto en su integridad y emitir, en su caso, el correspondiente informe. Este hecho puso en evidencia la necesidad de mejorar esta gestión y desde entonces Rafa enfatizó la necesidad de conservar el Canal Imperial de Aragón por su rico patrimonio cultural y natural. Ponía en valor que, todavía a finales del siglo XX, en esta emblemática infraestructura hidráulica civil de la Ilustración sobreviviera la población de margaritona más importante del mundo conocida entonces. Contribuyó a su defensa con propuestas novedosas e innovadoras en colaboración con otros expertos y asociaciones sin ánimo de lucro de defensa ambiental y patrimonial, como la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), la Sociedad de Amigos del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza (SAMPUZ) y la Asociación Volunta-Ríos.

No sé si por incomprensión o por la complejidad de hacer viables alternativas posibles a la gestión oficial de las instituciones competentes, lo cierto es que estas propuestas, muy a su pesar, nunca llegaron a materializarse. Además, no se le dio continuidad al convenio de colaboración suscrito entre el Gobierno de Aragón y el MNCN-CSIC entre 2001 y 2003. En consecuencia, Rafa se centró más bien en proyectos de investigación y prospecciones de náyades en otras comunidades autónomas y en otros países. No obstante, Rafa mantuvo un interés constante por el estudio y la conservación de las náyades de Aragón. Realizó aportaciones al Plan de Recuperación de Margaritifera auricularia en Aragón (2005) y a la Estrategia para la conservación de la almeja de río (Margaritifera auricularia) en España (2007), incluso llegó a ser designado asesor de dicha Estrategia en representación del MNCN por Resolución de 27 de octubre de 2011, de la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Además, participó como coautor en el libro titulado “Las almejas de agua dulce en Aragón: Margaritifera auricularia y otros bivalvos” editado por el Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón (2006), fue el primer coautor de un excelente artículo de síntesis titulado “Las náyades de la península Ibérica” en colaboración con otros autores (2009), elaboró el documento de bases ecológicas preliminares para la conservación de M. auricularia en España editado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (2012) y siguió colaborando en iniciativas o publicaciones para poner la divulgación de las náyades en Aragón, como por ejemplo la guía “El Canal Imperial de Aragón en Zaragoza” editada por el Ayuntamiento de Zaragoza (2012) y la guía de campo de “Moluscos Acuáticos de la Cuenca del Ebro” editada por la CHE (2012).

No sabría decir exactamente de qué forma ni en qué momento, quizás fuera poco a poco durante esta segunda etapa aragonesa, pero lo cierto es que Rafa entró en lo que podríamos considerar una tercera etapa marcada más bien por una gran desilusión sobre la recuperación y conservación de M. auricularia en los canales y en el río Ebro en Aragón. Esta circunstancia se evidenciaba públicamente con ocasión de su participación en determinados eventos, publicaciones o comunicaciones a la prensa. Por ejemplo, en unas jornadas técnicas realizadas en 2007 en el marco del Proyecto LIFE Conservación de Margaritifera auricularia en Aragón – LIFE04 NAT/ES/000033 (2004-2007) dirigido por el Gobierno de Aragón, en las que Rafa intervino con una ponencia titulada “M. auricularia diez años después. Presente y futuro de una especie en peligro de extinción” o en declaraciones para la prensa en 2008. Me refiero aquí a sentimientos y pensamientos que eran muy personales de Rafa y sobre los que, por respeto a otras personas y al propio Rafa, no debo entrar a juzgar. Solo diré que Rafa siempre fue una persona íntegra en su forma de pensar y de actuar, coherente con sus principios en cuanto a la conservación de la biodiversidad se refiere y también muy libre a la hora de expresar lo que consideraba más oportuno a partir de su conocimiento científico.

Sin embargo, Rafa nunca dejó de tener interés por la conservación de M. auricularia en Aragón, mantuvo contacto científico con los técnicos que se han estado ocupando hasta la actualidad de la gestión de las náyades en Aragón y seguía siendo muy conocido, apreciado y querido en esta tierra. De hecho, Rafa llevó a cabo la dirección científica del proyecto de la SEM titulado “Identificación de los potenciales agentes etiológicos responsables de las mortandades masivas de Margaritifera auricularia observadas en España”, que contó con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad, en el que participaron científicos del CSIC (del MNCN y del Real Jardín Botánico) y de la Universidad de Wisconsin-Madison (EUA), contando con la estimable colaboración del personal técnico del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y de la Comisaría de Aguas de la CHE, además de otras personas voluntarias.

Rafael Araujo en trabajos de campo en el Ebro, 2019 © R. Álvarez

Como sabemos, la importante población de M. auricularia que Rafa empezó a estudiar en Aragón desde 1996 prácticamente se ha perdido ya en 2021, como así han constatado los técnicos del Gobierno de Aragón en la revista Quercus nº 419. Justo cuando escribo este texto en recuerdo de Rafa, veo la publicación del Convenio con el Organismo Autónomo Confederación Hidrográfica del Ebro, la Comunidad Foral de Navarra y la Comunidad Autónoma de Aragón, para la protección de la especie declarada en situación crítica Margaritifera auricularia (BOE nº 277, de 19/11/2021). Quiero pensar que aún queda esperanza para la margaritona y que la ilusión de Rafa por la recuperación de esta especie amenazada pueda verse algún día cumplida.

Su reciente fallecimiento es una gran pérdida humana para su familia, colegas y amigos, pero también para la Ciencia, justo en un momento de la vida en la que se culmina la trayectoria profesional después de décadas de trabajo de investigación y divulgación. Por eso, en el Foro Malacológico de la SEM que se celebrará en Vitoria, el próximo viernes día 10 de diciembre, entre las 12:00 y las 13:00 horas, se realizará un acto de homenaje en recuerdo del Dr. Rafael Araujo Armero, que podrá ser seguido por videoconferencia en línea previa inscripción solicitando con antelación el acceso a través del correo electrónico de contacto del Comité Organizador del Foro: forosem2021@gmail.com.

Ramón M. Álvarez Halcón (malacólogo)

https://www.linkedin.com/in/ramahalcon

Categorías
Atentados ecológicos Aves Eólica

SIGUE LA MATANZA DE MILANOS REALES

Continúa el goteo de ejemplares de milano real (Milvus milvus) abatidos en aerogeneradores en Aragón, que se suman a los electrocutados en tendidos eléctricos. El milano real es una especie catalogada como En peligro de extinción en España.

La mortalidad por electrocución es un hecho habitual, siendo responsables los apoyos de líneas eléctricas aéreas de media y baja tensión mal diseñados y generalmente sin aislamiento. Son líneas que dan servicio a granjas y explotaciones agrícolas y que provocan una sangría constante de milanos reales y otras rapaces que utilizan los apoyos como posaderos.

Fuente: RRSS; noviembre, 2021

Por otra parte, se produce la siniestralidad causada por las centrales eólicas. Las palas de los aerogeneradores en funcionamiento golpean a estas aves en sus vuelos de prospección causándoles mutilaciones o la muerte traumática.

En otoño-invierno, la presencia de milanos reales invernantes procedentes de Europa incrementa dicha siniestralidad. En las útimas semanas han aparecido cadáveres bajo los parques eólicos de La Muela y Muel, como el hallado bajo la máquina 19 del PE Cabezo de San Roque de Muel.

El PE Cabezo de San Roque, de 31 máquinas, está operado y desarrollado por Falck Renewables según la página de The Wind Power consultada hoy

Ejemplar abatido en PE Cabezo San Roque; Muel (Zaragoza)
PE Cabezo San Roque,
máquina 19

En el término de La Muela, varios cientos de aerogeneradores de numerosas centrales son una constante fuente de siniestralidad.

Tanto en el caso de Muel como de La Muela los hallazgos de los restos han sido fortuitos y comunicados a los agentes de protección de la naturaleza (APN) del Gobierno de Aragón, ya que son parques eólicos antiguos que no están sometidos a plan de vigilancia ambiental.

Milano real abatido en La Muela. Octubre, 2021

Artículos relacionados:

Mortalidad de fauna reproductora y migradora Barracuda, mayo 2021

La matanza eólica que no cesa Barracuda, marzo 2021

Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Moluscos Ríos

CHE DESTRUYE UNA ISLA DEL EBRO

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha arrasado la isla del Ebro ubicada frente a la desembocadura del río Gállego en Zaragoza.

Siguiendo sus expeditivos métodos, ha eliminado cualquier atisbo de vegetación.

Aspecto de la isla desde la margen derecha tras la intervención de CHE. Septiembre, 2021 © ANSAR. La isla ha quedado totalmente desnuda. La vegetación del fondo corresponde a la margen izquierda del Ebro

Las asociaciones ecologistas han presentado una queja ante CHE por las repercusiones ecológicas que tiene tan drástica intervención y por la reiterada falta de sensibilidad de este organismo con la flora y fauna, y piden explicaciones sobre la justificación de la obra.

Aspecto de la isla -en el centro- antes de la intervención, en ortofoto de Google Maps. Se aprecia el notable desarrollo de la vegetación por la sombra que proyecta. Arriba, el río Gállego vierte una pluma de aguas ennegrecidas debido a la contaminación que soporta.

Las entidades ecologistas argumentan que la obra tendrá repercusiones sobre la dinámica fluvial y sobre la fauna acuática, especialmente las náyades. Las afecciones sobre estos moluscos bivalvos de agua dulce se deben a:

  • Trasiego de maquinaria y personal por el cauce.
  • Dispersión de sólidos -arenas y limos- en el agua durante la intervención.
  • Modificación de la dinámica fluvial al eliminar un notable núcleo de vegetación de efectos indudables sobre la dirección y velocidad de la corriente.
  • Modificación de las condiciones ecológicas del enclave al retirar un notable núcleo de vegetación que generaba diversos microhábitas debido a la sombra proporcionada por la vegetación, con importantes efectos en la temperatura del aire y el agua; y al refugio proporcionado por la vegetación para numerosos organismos en la interfase agua-aire.

Además, dicha isla se halla dentro del ámbito del Plan de Recuperación de Pseudunio auricularius (antes Margaritifera auricularia) o margaritona, especie catalogada En Peligro Crítico de Extinción (ver: Margaritifera, again at risk. Barracuda, 2015)

La especie está amparada por:

En el Plan  de Recuperación se especifica como objetivos:

  • 6.1.6. Protección de la vegetación ribereña en el ámbito de aplicación del Plan.
  • 6.1.13. Asegurar la integración de los condicionantes ambientales derivados de la necesidad de conservación de M. auricularia en los proyectos de obras en los ríos y canales donde se encuentra la especie, […]

Para los ecologistas, la intervención atenta, por tanto, directamente contra los objetivos del Plan de Recuperación de Margaritifera y dudan que se haya prospectado el río por si hubiera ejemplares de esa especie u otras que, aunque no en peligro crítico, también están protegidas. En este caso está la náyade Unio mancus, catalogada como Vulnerable.

Hay que recordar las innumerables obras de acondicionamiento de cauces denominadas curages que desarrolla CHE y eliminan vegetación de los sotos ribereños, con gran impacto ambiental y que ha llevado a las organizaciones ecologistas a lanzar la campaña Sotos Vivos.

Categorías
Aves Caza Política y Sociedad

A TIRO LIMPIO, A TODO TIEMPO

Cazador en acción a las 9 h de la mañana en Monzalbarba

Los cazadores campan a sus anchas prácticamnte todo el año y por cualquier sitio. Siempre hay una excusa. Ahora son las palomas torcaces. Llevan semanas disparándoles sin piedad, en plena época de reproducción. Andando por cualquier camino te sale un cazador con el arma montada o estás mirando pájaros y empiezas a oír disparos detrás de unos árboles.

Es intolerable la impunidad de esta gente y el favoritismo del gobierno aragonés, con Lambán a la cabeza y Olona en Medio Ambiente.

Palomas torcaces en la ribera del Ebro

La excusa ahora en verano es el control de paloma torcaz para protección de los cultivos pues los agricultores se quejan de que son plaga y se comen el brócoli, que están comenzando a plantar ahora. Así, pues, la gestión de especies, en manos de aplicados cazadores.

Pero no sólo es la caza de palomas torcaces, en paralelo se autoriza la caza del jabalí, de conejo, de corzo y cabra… siempre hay motivos excepcionales para que estén las escopetas en el campo todo el año.

El control de estas especies no pasa por darles caza año tras año pues, como se ve, no es más que un remedio pasajero que no soluciona el problema ya que no se va a la raíz del mismo que es el desequilibrio causado por la acción humana.

Categorías
Atentados ecológicos Aves Biodiversidad Eólica Estepas Mamíferos

MATADERO ROMERALES 2

El parque eólico Romerales 2, del que ya se ha hablado en estas páginas (ver: Viaje al infierno, parque eólico Romerales 2) por el brutal impacto sobre el territorio y por ser un auténtico matadero de aves y quirópteros desde el primer momento de su entrada en funcionamiento, consta de trece máquinas ubicadas en el Acampo del Marqués en la estepa sur del TM de Zaragoza.

La central fue promovida por el grupo Forestalia y adquirida posteriormente por Repsol.

Recientemente, en pocos días, naturalistas aragoneses han encontrado numerosos cadáveres bajo los aerogeneradores en una revisión somera del terreno.

Desmontes en PE Romerales 2 en Acampo del Marqués, TM Zaragoza
© Archivo/AdT

Con fecha siete de junio se encontró un cadáver de milano negro (Milvus migrans) bajo la máquina nº 1, de lo cual se dio parte al teléfono de emergencias 112 del Gobierno de Aragón, que derivó el aviso a la Unidad Verde del Ayuntamiento de Zaragoza para que se les remitieran las coordenadas de los restos y proceder a su retirada.

Milano negro abatido en máquina 1
© Archivo/AdT

Con fecha veinte de junio se encontraron otros diversos cadáveres bajo las máquinas y de nuevo se dio parte al 112 que derivó otra vez la llamada a la Unidad Verde.

Milano negro abatido en máquina 2
© Archivo/AdT

En concreto, al revisar las inmediaciones de ocho máquinas se hallaron restos de tres milanos negros, una cigüeña blanca, un córvido y dos murciélagos. También se halló un ala de perdiz roja que, ante la duda, se atribuyó a depredación. Con posterioridad, la Unidad Verde, al cotejar las coordenadas que se les remitieron informa de que ha hallado, además, los cadáveres de otro milano negro y un buitre leonado.

La cigüeña era un ejemplar anillado (ICONA 9020473) y marcado con banda de lectura a distancia (F24M). Se trataba de un animal que fue anillado de pollo en 2003 en La Puebla de Alfindén. La noticia ha consternado a los ornitólogos que seguían sus pasos.

Cigüeña blanca abatida en máquina 11
© Archivo/AdT

En la tabla se detallan los restos encontrados, lo que da idea de la altísima siniestralidad de la central eólica, máxime cuando está dotada de unos presuntos sistemas de detección y disuasión de aves.

Por otra parte, la antigüedad de la mayoría de los restos es indicativa de que el seguimiento de siniestralidad no se realiza o se realiza muy deficientemente (ver: Malas prácticas en la vigilancia ambiental de los eólicos). Es por ello que se infravalora la mortalidad de los aerogeneradores.

Restos de córvido sin identificar © Archivo/AdT

Igualmente, la presencia de cadáveres de murciélagos, detectados a pesar de su pequeño tamaño, indica la alta tasa de bajas que sufren estos pequeños mamíferos.

Murciélago abatido en máquina nº 10
© Archivo/AdT

Categorías
Atentados ecológicos Aves Biodiversidad Eólica Mamíferos

MORTALIDAD EN PARQUES EÓLICOS DE NAVARRA

Reyezuelo, murciélago, buscarla unicolor, alondra común y curruca rabilarga recogidos muertos por palas de aerogeneradores del parque eólico Montes de Cierzo. Tudela, Navarra, Spain ©José A. Martinez

Ecologistas en Acción de Navarra ha analizado los datos sobre mortandad de aves y murciélagos en los parques eólicos navarros, que Gobierno de Navarra ha entregado a las ONG que trabajan en la conservación del Medio Ambiente de Navarra. Estos datos recogen todas las muertes de vertebrados desde la instalación del primer parque. En un primer análisis afirmamos que esto no puede seguir así.

Hemos estudiado el período entre el 8 de Abril de 1998 y el 10 de marzo de 2021, es decir 24 años. Estamos consternados y muy preocupados. Estos parques eólicos, están matando y eliminando poco a poco la diversidad de aves y murciélagos de la Comunidad Foral.

En este período de 24 años se han encontrado muertos 8435 aves y murciélagos. Con total seguridad la cifra puede llegar a multiplicarse por varias cifras. Es seguro que muchos pequeños animales no aparecen en las estadísticas, bien porque hayan desaparecido consumidos por carroñeros o bien por su dificultad de detección, sobre todo si el cadáver cae entre la vegetación. Esto es particularmente cierto para los murciélagos, pues se sabe por la literatura científica que la mortalidad de estas pequeñas criaturas aladas en parques eólicos supera en mucho a las de las aves. Sin embargo, en Navarra muy pocos han sido encontrados, un total de 567, de los cuales 191 son murciélagos comunes; 148 de montaña; 63 de borde claro y 9 hortelanos. Entre los nóctulos hay; 8 medianos y 6  mayores. Otros 142 murciélagos no han sido identificados.

Las estadísticas revelan la incidencia especial sobre el grupo de las aves rapaces. Se han encontrado: 4178 aves de presa, de las cuales 3169 son buitres leonados, 265 milanos negros, 237 cernícalos comunes, 100 águilas culebreras,  94 milanos reales, 82 busardos ratoneros, 65 águilas calzadas, 34 cernícalos primillas, 23 búhos reales, 17 águilas reales, 10 alimoches y 7 halcones peregrinos. Hay que recordar que el milano real se encuentra catalogado como “en peligro de extinción” y el alimoche como “vulnerable”. Además, hay otros 3690 ejemplares de otras especies de aves, destacando 340 calandrias, 329 perdices, 248 vencejos comunes, 227 reyezuelos listados, 140 petirrojos, 129 mirlos, 93 zorzales comunes, 92 cigüeñas blancas, 92 tórtolas comunes, 48 codornices y 7 becadas. También se ha encontrado muerta por colisión una avutarda, que se encuentra declarada “en peligro de extinción” en Navarra.

Estos datos revelan que los parques eólicos son altamente dañinos para los vertebrados voladores, y en especial para las aves rapaces. El que se hayan encontrado más de 3000 buitres leonados (80 de ellos en sólo 8 meses de funcionamiento del parque eólico de CAVAR), nos hace afirmar que no va a seguir siendo posible la reposición de tantos individuos muertos. Estudios realizados con otras especies de larga vida, como los alimoches de Cádiz, revelan que las muertes en parques eólicos suponen un factor de declive decisivo de las poblaciones, tanto como pueda ser el veneno. Si a las muertes de buitres que se han registrado en Navarra, añadimos los buitres que mueren en Aragón y en otros parques eólicos de Comunidades Autónomas vecinas, el panorama es sombrío a largo plazo para esta y otras especies de grandes rapaces en todo el valle del Ebro. Además, hay que tener en cuenta que a la larga la situación irá empeorando, pues la administración navarra tiene en proyecto triplicar la potencia renovable instalada en Navarra, principalmente con la construcción de parques eólicos.

Cuando una especie protegida muere por la acción del ser humano es exigible una indemnización por procedimientos administrativos. Un cálculo del valor económico de las aves y murciélagos, que las empresas propietarias de estos  parques eólicos, han evitado pagar a todos los Navarros, sería el siguiente: Por los buitres casi 2 millones de euros; murciélagos casi 70.000; avutarda 12.000… En total lo que deberían haber pagado las empresas serían: 3.059.200 euros. Esos más de 3 millones de euros los debería haber reclamado el Gobierno de Navarra a las empresas propietarias de esas industrias productoras de electricidad. Mientras a los particulares se les exige el respeto a ley y se les persigue si la infringen por matar especies protegidas, los promotores eólicos tienen, al parecer, patente de corso. ¿Cómo se ha llegado a permitir legalmente este doble rasero?

Ante esta gravísima e insostenible situación, solicitamos la modificación de la Ley de Responsabilidad Medio Ambiental, para que las empresas eléctricas titulares de los parques eólicos o solares y de las líneas eléctricas de evacuación sean sancionadas por las muertes por colisión y electrocución de aves y murciélagos: acabar con cientos de miles de ejemplares de aves y murciélagos no debe salir gratis. En paralelo, y sobre la base de la extensa información de que dispone la Administración, deben arbitrarse procedimientos para detener y desmantelar aquellas turbinas que causan mayor mortalidad, puesto que es bien conocido que no existe en estos momentos, otros procedimientos eficaces que detengan la mortalidad de aves y de rapaces en particular.

Ecologistas en Acción de Navarra alerta, una vez más, de las negativas consecuencias de la forma en la que se están implantando las energías renovables en nuestra comunidad: basada en grandes parques eólicos y solares y sus líneas eléctricas, situados en el medio natural, rodeando zonas protegidas, en montes, tierras de secano, zonas esteparias, zonas con alto valor ecológico pero que no cuentan con protección medio ambiental y lugares con graves afecciones al paisaje, en vez de promover las energías renovables en lugares humanizados cerca de los núcleos de consumo. A su vez, solicitamos la paralización  inmediata de todos los proyectos en marcha, así como, en cumplimiento de Directivas Europeas, una apuesta clara por el ahorro y la reducción de los consumos, la eficiencia energética, con centros de producción cercanos a los consumidores. Existen soluciones ecológicamente más defendibles y socialmente más solidarias frente a macroproyectos eólicos y fotovoltaicos que solo benefician a grandes oligopolios.          

¡NO SON MOLINOS, SON GIGANTES!

Equipo de comunicación de Ecologistas en Acción de Navarra

Categorías
Aves Biodiversidad Eólica

MORTALIDAD DE FAUNA REPRODUCTORA Y MIGRADORA

Al analizar con más detenimiento los cadáveres de aves que esta primavera se están encontrando en centrales eólicas se constata la muerte de ejemplares reproductores al observarse que poseen placa incubatriz.

El estudio detallado de la persistente mortalidad que causan las centrales eólicas en Aragón arroja nuevos datos que empeoran las consideraciones de los efectos negativos que estas instalaciones tienen sobre la biodiversidad.

Ratonero reproductor abatido en PE La Nava. Gallur, Zaragoza © ANSAR

Se denomina placa incubatriz en las aves a la zona del vientre desprovista de plumas las cuales pierden los adultos reproductores para favorecer la transmisión del calor del cuerpo a los huevos y polluelos.

Placa incubatriz de ratonero abatido en PE La Nava © ANSAR

La muerte de alguno o de ambos ejemplares adultos reproductores implica la pérdida de la puesta o de la pollada. Es por ello que la siniestralidad en parques eólicos trasciende la mortalidad directa que ocasionan las máquinas y multiplica la cifra de bajas.

Por otra parte es de destacar la siniestralidad en aves migradoras que están en paso y cuya vinculación con el territorio es meramente accidental y temporal.

Halcón abejero abatido en PE Coscojar II. Plasencia de Jalón, Zaragoza
20210516
© ANSAR

La gravedad de la muerte de especies migradoras que, además, están en peligro de extinción y en las cuales se inverten recursos económicos y humanos para la recuperación de sus poblaciones, es intolerable y obscena.

Milano real abatido, referenciado por los APN
Categorías
Atentados ecológicos Aves Biodiversidad Eólica Estepas

LA CARNICERÍA DE LA MERCANTIL BRIAL

milano real

Milano real abatido en PE La Nava. Gallur, Zaragoza © ANSAR

Ayer tarde, naturalistas aragoneses hallaron el cadáver de un milano real (Milvus milvus) abatido bajo la máquina nº 2 del parque eólico La Nava ubicado en los términos de Gallur y Magallón (Zaragoza, Aragón, España), dando parte del siniestro a la emisora de emergencias del Gobierno de Aragón.

El parque eólico La Nava consta de cinco máquinas y está promovido por 8 metros por segundo S.L. empresa del grupo aragonés Brial al igual que el parque eólico Los Cierzos, promovido por la empresa Energías Eólicas y Ecológicas 53, S.L. y Tinajeros, promovido por la empresa Saggita Ventum S.L., todos en la misma comarca.

Da la casualidad que en enero pasado ya cayó abatido otro milano real en el PE Los Cierzos como se dejó constancia en estas páginas (ver: Milano real abatido por la mercantil Brial), y el otoño pasado numerosos cernícalos primillas también murieron abatidos en los parques de Brial, con lo que la empresa acumula un sangrante pasivo.

El milano real es una rapaz carroñera que busca el alimento planeando a baja o media altura. En España y, por tanto en Aragón, hay una pequeña población residente pero en otoño llegan los indivuduos del norte de Europa a invernar a la Península Ibérica con lo que se incrementa la población notablemente. En esta época se llegan a juntar cientos de ejemplares en los dormideros comunales.

El milano real es una especie catalogada en peligro de extinción en España según Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas. Igual nivel de protección que el quebrantahuesos, por ejemplo. Los gobiernos invierten por ello recursos económicos y medios humanos y materiales en recuperar la especie. El Gobierno de Aragón, incluso alardea de su programa de cría en cautividad, pero luego autoriza parques eólicos que son auténticos mataderos de aves y murciélagos.

brial

Brial propaganda, junio 2020

brial

Brial propaganda, junio 2020

Los parques eólicos de Brial se significan por la alta mortalidad de aves y quirópteros que ocasionan, como no podía ser de otra forma. La empresa, no obstante, invierte bastante en lavado de imagen e incluso se permite sentar cátedra en la Universidad de Zaragoza y en la Universidad San Jorge.

Categorías
Aves Biodiversidad Ecología Ecologismo Eólica Mamíferos

MALAS PRÁCTICAS EN LA VIGILANCIA AMBIENTAL DE LOS EÓLICOS

Grupos ecologistas descubren malas prácticas en estudios de seguimiento de siniestralidad de parques eólicos. ANSAR y Amigos de la Tierra Aragón denuncian descontrol en el seguimiento de siniestralidad

El hallazgo de aves y murciélagos muertos bajo los aerogeneradores de los parques eólicos, por colisión de los animales con las palas es un hecho frecuente que se ha incrementado en los últimos meses y que pastores y agricultores, ciclistas y excursionistas han venido comunicando a nuestras asociaciones, desde las cuales nos hemos interesado de nuevo por el fenómeno.

Desde febrero de 2020, naturalistas de la Asociación Naturalista de Aragón (Ansar) y Amigos de la Tierra Aragón vienen analizando los seguimientos que realizan las empresas promotoras de parques eólicos relativos a la siniestralidad que causan en aves y murciélagos, solicitando al Gobierno de Aragón los datos que dichas empresas están obligadas a remitir y solicitando también los registros de entrada de animales en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) de La Alfranca para contrastar luego esos datos con los avisos recibidos y con los datos de campo obtenidos por propias averiguaciones, tras encontrar decenas de cadáveres de aves y cientos de murciélagos que tardaban en ser retirados en dos recientes parques eólicos de las localidades de Gallur y Magallón (Zaragoza), en una zona llana de secano cerealista, concretamente los parques La Nava (promotor “8 metros por segundo S.L.”) y Los Cierzos (promotor “Energías Eólicas y Ecológicas 53 S. L.”) pertenecientes ambas empresas al conocido grupo inmobiliario Brial (ver RESOLUCIÓN de 5 de junio de 2018, del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental, por la que se formula declaración de impacto ambiental del proyecto de Parque Eólico “La Nava”, de 17,16 MW, en los términos municipales de Gallur y Magallón (Zaragoza), promovido por 8 metros por segundo, S.L. (Número expte. INAGA: 500201/01/2018/01134) BOA 145 de 27 julio 2018). El seguimiento de siniestralidad en esos parques, que suman once máquinas, lo realiza la consultora SATEL según figura en los informes remitidos por Gobierno de Aragón.

DEFICIENCIA DE LOS PLANES DE VIGILANCIA

Las ONGs ya apreciaron importantes diferencias en el número de aves y murciélagos en el primer informe cuatrimestral de seguimiento (enero-abril 2020) que hizo esta consultora para los promotores con respecto a las bajas observadas en el campo. Durante el mes y medio que duró el confinamiento las ONGs no pudieron obtener datos de campo, por lo que decidieron esperar a los siguientes meses para comprobar con el informe del segundo cuatrimestre si sus sospechas eran fundadas. Una vez comparada la información recogida por las ONGs y por la consultora encargada del plan de vigilancia de La Nava y Los Cierzos, los resultados no pueden ser más preocupantes, ya que la realidad es bien diferente a la que describe el informe aportado por la consultora.

Según el seguimiento quincenal de Satel, en el parque eólico La Nava, entre enero y abril murieron 3 aves y 1 murciélago y de mayo a agosto 4 aves y 11 murciélagos, que son un total de 7 aves y 12 murciélagos. Y registró en el parque eólico Los Cierzos entre enero y abril 4 aves y 2 murciélagos y de mayo a agosto 6 aves y 13 murciélagos un total de 10 aves y 15 murciélagos.

Según los datos totales de Satel entre enero y agosto de 2020 se encontraron entre los dos parques que, recordemos, suman once aerogeneradores: 17 aves y 27 murciélagos, que suman 44 animales.

Según los datos de Ansar y Amigos de la Tierra Aragón en observaciones con frecuencia semanal, en el parque eólico La Nava, de enero a abril se detectaron 10 aves y 2 murciélagos. De mayo a agosto 24 aves y 107 murciélagos. El total suma 34 aves y 109 murciélagos. En el parque eólico Los Cierzos, de enero a abril se encontraron 16 aves y 6 murciélagos y entre mayo y agosto 28 aves y 53 murciélagos con un total de 44 aves y 59 murciélagos.

El total de bajas encontradas por las ONGs entre los dos parques eólicos, es para echarse temblar: 78 aves y 168 murciélagos, un total de 246 animales en ocho meses de seguimiento de las once máquinas. Siempre cadáveres, salvo algún caso puntual de un buitre leonado mutilado pero vivo, que finalmente debió ser sacrificado en el CRFS.

bajas eólicas

Datos comparativos de bajas en el periodo enero-agosto 2020
en PPEE La Nava y Los Cierzos (grupo Brial) en Gallur, Zaragoza

Dado que cuando los naturalistas detectaban restos bajo los aerogeneradores daban parte a la emisora de emergencias del Gobierno de Aragón y los agentes de protección de la naturaleza solían acudir a retirar los animales o bien los recogían dentro de su actividad profesional ordinaria, puede ser que la consultora no registrara algunas bajas. No obstante, la diferencia es significativa.

Según los datos aportados por el Gobierno de Aragón, en el CRFS de animales procedentes de La Nava y Los Cierzos del periodo enero-octubre de 2020, de ellos 74 corresponden al periodo de enero-agosto que aquí analizamos.

Ante la disparidad de cifras en las bajas (44/74/246), cabe pensar tanto en una elevada tasa de desaparición de los restos por depredación como en un deficiente método de seguimiento tanto en intensidad como en frecuencia -dado que INAGA sólo exige un control quincenal de bajas- o bien una combinación de todos esos factores.

Como prueba de contraste, desde las asociaciones ecologistas se obtuvieron datos de campo propios correspondientes a otros dos parques eólicos cercanos a los anteriores, como son Agón (promotor “8 metros por segundo S. L.”) y Tinajeros (promotor “Saggita Ventum S. L.”) ambos del grupo Brial también. En estos, de acuerdo a los datos de la empresa consultora que se encarga del seguimiento -Naturiker, según las informaciones recabadas- la siniestralidad de enero a abril fue nula, algo altamente improbable.

Desde el momento en que estos grupos ecologistas comenzaron a visitar las inmediaciones de estos dos parques citados se encontraron ejemplares de fauna accidentada que llevaban meses muertos, abandonados en el campo, sin que hubiera constancia de su muerte y sin ser trasladados al Centro de Recuperación de La Alfranca como es obligatorio según el condicionado del INAGA. Lo lamentable es que los informes que realizó la consultora Naturiker valieron como argumento a otras empresas promotoras para solicitar más parques eólicos en la zona, argumentando que la mortalidad previa registrada en un parques eólicos en funcionamiento de esa zona había sido nula, y el impacto ambiental muy reducido. Nada más lejos de la realidad.

[…] También se han obtenido los datos de siniestralidad de los vecinos parques eólicos de Tinajeros y Agón, en funcionamientos desde enero de 2020 (Consultora Naturiker) y situados a 1 y 2 km de la zona de implantación. Los datos correspondientes al periodo enero-abril 2020 (4 meses y 9 aerogeneradores) reflejan una siniestralidad igual nula (0) para aves y quirópteros. EsIA PE Agón 2. IGMA.

Otro parque eólico que fue visitado este pasado enero, fue el parque eólico de La Peña, perteneciente a EDPR (Energías de Portugal Renovables) España y situado en la localidad de Las Pedrosas en la Sierra de Luna. Hasta la fecha desconocemos quién hace el obligatorio seguimiento de siniestralidad pero, según datos oficiales aportados por el Gobierno de Aragón de entradas al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca en los diez primeros meses de 2020 sólo han trasladado dos buitres leonados. Las ONGs en la mañana del tres de enero de 2021, realizando una visita superficial bajo algunos aerogeneradores, contabilizaron hasta nueve buitres muertos.

INNACIÓN DEL GOBIERNO DE ARAGÓN

El Gobierno de Aragón debería de actualizar el protocolo de seguimiento de la siniestralidad en parques eólicos pues tiene más de 20 años de antigüedad, y se está demostrando insuficiente a día de hoy.

No se entiende por qué la Dirección General de Medio Natural del Gobierno de Aragón hace la vista gorda cuando en los informes cuatrimestrales del seguimiento ambiental que entregan los promotores sobre la mortandad obtenida ésta es ínfima o incluso nula, siendo todo esto sospechoso de un incumplimiento sistemático de los condicionados.
La citada Dirección General debería realizar seguimientos comprobatorios de la muerte real que provocan esos parques eólicos supervisando y verificando la información aportada. Se da el caso de parques eólicos contiguos, en los que mientras uno reporta varias decenas de casos de mortalidad, otro de al lado solo informa de dos casos en todo un año. Así mismo, también hemos observado que en la información aportada por las consultoras de los proyectos eólicos en explotación a la DGA no figuran apenas ejemplares de especies de pequeño tamaño como murciélagos, trigueros, alondras, calandrias, vencejos… cuando estas aves y los murciélagos son víctimas muy frecuentes de los aerogeneradores.

Las ONGs piden responsabilidades al Gobierno de Aragón que, como se está viendo no realiza ningún seguimiento de verificación de los datos aportados de mortalidad de algunas empresas consultoras.

Nos preguntamos ¿qué pasa aquí? ¿qué hace el Instituto Aragonés de Gestión ambiental (INAGA), el Servicio de Biodiversidad del Gobierno de Aragón que son los que tienen las competencias en protección y conservación de fauna silvestre, que junto al Servicio de Energía y Minas deben celebrar al menos una reunión anual para analizar el seguimiento ambiental de cada parque eólico?, ¿por qué no se han percatado de todas estas incoherencias e incumplimientos que nosotros, con un mínimo esfuerzo hemos podido comprobar?

Todo esto demuestra que, hasta la fecha, desde el inicio de la implantación de los parques eólicos hace unos 25 años no se ha comprobado si se hacen correctamente los seguimientos de mortalidad que establece el protocolo de seguimiento propuesto por la Dirección General de Sostenibilidad, el cual es facilitado por el INAGA como indica la Declaración de Impacto Ambiental de los proyectos.

Si se carece de resultados e información del seguimiento ambiental, no se pueden prescribir medidas de mitigación específicas para contrarrestar la mortalidad, ¿acaso no se pretende que no se reporten datos reales de mortalidad en parques eólicos, para no sacar a la luz y hacer visible la verdadera realidad del impacto ambiental de algunos parques eólicos e impedir que se apliquen medidas correctoras?

Llevan 20 años haciendo mal todo esto, 20 años ocultando datos reales de mortalidad en los parques eólicos. No hay datos fiables que nos permitan conocer el impacto ambiental de los parques eólicos.

Los Servicios Provinciales de medio Ambiente y la Dirección General de Medio Natural, que son los que deberían supervisar el cumplimiento del condicionado ambiental parece que miran hacia otro lado, eludiendo su responsabilidad, pero tienen la obligación de supervisar, verificar los estudios y analizar de forma adecuada los impactos ambientales de estos proyectos, lamentablemente están mostrando incompetencia y dejación de sus funciones.

RESUMEN

El seguimiento que los grupos ecologistas llevan realizando en las centrales eólicas La Nava y Los Cierzos, que suman once máquinas, desde febrero de 2020 a enero de 2021 arroja una escandalosa cifra de 110 aves y 297 murciélagos, en total 407 bajas por lo que han requerido al Gobierno de Aragón la aplicación del condicionado ambiental y exigien que se tomen medidas urgentes para evitar el goteo interminable de muertes.

Los parques eólicos Agón, Tinajeros, La Nava y Los Cierzos tienen ya interpuestas denuncias ante el Seprona por la muerte de siete cernícalos primillas. Esta emblemática especie amenazada de nuestros medios esteparios cuenta con un Plan de Conservación vigente fallido por incumplir sus objetivos y acciones de conservación previstas, que han derivado en el declive imparable de sus poblaciones, dejadas a su suerte durante los últimos años por parte de la administración y técnicos competentes, concretamente desde el inicio de su gestión por el ejecutivo del consejero Joaquín Olona.

Ansar y Amigos de la Tierra Aragón ponen a disposición del Gobierno de Aragón todos sus datos de seguimiento del parque eólico La Nava y Los Cierzos, donde se incluyen fotografías de cada individuo muerto y coordenadas de donde se encontraron, y van a exigir el cumplimiento del condicionado del INAGA que dice: En función de los resultados del seguimiento ambiental de las instalaciones y de los datos que posea el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, el promotor queda obligado a adoptar cualquier medida adicional de protección ambiental, incluidas paradas temporales de los aerogeneradores, o incluso su reubicación o eliminación.

Se quiere animar a grupos ecologistas de toda España a que presionen a los organismos públicos y departamentos con competencias en conservación de la fauna para que se realicen y supervisen con rigor los seguimientos ambientales de los parques eólicos para conocer realmente el impacto real en aves y murciélagos todas ellas especies protegidas por la ley.

No olvidemos que los que tienen que exigir que se cumplan los protocolos, vigilar y verificar que se realizan los seguimientos y son los organismos públicos como la Dirección General de Medio Natural y su Servicio de Biodiversidad que tienen las competencias en la conservación de las poblaciones de aves y los murciélagos que se ven afectados por algunos proyectos de parques eólicos en fase de explotación.

Ansar y Amigos de la Tierra Aragón vienen exigiendo que se cumpla el condicionado ambiental ambiental que no es otro que la parada y retirada de los aerogeneradores por ser incompatibles con la fauna voladora.

EL PROCESO ADMINISTRATIVO

Ante la petición de una empresa promotora para instalar un parque eólico, es la Dirección General de Energía y Minas del Departamento de Industria el órgano sustantivo que controla el proceso administrativo y quien autorizará la instalación y puesta en marcha del parque. Entre los diversos informes favorables que debe contar la instalación está el del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) que incluye un condicionado ambiental referido a protección de la fauna y flora, vertidos, ruido, etc. que debe cumplir el promotor. Una de las condiciones es el seguimiento de siniestralidad de fauna durante los primeros años de funcionamiento para registrar las bajas, evaluarlas y actuar en consecuencia. Los Servicios Provinciales de Medio Ambiente son los encargados de vigilar el cumplimiento del condicionado ambiental por parte del promotor.

En estos momentos el Director General de Energía y Minas es Sergio Breto Asensio (29/08/2019-hoy) adscrito al Departamento de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial que dirige el Consejero Arturo Aliaga López; el Director General de Medio Natural y Gestión Forestal es Diego Bayona Moreno (29/08/2019-hoy) y el Director del INAGA es Jesús Lobera Mariel (30/07/2015- hoy) adscritos al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Consejero Joaquín Olona Blasco.

Categorías
Fauna Reptiles

Tarentola mauritanica

Tarentola mauritanica
Tarentola mauritanica. Cabeza

Tarentola mauritanica

Tarentola mauritanica. Protuberancias dorsales y caudales

Tarentola mauritanica

Tarentola mauritanica. Vista ventral

Tarentola mauritanica

Tarentola mauritanica. Cabeza