Categorías
Política y Sociedad

INOCENTADAS POR 641 EUROS

No sé con qué inocentada quedarme este año como más elaborada. La del sueldo del Rey de España me había parecido magnífica. Pero luego la sonrisa se me heló con la de la presidenta de Castilla La Mancha, Cospedal, que deja sin veterinarios a los centros de recuperación de fauna protegida. Y ya la que me ha dejado traspuesto del todo es la de la congelación del salario mínimo (641,4 €/mes) para 2012 por parte del Gobierno de Rajoy. Realmente se lo han currado este año nuestros gobernantes -electos o no- y han hecho alarde de una imaginación sin precedentes.

Categorías
Consumo Ecología Política y Sociedad Sostenibilidad

ECOLOGÍA HUMANA: NUEVOS NICHOS ECOLÓGICOS

En estos tiempos de crisis, en los que el dinero y el trabajo escasean y desciende el poder adquisitivo de las familias, la gente modifica sus costumbres. Consume menos o recurre a otros bienes diferentes a los que consumía en tiempos de bonanza económica.

Atendiendo a algunas noticias menores que se cuelan entre los grandes titulares, podemos estudiar cómo la gente está modificando sus pautas de consumo y comportamiento. Así, algunos comercios hasta ahora boyantes se quejan de que ha descendido su clientela y las ventas, mientras otros ven cómo se incrementan sus ventas. En este sentido, alguna cadena de supermercados ya manifestaba que se había disparado la venta de productos alimenticios de línea blanca y descendido la venta de productos de marca. Creo recordar que hablaban de yogures y productos similares. Los de línea blanca son más baratos que los de marca, claro, y el personal recurre a ellos cuando tiene menos dinero. También he oído recientemente que los establecimientos de alquiler de vídeos han recuperado actividad. Se ve que la gente sale menos de casa.

Incluso El Periódico de Aragón trae en contraportada, estos días, reportajes sobre comercios y negocios que han visto resurgir inesperadamente su actividad. He leído el caso de los zapateros dedicados a la reparación de calzado, de los establecimientos de fast food o comida rápida, de los desguaces de automóviles que venden piezas de segunda mano… o, el caso curioso, del incremento de venta de cajas fuertes. Se ve que la gente no se fía de depositar sus ahorros en los bancos.

Si esto lo analizamos desde el punto de vista ecológico, considerando al ser humano como un mero organismo en relación con su entorno, podemos considerar que, al cambiar las condiciones ambientales, siendo éstas más restrictivas por la disminución de recursos, los humanos exploran otros nichos ecológicos: comida rápida en vez de restaurantes caros, coches y calzado reparados en vez de coches o zapatos nuevos, permanencia en la guarida en vez de vacaciones en el Caribe, alimentos baratos en vez de productos de marca…

Esta situación es, además, un buen experimento para explorar en la sociedad de decrecimiento que nos lleve a un mundo más sostenible. Estábamos acostumbrados a derrochar y malgastar recursos y es bueno recordar que esa práctica despilfarradora es insostenible. En mis tiempos de zagal, había traperos, zapateros remendones, los escolares vendíamos los libros del curso anterior a los que se incorporaban a ese curso y los kioskos intercambiaban tebeos y revistas pasados de fecha por un módico precio. Muchas de estas actividades habían desaparecido o eran testimoniales porque, en los últimos tiempos, nos estábamos acostumbrando a los productos de usar y tirar.