Categorías
Atentados ecológicos Eólica Estepas Política y Sociedad

VIAJE AL INFIERNO: PARQUE EÓLICO ROMERALES 2

parque eólico

Máquinas nº 1 y nº 2 desde la A-68. La Cartuja Baja, Zaragoza

El parque eólico Romerales II se ha construido en el Acampo del Marqués en el TM de Zaragoza capital junto al barrio de La Cartuja Baja, en la margen derecha del Canal Imperial, y comenzó a funcionar a finales de 2020. Es la ampliación del parque eólico Romerales I, en la misma zona, dentro de la estratagema de los promotores de fragmentar los proyectos en subproyectos que no alcanzan los 50 MW para evitar una evaluación rigurosa de los impactos acumulativos.
El PE Romerales I fue promovido por Alectoris Energía Sostenible 1, S.L. (ver RESOLUCIÓN de 1 de agosto de 2018, del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental, por la que se formula la declaración de impacto ambiental del proyecto de Parque Eólico «Romerales 1», de 49,4 kW, en el término municipal de Zaragoza, promovido por Alectoris Energía Sostenible 1, S.L. (Número Expte. INAGA 500201/01/2018/05446) en BOA nº 174 del 07/09/2018.
El PE Romerales II fue promovido por Alectoris Energía Sostenible 3, S. L. (ver RESOLUCIÓN de 2 de agosto de 2018, del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental, por la que se formula la declaración de impacto ambiental del proyecto de Parque Eólico «Romerales 2» y SET «Romerales 2», de 49,4 kW, en el término municipal de Zaragoza, promovido por Alectoris Energía Sostenible 3, S.L. (Número Expte. INAGA 500201/01/2018/05447) en BOA nº 174 del 07/09/2018).
Los parques eólicos Romerales I y II de trece máquinas cada uno de 3,8 MW de potencia unitaria y que explota Repsol, se ubican en un ambiente de colinas de yesos con vegetación esteparia de matorral gipsófilo de alto valor ecológico.
parque eólico

Máquina nº 2 y pista de acceso a la misma

Venimos denunciando habitualmente en estas páginas la intensa mortalidad que causan en general los aerogeneradores durante su funcionamiento, pero analizaremos en esta ocasión otro de los aspectos no menos graves de las instalaciones eólicas como es la profunda e irreversible transformación del suelo que provocan las obras para asentar las máquinas. Tomaremos el ejemplo del parque eólico Romerales II.
parque eólico

Pista de acceso a máquina nº 2

Las máquinas, por el gran tamaño que alcanzan tanto los fustes como las palas, necesitan de unas enormes excavaciones para instalar la base que sustentará las torres, las cuales se ven sometidas a una enorme tensión por la fuerza del viento. Se necesitan unos accesos desmesurados por donde trasladar las palas (65 m de longitud) y los vehículos y grúas que los portan y colocan. Todo ello conlleva una ingente excavación.
parque eólico

Desmontes para pista de acceso a máquina nº 2

Además, para enterrar los kilométricos cableados de cada parque se precisa toda una red de zanjas las cuales necesitan también de más excavaciones: Las zanjas para cables de media tensión, que tendrán una longitud total de 12.432 m […] DIA PE Romerales II (BOA 174 del 07/09/2018).
parque eólico

Desmonte para máquina nº 2

Como se ve, los movimientos de tierra, con la alteración brutal del terreno ocasionan la destrucción de los perfiles del terreno, originan desmontes y taludes que son vías de erosión. Esto, en un territorio semiárido es de una gravedad extrema, máxime cuando uno de los tradicionales problemas de Aragón es la erosión.

[…] Más de la mitad del territorio aragonés está afectado por un nivel de erosión preocupante, un proceso que es especialmente significativo en unas 600.000 hectáreas –el 12% de la superficie de la Comunidad–, donde se registra una «erosión grave». Así lo destacó ayer a Efe el director general del Medio Natural del Gobierno de Aragón, Alberto Contreras. Contreras explicó que la degradación del suelo fértil se debe a las aguas, el viento u otros agentes y añadió se ha convertido en uno de los principales problemas medioambientales que afectan a Aragón.[…] El Periódico de Aragón 2003.09.02

parque eólico

Excavación para máquina nº 2. Máquina nº 1 al fondo

Las excavaciones y desmontes, la apertura o ampliación de caminos y la creación de plataformas de montaje implican, además, la pérdida de vegetación natural y de suelo fértil, lo que se conoce como desertificación. Durante años nos han venido alertando de que uno de los principales problemas de España y de Aragón especialmente es la erosión, pero esto no parece importar cuando se trata de ampliar polígonos indutriales, carreteras y montar parques eólicos.

[…] Más de la cuarta parte del suelo de Aragón está afectada por procesos de desertificación de caráctar alto o muy alto, según los datos difundidos ayer por el Ministerio de Medio Ambiente. El 28,66% de la superficie de la comunidad, es decir, 13.676 kilómetros cuadrados se encuentra en esta situación. […] otros 24.556 kilómetros cuadrados –el 51,46% del suelo– padecen riesgos de desertificación de carácter medio o bajo. Así, una de cada cuatro hectáreas de suelo aragonés se encuentran amenazadas por este fenómeno.

La desertización es un proceso de pérdida de fertilidad del suelo por la combinación de varios agentes, entre ellos el clima y la acción del hombre. Los principales procesos de degradación son la erosión, la pérdida de vegetación natural y el deterioro de las propiedades físicas, químicas y biológicas.[…] El Periódico de Aragón 2005.06.17

parque eólico

Impacto de la obra sobre el terreno.

Antena de medición (A) y máquinas 1 y 2

A los responsables del departamento de Industria con el consejero Arturo Aliaga López al frente, los problemas ambientales como la erosión les importan muy poco porque sólo ven desarrollo cuando hay metros cúbicos de excavación, de hormigón o toneladas de acero o kilovatios de por medio y públicamente ha manifestado más de una vez el entusiasmo que le provocan las grandes cifras referidas a estos elementos. Igualmente, al Director General de Enrgía y Minas Sergio Breto Asensiotampoco le ha parecido mal esta instalación cuando se ha autorizado bajo su mandato. No obstante, en el departamento de Medio Ambiente debería detectarse otra sensibilidad. Pero no, para con la eólica, el director del INAGA, Jesús Lobera Mariel (en el cargo desde 2015), es muy tolerante en este aspecto también y autoriza aberraciones como los parques eólicos Romerales I y Romerales II.
parque eólico

Vías de erosión en el talud de la pista acceso a máquina nº 1

En resumen, una tecnología que es mortífera con aves y murciélagos, que destruye el suelo y modifica el territorio tan drástica e irreversiblemente, mal puede calificársela de ecológica, verde o sostenible.

Categorías
Atentados ecológicos Montañas Paisajes Sostenibilidad

CARRETERAS PARA LA DESTRUCCIÓN DEL PIRINEO

obras públicas

Obras de DPH en carretera Espés Bajo, Huesca. Julio, 2020

La ingeniería civil y las obras públicas de nuestras queridas instituciones autonómicas y provinciales todavía no han asumido los principios de cumplimiento de la normativa ambiental y de sostenibilidad -ni siquiera de racionalidad- cuando sacan las máquinas al monte para mantener o mejorar las infraestructuras.

Traemos aquí dos atentados ecológicos que demuestran la nula sensibilidad de estas instituciones, uno de la Diputación Provincial de Huesca y otro del Servicio Provincial de Vertebración del Territorio (sic) de Huesca del Gobierno de Aragón, ambos con su contumaz modus operandi y su incapacidad de enmendarse. Incluso en la joya de la corona, como es el Pirineo y en espacios protegidos.
Carretera de Espés

La Diputación de Huesca está ampliando la carretera de Espés a la A-1605, cruzando y bordeando el río Blanco. Obras ejecutadas por las empresas Horpisa y Cervisimag. Lo que debería ser una pequeña ampliación de la calzada se ha convertido en un infierno de desmontes y escombreras.

obras públicas

Obras carretera Espés Bajo, Huesca. Julio, 2020

Las obras afectan a la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) “El Turbón y Sierra de Sis”, al Ámbito de Aplicación y a las Áreas Críticas del Plan de Recuperación del quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), aprobado mediante el Decreto 45/2003 del Gobierno de Aragón (BOA de 12/3/2003), y al Ámbito de Aplicación del Plan de
Conservación del Hábitat del urogallo (Tetrao urogallus), aprobado mediante el Decreto 300/2015 del Gobierno de Aragón (BOA de 13/11/2015). Se han creado graves vías erosivas, se ha dañado el pinar de ladera y sepultado hábitats de interés comunitario de la Directiva Hábitats de la Unión Europea como formaciones estables de Buxus (5110), vegetación casmofítica calcícola (8211) y hayedos xero-termófilos calcícolas (9150).
La obra contó con la indulgencia del INAGA que autorizó el proyecto eximiéndolo de realizar una evaluación de impacto ambiental. Gentes de la comarca manifiestan que es una obra excesiva e innecesaria para el tránsito que soportaba. De hecho lleva largos meses cerrada al tráfico y aún se prolongará más el cierre al haberse concedido una ampliació del plazo de entrega. Insinúan que el objetivo de estas obras es mover maquinaria para obtener beneficio económico.
Obras en Foz de Biniés

Por otra parte, los responsables de carreteras del Servicio Provincial de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda de Huesca del Gobierno de Aragón, en sus labores de mantenimieno de la A-1602 en la Foz de Biniés, no sólo han vuelto a arrasar la población de Allium pyrenaicum por enésima vez al desbrozar y sobreexcavar las cunetas de la carretera sino que los escombros han ido directamente ladera abajo al río Veral.

obras públicas

Obras carretera A-1602 en Foz de Biniés, junio, 2020

Allium pyrenaicum es una especie incluida como vulnerable en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón y la foz de Biniés se encuentra dentro del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) “Foz de Biniés”, de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) “Salvatierra-Fozes de Fago y Biniés-Barranco del Infierno”, y del Paisaje Protegido de las Fozes de Fago y Biniés, declarado mediante Decreto 71/2010 del Gobierno de Aragón (BOA de 27/4/2010).
Resulta doblemente hiriente la intervención dado que la Consejería de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón está copada por altos cargos de CHA, que se dice de izquierdas y a los que se les supondría una cierta sensibilidad ambiental.
Conclusión

Resulta ya nauseabundo que las obras públicas sigan ejecutándose de forma zafia y agresiva, igual que hace cuarenta o cincuenta años y de que no se haya avanzado nada en minimización de impactos o ejecución cuidadosa. La explicación de que una y otra vez se hagan las cosas mal es porque nunca les pasa nada a los ejecutores de los atentados. No empapelan a ningún ingeniero jefe ni a nigún director provincial ni a ningún director general por estragos en la naturaleza. Entonces, para qué van a cambiar su modus operandi.

Categorías
Bosques Estepas Fauna Flora Naturalismo Paisajes

EL BARRANCO DE LAS CASAS EN ALAGÓN

Barranco de las Casas

Interior del barranco de Las Casas

El pasado domingo un grupo de vecinos de Alagón recorrió el barranco de Las Casas en una inciativa del Colectivo ReaccionA de la localidad y Amigos de la Tierra Aragón. El objetivo era conocer los valores ambientales y culturales del paraje para reivindicar su conservación.

Barranco de Las Casas

Tramo final del barranco, excavado en tollo

El barranco recoge las aguas de la vertiente oriental de El Castellar y termina en la margen izquierda del Ebro a la altura del caserío de Pola. Desde allí, el grupo ascendió por el interior del barranco hacia su cabecera, para descender posteriormente por la pista que lo bordea en su margen izquierda.

Merendera montana

Merendera montana, abundante en esta época del año

Los participantes, guiados por expertos naturalistas, reconocieron los diferentes ambientes del recorrido. Desde el monte ganadero dominado por el sisallo (Salsola vermiculata) y la sosa (Atriplex halimus), hasta el pinar de carrasco (Pinus halepensis) con sabina negra (Juniperus phoenicea) y espino negro (Rhamnus lycioides) que aparece progresivamente conforme se asciende.

Inula crithmoides

Inula crithmoides, planta de ambientes salobres

Especial atención mereció la abundante presencia de Inula crithmoides, una planta típica de ambientes costeros pero que aquí se desarrolla, junto con la sosa fina (Suaeda vera) debido a la salinidad del suelo. Igualmente, sorprendió la abundante floración de Merendera montana, la conocida quitameriendas.

Pinar carrasco en El Castellar

Pinar carrasco dominante en la cabecera del barranco

Los asistentes se interesaron especialmente por la presencia de musgos, líquenes del suelo y la curiosa alga Nostoc commune, que presentaban buen desarrollo debido a las lluvias de los pasados días.

Salsola vermiculata

Sisallo en plena fructificación

Categorías
Fauna Flora Geología Mamíferos Naturalismo Paisajes

VALMADRID ROCOSO

Pinus halepensis

Calizas. Valmadrid, Zaragoza

El entorno de la localidad de Valmadrid (Zaragoza) siempre ha tenido un atractivo especial para los naturalistas porque ofrece, a escasos kilómetros de Zaragoza capital, la posibilidad de cambiar drásticamente de paisaje y pasar de los yesos y arcillas a las calizas, de las suaves pendientes de las vales, a los abruptos roquedos que ofrecen esas calizas. Y disfrutar de toda esa flora y fauna especialmente adaptada a paredes verticales, aristas y canchales.

Plumbago europaea

Plumbago europaea. Valmadrid, Zaragoza

Capra hispanica

Capra pyrenaica. Valmadrid, Zaragoza

Pinus halepensis

Pinus halepensis. Valmadrid, Zaragoza

Categorías
Estepas Geología Naturalismo Paisajes

REGRESO AL BARRANCO DE LAS ALMUNIAS

barranco Las Almunias

Ayer aproveché unos instantes de mi paso por Cadrete y Santa Fe, donde tenía un compromiso, para adentrarme en el barranco de Las Almunias, en plena canícula. Para reencontrarme con la collalba negra y el roquero solitario entre los estratos blancos del yeso.

Categorías
Agricultura Etnografía Paisajes Política y Sociedad

POR TIERRAS DE SORIA

Tierras de Soria

Canos. Soria

Tierras de Soria

Hacia Renieblas. Soria

Categorías
Agricultura Flora Naturalismo Paisajes

LA NOGUERA SUPERVIVIENTE

xxx

Noguera en La Almozara (Zaragoza). Diciembre 28, 2011

Las nogueras (Juglans regia) que crecen en ribazos y cajeros de acequias junto a campos de labor suelen llevar mala vida. El tractor, el hacha, el fuego y el viento las hieren y asedian constantemente. Pero aún así, aisladas y llenas de cicatrices, nos gritan.

Categorías
Fenología Paisajes

OTOÑO DESDE SEPÚLVEDA

Sepúlveda

La compañera Mariantonia me remite estas imágenes que deja el otoño en Sepúlveda (Segovia)

Sepúlveda

A disfrutarlo

Sepúlveda

Categorías
Agua Montañas Paisajes Ríos

EL MONCAYO SOBRE EL EBRO

El Moncayo desde el Ebro en Alfocea

El Moncayo y el Ebro, desde el puente de Alfocea (Zaragoza). Enero, 2008

El Moncayo se muestra majestuoso y soberbio sobre el soto invernal de la mejana Santa Catalina. El aire limpio lo acerca a la cámara. Nadie diría que hay setenta y cinco kilómetros de distancia.

Categorías
Biodiversidad Estepas Fauna Flora Geología Paisajes

EL VALOR DE LAS ESTEPAS DE ZARAGOZA

El Barranco de Las Almunias

Alrededor de Zaragoza, en brusco contraste con las riberas del Ebro, se extienden grandes superficies esteparias en un paisaje de lomas suaves con valles amplios (llamados localmente “vales”) en cuyo fondo, a veces, la incisión del agua de tormenta abre barrancos angostos (o “tollos”), cuyas orillas se desmoronan por erosión remontante. Junto con las arcillas y las gravas de terraza, es muy frecuente el yeso, lo que produce un matorral mediterráneo peculiar por la presencia de especies gipsícolas (adaptadas al yeso), como Gypsophila struthium subsp. hispanica, Launaea pumila, Herniaria fruticosa o Campanula fastigiata, plantita minúscula más frecuente en las estepas centroasiáticas, además de líquenes terrícolas que visten el suelo de blanco, amarillo y rosa. La jarilla de escamas (Helianthemum squamatum) vive en los suelos más descarnados de las cimas y laderas muy pendientes y el asnallo (Ononis tridentata) indica los suelos yesosos más profundos al pie de las laderas, con poca pendiente. Esta vegetación gipsícola es muy rara en el conjunto de Europa, por lo que se considera hábitat prioritario en la Directiva Hábitats de la Unión Europea.

En el fondo de las vales, donde se acumula el limo que se ha erosionado de los cerros, aparecen espartales de albardín (Lygeum spartum), que antes se usaba para hacer cuerdas y alpargatas, junto con tulipanes (Tulipa sylvestris subsp. australis), Fritillaria lusitanica y multitud de plantas anuales de 2 a 15 cm de altura, que desarrollan toda su vida en un par de semanas de marzo o abril, antes de que la sequía sea demasiado agobiante.

Estos espartales han sido sustituidos a menudo por cultivos de cereal de secano. Cuando los cultivos se abandonan por el pobre rendimiento, los invaden matorrales nitrófilos similares a los del norte de África, con ontina (Artemisia herba-alba) y sisallo (Salsola vermiculata), plantas grises para protegerse del sol inclemente, que le prestan su color característico al paisaje gris. Junto a ellas, destacan los enormes cardos, como los endemismos ibéricos Onopordum nervosum y Carduus nigrescens subsp. assoi. En la parte más alta de los cerros, donde se producen menos heladas en invierno y a menudo sobre un estrato calizo, aparecen coscojares de Quercus coccifera con pino carrasco (Pinus halepensis) y la vegetación se hace un poco más parecida a la del litoral mediterráneo, aunque sigue siendo bastante continental.

La lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus) se atreve a salir a pleno sol y el sapo corredor (Bufo calamita) y el de espuelas (Pelobates cultripes) se atreven a hacer sus puestas en charcas para las ovejas, que se pueden quedar secas en cualquier momento. La alondra de Dupont (Chersophilus duponti), localmente conocida como “rocín”, comparte el hábitat con el alcaraván (Burhinus oedicnemus) y las tres collalbas (Oenanthe hispanica, O. leucura y O. oenanthe). El águila real (Aquila chrysaetos) es muy frecuente sobrevolando la zona y el búho real (Bubo bubo) anida en los barrancos. La tranquilidad de la cual se benefician estas grandes rapaces está muy relacionada con uno de los valores subjetivos que algunos apreciamos en la estepa: la magnífica sensación de soledad que se obtiene cuando se divisan miles de hectáreas y no se ve un ser humano.

Javier Puente