Categorías
Energía Eólica Fotovoltaica Política y Sociedad

CINCO HOMBRES SIN PIEDAD

La gerente de EPA con los invitados al desayuno sobre el despliegue de renovables en Aragón. Fuente: EPA

Hace unos meses, El Periódico de Aragón (EPA) reunió en un desayuno informativo a cinco personajes representativos del despliegue de proyectos eólicos y fotovoltaicos y de expansión de la red de tendidos eléctricos de transporte que está teniendo en Aragón, a los cuales personajes se ve en la imagen.

Estos fueron, de izquierda a derecha de la foto: Miguel Mayrata, director de diversificación de negocio de Redexis; Sergio Breto, director general de Energía y Minas del Gobierno de Aragón; José Ignacio Lallana, delegado en Aragón, Cataluña y La Rioja de Red Eléctrica; Fernando Liso, responsable de promoción en Aragón de Capital Energy y José Antonio Pérez, asesor estratégico de Forestalia. La gerente de EPA actuó de anfitriona.

Cada uno habló del trozo de su tarta y defendió su negocio, pudiéndose leer lo que se dijo en el artículo titulado Aragón avanza hacia un cambio de modelo energético seguro e híbrido.

El único que rechina es el representante de Redexis, que según dice su página corporativa: Somos una compañía integral de infraestructuras energéticas dedicada al desarrollo y operación de redes de transporte y distribución de gas natural, a la distribución y comercialización de gas licuado del petróleo y a la promoción del gas natural vehicular y de aplicaciones renovables del gas natural y del hidrógeno […] Opera redes de 11.140 kilómetros a lo largo de toda España […].

Todos se aplicaron a los tópicos habituales como excusa de ampliar negocio, apóstoles del crecimiento indefinido. Mostrando un clamoroso silencio a toda la movilización ciudadana que se está produciendo en Aragón y España contra el modelo de implantación de las renovables y contra el brutal impacto ambiental que producen.

Las centrales eólicas son especialmente destructivas con el medio ambiente. Obras del PE de Lebrija (Sevilla). Fuente: El Referente

La única referencia a este tema la hace el representante de Capital Energy para decir que: […] Creemos que Aragón ha hecho una buena labor para potenciar el desarrollo de renovables en su territorio, sin dejar de lado la protección de sus ecosistemas, considerando que, en torno a un 30-40% de su área geográfica, está protegida por distintas figuras ambientales[…]. Amén.

Categorías
Campañas de Defensa Eólica Montañas Paisajes Política y Sociedad

EL MONCAYO SE REBELA CONTRA LOS PLANES EÓLICOS DE FORESTALIA

MASIVO RECHAZO AL PROYECTO EÓLICO DE FORESTALIA EN EL MONCAYO

Somontano del Moncayo desde las Peñas de Herrera
Fuente: Plataforma en Defensa de los Paisajes de la Ibérica

La defensa del territorio logra aglutinar a ciudadanos, plataformas, organizaciones políticas, científicos, asociaciones culturales y ecologistas.

Plataformas y organizaciones ciudadanas han hecho público en un comunicado que, la semana pasada, decenas de alegaciones avaladas por cientos de firmas se presentaron ante el Ministerio de Transición Ecológica rechazando el proyecto eólico PEol 750 en el entorno del Parque Natural del Moncayo en la comarca de Campo de Borja en Zaragoza.

Dicho proyecto comprende ocho centrales eólicas que suman 71 máquinas, dos subestaciones eléctricas y más de 30 km de tendidos eléctricos aéreos, más cientos de kilómetros de nuevos caminos y zanjas para cableados y miles de metros cúbicos de desmontes y movimientos de tierras. Las asociaciones alegantes señalan, precisamente, el deficiente cálculo de los movimientos de tierras que refleja el estudio de impacto ambiental del promotor.

El objetivo del proyecto PEol 750, promovido por Forestalia, es producir energía eléctrica para su exportación tras conectar estos parques a la línea eléctrica que partiría desde Cinco Villas hasta Vitoria.

Las alegaciones fueron presentadas tanto por vecinos afectados y ayuntamientos como el de Ambel y Talamantes, organizaciones ciudadanas, organizaciones políticas y destacadas personas del  mundo académico.

Entre los argumentos presentados en éstas se resalta el grave impacto paisajístico y sobre el territorio que ocasionaría el proyecto puesto que al ubicarse en el somontano del Parque Natural del Moncayo, habrá negativas consecuencias tanto para la agricultura como para el turismo. Se pone especialmente de manifiesto que no se puede evaluar cada parque y proyecto por separado sino de manera sinérgica ya que los impactos se acumulan de manera exponencial.

Otro de los graves problemas de las centrales eólicas que se argumenta es la altísima siniestralidad que causan en aves y murciélagos, que se agudizaría allí por la existencia de importantes refugios de murciélagos y colonias de aves rapaces, con especial afección al quebrantahuesos, que ha empezado a colonizar el macizo del Moncayo.

Los alegantes denuncian también el deficiente estudio de impacto ambiental del promotor que no ha detectado correctamente los refugios y zonas de reproducción de ambos grupos faunísticos y que no ha valorado los efectos sinérgicos con las decenas de centrales eólicas ya existentes tanto en la vertiente aragonesa como castellana y el elevado peligro que los aerogeneradores suponen para estas especies ya que se nutren de las mismas corrientes de aire y además se colocarán entre espacios incluidos en la Red Natura 2000.

Añaden, además, que el proyecto implica cambios de uso de los montes y ocupación de parte del terreno quemado en el incendio que sufrió el Parque Natural en 2012, en el cual, según la Ley de Montes de Aragón, está prohibido su uso por treinta años.               

Demuestran, además, con datos oficiales, que la producción de energía renovable de Aragón ya supera los planes previstos -en 2021 ha producido el 176% de la electricidad que ha consumido- y destacan la ausencia de un proceso previo de planificación y ordenación territorial que integre sin contradicciones la transición energética hacia las energías renovables y la preservación de la calidad de los ecosistemas naturales (biodiversidad, conservación de los hábitats, espacios protegidos, paisajes rurales y naturales, etc.), para lograr un desarrollo equilibrado y sostenible de ambas variables.          

Denuncian que se está repitiendo el viejo modelo de los años cincuenta y sesenta de extracción del recurso a costa del territorio rural para beneficio de las empresas titulares de las instalaciones y de los grandes centros de consumo alejados del mismo, como ocurrió entonces con la energía hidroeléctrica y la procedente del carbón. Las centrales eólicas y las solares fotovoltaicas se convierten así en los nuevos “pantanos” del siglo XXI, pues reproducen la mayor parte de las características perniciosas para el territorio que tenían los grandes embalses (deterioro medioambiental y paisajístico que amenaza con deteriorar de forma decisiva el recurso turístico y medioambiental) y siguen sin redundar beneficios en los pobladores de las zonas ya que las únicas beneficiarias son las grandes empresas de energía.

Además, señalan desde las entidades alegantes, que el proyecto se aprovecha de la insuficiente protección del territorio que el Gobierno de Aragón otorga al somontano del Moncayo, tanto en el aspecto paisajístico como en el de conservación de la biodiversidad mediante la Red Natura 2000.

Portavoces de las plataformas ciudadanas y asociaciones ecologistas manifiestan la voluntad de proseguir en la defensa del territorio continuando con las actividades de divulgación y denuncia tanto de los proyectos eólicos como de ganadería industrial que arruinan los recursos más valiosos del Moncayo castellano y aragonés como son el paisaje y el agua.

Más noticias

· Rechazo a las renovables en el Moncayo y Cinco Villas. E. Bayona/ Público, 5 de junio de 2022.

· 13-M: Las renovables cuestionadas en Aragón. Barracuda, 13 de marzo de 2022

· Parque eólico Pidrahita: manual de destrucción ambiental. Barracuda, 1 de septiembre de 2021.

Categorías
[EDUCACIÓN Y CULTURA] Ecologismo Energía Política y Sociedad Sostenibilidad

EL CAMBIO CLIMÁTICO EMPIEZA AQUÍ

En el capítulo de las preocupaciones ambientales, el cambio climático acapara el espacio de la calle en las movilizaciones ciudadanas, de lo cual se hacen amplio eco los medios de comunicación, lo cual parece suponer una una buena acogida.

Manifestación por el clima en Zaragoza.
Fuente: Heraldo de Aragón

No obstante, voy a incidir aquí en un aspecto que me parece relevante y es que, manifestarse y resaltar la gravedad de la crisis climática de forma general es necesario porque sensibiliza a la ciudadanía y mantiene la actualidad del problema, pero es manifiestamente insuficiente y no sirve para resolverlo. Puede dejar muy tranquilo al personal que sale a la calle tras la pancarta, pero ello no impide ni pone coto a las decisiones que cada día toman los políticos en proyectos que van en sentido contrario, acelerando y agravando la crisis climática; proyectos que también tienen amplio eco en los medios de comunicación, incluso se aplauden y estimulan desde éstos.

Fuente: Aragón noticias

Es decir, que se puede ver a la gente en la calle con pancartas, gritando y manifestándose o proponiendo manifiestos y recogida de firmas pero luego no se implican, con la misma intensidad, oponiéndose a los proyectos concretos que son causantes reales del cambio climático. Y voy a poner algunos ejemplos de ello, con algunas referencias a Aragón.

Fuente: El Periódico de Aragón

La tesis que mantengo es que las protestas genéricas tienen muy escasa repercusión en cuanto a capacidad de modificación de normativa legal y reversión o paralización de proyectos.

Fuente: Heraldo de Aragón

Tras la calle queda el trabajo de recurrir, impugnar, alegar y oponerse oficialmente a proyectos que contribuyen a incrementar la crisis climática: expansión de regadíos, construcción de infraestructuras, ampliación de polígonos industriales y áreas urbanizadas, de estaciones de esquí, de aeripuesrtos, macrogranjas, juegos olímpicos…

Y para ello, pocos se brindan, porque recopilar información, leerse proyectos y boletines oficiales, sentarse delante del ordenador, hacer gestiones con expertos, con abogados, organizar y asistir a reuniones que siempre se alargan… es menos vistoso y más aburrido, sin duda. Pero es más efectivo.

En construcción

Categorías
Atentados ecológicos Bosques Campañas de Defensa Política y Sociedad

PUTO BOSQUE BDZ

Propaganda engañosa del BDZ;
marzo, 2022 © JAD

Mientras el Ayuntamiento de Zaragoza a través de su brazo armado Servicio de Parques, Jardines e Infraestructuras Verdes alardea de crear El bosque de los zaragozanos (BDZ) para renaturalizar la ciudad y crear un ambiente saludable, esta es la realidad que sufren las zonas verdes ya existentes en zaragoza capital.

Roturación en Campos del Canal para el BDZ; marzo, 2022
© JAD

Propaganda engañosa, intervenciones agresivas y destructivas con intenso uso de maquinaria pesada tanto en las intervenciones municipales habituales de la Unidad de Patrimonio Rústico como en las intervenciones del Servicio de Parques y Jardines para el BDZ.

Daños en arbolado por desbroce en Parque del Canal en Valdefierro; marzo, 2022 © JAD

El arbolado urbano y las zonas verdes ya existentes en Zaragoza ciudad y su término son maltratadas sin perdón ni control, con la dificultad añadida de la dispersión de competencias entre Confederación Hidrográfica del Ebro, Gobierno de Aragón, Ayuntamiento…

Bosque sin vida: Pinares de Torrero; febrero, 2022 © JAD

Se mantienen zonas verdes absolutamente inhóspitas, monótonas y con biodiversidad prácticamente nula.

Lugar inhóspito: Parque de Valdefierro; marzo, 2022 © JAD

Se diseñan y mantienen zonas verdes carentes de capacidad de acogida. A base de especies exóticas, plantadas rígida y artificialmente, totalmente antinaturales.

Obras en Avd. Navarra; marzo, 2022 © JAD

Se destruyen las zonas verdes existentes siempre con la excusa de que se repondrán con más y mejores árboles. Se diseñan las nuevas calles sin ninguna posibilidad de integrar las zonas verdes existentes.

Daños en arbolado por desbroce en Parque del Canal en Valdefierro; marzo, 2022 © JAD

Se maltrata y se desprecia lo existente. Por ello es increíble que los que diseñan, permiten y colaboran en esto sean capaces de hacer de El bosque de los zaragozanos algo sensato.

Artículos relacionados:

El bosque de los zaragozanos. J. Fariña, 2022

Lección de Ecologismo Ilustrado. Barracuda, 2021

Categorías
Agricultura Contaminación Política y Sociedad Ríos

ZARAGOZA: AGUA 100% DE CALIDAD

Zaragoza debe mejorar la calidad de su agua de boca

El abastecimiento de agua de calidad a Zaragoza capital está lejos aún de estar resuelto en su totalidad. Es cierto que es apta para el consumo humano y cumple los parámetros de salubridad sanitarios pero, al mismo tiempo, es igualmente cierto que Zaragoza podría beneficiarse de una calidad mucho mejor que, sin ninguna duda, repercutiría en el estado de la salud de los ciudadanos y de su economía.

Tanto el Ayuntamiento de la ciudad como el organismo de cuenca -Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE)- y la propia DGA, en el último tercio del siglo pasado, mantenían que “Zaragoza dispone de agua abundante pero su calidad es muy deficiente” y aducían que ello era debido a “los vertidos contaminantes de ciudades industrializadas aguas arriba de la ciudad, el alto contenido en sales de la depresión salina del valle medio del Ebro y el que miles de hectáreas de regadíos  realicen aportaciones a los ríos con fertilizantes y pesticidas“

En 1975 el Ayuntamiento de Zaragoza solicitó un caudal de 6 m3/seg del sistema de Bardenas, la CHE lo informó favorablemente y fue en 1983 cuando el pleno del Ayuntamiento acordó este abastecimiento.

En 1998 comenzaron las gestiones para alcanzar este objetivo aprovechando las infraestructuras hidráulicas ya existentes, para que Zaragoza y otros 46 ayuntamientos de su entorno se beneficiaran de una importante inversión (166 millones de euros) cuyos convenios de explotación se firmaron en 1999. Diez años después, empezó a funcionar el sistema y gran parte de la población de la comarca de las Cinco Villas y estas poblaciones cercanas  beben aguas cien por cien del río Aragón.

No fue así en Zaragoza, que siguió abasteciéndose desde su tradicional suministro del Ebro por medio del Canal Imperial, aunque también en parte del río Aragón a través del Canal de las Bardenas.

Entendemos que no deberían ser razones estrictamente económicas las que determinasen las proporciones de las diferentes fuentes de suministro que deben constituir el agua de boca de la población, sino la mejor calidad del servicio público que se pone a disposición de  los hogares de Zaragoza.

Hoy, con un consumo de 60 hm³ al año, el abastecimiento de la ciudad se satisface con apenas 2 m³/s, lejos de los 6 m³/s aprobados por la CHE en 1975. Y dado que el Canal de Bardenas traslada desde su cabecera 60 m³/s parece perfectamente posible que éste pueda ser el suministro del agua de boca de Zaragoza.

La Sociedad Estatal Aguas de las Cuencas de España, S. A. (ACUAES), encargada de acometer la gestión directa de las actuaciones encomendadas en su día por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPAMA), señala que en primavera-verano el agua llega en continuo hasta nuestra ciudad desd el sistema Bardenas. No hay que bombear y es la forma más económica de proveer el abastecimiento.

En otoño-invierno, cuando el Canal de las Bardenas está en mantenimiento, se toma el agua del embalse de regulación de Laverné, próximo a la acequia de Sora.

A la comunidad de regantes del Canal de Las Bardenas le resulta provechoso este servicio. Conviene saber que Zaragoza capital utiliza aproximadamente el 4 % de los caudales que puede transportar el canal y aporta el 48 % del coste de su mantenimiento.

Las proporciones de agua de Canal Imperial y del de Bardenas han sido variables en todo este tiempo. Del 2009 al 2019 se han captado, con carácter general, partes iguales del río Aragón y del Canal Imperial.

Hay que decir que en 2010 cuando se captó el 90% de aguas de Bardenas, el índice de los parámetros de trihalometanos, nitratos, cloro utilizado, conductividad y sodio mejoraron ostensiblemente, con una reducción entre un 50 y un 80 %.

Al recuperarse la captación paritaria los índices mencionados volvieron a crecer, siendo un agua de peor calidad aunque, como es lógico, mejor que la que se bebía en 2007 antes de que entrara el sistema de Bardenas en el abastecimiento.

Para terminar esta descripción, estamos plenamente convencidos de que Zaragoza puede disponer de agua apta para el consumo que podría alcanzar la excelencia y con ello una mejora en la salud de sus habitantes, si se aumentara el abastecimiento desde el río Aragón a través del sistema de Bardenas. Para ello no es necesario ningún acuerdo con otras instituciones; el contrato con ACUAES permite hacerlo posible simplemente gestionándolo de forma adecuada.

Constituiría un activo para las empresas que producen bebidas y alimentos con esta agua y una mejora para la hostelería que permitiría servir un agua excelente gratuita en los establecimientos, así como un ahorro muy importante para los ciudadanos (unos 121 litros por persona y año de agua envasada), teniendo en cuenta que el metro cúbico de agua cuesta 1,64 euros y el agua envasada 144 veces más.

En torno al 40 % de la población de Zaragoza no bebe agua del grifo actualmente. Con el 100 % de agua del Canal de las Bardenas y buenas campañas informativas disminuirá este porcentaje y no habría necesidad de comprar agua embotellada, con la consiguiente repercusión en la reducción de residuos plásticos.

Episodio de espumas en el río Ebro © JAD/AdT

Una solución idónea a medio plazo

Abastecer a Zaragoza con 20 hm³ más al año desde el río Aragón no supone una merma representativa para los riegos actuales de Bardenas y económicamente, no supondría a la población más allá de dos euros por persona y año. Además, un euro invertido en el ciclo integral del agua son tres euros invertidos en salud.

Tanto la concesión de agua del Canal Imperial como la del Ebro de que dispone, en este momento la ciudad, debería reducirse y quedar como reserva estratégica para emergencias u otros usos agrícolas, industriales o para infraestructuras verdes.

No obstante, el hecho de que el embalse de La Loteta, como regulador de las aguas de abastecimiento, no haya cumplido con los fines propuestos, obliga a la necesidad de tener a medio plazo un embalse de regulación en las proximidades de la Acequia de Sora.

Para ello es necesario abrir dos vías de diálogo con el Ayuntamiento: una, que debería materializarse en una reunión de las entidades que firman este documento con el Alcalde de la ciudad.

Otra, haciendo efectiva la convocatoria de la Comisión del Agua de la Agenda 21 que, reglamentariamente, se tiene que reunir una vez al año y en donde es preciso tratar la situación del ciclo integral del agua.

Es preciso, igualmente, analizar adecuadamente la depuración del agua y actuar sobre nuestras aguas residuales tal como exigimos que actúen las poblaciones aguas arriba de Zaragoza. Es preciso mejorar nuestros vertidos al ecosistema y exigir a otras instituciones la mejora de los suyos (agrícolas y ganaderas del valle medio del Ebro). La calidad del agua del Ebro como garantía de recurso y como calidad medioambiental exige el esfuerzo de toda la sociedad en su conjunto.

                                                           Zaragoza, 8 de marzo de 2022

El presente escrio se ha presentado a los grupos municipales del Ayuntamiento de Zaragoza para su toma en consideración.

COLECTIVOS FIRMANTES:

Amigos de la Tierra Aragón

Asociación Naturalista de Aragón -ANSAR-

Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública -ADSPA-

Asociación Vecinal Manuel Viola

Comisiones Obreras -CCOO-

Ecologistas en Acción

Federación de Barrios de Zaragoza

Federación Aragonesa de Solidaridad

Fundación Ecologia y Desarrollo -ECODES-

Red de Agua Pública de Aragón -RAPA- 

Unión de Consumidores de Aragón -UCA-

UGT

Unión Vecinal Cesaragusta

Categorías
Energía Eólica Fotovoltaica Política y Sociedad Sostenibilidad

13-M LAS RENOVABLES, CUESTIONADAS

Decenas de plataformas y asociaciones de todo Aragón agrupadas en Aliente-Aragón se manifestaron ayer contra el devastador modelo de implantación de la energía eólica y fotovoltaica en la región.

Las asociaciones denuncian que las plantas eólicas y fotovoltaicas son un atentado contra la biodiversidad por la alta mortalidad que causan las primeras en aves y quirópteros y, ambas, por la ocupación y destrucción de grandes áreas de territorio, bien hábitats de especies en peligro, bien superficies agrícolas productivas.

Las asociaciones denuncian que las centrales eólicas y fotovoltaicas ocasionan, además, un impacto brutal sobre el paisaje tanto por la erosión debido a los movimientos de tierra que conlleva la instalación de las centrales como por la artificialización del paisaje (aerogeneradores, líneas eléctricas, caminos, vallados…), un activo económico en muchas comarcas.

Las asociaciones de afectados denuncian también el modelo especulativo de implantación de las plantas solares y eólicas que hacen de Aragón un territorio periférico colonizado y sometido a explotación por las compañías.

Además, denuncian los procedimientos fraudulentos que emplean los promotores para sacar adelante sus proyectos, presentándolos fragmentadamente para evitar una evaluación ambiental que contemple los impactos sinérgicos y acumulativos por parte del Ministerio de Transición Ecológica en vez del INAGA del Gobierno de Aragón.

Igualmente, reclaman un modelo distribuido de generación, para autoconsumo, que evite la construcción de grandes líneas de alta tensión las cuales conllevan gran pérdida de energía y hacen el modelo actual ineficiente.

Categorías
Ecologismo Energía Eólica Fotovoltaica Paisajes Política y Sociedad

13-M: ¿QUÉ RENOVABLES?

Categorías
Agua Contaminación Política y Sociedad Ríos

MALOS TIEMPOS PARA EL RÍO EBRO (y II)

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

En un atículo anterior se hacía referencia a la mala calidad del agua del Ebro a la altura de Zaragoza capital (ver: Malos tiempos para el Ebro) por el aspecto y las formaciones de espuma que arrastran sus aguas. Calidad deteriorada por la contaminación difusa -o no tanto- de escorrentías agrícolas, ganaderas y vertidos de deficientes depuradoras.

La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

Pero no sólo el agua lleva disueltas sustancias contaminantes de origen humano, agroganadero o industrial que son imposibles de degradar. También las aguas arrastran materiales sólidos -poco nobles- y las riberas son la escombrera de los vecinos.

VERTIDOS DE BASURA Y ESCOMBROS

La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

A la vista de los restos encontrados últimamente y los comentarios de los agentes ambientales ante los que se denuncian los vertidos de basuras y escombros, son los propietarios de las casetas y chalés -ilegales, generalmente- de la ribera quienes se deshacen de los enseres que la inundación de diciembre les arruinó. Además de los que aprovechan para deshacerse de los escombros generados por la remodelación del chalé o del propio domicilio.

Ferreruela, Monzalbarba-La Almozara, Zaragoza © JAD/AdT

También son habituales los vertidos realizados por pequeños talleres y comercios que se deshacen en la ribera de los materiales obsoletos o deteriorados de sus almacenes.

PLÁSTICOS Y TEXTILES

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

Uno de los problemas que preocupan de forma creciente es el de los plásticos y textiles no degradables, como las toallitas, mascarillas, bolsas y guantes desechables.

Cantalobos, Las Fuentes, Zaragoza © ANSAR

Su nula degradabilidad los hace persistentes en el medio durante largos periodos. Su disgregación en partículas y fibras de pequeño tamaño origina el grave problema de los microplásticos.

Más info en Stop Plástico

Categorías
Política y Sociedad

NO A LA GUERRA

Ni las sanciones ni el «botón nuclear» financiero detendrán a Putin. Juan Torres López/Público; 28 febrero 2022

Así se fabrica un ‘casus belli’: la narrativa de Putin para invadir Ucrania. Ptricia R. Blanco/El País; 26 febrero 2022

¿No a la guerra?. Santigo Alba Rico/ctxt.es; 25 febrero 2022

Qué triste es mirar la guerra. Vanesa Jiménez/ctxt.es; 25 febrero 2022

Mientras nos centramos en Ucrania, Rusia expande su influencia por todo el mundo. Álvaro de Argüelles/EOM; 25 febrero 2022

Lavrov: «Nadie va a ocupar a Ucrania, los objetivos de la operación son la desmilitarización y la desnazificación». RT; 25 febrero 2022

Putin cruza el Rubicón. Rafael Poch/ctxt.es; 24 febrero 2022

Las mayores guerras del siglo XXI. EOM/El Orden Mundial; 12 diciembre 2018

Categorías
Atentados ecológicos Biodiversidad Bosques Flora Política y Sociedad Urbanismo

¿PERO DÓNDE HAN ESTUDIADO ÉSTOS? (y II)

Concluyo aquí el análisis del catálogo de especies que el Ayuntamiento de Zaragoza pretende utilizar para desarrollar el proyecto colaborativo de El bosque de los zaragozanos (ver: ¿Pero dónde han estudiado éstos (I)?) y paso a discutir el catálogo propuesto para el apartado de bosques de ribera .

Aquí hay que destacar tres especies absolutamente inapropiadas como son el aliso Alnus glutinosa; el que denominan, a secas, sauce, Salix salviifolia, el cual en Aragón se conoce como bardaguera; y la trepadora madreselva Lonicera peryclimenum subsp. hispanica.

ALISO. El mapa de distribución del aliso lo muestra muy lejos del término zaragozano lo que prueba lo inadecuado de su empleo para recuperar o ampliar sotos. Se utiliza a veces como árbol de jardinería en alineaciones en viales zaragozanos, pero sus exigencias de suelo y clima no permiten su adecuado desarrollo.

SAUCE. Los sauces que configuran el género Salix son un amplio grupo de especies con variados nombres populares. El sauce propio de los ríos zaragozanos es el sauce blanco, Salix alba, árbol que alcanza porte notable y que sería el apropiado para plantar, pero no es propuesto en el catálogo. En cambio, proponen Salix salviifolia, una especie inaudita, propia de ¡suelos silíceos! -la antítesis de los suelos calcáreos de Zaragoza- que solo se da en Aragón en el Moncayo.

MADRESELVA. Igualmente, la madreselva Lonicera peryclimenum subsp. hispanica propuesta como trepadora no es propia de Zaragoza ni del Valle del Ebro. Samuel Pyke encontró la especie Lonicera etrusca, ligada a sotos y setos vivos, aunque manifiesta que no es abundante.

Resulta penoso que se propongan especies trepadoras tan alejadas del territorio como esa madreselva o procedentes de escapes de cultivos, como la vid silvestre y no se contemplen trepadoras como la rosa mosqueta, Rosa sempervirens, la clemátide o betiguera, Clematis vitalba; el lúpulo, Humulus lupulus; la yedra, Hedera helix; incluso el matacán, Cynanchum acutum, las cuales abundan en los sotos zaragozanos.

Rosa sempervirens en Soto de Alfocea. Zaragoza © JAD/AdT

CONCLUSIÓN

En un proyecto que busca naturalizar el entorno y fomentar la biodiversidad deberían estar excluidas las especies exóticas o simplemente ajenas a la flora de Zaragoza o el Valle del Ebro.

Fuente: El bosque de los zaragozanos. SPJIV

En la propia presentación que vengo analizando se habla, reiteradamente de renaturalización, de conservación de la fauna y la flora y fomento de la biodiversidad. Incluso en el apartado del bosque de ribera, se especifica que el objetivo es la recuperación y ampliación del bosque de ribera autóctono, aunque proyecten plantar especies totalmente desconocidas en los sotos zaragozanos.

Como he detallado a lo largo del análisis del catálogo municipal, en los tres ambientes a intervenir -bosque mediterráneos, periurbano y de ribera- se incluyen especies absolutamente exóticas e inapropiadas y se destruye vegetación autóctona existente, lo que va en contra de los principios del proyecto.

Incluir especies ajenas a la flora local supone introducir especies que no están adaptadas al clima y suelo locales y su supervivencia es dudosa; o no están adaptadas a la fauna, por ejemplo, a los insectos polinizadores o a los herbívoros, pudiendo ser incluso tóxicas para ellos.

Incluir especies vegetales ajenas supone robar espacio a las especies locales que quieran establecerse y alterar la composición del suelo. Con el riesgo añadido de que puedan convertirse en invasoras.

En el artículo Invasiones biológicas en la región mediterránea, impactos ecológicos y socioeconómicos (Investigación y Ciencia, diciembre, 2021) se puede leer:

[…] Hasta hace pocas décadas, la introducción de especies se percibía con cierta fascinación, como un exotismo que enriquecía la flora y la fauna locales. Incluso en espacios protegidos se introdujeron especies en pro de la conservación, para aumentar la diversidad, para rellenar supuestos nichos ecológicos vacíos o para restaurar zonas degradadas. Sin embargo, en la actualidad existe un gran consenso científico de que las especies invasoras ocasionan efectos negativos no solo ambientales, sino también socioeconómicos.

Los impactos ambientales más frecuentes de las invasiones se relacionan con el desplazamiento que provocan de las especies nativas, con la consiguiente pérdida de la biodiversidad. La dominancia de las especies invasoras modifica la composición de las especies de la comunidad invadida, que se ven mermadas al tener que competir con ellas por los recursos vitales, como el espacio y los nutrientes.[…]

[…] Y, por último, pueden producir cambios en el hábitat que, a través de un efecto en cascada, alteran por completo la estructura de las redes tróficas y el funcionamiento de los ecosistemas. Por ejemplo, las plantas invasoras modifican una serie de propiedades del suelo, como el pH, la materia orgánica, la cantidad de nutrientes, la humedad y la actividad enzimática, lo cual perjudica a la biota nativa adaptada a unas condiciones ambientales y recursos determinados. Las repercusiones negativas son mayores cuanto más diferente es la especie invasora de las nativas con las que se encuentra. Esto es así por varios motivos: las especies exóticas carecen de enemigos naturales que les puedan frenar los pies y son generalmente más competitivas que las especies nativas. Además, estas se muestran especialmente vulnerables ante el comportamiento agresivo de especies con las que no han coexistido a lo largo de su evolución.[…]

Aunque el artículo se refiere a especies invasoras, es decir, que se extienden sin control, se puede aplicar a cualquier especie vegetal exótica que roba espacio impidiendo que se establezca una especie autóctona, que compite por los nutrientes y modifica la composición del suelo y de la microfauna de éste que tan importante es para sustentar la vida vegetal. Es decir, que Zoysia japonica de Extremo Oriente, Albizia julibrissin del Sureste asiático, Agapanthus praecox de Sudáfrica, por ejemplo, no es de esperar que sean especies que, juntas o por separado, vayan a contribuir a mejorar el suelo o vayan a atraer a los insectos locales.

Y por último destacar que es innecesario plantar las numerosas especies exóticas propuestas. Existen cientos de especies apropiadas donde elegir. Y si no existen en los viveros, pues planifíquese para disponer de ellas. En el catálogo no se propone ni el romero, Rosmarinus officinalis; ni el tomillo, Thymus vulgaris; o la salvia, Salvia lavandulifolia, entre las aromáticas; ni la albada, Gypsophila hispanica; ni el escobón, Dorycnium pentaphyllum; ni el sisallo, Salsola vermiculata, tan propias de nuestro entorno zaragozano, ni tantas otras que ya he venido nombrando.

Porque, detrás de todo esto, lo que se trasluce es que los gestores del proyecto, ingenieros de montes, provienen del mundo de la jardinería y como tales han pensado en recrear esos ambientes y en las especies disponibles en viveros, los cuales no buscan la compatibilidad ecológica del plantero que venden sino la rentabilidad económica, y para ello reproducen y crían especies fáciles de reproducir, que no den problemas, y que sean vistosas y fáciles de vender, dependiendo de la moda.

Que el proyecto tiene un perfil de jardinería y contranatura lo demuestra el hecho de que esos mismos gestores no vengan aplicando el criterio de naturalizar los jardines y las calles zaragozanas cuando reponen arbolado o crean nuevas zonas verdes, en las cuales la excepción es que se planten especies autóctonas (ver: El Ayuntamiento de Zaragoza planta árboles invasores en el Anillo Verde de la ciudad, Arainfo, 2021; Nadie en el no-parque, Barracuda, 2016).

Ejemplares de Casuarina sp. -especie originaria de Australia- recién plantadas en Valdefierro-Casablanca, Zaragoza © JAD/AdT

José A. Domínguez